antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herrigintza-duintasuna-formakuntza-asanblada-autodeterminazioa-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-okupazioa-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-autonomia-iraultza-euskara-amnistía-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak.... KONTAKTUA: izartubuletina@gmail.com




2009/11/29

FRANKOREN ONDARRAK

"...erregimen batek bizirik dirau beren legeak deuseztu ez direnean edota kasu honetan bezala, beren biktimekiko ahaztura, errekonozimendu eza eta erahilketak zigorgabe geratu direnean."

"Ahora dicen que ya viene / ahora casi es democracia / ahora casi no nos mienten, ahora solo nos engañan / Pueden, incluso, afirmar que ha muerto la dictadura / y aquí nos queda la duda de haberla enterrado mal"
(La Bullonera)

Ahaztuak 1936-1977
Abenduaren 20ko data honen inguruan Francisco Franco eta beronek berrogei urtez burutu zuen erregimenari buruzko hausnarketa egiteko, gaur egungo esatu espainolean indarrean dagoen sistema politikoan beste hartatik zer geratzen den bizirik aztertu beharko genuke. Gainera hausnarketa honek nahitaez kontutan hartu beharko ditu, berreskuratu eta eraiki nahi dugun Oroimen Historiko Demokratiko eta Antifazista eta aldarrikatu eta eskatu nahi ditugun frankismoaren biktimen eskubideekiko begirunea. Derrigorrez, salatu behar dugu espainiar legebiltzarrean iragan 19an gertatu zen bozketan, gehiengo handi batez, frankismoaren biktima sektore bat, egia ezagutzeko, ordaintzarako eta zuzenketarako duten eskubidetik baztertua izan dela. Gainerako biktima guztiek bezalatsu, Erregimen frankistak hilak edota torturatuak izandako erakunde politiko-militarretako (EGI Batasuna, MIL, ETA eta FRAP) militanteen senideek espainol gobernuak ezagutuak izateko eta ordaintza ekonomikoa jasotzeko duten eskubidea aldarrikatzen zuen proposamena aurkeztu zen, non baztertua izan baitzen 318 bozaz 23 bozen kontra.


Jakin badakigu, aurreko urteetan lez, 20-N-ren inguruan, adierazpenak, bilkurak, manifestapenak… mezak eta beste izango direla, erregimen fazista haren apologeta eta nostalgikoena, baina gertaera hauek begibistatik kendu gabe eta duten garrantzia emanda ere, erregimen haren elementu batzuen iraupena, “parafernalia urdinean” baino, gaur egunean –erregimen demokratikoan- indarrean dauden erabaki eta legeetan dute jarraipena. Erregimen haren zerbait geratu da parafernalia honetan. Falangista eta erreketeen “heriotz eskuadroietatik” zerbait geratu den moduan “Falange y Tradición”ean. Argentinako diktadurako “tarea taldeen” zerbait ere, Julio Lopez-en desagerketan, BVE eta Triple A-tik GAL-en, baina gure iritzian gehiago geratzen da oraindik, iragan azaroaren 19ko erabakian, “Oroimen Historikoaren Legearen” barruan testu eta arima txertatuta. Hau askoz ere larriagoa da, sistema demokratiko bera delako frankismoaren biktimen sektore (ez hain txikia) honen gainean uzten dituelako erregimen frankistak ezarritako kontsiderazio deliktibo eta penalak “terrrorismoa”, ebazpen kondenatzaileak eta ahaztura beraiekiko eta beren senideekiko.Guzti honen larritasuna hain nabarmena izanik edonork argi ikus lezake, ez baita halako politiko baten edo bestearen uneko iritzia bakarrik.


Ildo honetatik doa, Ahaztuak 1936-1977 elkarteak iragan irailaren 27rako prestatu zituen omenaldiak Audientziak Nazionalak debekatuak izatea lehen aldiz. Honek suposatzen du legeak eta arauak ezartzea erregimen frankistaren biktimen sektore baten aurka. Biktima hauek indarkeria era puntual eta mugatuan erabili zuten, erabateko indarkeria eta indarrez ezarritako erregimen baten aurka, nazioarteko legediak genozidio eta humanitatearen aurkako delitutzat hartutakoa bestalde.


Halaber ez dugu jarrera arrarotzat hartzen frankismoaren biktima hauen bazterketa onartzen dutenen hori, hauetako askok erregimen fazista haren jitea errekonozitzen ez zuten bezala, erregimen horren aurka biktima hauek bere garaian egindako borroka nola onartu?, azken batean, erregimen haren parte baziren.


Benetan tristea eta kezkagarriagoa da ikustea, gaur egun zenbat konplize aurkitu dituzten zigorgabetasun espainiar eredua determinazioz bere horretan uzteko.


Frankismo-berantiarra” edota “maqui”ak bezala ezagutzen diren frankismoaren beste biktimei, egia, justizia eta zuzentasunezko tratua jasotzea ukatu zaien moduan, erregimen frankistak ezarritako kondenak, balio juridiko osoa izatea edota erahilketak ezin sartzea errolda zibilean, edo ikur frankistak ezarrita jarraitzea…..


Erabaki hauekin, frankismoak jarritako kondena bakar bat ere ez deuseztatzeko mota guztietako argudioak jartzen dituzten instituzioek edota Baltasar Garzon epailearen ekimen judizialak geldiarazten dituztenek, erregimen frankistaren iraupena onartzen dute, Oroimen Historikoaren Legearen barruan ere legedi frankista sartzea onartuta. Hau onartezina da askatasuna eta demokrazia maite duen edonorentzat, erregimen frankista hartatik bizirik dirauen horri eutsi, berriztatu eta onartzen delako, zeren erregimen batek bizirik dirau beren legeak deuseztu ez direnean edota kasu honetan bezala, beren biktimekiko ahaztura, errekonozimendu eza eta erahilketak zigorgabe geratu direnean.


Honela jarraituz gero, antifrankista “on”, "onartua” edota “oroitua izatea merezi dutenak”, Francoren aurka borrokatu ez zutenak izango dira edota berehala damutu zirenak. Hauetako batzuk dira, aipatutako botazio eta erabakiekin, zigorgabetasun espainiar eredua bere horretan mantentzen dutenak, eskema demokratikoaren oinarri behar kuketen beste balore batzuk irentsiz.

2009/11/27

Una rapida caracterizacion del momento por Iñaki Gil de San Vicente

"...el imperialismo, empezando por el europeo, estruja hasta la asfixia a estas clases y sectores intermedios, empobreciéndolos y dejándoles únicamente la opción del neofascismo, del racismo y del terrorismo patriarcal. El pueblo trabajador ni puede ni quiere permitirlo."

Iñaki Gil de San Vicente
Boltxe
(20-11-09)

NOTA: ESTE ARTÍCULO SE ESCRIBIÓ POCO ANTES DE LA DETENCIÓN DE 34 JÓVENES VASCAS Y VASCOS: VA EN SU HONOR


Hace poco, en una de esas discusiones de bar tan necesarias y tan frecuentes en nuestro pueblo, un amigo extranjero pidió una rápida caracterización del momento sociopolítico. Debía participar en un debate público y quería saber nuestras opiniones. Hablábamos sobre que parece que el pasado y el presente se apelotonan en un desorden de acontecimientos en el que sólo se entreve la decisión española por acabar con la nación vasca. Comentábamos que nos querían retrotraer a palo limpio a mediados del siglo XX pero en las condiciones de comienzos del siglo XXI. Decíamos que, por su misma dinámica, estas situaciones pueden definirse como puntos de no retorno, de inflexión, en los que el principio de emergencia de lo nuevo, o salto cualitativo, o crisis de bifurcación para utilizar otro concepto, tanto da ahora; y que es en estas situaciones cuando además de la valoración autocrítica de nuestros errores también y sobre todo debemos partir de nuestros logros y avances.


El amigo estaba impresionado por la realidad vasca, por la represión y por las mentiras fabricadas por la industria político-mediática española. Le interesaban mucho nuestras reflexiones epistemológico-dialécticas, como las llamó, pero le urgía la síntesis sociopolítica. Llegamos a un acuerdo para resumirle la situación en siete puntitos. El orden de exposición no indica la mayor importancia de unos sobre otros, ya que forman un proceso superior a sus partes, interactuando e impulsándose mutuamente a pesar de sus diferentes ritmos. Ya hemos dicho lo esencial sobre el primero: tras un tercio de siglo de lucha y de acumulación de fuerzas, hemos abierto la posibilidad de dar un salto a otra fase de liberación más amplia. Se trata de una posibilidad porque depende de nosotros, en primer lugar, y de las ilusiones y esperanzas que nuestra decisión genere en los sectores que todavía dudan.

El segundo punto es incuestionable: pese a los golpes crecientes que sufre la izquierda independentista, no decrece su arraigo popular y social, no se debilita su legitimidad y su prestigio. Nunca debemos menospreciar los efectos de una represión que se endurece día a día, pero menos aún tenemos que cometer el error del derrotismo pesimista y de la aceptación acrítica de las mentiras de la propaganda estatal. Como se ha demostrado hasta ahora, las sucesivas ilegalizaciones y obstáculos sufridos por la izquierda independentista no han logrado barrer su fuerza política expresada electoralmente, ni menos aún su fuerza popular. Es cierto que la propaganda, el miedo a la represión y su endurecimiento han creado un velo espeso que distorsiona y difumina la fuerza real del independentismo socialista, pero esta tramoya se desploma siempre que la izquierda abertzale desborda las prohibiciones y muestra su fuerza real.

El tercero es el aumento de la decisión de lucha del pueblo trabajador vasco contra la crisis, pero también contra la explotación capitalista, inseparable de la opresión nacional y de la ocupación que sufrimos a manos de los Estados español y francés. La pasada huelga general y las movilizaciones posteriores son un ejemplo. Especialmente, la juventud vasca está confirmando con los hechos diarios la profundización y ampliación de sus sentimientos independentistas y de izquierda. Los Estados español y francés conocen de sobra esta capacidad y la golpean todo lo que pueden, pero no logran destruirla. Este punto es crucial ya que el sujeto emancipador no es otro que el pueblo, única fuerza capaz de aglutinar a su alrededor a las “clases medias”, a la pequeña burguesía, a los autoexplotados, etc., ofreciéndoles un proyecto progresista y democrático ahora que el imperialismo, empezando por el europeo, estruja hasta la asfixia a estas clases y sectores intermedios, empobreciéndolos y dejándoles únicamente la opción del neofascismo, del racismo y del terrorismo patriaral. El pueblo trabajador ni puede ni quiere permitirlo.

El cuarto es el aumento las ansias democráticas de nuestro pueblo, del enriquecimiento de las formas de sentir la identidad vasca y de (re)construirla en las nuevas condiciones del siglo XXI. Los ataques españoles a la identidad vasca en su forma esencial –euskara, unidad política y territorial, memoria y conciencia militar, y derecho de autodeterminación– no responden al mero capricho del nacionalismo español, sino a su histerismo ante una dinámica que se le va poco a poco de las manos. No puede permitir que la (re)construcción de la identidad de un paso de gigante al plasmarse en una conciencia política dirigida a la construcción de una República Socialista Vasca, con su Estado propio, reconocida internacionalmente. Son de sobra conocidos los resultados afirmativos obtenidos en todas las encuestas e investigaciones sociológicas sobre qué piensa mayoritariamente la ciudadanía vasca cuando se le pregunta acerca la solución democrática y negociada del conflicto causado por la dominación española.

