Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2009/05/23

Orígenes e historia del fascismo.

"El supuesto carácter antipolítico, antiliberal, anticapitalista que exaltaban los fascistas en un principio, termina sacralizando la política en lugar de eliminarla, aplicando en los hechos, un capitalismo más salvaje y funcional, que se contradijo en la práctica con las reivindicaciones iniciales en pro de los derechos de los trabajadores, que pasaron a convertirse al servicio del estado fascista, prácticamente en esclavos sin representación ni defensa...
Poder Popular
En 1919 es fundado un partido en Milán cuyo nombre era Fasci Italiani di Combattimento. Los principales ideólogos de lo que luego se conocerá como fascismo fueron el ex dirigente socialista Benito Mussolini, Giovani Gentile y Alfredo Rocco. El ideario inicial del fascismo estaba fundado en el anticomunismo, el desprecio por los derechos individuales y la exaltación de Estado como suprema entidad histórica (la sociedad al servicio del Estado y no el Estado al servicio de la sociedad). Erigió un totalitarismo político que rechazaba toda posibilidad de convivencia y buscó anular y aniquilar toda oposición, aplastando cualquier disidencia. Esto llevaba implícita la creencia de la posesión de la verdad; se creó una gran infraestructura de propaganda, que comenzaba en el sistema educativo, pasaba por la movilización de la juventud y alcanzaba el monopolio de los medio de comunicación. El carácter simbólico de la formación y la mitificación e intento de imitar el imperio romano, desempeñaron un papel socializador muy importante. Las relaciones con la Iglesia mejoraron, más aún después de la firma de los Pactos de Letran en 1929, por los que la Iglesia reconocía definitivamente el Estado italiano y Mussolini daba el beneplácito para la fundación del Stato Citta dil Vaticano. El supuesto carácter antipolítico, antiliberal, anticapitalista que exaltaban los fascistas en un principio, termina sacralizando la política en lugar de eliminarla, aplicando en los hechos, un capitalismo más salvaje y funcional, que se contradijo en la práctica con las reivindicaciones iniciales en pro de los derechos de los trabajadores, que pasaron a convertirse al servicio del estado fascista, prácticamente en esclavos sin representación ni defensa, fuera de las estructuras del Estado. El nazismo, que surgió a partir del Partido Nacional Socialista Alemán y cuyo líder e ideólogo fue Adolf Hitler, reunía planteamientos muy similares al fascismo en algunas cosas de su ideario, especialmente en su anticomunismo; pero planteaba además elementos propios como la idea de la “superioridad racial de los blancos arios”, pretexto con el que se justificó el exterminio en masa de judíos, gitanos y millones de personas, en lo que se conoce como Holocausto. En la Segunda Guerra Mundial el fascismo italiano y el nazismo alemán fueron derrotados militarmente y la muerte de sus principales ideólogos y líderes, así como la difusión internacional de los crímenes cometidos por Hitler y Mussolini, trajo consigo un retroceso importante para la expansión de su ideario. En España Franco, quien dio un golpe de estado en 1936 contra la segunda República, instauró el fascismo a la española y, aunque fue apoyado por Hitler y Musolini para vencer a l@s republican@s, pudo mantenerse al margen de la Segunda Guerra mundial y ser aceptado como aliado de occidente en la “Guerra Fría“ contra el “comunismo”. Sobre esto dice Vázquez Montalbán: “El franquismo es el fascismo a la española, por más que algunos científicos sociales, por lo general algo vinculados, plena o tangencialmente, con él en algún momento de su vida o de la de algún familiar íntimo, hayan tratado de rebajar el carácter fascista del franquismo calificándolo simplemente de autoritario. El peculiar fascismo español, como el italiano o el alemán, representaba una respuesta común de la época del miedo ante el avance del entonces llamado proletariado y el doble juego cínico de las oligarquías utilizando la fuerza de choque de esas masas asustadas para recuperar una hegemonía totalitaria, frente a la finalmente resistible ascensión del movimiento obrero”. A finales de la Segunda Guerra mundial, la Oficina de Servicios Estratégicos, que era el aparato de espionaje estadounidense, organizó con el Vaticano la evacuación de diez mil nazis hacia Latinoamérica y Estados Unidos en una operación que recibió el nombre de "PAPERCLIP", mediante el "Displaced Person Act". Muchos de los nazis reclutados reforzaron las investigaciones y desarrollos en guerra bacteriológica y nuclear, y participaron en el nuevo equipo de espionaje para actuar en territorio soviético empleando a los principales jefes de la inteligencia nazi contra la Unión Soviética durante la Guerra fría.

Archivo del blog