Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2010/04/19

Con la transición han TOPado ahora

"El TOP se suprimió el 4 de enero de 1977, el mismísimo día en el que se creó la Audiencia Nacional."

Txisko Fernández, periodista
GARA

El Tribunal de Orden Público fue la institución a la que la dictadura fascista española trasladó las esencias del Tribunal del Santo Oficio cuando se dio cuenta de que ni con el millón de muertos de la guerra ni con los miles y miles que fueron enterrados en fosas comunes en los años posteriores habían podido terminar con todos «los rojos» (fueran éstos de izquierdas o republicanos de derechas). Aunque ahora nos parezca una aberración, el TOP fue diseñado como un lavado de cara del régimen a comienzos de los años 60, ya que desde que terminó la guerra el órgano «judicial» encargado del tema se había denominado Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo.


El TOP se suprimió el 4 de enero de 1977, el mismísimo día en el que se creó la Audiencia Nacional. Sí, amigos y amigas de Garzón, de la Audiencia Nacional se puede decir que es la heredera del TOP. Sí, republicanas y republicanos españoles, de Juan Carlos de Borbón se puede decir que fue nombrado príncipe heredero por Franco y que no se colocó la corona hasta que murió el dictador. Y de la transición española se debe decir lo que decía la mayoría de quienes luchaban por la democracia en el Estado español a mediados de los años 70: «Sin ruptura con la dictadura, aquí seguirán mandando los de siempre» (aunque luego se repartieran el pastel con los «jóvenes demócratas» del PSOE). Ahora, treinta años después, los amigos de Garzón se atreven a señalar a altos cargos de la judicatura como herederos de las esencias del TOP.
Puestos a refrescar la memoria: cuando funcionaba el TOP, la Guardia Civil y la Policía detenían arbitrariamente; incomunicaban a los arrestados; se les negaba un abogado de confianza y se hacían oídos sordos a las denuncias de torturas; jueces y guardias civiles preparaban montajes para «atacar a la libertad de prensa y al propio Estado de Derecho» (el entrecomillado, de Patxi López sobre el «caso Egunkaria»); pasaban años encarcelados sin juicio... Todo esto les recordará los tiempos del TOP, pero no olviden que sigue sucediendo en estos días gracias a Garzón, Marlaska, Del Olmo y compañía.

Archivo del blog