El quinto es el agotamiento de los modelo estatutista y regionalista impuestos hace un tercio de siglo. Si sobreviven es porque no se les somete a un referendo democrático que permita que el pueblo de su opinión sobre ellos. Sobreviven por la fuerza estatal del nacionalismo español y por el egoísmo de las burguesías regionalista y autonomista. Aun así, éstas están ahora más debilitadas que hace treinta años. UPN se agarra desesperadamente a la cartera del Estado, mientras que el PNV apenas puede ocultar las discrepancias entre una parte de su base popular y su burocracia genuflexa. Hace un tiempo EA se rompió y Aralar sufre una marejada de fondo al agotarse el apoyo estatal que le insufló vida artificial en sus inicios. Estas y otras fuerzas aceptaron en cuerpo y alma las restricciones españolas de finales de los ’70 y ahora sufren las consecuencias de aquella humillación voluntaria. Sectores suyos empezaron ya a comienzos de los ’90 a moverse hacia el soberanismo, acercándose tímidamente a la izquierda abertzale. Ahora, el Estado español, muy nervioso, maquina toda serie de medidas represivas para detener en seco esta confluencia.

El sexto es la crisis que corroe al Estado español, y que podemos resumirla así: crisis económica estructural, de la que saldrá parcialmente hasta un nuevo desplome, gracias entre otras cosas al inestimable apoyo del reformismo político-sindical; crisis de credibilidad interna y externa no sólo por la masiva corrupción que le pudre, sino por la ineptitud de sus cuadros burocráticos, por la miopía de su clase dominante y por facherío de sus poderes fácticos, incluida la Iglesia; crisis de cohesión estato-nacional porque no ha podido destrozar a las naciones que oprime; y crisis internacional porque retrocede puestos en la jerarquía imperialista, lo que limita sus beneficios y dificulta su modernización productiva. El gobierno del PSOE está cada día más nervioso, y cuando un ministro de represión pierde la compostura dentro del Parlamento, es que siente que el suelo tiembla bajo sus pies. Sus gritos amenazadores indican que ven cada vez más cercana la posibilidad de su derrota histórica, pero también su rabia y odio.

El séptimo es la gravedad de la crisis del capitalismo. La prensa burguesa asegura que lo peor ya ha pasado, pero los responsables máximos del sistema reconocen en público que la recuperación es mínima y que se ha logrado solamente con las inconcebibles masas de dinero regalado a la burguesía. Los muy pequeños repuntes habidos en algunas economías de la UE se han logrado tras dilapidarse nada menos que el 26% del PIB europeo en ayudas desesperadas al capital, y tras un aumento de más del 60% en las ayudas a la economía. Cualquier economista burgués no excesivamente fanático ni vendido, reconoce la dureza social de la perspectiva a largo plazo. La crisis mundial ha acelerado el proceso que analizamos al poner a cada bloque de clases –el pueblo trabajador frente a la burguesía y en la mitad las franjas sociales dudosas e indecisas– frente a la auténtica realidad del capitalismo. Se ha agotado la ficción y han reaparecido en la superficie cotidiana las la explotación, la opresión y la dominación, que nunca desaparecieron, que siempre bulleron en el subsuelo social. Tales son las fuerzas motrices que nos han conducido hasta aquí. Pero en su interior ha actuado y sigue presente otra fuerza impulsora consciente, organizada y decidida a vencer. Sin ella nunca habríamos avanzado tanto. No se trata de un octavo punto, sino de su columna vertebral

2009/11/25

SIMBOLOGIA FASCISTA EN EUSKAL HERRIA

"...a pesar del tiempo transcurrido, algunos símbolos franquistas siguen en el mismo lugar donde fueron impuestos a lo largo de cuatro décadas"

Este es un reportaje publicado por GARA el 20-N del 2007 en el que varios autores relatan tanto la construccion de simbologia fascista por parte del regimen de Franco asi como su pervivencia en el tiempo a pesar de la muerte del dictador.

Euskal Herria todavía conserva buen número de estos vestigios, a pesar de que, tras la muerte de Franco, la mayoría de ellos fueron retirados de forma paulatina por los ayuntamientos y gobiernos autonómicos. En Araba, Bizkaia y Gipuzkoa la presencia de simbología de la dictadura es bastante menor que en Nafarroa, donde la actitud de UPN ha evitado retirarla en buen número de localidades.


En abril del año 2003 entró en vigor la «Ley de Símbolos de Navarra», aprobada por el Parlamento. Esta normativa, pensada sobre todo para prohibir la ikurriña en los ayuntamientos navarros, contiene una disposición transitoria bajo el epígrafe «Retirada de simbología franquista», que dice literalmente lo siguiente: «En el plazo de un año desde la entrada en vigor de esta Ley Foral, las autoridades en ella referidas procederán a la retirada y sustitución de la simbología propia del régimen franquista. Aquellos símbolos que estén integrados en edificios declarados de carácter histórico- artístico serán sustituidos y enviados para su custodia a la Institución Príncipe de Viana, salvo que resulte materialmente imposible la operación de sustitución».


El articulado referente a las banderas y a la prohibición de la ikurriña se ha hecho cumplir a rajatabla, e incluso algunos ayuntamientos han sido multados y amenazados por ondear una bandera que consideran propia y que tiene el respaldo de la mayoría de los vecinos. Sin embargo, y a pesar de que han transcurrido más de cuatro años desde la entrada en vigor de la ley, la parte referente a la retirada de símbolos franquistas sigue sin cumplirse en buen número de casos, sin que por ello hayan sido tomadas medidas contra las autoridades municipales responsables o contra el propio Gobierno de Nafarroa, que son quienes «deberán garantizar el cumplimiento de lo dispuesto en la presente Ley Foral».


Una buena parte de la simbología franquista se concentra en Iruñea. El «Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada» es sin duda el más conocido, tanto por sus dimensiones como por encontrarse en un lugar muy visible de la ciudad. UPN y CDN sostienen que no se trata de un símbolo franquista, a pesar de las evidencias históricas que demuestran lo contrario.


Construido en un terreno público y con dinero público, el Monumento a los Caídos recuerda y homenajea sólo a los muertos del bando franquista, y es símbolo de la cruzada religiosa que llevó a cabo el catolicismo al amparo de la dictadura.


En la parte inferior de este monumento se encuentra una cripta donde reposan los restos de dirigentes del régimen militar, como el general Mola o el general Sanjurjo, y con motivo del 18 de julio todavía se suelen organizar actos religiosos en su memoria. «Aunque con una separación actual entre el espacio superior público y el espacio reservado a la parroquia de Cristo Rey, esa cripta tiene todavía un uso simbólico y apologético propio del régimen franquista, gestionada por la parroquia de Cristo Rey con la anuencia del arzobispado y el pleno conocimiento del Ayuntamiento de Iruñea». Así lo constata Joxe Abaurrea, ex concejal de Iruñea Berria que en su día presentó diversas iniciativas para que el Consistorio de la capital cumpliese la legislación vigente y retirase los símbolos franquistas.


Iruñea Berria presentó, incluso, una queja ante el Defensor del Pueblo Navarro para que exigiera a la Corporación el cumplimiento de la ley, ya que ésta dice que hay que retirar la simbología franquista, y el Ayuntamiento se limitó a tapar la existente en el Monumento a los Caídos. La candidatura abertzale recurrió esta actuación ante el Tribunal Administrativo de Nafarroa, que deberá decidir ahora si el edificio en sí constituye o no una simbología franquista.


El Monumento a los Caídos se ha reconvertido en una sala de exposiciones denominada Conde de Rodezno, personaje franquista que también da nombre a la plaza existente junto al edificio.


Cementerio franquista
También es muy conocido en Iruñea el llamado «cementerio franquista», un amplio espacio dentro del cementerio municipal que sigue reservado en exclusiva a personas que combatieron al lado de la dictadura. Allí se encuentran enterrados soldados, falangistas, requetés y carlistas que murieron en los enfrentamientos contra quienes defendían la legalidad republicana. Este cementerio es un terreno público dedicado a quienes murieron «por Dios y por la Patria», según reza la gran pieza escultórica que preside este simbólico espacio. Algunas de estas tumbas de combatientes franquistas todavía suelen estar engalanadas con flores durante gran parte del año.
Este monumento en memoria de los combatientes franquistas vulnera la ordenanza reguladora del propio cementerio, cuyo artículo 4 dice textualmente que «no se reservará ningún espacio de carácter especial dentro del cementerio para enterramientos que pudieran implicar privilegio o discriminación por razón de religión o por cualquier otra causa».


Además, este espacio sigue gozando de privilegios económicos. Así, ninguno de los enterramientos incluidos dentro de este terreno está sujeto a las tasas establecidas para el cementerio, ni tampoco a los plazos de concesión o exhumación que rigen para el conjunto de la ciudadanía.


En su día, UPN y CDN rechazaron en el Ayuntamiento la propuesta de Iruñea Berria para retirar este monolito, y el grupo abertzale presentó un recurso en el Tribunal Administrativo que todavía está por resolver.


En lo que se refiere a los barrios de Iruñea, es sin duda el de la Txantrea el que acapara el mayor número de recuerdos del alzamiento fascista. Una veintena de nombres de personas vinculadas al régimen militar fueron impuestos por el Patronato Francisco Franco (promotor de las viviendas en cuya construcción trabajaron los propios vecinos) para designar a otras tantas calles de este popular barrio.


Nombres de calles
Estos personajes «franquistas» que siguen figurando en el callejero de la ciudad son los siguientes: Andrés Gorricho, Federico Mayo, Alfonso Beorlegui, Marcos Goñi, Fermín Istúriz, Ramón Esquíroz, Jesús Blasco, Francisco Urías, Francisco Goñi, Crescencio Lecumberri, Jesús Vázquez, José Jimeno, Agustín Flamarique, Mario Rueda, José Miguel Madoz, Joaquín Elberdin, Julio Casi, José Huércanos y Jesús María Aznarez.


El Ayuntamiento también se niega a cambiar estos nombres, alegando que no son símbolos y que, en caso de serlo, son «desconocidos» para la mayor parte de la ciudadanía. Joxe Abaurre opina al respecto que «si la ley dice que se eliminen, se tendrán que eliminar, sean o no conocidos por los ciudadanos».


En algunas viviendas del mismo barrio de la Txantrea todavía no han sido suprimidas las chapas con el yugo y las flechas que en su día colocó el Patronato Francisco Franco. Asimismo, en una torreta de la sede de la Peña Armonía Txantreana continúa el águila franquista, ya que este edificio perteneció en su día al Frente de Juventudes.


