Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2010/08/12

Vencedores y vencidos en la invasión de 1512

"Todo lo referente a Navarra se ha ignorado y adulterado, y han procurado que con el paso del tiempo se llegue a olvidar. Podría compararse con lo que ha sucedido en nuestros días con el franquismo, que ha intentado que olvidemos los horrores de la guerra del 36, con más de 3.000 asesinados en Navarra, y que fue para la Iglesia y para los vencedores una cruzada."
Antonio Urra Maeztu
Sucedió entonces y puede que continúe sucediendo ahora entre nosotros tras quinientos años: se está con Navarra o se está con España. El conde de Lerín, por señalar un personaje, con algunos navarros ayudó a los españoles para que conquistasen nuestro Reino. Los hermanos de San Francisco de Xabier, con otros muchos, lucharon en el bando de los que defendían Navarra y sus reyes. Aquel Reino de Navarra que hasta entonces fue una nación de las más antiguas de Europa, considerada por los anglosajones como el origen del parlamentarismo e incluso de la monarquía moderna, fue invadida por los españoles y se puede decir que desapareció como nación. Por historia Navarra no perteneció a España. Tampoco Navarra fue una nación guerrera, destacó en esa época ya desde el Príncipe de Viana por su cultura.

La historia se cuenta según la versión de los poderosos. Actualmente inexactitudes, medidas verdades o mentiras manifiestas, se cuelan cada día como informaciones verídicas en los medios de comunicación, dirigidos desde altas esferas sobre cualquier tema que sucedió ayer. No conocemos la verdad, se nos ofrece lo que conviene que sepamos. Mucho más puede manejarse y tergiversarse lo sucedido hace quinientos años cuando se tiene el poder. Para los vencedores es fácil falsificar la historia. Los navarros, fieles a sus reyes, sufrieron la represión y las torturas más crueles que puede imaginarse por defender nuestra identidad, incluso se pensó tras la invasión, por señalar un detalle, en “convertir Navarra en un desierto deportando a toda la población”. Para el otro bando todo fue normal porque ellos eran los vencedores y tenían la bendición de la Iglesia para reducir el reino a una colonia de Castilla. Tras la usurpación de Navarra por el gran inquisidor de la Península, Fernando el Católico, se ha vivido una verdadera amnesia histórica durante siglos. Nunca se ha estudiado en nuestras aulas la Historia de Navarra, solamente la Historia de España. Todo lo referente a Navarra se ha ignorado y adulterado, y han procurado que con el paso del tiempo se llegue a olvidar. Podría compararse con lo que ha sucedido en nuestros días con el franquismo, que ha intentado que olvidemos los horrores de la guerra del 36, con más de 3.000 asesinados en Navarra, y que fue para la Iglesia y para los vencedores una cruzada.

Quiero destacar un asunto importante referente a la ayuda de la Iglesia con sus anatemas contra los navarros, pretexto que exhibió Fernando el Falsario para justificar la invasión. Se llamó a los Reyes de Navarra de todo, protestantes, también calvinistas y, por consiguiente, herejes o cismáticos. No me dicen nada estos apelativos, simplemente se los aplicaron porque nuestros reyes se opusieron a aquella Iglesia corrupta, y por el interés que mostraron para reformarla.

Han pasado los años y estamos ante el V Centenario de aquellos acontecimientos. Unos lo celebrarán como un hito a destacar, la anexión o unión aeque principalis a España y eufemismos similares que usan para nombrar aquella conquista por las armas y posterior represión. Son los mismos que hoy desprecian nuestra lengua milenaria y todo nuestro rico patrimonio popular. Para otros será el recuerdo más triste de nuestra historia. Con la invasión perdimos una parte muy importante de nuestra identidad. Tras cinco siglos, casi todo continúa igual, unos valoran lo nuestro, mientras otros sólo miran a Madrid.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo!

Cómo conseguir que la gente no ignore esto?

Jarrai ezazu idazten!

Archivo del blog