Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2009/11/23

Muros, guetos, expulsiones y persecuciones en la UE (I)

"El 28 de octubre de 1999, el Ministro de Trabajo y Asuntos sociales checo tuvo que admitir en rueda de prensa que en las oficinas de empleo checas se les marcaba con una “R” de rom a los gitanos. Todo esto ocurría en un contexto en el que la brutalidad policial contra la minoría étnica rom era creciente, así como el número de asesinatos perpetrados contra estos por parte de grupos nazis."

Cartas del Este
Recuerdo que la primera vez que visite la República checa, había un encendido debate sobre un Muro que se estaba construyendo en Ústí nad Labem para aislar a unos habitantes de etnia romaní.

Ústí nad Labem es una ciudad de alrededor de 100.000 habitantes que se encuentra a las afueras de Praga. En el otoño de 1997 el Consejo de distrito de Nestemice y el Ayuntamiento decidieron construir un muro de 70 metros de longitud y cuatro metros de alto en la calle Matiční. La idea era aislar, crear un gueto, para las 30 familias gitanas que vivían en esa calle de la que sólo se podrían entrar y salir por una única puerta.

No fue hasta octubre de 1999 cuando se construyeron 150 metros de una versión más suave del muro. Por aquel entonces el 44% de los checos apoyaba esta medida segregacionista. En la misma época, una investigación periodística destapó que la aerolínea checa CSA marcaba los billetes de avión de los rom con una “G” de gypsy (gitano en inglés). El 28 de octubre de 1999, el Ministro de Trabajo y Asuntos sociales tuvo que admitir en rueda de prensa que en las oficinas de empleo checas se les marcaba con una “R” de rom a los gitanos. Todo esto ocurría en un contexto en el que la brutalidad policial contra la minoría étnica rom era creciente, así como el número de asesinatos perpetrados contra estos por parte de grupos nazis.

Finalmente, las presiones de la Unión Europea y de las asociaciones defensoras de los derechos humanos consiguieron que seis semanas después de su construcción fuera echado abajo el muro. Los periodistas y organizaciones internacionales se retiraron, aunque en la República checa otros muros quedaron en pie, no eran de cemento como el de Matiční, pero igualmente separaban y estigmatizaban a la minoría rom las vallas de diferentes municipios checos, como por ejemplo en Rockycany.

Diez años más tarde, la situación no ha mejorado desde la entrada en la UE de algunos países de Europa Central y Oriental. En Ostrovany, Eslovaquia, hace pocas semanas acabaron de construir otro muro de 150 metros de longitud y dos metros de alto para una vez más aislar a la minoría rom.
(Foto)
Construcción del muro de Ústí nad Labem

Archivo del blog