Otro caso similar se registra en pleno centro de la ciudad. Se trata de la Avenida del Ejército, nombre que ha pervivido para designar a una de las más importantes arterias de Iruñea y que, precisamente, atraviesa las denominadas popularmente «casas de los militares», un gran bloque de viviendas de las que se beneficiaron combatientes franquistas y que se levanta frente a la Ciudadela. La Avenida del General Francisco Franco fue sustituida en su día por el nombre de Baja Navarra, y la Plaza del General Mola cedió su nombre a la Plaza de las Merindades, pero la Avenida del Ejército ahí sigue, junto a la sede del Gobierno Militar español.


Otro símbolo franquista que perdura en la Txantrea es el escudo de Nafarroa con la laureada de San Fernando colocado en la entrada de acceso al Parque del Mundo, en la Avenida de Atarrabia, con el agravante de que en este caso no se remonta a los años del régimen militar, sino que se construyó tras la muerte de Franco.


A requerimiento de Iruñea Berria, el Tribunal Administrativo de Nafarroa dictó una resolución por la que obligaba al Ayuntamiento a retirar este símbolo, pero el Consistorio optó por taparlo con cemento, en lugar de suprimirlo. Sin embargo, «la ley no habla de tapar los símbolos, sino de suprimirlos», recuerda Joxe Abaurrea, quien critica la actitud de la derecha de «ir dando largas para no cumplir la Ley de Símbolos». «La derecha se escuda en la Ley de Conservación Urbana para decir que está analizando si la laureada impuesta por Franco es o no un símbolo franquista, e incluso dice que están examinando si tiene algún valor patrimonial, lo cual no tiene ni pies ni cabeza», afirma el ex concejal abertzale.


Otras localidades
La simbología franquista no sólo persiste en Iruñea, sino también en otras localidades navarras, sobre todo en las que vienen siendo gobernadas por UPN. Emblemas de este tipo siguen presentes en forma de monumentos a los caídos en el bando golpista o en nombres de plazas y calles dedicados a quienes destacaron en la imposición de la dictadura.


Dentro de Iruñerria se dio un caso singular en Atarrabia. En concreto, el Ayuntamiento colocó un monolito que incluye tanto a los caídos en el frente de guerra del bando franquista como a los vecinos que fueron fusilados por defender los ideales republicanos y los derechos del pueblo vasco.


Dos grandes escudos en edificios oficiales de bilbo
Dos grandes escudos franquistas presiden las fachadas de dos inmuebles dependientes del Gobierno español en Bilbo. El más céntrico se sitúa en el edificio de Hacienda española, en la plaza Elíptica, que se mantiene a pesar de que en 2001 el Pleno del Consistorio bilbaino aprobó una moción en la que se instaba a su retirada. Un informe de la Comisión de Patrimonio, que catalogó el inmueble como «magnífico ejemplo del estilo imperial», sirvió al alcalde, el jeltzale Iñaki Azkuna, para evitar su supresión, ya que se argumentó que la sustitución del escudo por otro afectaría «a la integridad de la obra y a su valor». A partir de ahí, el Ayuntamiento modificó las ordenanzas municipales para facultar a la Agencia Tributaria española a retirar el escudo y descatalogar el inmueble. La decisión posibilita a la Administración española para que termine retirando este símbolo franquista, aunque no lo ha hecho en los tres años y medio de Gobierno del PSOE.


El otro relieve franquista se sitúa en la sede central de Correos, en la Alameda Urquijo, que se mantiene por la misma razón que en la sede de la Hacienda española.


En el callejero de la capital vizcaina destaca la calle dedicada en el popular parque de Doña Casilda Iturrizar a Rafael Sánchez Mazas, ideólogo del fascismo español y uno de los fundadores de Falange Española, a quien los mandatarios municipales jeltzales vistieron no hace muchos años de «escritor bilbaino ilustre» para otorgarle una calle.
GARA


Gipuzkoa ya se ha librado de ellos
En el territorio guipuzcoano difícilmente se pueden hallar símbolos franquistas en la actualidad, según indica el historiador Iñaki Egaña. No obstante, en Donostia, siendo ciudad de veraneo de Franco, se situaban numerosos elementos que aludían al régimen dictatorial. Lo mismo ocurría, por ejemplo, con las denominaciones de la calles, como en el caso de la avenida Zurriola, que en su día fue denominada avenida del Generalísimo Franco, o el Paseo Nuevo, que hasta no hace tanto era conocido oficialmente como el Paseo de Primo de Rivera.


Si las calles han cambiado de nombre, otros símbolos han sido directamente retirados, como es el caso de las placas con el yugo y las flechas que se colocaban durante la dictadura en las fachadas de las viviendas de protección oficial, y que han sido retiradas por iniciativa popular y por colectivos abertzales.


Otros símbolos fueron suprimidos a finales de los años 70 y comienzos de los 80, como ocurrió con el Monumento a los Caídos que se hallaba en el Triángulo de Tolosa.


En la actualidad se debate si la figura del Sagrado Corazón de Jesús, situada en lo alto del monte Urgull, se puede considerar o no un símbolo franquista, más allá de su eminente carácter religioso. Lo cierto es que su construcción contó con el visto bueno del régimen impuesto tras la guerra de 1936. Maider EIZMENDI
Los bunkers, una descomunal obra franquista en la muga pirenaica que nunca ha sido utilizada
Cuando se habla de símbolos y monumentos franquistas suelen pasar desapercibidas otras obras que fueron levantadas por orden del Ejército español en plena dictadura, concretamente entre los años 1944 y 1953. Se trata de los bunkers y casamatas, una especie de refugios de hormigón que forman una descomunal y compleja línea fortificada a lo largo de toda la cordillera pirenaica, desde Hondarribia hasta Port Bou, en Girona.


Estos bunkers forman la denominada militarmente Línea P., que hasta hace pocos años todavía era considerada un secreto militar. Dividía la frontera en 169 núcleos o centros de resistencia, cada uno de ellos con 60-80 bunkers conectados entre sí por trincheras o túneles. La dotación de cada núcleo era de 400-500 personas, lo que eleva a 70.000 el número de soldados encargados de defender la dictadura franquista frente a un posible ataque de los aliados.


En una época en que escaseaba de todo, la cúpula militar franquista no dudó en destinar ingentes recursos económicos y humanos a una obra tan colosal como inútil, ya que el proyecto se abandonó en 1953 sin haber sido utilizado jamás. Para construir un búnker se necesitaban 3,5 toneladas de cemento y cada nido de ametralladoras requería unos 100 kilos de hierro. Una auténtica fortuna fue enterrada inútilmente en los Pirineos.


La decisión de construir este faraónico y paranóico sistema defensivo fue tomada una vez que se había consolidado el régimen franquista, ya que temía la invasión aliada tras el final de la II Guerra Mundial. A pesar de la imposibilidad de defender unos 500 kilómetros de frontera con el Estado francés, el Ejército español planteó la construcción de miles de obras fortificadas para alojar ametralladoras, morteros, fusiles, cañones antitanques e incluso antiaéreos. Al mismo tiempo, estos bunkers servían como refugios para los soldados y para guardar víveres y munición.


Los primeros planes para construir esta línea fortificada datan de 1939, nada más acabada la denominada «Guerra Civil», pero las obras no comenzaron hasta 1944. En otoño de ese año, la infiltración de guerrilleros republicanos por diversos puntos de la cordillera pirenaica avivaron los temores de una invasión. A pesar de que el maquis pronto dejó de ser un peligro real para el régimen franquista, la construcción de bunkers y casamatas continuó hasta 1953. A mediados de esa década el Estado español volvió a ser admitido en la comunidad internacional con el ingreso en la ONU, y los trabajos de fortificación fueron abandonados.


Muchos de aquellos bunkers de hormigón han sido destruidos por la construcción de carreteras, pistas de esquí o urbanizaciones, pero cientos de ellos todavía permanecen en la línea fronteriza pirenaica, semiocultos, abandonados y, en la mayoría de los casos, llenos de basura.


El territorio navarro fue uno de los más fortificados por el Ejército franquista. Desde el monte Larrun hasta el Pirineo oscense, decenas y decenas de restos de hormigón perduran en los lugares más estratégicos, dominando collados y valles para vigilar a un enemigo inexistente. Ibardin, Lizuniaga, Gorramendi, Aldude, Urkiaga, Orreaga, Luzaide, Larraul... aparecen salpicados de estos bunkers franquistas, sin que ninguna institución se haya planteado todavía qué hacer con ellos. Iñaki VIGOR

Vestigios en diversas localidades alavesas
En lo que se refiere a Araba, quizás el símbolo más conocido de la última dictadura española sea el existente en la Catedral Nueva, que fue inaugurada por Francisco Franco en los años 60. A día de hoy, la entrada al Museo Sacro está presidida por un gran escudo franquista. Uno similar se conserva en la fachada del antiguo Palacio de Justicia, situado en la céntrica calle Olagibel.


Dentro del municipio de Gasteiz, la cruz del monte de Olarizu tiene en su base una inscripción en recuerdo de varios alaveses «caídos en la cruzada de la Guerra Civil», y aparece frecuentemente llena de pintadas. También queda algún vestigio franquista en viviendas construidas en época de la dictadura: en algunos portales de Zaramaga, Desamparadas y Coronación permanecen unas pequeñas placas metálicas con el yugo y las flechas que utilizaba la Falange Española. La calle Marqués de Estella, situada junto al edificio del Gobierno Civil, mantiene su nombre, probablemente, porque ha pasado desapercibido el hecho de que ese título lo tenía José Antonio Primo de Rivera, que lo heredó de su padre. A Ramiro de Maeztu, fusilado en noviembre de 1936, se le recuerda como «paladín de la Hispanidad y precursor de la España eterna» en la placa colocada en su casa natal (calle Ortiz de Zarate).


Los símbolos franquistas persisten también en otras localidades alavesas. Así, en Guardia una placa recuerda a Luis Rabanera, jefe del Requeté de Araba, con la leyenda «Salvador del Alzamiento Nacional». Txotxe ANDUEZA

2009/11/24

Fuera fascistas de Gasteiz

"La actividad de todos estos grupos se está incrementando en toda Europa en paralelo a la crisis del capitalismo con un incremento muy abrupto del paro, la pobreza y las desigualdades sociales"
En el último período las agresiones y amenazas fascistas se han intensificado de forma importante. El 22 de septiembre el grupo ultraderechista autodenominado Falange y Tradición, reivindicó 25 ataques, el envío de una bala en un sobre a la txupinera de las fiestas de Bilbao, las pintadas contra el monolito ubicado en el cementerio de Tolosa en recuerdo de Lasa y Zabala asesinados por los GAL en las que se leía “Gora Galindo” y “Cerdos comunistas”, la colocación de artefactos explosivos en Tutera y Arguedas, las amenazas de muerte a Koldo Pla, conocido miembro de la Asociación de Fusilados de Navarra, o las pintadas en el monte San Cristóbal. La noche del sábado 18 al 19 de octubre volvieron a aparecer pintadas de signo fascista en los locales de la Fundación Federico Engels y de Ikasle Sindikatua en la c/ San Antonio de Vitoria-Gasteiz.

Esta nuevas agresiones están relacionadas directamente con el recorte de los derechos democráticos en Euskal Herria, que ha envalentonado a los grupos ultraderechistas.

El 14 de octubre la Audiencia Provincial de Madrid condenó a 26 años de cárcel, al fascista y exmilitar Josué Estébanez por el asesinato del joven Carlos Palomino el 11 de noviembre del 2007. Pero esta sentencia se debe a las movilizaciones y a la enorme indignación y presión social que ha habido entorno a este caso. Sin embargo, la justicia deja impunes la gran mayoría de las agresiones fascistas.

Aunque el 22 de octubre el Parlamento Vasco se pronunció contra los ataques y amenazas de Falange, fruto del gran rechazo social que despiertan, estos grupos fascistas no van a frenar su actividad porque se hagan unas cuantas declaraciones parlamentarias.

La defensa contra las agresiones fascistas pasa por la organización de respuestas colectivas por el conjunto de las organizaciones sociales y políticas de izquierdas. La ventaja con la que cuentan habitualmente los grupos fascistas es el silencio y la impunidad que acompaña sus actuaciones..

La actividad de todos estos grupos se está incrementando en toda Europa en paralelo a la crisis del capitalismo con un incremento muy abrupto del paro, la pobreza y las desigualdades sociales. Aunque la clase trabajadora es hoy mil veces más fuerte que en los años 30 y estos grupúsculos no puedan alcanzar la relevancia del pasado, no por ello dejan de ser peligrosos para la clase trabajadora y sus organizaciones. Su objetivo es crear miedo y dividir a los trabajadores y a los jóvenes y debilitar así su capacidad de contestación social. Estos grupos no podrían actuar si no tuviesen el amparo, cuando no el apoyo directo, de sectores del aparato del Estado, dentro de la justicia y la policía, así como de sectores del capital, como demuestra que ni la policía ni la justicia actúan de la misma forma con las diferentes expresiones de lo que ellos consideran violencia, siendo mucho más tolerantes con la que vienen de grupos de ultraderecha.

Por eso, la única fuerza en la que debemos confiar para frenar estas agresiones y obligar al gobierno a actuar, desmantelando estas bandas, es mediante la denuncia, la movilización y la organización.

ELA, LAB, CCOO, ESK, STEE-EILAS, CGT, HIRU, BOLTXE, EUSKALHERRIA SOZIALISTA,GAZTE KOMUNISTAK, ASOCIACIÓN DE VECINOS GASTEIZ TXIKI, IKASLE SINDIKATUA, EL MILITANTE,FUNDACIÓN FEDERICO ENGELS, EMAKUME LANGILEAREN DEFENTSAN

2009/11/23

Muros, guetos, expulsiones y persecuciones en la UE (I)

"El 28 de octubre de 1999, el Ministro de Trabajo y Asuntos sociales checo tuvo que admitir en rueda de prensa que en las oficinas de empleo checas se les marcaba con una “R” de rom a los gitanos. Todo esto ocurría en un contexto en el que la brutalidad policial contra la minoría étnica rom era creciente, así como el número de asesinatos perpetrados contra estos por parte de grupos nazis."

Cartas del Este
Recuerdo que la primera vez que visite la República checa, había un encendido debate sobre un Muro que se estaba construyendo en Ústí nad Labem para aislar a unos habitantes de etnia romaní.

Ústí nad Labem es una ciudad de alrededor de 100.000 habitantes que se encuentra a las afueras de Praga. En el otoño de 1997 el Consejo de distrito de Nestemice y el Ayuntamiento decidieron construir un muro de 70 metros de longitud y cuatro metros de alto en la calle Matiční. La idea era aislar, crear un gueto, para las 30 familias gitanas que vivían en esa calle de la que sólo se podrían entrar y salir por una única puerta.

No fue hasta octubre de 1999 cuando se construyeron 150 metros de una versión más suave del muro. Por aquel entonces el 44% de los checos apoyaba esta medida segregacionista. En la misma época, una investigación periodística destapó que la aerolínea checa CSA marcaba los billetes de avión de los rom con una “G” de gypsy (gitano en inglés). El 28 de octubre de 1999, el Ministro de Trabajo y Asuntos sociales tuvo que admitir en rueda de prensa que en las oficinas de empleo checas se les marcaba con una “R” de rom a los gitanos. Todo esto ocurría en un contexto en el que la brutalidad policial contra la minoría étnica rom era creciente, así como el número de asesinatos perpetrados contra estos por parte de grupos nazis.

Finalmente, las presiones de la Unión Europea y de las asociaciones defensoras de los derechos humanos consiguieron que seis semanas después de su construcción fuera echado abajo el muro. Los periodistas y organizaciones internacionales se retiraron, aunque en la República checa otros muros quedaron en pie, no eran de cemento como el de Matiční, pero igualmente separaban y estigmatizaban a la minoría rom las vallas de diferentes municipios checos, como por ejemplo en Rockycany.

Diez años más tarde, la situación no ha mejorado desde la entrada en la UE de algunos países de Europa Central y Oriental. En Ostrovany, Eslovaquia, hace pocas semanas acabaron de construir otro muro de 150 metros de longitud y dos metros de alto para una vez más aislar a la minoría rom.
(Foto)
Construcción del muro de Ústí nad Labem

2009/11/20

MOVIMIENTOS NAZI-FASCISTAS EN LA FEDERACION RUSA

Este Articulo pretende acercarnos a lo que sucede en torno a los ataques y a las muertes de contenido xenofobo y racista que se estan dando desde hace mas de diez años en la Federacion Rusa de manos princpalmente de organizaciones nazis y fascistas asi como por parte de grupos paramilitares. En lo que va de año dos jovenes antifascistas ligados a la cultura skinhead han muerto a manos de estos grupos. El ultimo, Ivan Khutors, muerto a balazos el pasado dia 16 de noviembre.



ANTECEDENTES DE LA EXTREMA DERECHA RUSA
Para ahondar en las raices historicas que puedan encontrarse en los actuales movimientos de extrema derecha en lo que hoy es la Federacion Rusa nos remontaremos hasta principios del siglo XX en donde los campesinos y trabajadores mostraban una hostilidad antiestatal manifiesta, debido a antecedentes autoritarios previos a 1861.

Mientras, el patriotismo se daba principalmente en las zonas urbanas y en las clases medias. En esta clase media existían dos tendencias patriotas, unos, influenciados por industriales que pretendían un capitalismo diferente a los modelos extranjeros y otros que estaban caracterizados por una xenofobia hacia los habitantes no rusos.

Influenciados por estas tendencias durante el fallido intento revolucionario por parte de fuerzas de izquierda de 1905 destacaran en los progroms las Centurias Negras, grupos de activistas de extrema derecha. El patriotismo xenófobo, también antisemita, se plasmara en la organización Unión del Pueblo Ruso (UPR) que mantendrá actividad hasta 1908.

Tras la victoria de la revolución de 1917 en la que los bolcheviques accedieron al poder, miles de exiliados de los Ejercito blancos (contrarrevolucionarios) se repartirán por el mundo y en estas circunstancias se crearan las condiciones para los intentos organizativos del fascismo ruso. En 1934 el Partido Fascista Ruso, creado en Manchuria en 1931 y dirigido por Rodzaevski, se fusionara con otro partido de similares características y fundado en los EEUU, creándose el Partido Fascista Pan-Ruso en 1934, cuya principal función será la de infiltración de propaganda en la URSS desde Manchuria.

Mientras, en Europa, en los círculos de exiliados también se empiezan a dar movimientos de corte parafascista. En 1930 se crea la Unión de Solidaristas Rusos (NTS), una organización derechista que recibirá el apoyo de medios alemanes anticomunistas. Con el ascenso de Hitler al poder muchos exiliados vieron en el nacionalsocialismo el nuevo orden que haría desaparecer a la URSS. En Munich, numerosos exiliados rusos que habían militado en UPR tomaron parte en las filas nazis. En 1933 influenciado por los acontecimientos se crea en Berlín el Partido Nacionalsocialista Ruso (RNSD), dirigido por Swetosaroff y que promoverá una política favorable al nuevo estallido de una guerra civil en territorio soviético.

En la orbita de la URSS, en el seno del nacionalismo ucraniano se reprodujeron tendencias favorables al nacionalsocialismo según el poderío militar nazi iba en aumento. Este pais conocio durante los primeros años de la revolucion de octubre un fuerte movimiento anarquista que llevo a cabo procesos de comunismo libertario que terminaron siendo destruidos por los Ejercitos blancos y por la propia maquinaria de guerra del Ejercito Rojo.

Tras la ocupación de la URSS en 1941 las tropas invasoras recibirán ayuda de la población y de grupos armados nacionalistas. En este contexto se produce la división en el nacionalismo ucraniano con la creación de dos gobiernos autónomos en Kiev y en Lemberg que serán disueltos por el ejército alemán que a su vez organizara el Ejército de Liberación Ucraniano y las SS la División Galitza.

El propio interés de la Wehrmacht en establecer una ocupación clásica de tipo colonial hizo que no vieran con buenos ojos el colaboracionismo. Aun así se crearon unidades de apoyo a las tropas ocupantes. Una de las operaciones mas destacadas será la llevada a cabo por un miembro del Partido Fascista Pan-Ruso que establecerá una región autónoma con administración y brigada de combate propia. En general los partidos fascistas rusos no llegaron a controlar este tipo de operaciones militares, así lo demuestra el hecho de que el Ejercito de Liberación Ruso apenas tuvo lazos orgánicos con estos partidos.

El Estado soviético impulso frente a las fuerzas invasoras un marcado patriotismo que le llevo a recibir el apoyo de la Iglesia Ortodoxa. Al final de la guerra el líder fascista Rodzaevski entrara en la URSS a dar su apoyo al régimen ya que según una carta dirigida al dirigente soviético consideraba a Stalin como la personificación de lo que debía de ser el fascismo ruso. Fue encarcelado y posteriormente lo mataron al igual que a miles de personas que habían combatido con la Alemania nazi.

En el periodo de la URSS la economia planificada conbinada con iniciativas privadas e inversiones e infraestructuras extranjeras llevaron a la población a un aumento considerable del nivel de vida en todos los aspectos y a convertir al antiguo territorio del Imperio Ruso en una de las potencias economicas y militares mundiales. El culto a la personalidad de los dirigentes sovieticos fallecidos y un fuerte patriotismo ruso marcaron tambien esta epoca. La población rusa se manifestaba principalmente atea aunque algo menos de la mitad se declaraba cristiana (ortodoxa en su mayoria). Entre otras nacionalidades el Islam era parte de la vida diaria. El judaismo tambien conocio epocas de florecimiento. En la epoca de Stalin hubo periodos de fuertes persecuciones religiosas

Fascismo en la antigua URSS
Tras el colapso de la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas (URSS) el capitalismo continúo extendiéndose y asentándose tanto en el gobierno como en la economía del Estado ruso. Estado que entre procesos independentistas de varias de sus republicas continúo controlando un extenso territorio el cual pasaría a denominarse Federación Rusa. Las 84 republicas de las que se componen, cuentan con 142 millones de habitantes, de 150 nacionalidades diferentes, en una superficie de más de 17 millones de kilómetros cuadrados.
Conviene no olvidar que tanto la URSS como la actual Federacion recogieron el legado territorial del Imperio Ruso que durante 4 siglos establecio mediante el instrumento de la guerra y la conquista las actuales fronteras. Tiempo mas que suficiente para el nacimiento de disputas territoriales, conflictos etnicos, inmigraciones y posteriores tensiones sociales...

Este proceso capitalista también se vivió en los demás estados que conformaban el conocido como Pacto de Varsovia y que agrupaba a los territorios bajo influencia de la Unión Soviética.

La crisis económica derivada del fin de la URSS provoco incertidumbre en muchos sectores de la población de estos lugares. Las fuerzas de extrema-derecha (hasta entonces semi ocultas) aprovecharon esto para lanzar sus mensajes racistas y xenófobos, paneslavistas imperiales y antioccidentales, antisemitas… acompañadas por apoyos más o menos explícitos a la constitución de gobiernos autoritarios bajo la excusa de combatir principalmente las mafias y la corrupción. Estos discursos han ido extendiéndose en todos estos territorios, en unos con más intensidad que en otros y han ido conformando un movimiento fascista con características determinadas y que han terminado consolidándose electoralmente en países como Rumania, Bulgaria, Hungría, Eslovaquia y la Federación Rusa.

Ideología fascista
En las construcciones ideológicas del movimiento nazi-fascista en los países del Este de Europa, ha tenido un considerable peso el antisemitismo. Esta es una constante histórica de las fuerzas de extrema derecha rusas. A finales del siglo XIX recogieron la tradición reaccionaria antiliberal del siglo XVIII que situaba a los judíos como principales protagonistas de una conspiración, falsa, inspirada en la Revolución francesa. En 1905 los servicios secretos del régimen zarista dieron forma y extendieron esta teoría antisemita en la obra Los protocolos de los Sabios de Sion. Teoría de la conspiración que en la actualidad sirve de eje de este tipo de organizaciones de extrema derecha como parte del adoctrinamiento de sus seguidores. Es habitual por parte de políticos y columnistas de estos movimientos que tachen al enemigo político con el termino judeo en sentido despectivo.

Centrándonos en la Federación Rusa, encuestas a las que otorgamos fiabilidad señalaban que una cierta parte de la población que reconocía tendencias racistas o xenófobas, las mostraba hacia determinadas nacionalidades de la militarmente tensionada zona caucásica, georgianos, azerbayanos, armenios, chechenos… Y es que es en el Caucaso en donde se juegan una importante parte de las estrategias geopolíticas de las potencias capitalistas. Esto ha provocado intervenciones imperialistas dirigidas por el Kremlin, genocidios, cruentas guerras por conflictos territoriales… y como resultado decenas de miles de refugiados y emigración.

La misma encuesta señala que un alto porcentaje de la población no muestra prejuicios raciales, aunque la tendencia electoral hacia posiciones y planteamientos ultraderechistas es una realidad.

Un claro exponente de esta tendencia en la sociedad de la actual Federación Rusa la encontramos en el Partido Liberal Democrático de Rusia (LDPR) dirigido por Vladimir Zhirinovsky. Es un partido que no se corresponde con la definición de demócrata ni liberal y entronca con la tendencia autoritaria, muestra de ello es que nunca han votado en contra de Putin pese a ser rivales políticos. El apoyo “patriótico” a Putin se da incluso desde históricos políticos ligados al pasado soviético como es el caso de Valentín Varennikov, un militar recientemente fallecido, miembro del Partido Comunista y condescendiente con el autoritarismo del Kremlin.

El LDPR Se presenta a las elecciones con un lenguaje xenófobo, ultra-nacionalista y antisemita que ha cosechado buenos resultados electorales y su líder se jacta de recibir el voto de sectores populares mas necesitados.

Estallido de la violencia
Tras las guerras desatadas por el Ejército ruso contra la republica independiente de Chechenia en los periodos comprendidos entre los años 1994 y 1996 por un lado y 1999 y 2002 por otro, una serie de acontecimientos van a sacudir al territorio de la Federación Rusa:

Por un lado, los crímenes de guerra que muchos de los combatientes del Ejército ruso perpetraron en Chechenia (donde alrededor de 200 mil civiles murieron). Por otro lado están los atentados contra la población civil, siendo su autoría atribuida a la resistencia chechena (de corte islámica tras la segunda guerra), pero otros tantos señalaran a los aparatos de Estado.

En este contexto de violencia y de terror, el aumento de las agresiones por parte de grupos ultraderechistas ira en aumento en especial contra refugiados y personas originarias de la zona del Caucaso.

En el 2002 desde el Kremlin se pondrá en marcha la Ley Federal 114-FZ, conocida como “anti-extremismo” y que había comenzado a gestarse en el 2001 tras los atentados del 11 de septiembre en los EEUU. 4 años más tarde esta ley se modificara para permitir a las autoridades locales poder condicionar la participación política o silenciar críticas de medios de comunicación. Las protestas contra el gobierno y los movimientos sociales serán los principales afectados.

En el año 2003 en la universidad moscovita conocida como Universidad de Amistad de los Pueblos se desatara un incendio que acabara con la vida de 40 personas y otras 200 resultaran heridas. Esta universidad fue creada en el año 1960 durante el gobierno presidido por Nikita Krushchev bajo el nombre de Universidad de Amistad de los Pueblos Patricio Lubumba y tenia como su objetivo principal facilitar la enseñanza a estudiantes provenientes de países pobres. Tras el colapso de la URSS, cambio de nombre y con la ayuda de la UNESCO se mantuvo con unas instalaciones en progresivo abandono. Pese a que tras el incendio las autoridades esgrimieran la mala situación de las instalaciones como las causante del suceso, la dinámica de acoso y ataques contra extranjeros que se venían sucediendo y el propio testimonio de estudiantes señalaban a jóvenes rapados nazi-fascistas con vestimenta skin como los autores.

Desde esta fecha 300 han sido las personas que han muerto bajo la violencia por motivos racistas siendo los uzbecos los principales afectados, seguidos de kirguises, tayikos, azerbayanos y armenios. En el 2006 en San Petesburgo un grupo de boneheads mato hace unos años a una niña tayica de 2 años y medio. Ese mismo año en un mercado de Moscú una bomba fascista acabo con la vida de diez personas. También suelen ser habituales las deportaciones de inmigrantes por parte del Estado.

A esta cifra de fallecidos habría que sumarle los activistas pro derechos humanos, abogados, periodistas (mas de 250 desde 1991), disidentes de las políticas del Kremlin…hasta llegar a la cifra de los 800 desde el año 2004. Son también habituales la quema de mezquitas y sinagogas así como de galerías de arte.


La autoría de atentados con armas de fuego se atribuye principalmente a agentes ligados a los aparatos de Estado que contarían si no con la complicidad con la pasividad de las autoridades (bien por interés o bien porque hacerles frente provocaría tensiones); y a bandas de jóvenes nazi-fascistas amparados por una docena de partidos de ultraderecha que agrupan a entre 50.000 y 70.000, repartidos principalmente en 89 ciudades entre las que destacaríamos San Petesburgo, Leningrado, las ciudades siberianas de Volgogrado y NovoSibirsk y como no Moscú en donde se calcula que forman un movimiento de mas de 20.000. Muchos de estos jóvenes forman parte también de peñas futbolísticas que trasladan el mensaje fascista a los campos de fútbol.

Entre las organizaciones ultraderechistas las principales serian el Partido Nacional Socialista Ruso (PNSR) creado en 1993. Sus bases ideológicas estarían formadas por el cristianismo ortodoxo y por un nacional-socialismo con un estado central. Su emblema es el “Labarum” que es el monograma de Jesucristo y que el Emperador Constantino lo adopto como heráldica para sus soldados. En los noventa logro notoriedad con un discurso enérgico desde sus medios de comunicación lo que le enfrento al gobierno. Esta considerado como una organizacion paramilitar ya que tiene secciones de asalto y de proteccion.

Otra organización seria Pamyat (Memoria) o el Frente Nacional Patriótico, que diversas fuentes afirman que fue creado en los 80 y que desafió al régimen restaurando edificios religiosos destruidos durante la URSS. Su lema es “Dios, Zar y Nación” y promueve la vuelta a una monarquía con un estado corporativo.

Existen otras organizaciones como Partido Nacional Republicano de Rusia, Unión de Cristianos Renacidos, o Unión Eslava, los paramilitares del HCO y de Unión Nacional Rusa y así hasta decenas de células nazis y más de 800 portales en internet en los que en bastantes ocasiones se encuentran temas como el paganismo mítico

La organización que mayor repercusión esta teniendo en los últimos años es el Movimiento Contra la Inmigración Ilegal (DPNI). Militantes de esta organización estuvieron a la cabeza de pogromos contra las comunidades originarias del Caucaso. Ocurrió en septiembre del 2006 y durante varias noches acosaron y quemaron propiedades.

El DPNI es organizadora junto a Unión Eslava (creada en 1999) de la Marcha Rusa un acto de recuerdo a soldados rusos que en el 2000 murieron en una emboscada de la guerrilla chechena y en el que se puede ver simbología fascista y eslóganes ultras.

No nos podemos olvidar del movimiento representado por el Partido Nacional Bolchevique que pretende aunar un nacionalismo reaccionario ruso con el comunismo. Este movimiento a llegado a compartir movilizaciones con el Partido Comunista. Al igual que otros partidos de extrema-derecha europeos como el español Movimiento Social Republicano reivindican la llamada Tercera Vía, una inexistente posición entre el capitalismo y las diferentes corrientes socialistas que se han dado en la historia. Su ideologia se podria resumir en el culto a la personalidad de Stalin (como autoritario jefe de Estado) y en la gran Rusia representada en el modelo sovietico asi como en la defensa de la nacionalidad rusa desde una optica xenofoba y racista.

Tambien merecen mención especial a sectores de la Iglesia ortodoxa que reivindican un Estado monolítico ortodoxo y nacional ruso.

Antifascistas en el punto de mira
Los movimientos antifascistas, inmersos también en dinámicas de los movimientos sociales participan activamente en la solidaridad con refugiados e inmigrantes, buscando salvar las distancias culturales y sociológicas entre diferentes comunidades. Son de destacar las actividades realizadas por los miembros de Moscú Trojan Skinheads que desde hace varios años trabajan por una escena skinhead que vuelva a sus orígenes de antirracismo y antifascismo, llevando adelante un enorme trabajo de solidaridad antirracista con las personas refugiadas provenientes de los países del Caucaso.

Estos activistas se ven habitualmente inmersos en enfrentamientos con bandas de nazi-fascistas. En San Petesburgo el acoso ultraderechista ha sido casi diario hasta hace pocas fechas. En Siberia el acoso y crueles muertes de inmigrantes eran habituales en varias de sus ciudades, ataques que contaban en muchas ocasiones con apoyo de la población autóctona.

La violencia de choque se ha cobrado la vida de varios antifascistas en los últimos años, Timar Kacharava y Alexander R’uhin en el 2006, Ilya Borodaenko en el 2007, Alexey Krylov, Olga Rukosyla y Feodor Filatov en 2008.

Este año caen en Moscu la activista anarquista Anastasia Babúrova junto con el abogado Stanislav Markélov, envuelto en procesos judiciales contra nazis y mafias. A principios de verano correra la misma suerte el skin y militante antifascista Ilia Dzhaparidze.

Ilia era un joven skin originario de Georgia afincado en Moscú y miembro activo de SHARP, lo mataron de la misma manera que lo hicieron con su compañero de organización Feodor Filatov, esperándole debajo de casa y tras dispararle un tipo de balas de metal recubiertas de goma, le asestaron varias cuchilladas causándole gravísimas heridas.

El pasado 16 de noviembre moria a balazos el joven antifascista Moscú Ivan Khutors, un joven de 26 años que ya había recibido otros tres ataques neonazis desde 2005, después de que varios foros ultras publicaran sus datos personales. Habían intentado acabar con su vida clavándole un destornillador en la nuca, agrediendolo con un bate de béisbol, apuñalandolo en el estómago y finalmente disparandolo a la puerta de su casa. Ivan militaba en el RASH y era muy querido dentro de los círculos antiautoritarios rusos por su activismo y su vinculación con la música.


2009/11/18

Antifascismo, frente de lucha del movimiento juvenil

"...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

Javier Ortega * La Haine.
Lo más destacable es el potencial de este antifascismo, que reside en la denuncia integral del sistema que cada vez se está realizando con mayor empecinamiento.

Las movilizaciones en recuerdo de Carlos del pasado 11 de noviembre han vuelto a poner de manifiesto que la lucha antifascista es el ámbito de trabajo político de referencia para buena parte de la juventud del estado español.

Charlas, jornadas, actos, conciertos, movilizaciones… bajo el título genérico de “noviembre antifascista” numerosas plataformas y coordinadoras antifascistas del Estado español están dando contenido político a un mes que por tradición (porque el 20 de noviembre de 1975 murió Franco pero continuaron las bases de su régimen) se está convirtiendo en un mes de expresión de las luchas juveniles.

La crisis económica se extiende por las arterias de la clase trabajadora y se hace difícil una respuesta desde la calle. Exceptuando el caso de Euskal Herria, donde la mayoría sindical realizó el pasado mes de mayo una exitosa huelga general, en el resto del estado los movimientos obreros están desarrollando una lucha tenaz para superar la hegemonía burócrata de CCOO-UGT en el ámbito sindical. Catalunya, Andalucía y Galiza son buenos ejemplos del empuje de las luchas laborales que están dándose al margen de las estructuras controladas por la patronal y el gobierno.

Por otro lado el movimiento republicano, que en los últimos años ha tenido una participación notable, trabaja para mantenerse viva denunciando las cloacas del sistema.
Sin embargo en estos movimientos escasea la presencia de los jóvenes. Fuera de los marcos de la lucha independentista, donde la juventud suele participar en mayor o menor medida dependiendo del contexto, los jóvenes en el Estado español están sin duda más activos en el movimiento antifascista.
Y lo más destacable es el potencial de este antifascismo, que no reside solamente en el enfrentamiento contra los nazis, algo a lo que muchos tratan de reducir, sino también en la denuncia integral del sistema que cada vez se está realizando con mayor empecinamiento.
No tiene sentido relacionar al fascismo únicamente con los nazis que utilizan la violencia a pie de calle. En el contexto del Estado español, hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad. Es hablar de que Carlos Palomino y otras víctimas del fascismo fueron asesinados a manos de militares, y eso no fue casualidad. Es hablar de ataque a los derechos fundamentales de los trabajadores a través de un “consenso con los agentes sociales”. Es hablar de privatización de la educación y la salud. Es hablar de cientos de presos políticos en las cárceles, de Ley de Partidos, de derecho de autodeterminación de los pueblos. Es hablar de capitalismo y de imperialismo.
Estos contenidos están siendo poco a poco promovidos por los movimientos juveniles antifascistas, dando motivo a la esperanza en la regeneración de la lucha revolucionaria.Por eso ante el asesinato de Carlos Palomino la lucha no se ha centrado en pedir cárcel como forma de resolver el problema. Por contra, se ha centrado en decirle al gobierno, al fascismo y al capital que, por encima de lo que diga la justicia española heredera del franquismo, “el mejor homenaje es continuar la lucha”.
En los próximos días, de nuevo el 20N será la causa para que miles de jóvenes salgan a la calle.

2009/11/16

Ser francés o cómo morir en el intento

En el caso del Estado francés, las olas migratorias de ultramar han sido una constante desde mediados del siglo XIX. El «nosotros» y el «ellos» ha jugado el papel referente en todo este tiempo, consecuencia de un discurso dominante y franco-centrista.



Joseba Macías
Gara (14-11-09)
El pasado 2 de noviembre, después de tomar el habitual café solo con croissant y Le Figaro, recorrer París en el coche oficial hasta el Ministerio (por el centro de la ciudad, évidemment) y saludar cortésmente a sus subalternos de acuerdo al protocolo y al manual institucional al uso desde 1789 (básicamente), el actual ministro francés de «Inmigración e Identidad Nacional», a la sazón antiguo militante del PSF, decidía lanzar a la opinión pública las bases de un profundo debate en torno precisamente a la cuestión de ser francés en tiempos como éstos.


Es cierto que la decisión del ministro Eric Besson no puede ser considerada como la consecuencia improvisada digamos de una mala noche o de la persistente lluvia matinal que amarga periódicamente a los parisinos en otoño, sino de una profunda y meditada reflexión gubernamental que simplemente trata de situar la cuestión de la identidad en el centro del debate político.


Al ritmo de «La Marsellesa», el jacobinismo y el orgullo de la vieja aldea gala siempre cercada por el enemigo exterior, las huestes de Nicolás Sarkozy proponen ahora una gran discusión nacional extendida a ciudades y provincias bajo la tutela de funcionarios, prefectos y gendarmes. Se trata, dicen oficialmente, de que hasta el próximo 31 de enero los ciudadanos y ciudadanas fijen los valores que definen qué es ser francés, sus rasgos de identidad, sus elementos culturales intrínsecos o sus referentes de orgullo nacional.
Pero no. Se trata, realmente, de un nuevo ejemplo de xenofobia inconfesa, de establecer distintas categorías de ciudadanía en función del origen y de elevar nuevos muros mientras, paradójicamente, se celebra con fastos millonarios el aniversario de la superación del Berlín dividido. Ahora, mientras la amnesia colectiva se extiende por el no tan lejano pasado colonial francés, el gobierno conservador trata de movilizar al electorado más reaccionario de cara a las próximas elecciones regionales de marzo de 2010.
La reivindicación del orgullo nacional es el arma utilizada para la conculcación de los derechos de millones de franceses considerados ciudadanos y ciudadanas de segunda. Pero también el fiel reflejo de una política de integración fracasada en una República sumida en una profunda crisis de valores en el marco de un mundo globalizado, con una Unión Europea llena de supuestos peligros para los liderazgos nacionales o con un dominio estratégico estadounidense que limita la posición francesa y potencia, en función de sus intereses, la nueva hegemonía asiática.
El escritor libanés Amin Maalouf esquematizaba en su fundamental «Identidades asesinas» el eje central de lo que ahora se plantea a debate: «La identidad de una persona está constituida por infinidad de elementos que evidentemente no se limitan a los que figuran en los registros oficiales. La gran mayoría de la gente, desde luego, pertenece a una tradición religiosa; a una nación, y en ocasiones a dos; a un grupo étnico o lingüístico; a una familia más o menos extensa; a una profesión; a una institución; a un determinado ámbito social (...) Aunque cada uno de esos elementos está presente en gran número de individuos, nunca se da la misma combinación en dos personas distintas, y es justamente ahí donde reside la riqueza de cada uno, su valor personal, lo que hace que todo ser humano sea singular y potencialmente insustituible». ¿Cómo definir entonces el «ser francés»? ¿Cómo «ordenar» los elementos contradictorios que conviven en la delimitación del concepto? ¿Identidad nacional como referente espiritual o como reflejo del pluralismo cultural? Y, por fin, ¿cuál es realmente el objetivo para plantear una inequívoca «denominación de origen francesa» que recuerde, no sé, pongamos el label de los vinos de Borgoña?
Las identidades no se imponen, se eligen, como bien sabemos y queremos demostrar en la práctica por ejemplo buena parte de los ciudadanos vascos y vascas de este nuevo siglo. Un sentimiento común de pertenencia sustentado en el factor subjetivo de cada uno de nosotros y en el del resto de la comunidad. En el caso del Estado francés, las olas migratorias de ultramar han sido una constante desde mediados del siglo XIX. El «nosotros» y el «ellos» ha jugado el papel referente en todo este tiempo, consecuencia de un discurso dominante y franco-centrista.
Una realidad que ha incorporado nuevos miedos y rechazos desde el 11-S. En esta Francia de hoy, donde al menos un 20% de sus habitantes censados tiene un origen inmigrante, el modelo universalista supuestamente en vigencia choca cotidianamente con una realidad de nuevas situaciones sociales que muestran la hipocresía de su formulación. En la igualdad de oportunidades laborales, en la preparación profesional, en la educación, en el acceso a las viviendas, en los mecanismos de marginación... Los originarios de países de ultramar y sus hijos han sido señalados como permanente amenaza para la seguridad nacional. «No son franceses o al menos no tanto como deberían serlo». Un discurso que penetra diariamente en la realidad del país.
Ahora bien, ¿cuál es la forma apropiada, repetimos, de ser francés? ¿Cuál es el límite real y no escrito respecto a la raza, el color, el origen o la religión? ¿No será, quizá, una nueva reproducción de los argumentos de clase frente a otro tipo de variables? Y yendo incluso más allá: si atendemos a la defensa simbólica de los «tótems» del orgullo patrio, ¿no son ciudadanos franceses, entonces, los miles de seguidores futbolísticos, provenientes mayoritariamente de los barrios periféricos de la metrópolis parisina, que el 14 de octubre de 2008 abuchearon en Saint Denis las notas del himno nacional durante la celebración del partido amistoso Francia-Túnez, como había ocurrido años atrás en los enfrentamientos contra Argelia (2001) o Marruecos (2008)?
En honor a la verdad, hay que señalar que frente a un amplio lobby de medios de comunicación que viene contribuyendo ordenada y disciplinadamente a la propuesta conservadora de estigmatización del otro, la prensa más crítica ha planteado en estas últimas semanas una marcada línea sarcástica e irónica respecto al debate puesto en marcha y los contenidos de la web oficial que recoge, supuestamente, todas las intervenciones (www.debatidentitenationale.fr).
Lo mismo ocurre con buena parte de los mejores humoristas gráficos del país que han encontrado en la propuesta gubernamental una fuente permanente de ideas brillantes. O con la música. Como señala la letra de una de las canciones de Diam's, una rapera franco-chipriota que se ha convertido en ídolo de millones de jóvenes en el país en los últimos años, «Mi Francia, la mía, no es la de éstos. Está compuesta por chavales que hablan fuerte y se acuestan tarde; por mujeres que de tanto trabajar aman mejor; por muchachos que juegan al baloncesto hasta el alba, que venden drogas de mierda a los burgueses porque esa mierda trae a casa algo de comida... Y la casa es el amor y el amor, en nuestra era, es un bien escaso».


C´est tout.

2009/11/15

Lotu Ekintza Antifaxistara / Juntate a la Accion Antifascista

Autonome Antifa Freiburg Alemaniako erakunde autonomo bat da eta joan den azaroak 8an honako agiri hau plazaratu zuen. Pixkat berandu baina diotena interesgarria del auzte dugu.

"Soilik errepresioaren aurkako defentsa eta nazien aurkako babesa sortzen ditu politika iraultzaile baten oinarriak"


Orain 70 urte, 1939ko azaroak 8an, Johan Georg Elser komunistak, II. Gerra mundiala eta inperio nazionalsozialistarekin bukatzeko asmoz, Reicharen buru eta kantzilerra zen Adolf Hitler hiltzen saiatu zen. Urtero bezala, 1923ko kolpe faxistaren urteurrenaren bezperatan, “mugimenduaren borroka urteak”eko naziak batu egin ziren Municheko Bürgerbräukeller garagardotegian. Urte baten bitartean Elserrek bere atentatua prestatu zuen, 30 gauetan zehar 2000 pertsoan kabitzen ziren Rosenheim kaleko garagardotegian egon zen erlojuzko lehergailua ipintzeko. Txiripa hutsagaitik Hitler eta hain beste nazi gehiago eztanda gertatu baino minutu batzu arinago irten ziren leporaino beteta zegoen aretotik. Lehergailua prestatua zegoen ordu berberean lehertu zen aretoaren zapaia jausiaraziz, hizlariaren atrilaren alboan.

Nazionalsozialismoaren aurkako erresistentziaren historioan motibazio desberdinetako atentatuak izan ziren Hitlerren aurka. Ezagunena Claus Shenk Graf von Stauffenbergena, 1944ko uztailaren 20an burutua. Elserrek II. Gerra mundiala ekiditea helburu bezala zuen bitartean, Stauffenbergen inguruan biltzen ziren Wehrmachteko ofizial militar antidemokratikoek porrot militarra saihestu nahi zuten eta nazionalsozialismoaren ordez diktadura militar bat ezarri. Esanguratsua da alemaniar oroimen ofizialeko politikak kolpe militar hura izatea bere gogoen ardatza eta ez behetik eragindako erresistentzia. Gainera, uztailak 20a erabiltzen da nortasuna sortzen duen tradizio bat goraipatzeko: prusiar militarismotik hasita, Wehrmachteko soldadu politikoak, gaur egungo ejertzito alemaniarraren soldaduen juramentuetaraino. Gu, ordea, Weimar errepublikako erresistentzia antifaxistaz gogoratzen gara eta urteurrena honetan Georg Elser Ekintza Antifaxistako ekintzaile bezala.

Weimar errepublikako Ekintza Antifaxista faxismo naziaren aurka Alderdi Komunistak sortutako fronte bateratua zen. Guretzako autonomo libertario bezala, Ekintza Antifaxista, Laguntza Gorria bezela, garai hartakoa ere, adibide historikoak dira, erakunde biak elkartasunezkoak eta bateratzaileak direlako. Laguntza Gorriak tokian tokikoko egitura federalaren bitartez laguntza judiziala antolatzen zuen bitartean gaur egungo Ekintza Antifaxistak ezker arradikal taldeen sare bat bezala antolatua da ekintza zuzenaz helburu bezala. Soilik errepresioaren aurkako defentsa eta nazien aurkako babesa sortzen ditu politika iraultzaile baten oinarriak. Iraultzaren idealak dezberdinak izan arren, autonomo antifaxisten mugimenduari estatuaren eta kapitalismoaren aurkako borrokak batzen gaitu. Errepresio garai hauetan ultraeskuinaren aurka ekiten diogu baliabide subersiboen bitartez iraultzaren alde.

Kapitalismoa ez da historiaren amaiera.
Gure garaia helduko da.

Autonome Antifa Freiburg







"Para nosotros, como autonomos libertarios, la Acción Antifascista, asi como la Ayuda Roja que tambien data de aquella epoca, son ejemplos históricos, porque ambas organizaciones son de caracter unificadoras y solidarias"

Hace 70 años, el 8 de Noviembre de 1939, el comunista Johann Georg Elser intento matar al "Lider y canciller del Reich“, Adolf Hitler, para evitar la segunda guerra mundial y para terminar con el imperio de terror nacionalsocialista. Como cada año, visperas del aniversario del intento de golpe fascista de 1923, los nazis de los "años de lucha del movimiento“ se reunieron en la cerveceria Bürgerbräukeller de Munich. Durante un año entero, Elser habia planeado su atentado, en más de 30 noches pisaba la cerveceria en la calle Rosenheim donde cabian alrededor de 2000 personas, para colocar su bomba de reloj. Por pura casualidad, Hitler y muchos mas nazis salieron pocos minutos antes de la explosion de la sala repleta. La bomba exploto a la hora prevista y hacia caer el techo de la sala, justo al lado del pupitre de orador. El mismo dia, Elser fue detenido y asesinado el 9 de abril de 1945, en el campo de concentracion de Dachau.

En la historia de la resistencia contra del nacionalsocialismo había atentados contra Hitler de diferentes motivaciones. El mas conocido es el de Claus Schenk Graf von Stauffenberg, cometido el 20 de julio de 1944. Mientras Elser intentaba evitar la guerra mundial, los oficiales militares antidemocráticos de la Wehrmacht, alrededor de Stauffenberg, simplemente querian evitar la derrota militar y sustituir el nacionalsocialismo por una dictadura militar. Es significativo que la politica de memoria alemana oficial toma aquel golpe militar fracasado como eje de su recuerdo, y no la resistencia desde abajo. Además, se usa el 20 de julio como vinculo para aupar una línea de tradición que crea identidad: desde el militarismo prusiano, los soldados politicos de la Wehrmacht, hasta los juramientos de soldados del ejercito aleman hoy día. Nosotros, en cambio, nos acordamos de la resistencia antifascista de la República de Weimar y, en este aniversario, de Georg Elser como activista de la Acción Antifascista.
La Acción Antifascista de la República de Weimar era una organización puesto en marcha por el Partido Comunista para crear un frente unitario contra el fascismo nazi. Para nosotros, como autonomos libertarios, la Acción Antifascista, asi como la Ayuda Roja que tambien data de aquella epoca, son ejemplos históricos, porque ambas organizaciones son de caracter unificadoras y solidarias. Mientras la Ayuda Roja, a través de su estructura federal local organizaba ayuda judicial concreta, la Acción Antifascista de hoy es estructurado como una red de grupos de la izquierda radical, con el objetivo de una acción directa. Solo la defensa en contra de la represión y la protección ante los nazis crean las bases para una política revolucionaria. Aunque nuestros ideales de la revolución sean diferentes, al movimiento de autonomos antifascistas nos une la lucha contra el estado y el capitalismo. En esos tiempos de represión luchamos en contra de la ultraderecha, con medios subversivos para la revolución.
El capitalismo no es el fín de la historia.
Nuestra epoca vendrá.
Autonome Antifa Freiburg

2009/11/12

Operación Quimera y las cloacas del Estado

"...los que han sufrido los ataques no comparten los intereses del Estado, no están de acuerdo con la situación actual, quieren un cambio, y por eso hay que castigarles."

Josu Esparza (Movimiento Pro Amnistía)

En los últimos tiempos, desde la ruptura del proceso de negociación, pero sobre todo en este último año, la sociedad de Euskal Herria ha sufrido diferentes episodios de guerra sucia y de agresiones fascistas. Han sido ataques que han ido incrementándose cualitativa y cuantitativamente: pintadas, amenazas, ataques con material explosivo, secuestros, torturas y como recientemente publicó un periódico, también un asesinato.

Detrás de estos ataques se ha situado a diferentes grupos: Falange y Tradición (quien reivindicó mediante un comunicado algunos de estos ataques), las fuerzas de seguridad, algún facha de aquí o de allá,... Para nosotros y nosotras se trata de agresiones situadas dentro de una estrategia represiva y creemos que son las cloacas del Estado las que están detrás de todo ello. Tanto lo sucedido con Jon Anza como el secuestro de varios ciudadanos vascos, como los ataques reivindicados por Falange y Tradicion.

En el caso de Jon Anza y el secuestro de ciudadanos vascos es más que evidente que las cloacas del Estado estan detrás, ya que en estos casos, como han denunciado los secuestrados, se les pidio colaborar con el Estado y fueron elementos policiales o parapoliciales los que desarrollaron los secuestros.
En lo referente a los ataques atribuidos a Falange y Tradicion, dos son las tesis que manejamos:
-Que sean las cloacas del Estado las que los dirigen.
-Que la dinamica represiva y antivasca dirigida por el Estado haya dado pie a que este tipo de grupos se pongan en acción, siempre con la permisividad del Estado. Esta permisividad dura hasta que los ataques adquieren un grado de preocupación en la sociedad. Entonces se les quita del medio y ya está.
Hasta ahora dos eran las razones fundamentales para pensar que las cloacas del Estado estaban detrás de todo esto:
-Estos ataques estaban produciéndose con total impunidad. Se han dado sobre todo en zonas donde la presencia policial o militar es asfixiante. Sin embargo la mayoría de las denuncias se han archivado rápidamente en los juzgados aduciendo falta de pruebas. La sensación que había hasta ahora era que no se había iniciado ningún tipo de investigación por parte de los juzgados, de la policía o del Parlamento.
-La actitud de los medios de comunicación ha sido sospechosa. Cuando los ataques afectaban a miembros, ediles o militantes de la Izquierda Abertzale el silencio era casi total. Cuando los ataques se dirigían hacia monumentos y símbolos referentes a la memoria histórica comenzó a extenderse la preocupación, y tuvo que hacer falta una reivindicación del grupo Falange y Tradición para que comenzaran a publicar la tesis de que era un grupo organizado. Sin embargo, fueron las acciones contra ediles de NaBai e independientes lo que encendió todas las alarmas, dejando en evidencia ese doble rasero que utilizan. Es entonces cuando los políticos comienzan a exigir eficacia policial y se producen las detenciones. Sospechoso, ¿verdad?
Estas últimas detenciones, en nuestra opinión, son una jugada para suavizar estas inquietudes, ya que gran parte de la sociedad se había dado cuenta que tras la impunidad y el silencio sobre estos ataques habia demasiada permisividad. Y ese trabajo y esa presión han dado sus frutos y han obligado a detener antes de lo que seguramente querían a 5 cabezas de turco para echarles toda la culpa.
Y es que, estas detenciones no han hecho más que aumentar nuestras sospechas, ya que ha quedado en evidencia el trato favorable que han recibido los detenidos, a diferencia de lo que pasa en Euskal Herria con otras cuestiones:
-El auto no es público, no se sabe si la operación esta cerrada, y por lo tanto no se pude saber qué ataques se aclaran y cuales no, como ya denunciaron diferentes perjudicados.
-El comunicado de “Falange y Tradición” no se ha conocido hasta este martes, y ha sido Gara quien lo ha publicado íntegramente. En él puede apreciarse la falta de concreción sobre la mayoría de los ataques reivindicados, dificultando de esta manera los ataques que se les puedan imputar.
-No hay nombres, no se publican sus fotos, no se califica como terrorismo y por lo tanto no se les incomunica, se les tapa la cara para que la prensa no pueda sacarles fotos y asi mantener el anonimato, no hay fotos del material incautado,...
-Las declaraciones de Rubalcaba fueron realizadas desde una ciudad europea colaborando así con una operación policial básicamente mediática y que buscaba precisamente ese efecto publicitario. Calificó estos ataques como “actividades e incidentes” (recordar que se trata de amenazas de muerte a concejales, colocación de explosivos,...) y no como nos tiene acostumbrados, como actos de terrorismo. Enseñar la foto de un preso político vasco es terrorismo y sin embargo estos ataques no.
-Dentro de estos ataques se encuentran las amenazas de muerte a concejales de Arbizu, Ansoain, Lesaka o Bera. Pero no han tenido que ir a declarar a la Audiencia Nacional. Sin embargo, una mujer de Lizartza de 64 años, por supuestamente rozar con una ikurriña a una responsable política impuesta al pueblo, sí, y encima fue encarcelada.
En nuestra opinión, todos estos ataques actúan en favor de los intereses del Estado, por eso se permiten, y por lo tanto el Estado tiene que protegerlos de un modo u otro. Sin embargo los que han sufrido los ataques no comparten los intereses del Estado, no están de acuerdo con la situación actual, quieren un cambio, y por eso hay que castigarles.
Esta es la verdadera cara de la democracia española, imponer su victoria mediante la represión, aunque tenga que conculcar todos los derechos.
¿Hasta cuando?

2009/11/10

Muros ruidosos, muros silenciosos

"En los 27 años que se mantuvo el muro berlinés, hubo 79 muertes, de las que se nos informó una tras otra, hasta la saciedad: eran víctimas del comunismo. Entre 1989 y 2007 han fallecido, que se sepa, 15.000 inmigrantes frente a las fronteras europeas;..."
Alizia Stürtze (GARA)
Desde su construcción, en 1961, en plena Guerra Fría, el Muro de Berlín fue noticia diaria. Día tras día, año tras año, los medios occidentales de comunicación nos «informaron» sobre el mismo: el muro de la vergüenza, el muro de la infamia, el telón de acero, los muertos al intentar huir, la maldad intrínseca del comunismo... Cuando se inició su caída, el 9 de noviembre de 1989, el acontecimiento fue retransmitido hasta el hastío y celebrado en directo como la victoria del «mundo libre», y, de paso, como el triunfo definitivo del capitalismo. Marxismo, socialismo, lucha de clases, imperialismo, explotación... todo eso eran antiguallas ante el famoso «fin de la historia» de Francis Fukuyama, que proclamaba que un pensamiento único, el «pensamiento de mercado», se mantendría hasta el final de los tiempos: la historia, entendida como conflicto, había llegado a su fin.

Veinte años después, la Unión Europea conmemora el evento con multitud de festividades y hasta subastas de trozos de hormigón de la pared en cuestión, cuyo derrumbe nos trajo, al parecer, la «libertad». Pero ocurre que el aniversario coincide con la gravísima crisis acarreada por ese «fundamentalismo de mercado», como lo llama Hobsbawn, vencedor tras la caída del muro berlinés, que ha traído consigo la liberalización financiera y el desplazamiento de la voracidad capitalista al mundo entero. Y que, además, concuerda con la ratificación del Tratado de Lisboa que, en plena supuesta crisis del modelo, refuerza la Europa neoliberal, aumenta la militarización y la exclusión, subordina el bienestar y la justicia social a la tiranía del Producto Interior Bruto, endurece las políticas represivas y, ya que de muros hablamos, acelera la construcción de la «Europa Fortaleza», es decir, crea infranqueables muros, reales o virtuales, que cierran fronteras, violan el derecho de asilo, criminalizan a los inmigrantes y los encierran hasta su expulsión en centros de internamiento, verdaderos agujeros negros del Estado llamado de derecho que impulsa la directiva europea conocida como la «Directiva de la Vergüenza».

Pero de esos muros no se habla, o se habla poco: son muros silenciosos. Son muros mucho más largos, altos, dañinos y mortíferos que el de Berlín; pero son muros silenciosos y, a menudo, son muros admitidos e incluso aplaudidos.

En los 27 años que se mantuvo el muro berlinés, hubo 79 muertes, de las que se nos informó una tras otra, hasta la saciedad: eran víctimas del comunismo. Entre 1989 y 2007 han fallecido, que se sepa, 15.000 inmigrantes frente a las fronteras europeas; 15.000 muertes ejemplarizantes, al parecer, de las que, según el tono que de los informativos se extrae, son culpables los propios fallecidos; no víctimas. No olvidemos que en la Unión Europea la libre circulación es para capitales, empresas y mercancías; no para personas que huyen de la miseria y las guerras, de las que Europa es, sin duda, responsable. Y que para ocultar esa realidad ahí está esa otra forma de muro, el muro mediático e ideológico, que invisibiliza la tragedia, separa y justifica, y convierte en meros números estadísticos a todos esos representantes de los «condenados de la tierra» como los llamaba Frantz Fanon; incluidas mujeres embarazadas y niños.

Ese muro «invisible» justifica las vallas de seis metros de altura de Ceuta y Melilla, con su tecnología sofisticada, sus cámaras infrarrojas y sus difusores de gases lacrimógenos, y en las que el «uso desproporcionado de la fuerza» ha causado decenas de muertos... que, al parecer, no merecen la categoría de «víctimas» de la «política securitaria» de la Unión Europea, en la que colabora el Estado español en colaboración con el régimen de Marruecos... Ése que recibe ayudas millonarias por controlar la inmigración y que, hace cuatro años, abandonó en el desierto sin comida ni agua a 500 subsaharianos...

Ese muro «invisible» posibilita la ocultación de ese terrible muro marroquí de 2.700 km., construido hace 20 años por Rabat para saquear los yacimientos de fosfatos y la riqueza pesquera, y perpetuar la ocupación y represión del pueblo saharaui. Esa zona militar de vallas, búnkers y alambradas, vigilada por miles de soldados, está «protegida» por miles de millones de minas antipersona, que en teoría prohíben las convenciones internacionales pero que diariamente causan muertos y heridos... muertos y heridos que, por misterios de la semántica (¿o quizá de la economía o la geoestrategia?), tampoco alcanzan la superior categoría de «víctimas», en este caso del terrorismo marroquí.

Esa barrera «invisible» (pero muy elaborada) permite a Israel seguir ampliando los muros del apartheid en la Palestina ocupada, crear bantustanes en Cisjordania, continuar con los asentamientos ilegales, realizar bloqueos, hurtar el agua y aplastar y asesinar al pueblo palestino como durante la ofensiva de la franja de Gaza (1.500 muertos). No importa que la Corte Internacional de Justicia de La Haya haya ordenado detener la construcción del muro dentro de los territorios ocupados y desmantelar lo ya levantado. El lobby israelí-norteamericano pesa lo que pesa y, mientras ser declarado criminal de guerra serbio o serbobosnio y juzgado como tal es relativamente sencillo, los crímenes de guerra israelíes no son de momento ni juzgables ni punibles... que para eso están el derecho a veto de EEUU en la ONU y otras «insuficiencias» de la legislación internacional. Y es que tanto la categoría de «víctima» como la de «terrorista» o la de «criminal de guerra» dependen del color del cristal con que miren los que mandan. Todos sabemos que Bush, por poner un ejemplo, es un criminal de guerra; y también sabemos que jamás le van a juzgar... ni a Aznar, el «gran aliado de la superpotencia en genocidios y masacres», como le llama Fidel Castro. Como sabemos que a ese Obama que mantiene el centro de detención de Guantánamo, y apoya la «guerra sin fronteras» del Pentágono, la construcción de nuevas bases militares en Colombia y el aumento de la ayuda militar a Israel le han dado el Nóbel de la Paz, convirtiendo sus guerras en «acciones humanitarias».

Apoyados por esos muros ideológicos, económicos y raciales que los medios de comunicación contribuyen a hacer o deshacer, potenciar o invisibilizar, alentar o criminalizar, en los Estados Unidos de Obama, los más de mil kilómetros de muro construidos para impedir el flujo migratorio de México a EEUU no han hecho sino desviar las rutas de cruce hacia el desierto y aumentar el número anual de migrantes muertos (van por los 400 al año). Es lo que llaman (que para todo tienen nombre) la política de prevención por medio de la disuasión; es decir, levantar barreras cada vez más sofisticadas e infranqueables para obligar a la gente a atravesar por las zonas más peligrosas con el objetivo de que las numerosas muertes disuadan a los próximos migrantes. Si a esto le añadimos el hecho demostrado de que con los indocumentados interceptados se cometen todo tipo de violaciones de los derechos humanos por parte de la policía fronteriza y que las mismas quedan impunes en su mayoría, pues no hacemos sino confirmar, una vez más, que el eco que se hace de los «muros de la vergüenza» y la consideración de víctimas o de simples ilegales/indocumentados/huidos que se otorga a quienes los padecen tiene directamente que ver con su procedencia, clase social y/o carácter de su migración.

Y aún hay otros muchos más muros que han «sustituido» al de Berlín, pero que se ocultan tras los muros de incomunicación mediática: el conocido como «muro de Berlín de Asia», que se extiende por casi la mitad de los 2.900 km. de línea fronteriza entre India y Pakistán y que Nueva Delhi piensa seguir construyendo, con la aquiescencia de EEUU, interesado en potenciar las divisiones entre Pakistán y la India; la barrera de seguridad de 9.000 km., la más larga del mundo, que convierte a Arabia Saudita en un reino amurallado; el muro anti-inmigración entre Botswana y Zimbabe; los que han levantado en Bagdad entre los barrios de mayoría chiíta y los de mayoría sunita; el que divide Chipre de norte a sur; los 1.100 km. de alambradas reforzadas con sembradíos de minas antipersona colocados por Kirguistán; y, cómo no, todas esas gated communities (barrios cerrados) discriminatorias, custodiadas por hombres armados, que se extienden por el mundo entero y cuyo paradigma podrían ser esos muros que están construyendo en Río de Janeiro para separar las zonas empobrecidas de favelas de las de mayores recursos...

Veinte años después, los muros de Berlín se han multiplicado por todo el planeta; los visibles y los invisibles; los reales y los simbólicos; los que separan a los pobres de los ricos; los que aíslan a ciertos países en base a su poco interés económico... los que segregan para aplastar a pueblos y lenguas minoritarias, como ocurre en Euskal Herria, donde, con el increíble cuento de «proteger el castellano», están colocando una vez más al euskara en la pendiente de la marginación y la desaparición.

Veinte años después, todos esos muros no demuestran sino el fracaso del poder y sus gobernantes en sus políticas migratorias, sociales, laborales y de defensa de los derechos de los pueblos. Al pueblo nos corresponde conducirles por la vía del diálogo, el acuerdo y la negociación.

Archivo del blog