antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herrigintza-duintasuna-formakuntza-asanblada-autodeterminazioa-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-okupazioa-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-autonomia-iraultza-euskara-amnistía-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak.... KONTAKTUA: izartubuletina@gmail.com




2010/09/30

Instituciones originarias. Jakue Paskual

Jakue Pascual sociólogo
GARA

Nos dirigimos a Manurga, al sur de Gorbeia. El coche frena y saludamos a uno de nuestros anfitriones, encaramado en un tejado: «Estamos en Auzolan, arreglando la escuela».

El Auzolan es una antiquísima forma de colaboración vecinal, una de las instituciones cooperativas sobre las que se asienta el entramado social de los vascos. Los vecinos deciden en asamblea cuándo limpiarán caminos, cortarán leña, repararán un edificio público o prestarán apoyo a un particular desinteresadamente o en obligada reciprocidad (ordea). Artaxuriketa, el ayudado provee la pitanza. Las comisiones citan. Quien no pueda asistir enviará sustituto. Lorra vizcaina. Las cofradías administran comunales e institucionalizan auzolanes. La conservación de las tierras comunes complementa los recursos. «Reglamento para la reparación y conservación de los caminos vecinales de esta ciudad por el sistema denominado auzo-lan» (Donostia, 1868). En «La vecindad. Relaciones que engendra en el País Vasco» (Eusko Ikaskuntza, 1933), Bonifacio de Echegaray elabora una lista para analizarlas. Manuel de Irujo escribe un artículo. La institución de la asistencia mutua pervive en Aezkoa y Baztan y en muchas localidades vascas.

Lege Zarrak, Derecho Pirenaico. «Más de albedrío que de sotileza et rigor de derecho». Los fueros consuetudinarios se estructuran horizontalmente y de abajo arriba. Contemplan exenciones fiscales y militares más allá del árbol Malato, una administración propia, y limitan el poder real. Pase Foral. Privilegium fijosdalgo. Las instituciones preabolicionistas integran el biltzar, el concejo, la cendea, la anteiglesia o el preayuntamiento (república); asambleas de valles, cofradías y merindades; Juntas Generales y Diputaciones y a las Cortes de Nafarroa.

«Esta nación (...) tenía una constitución libre y conformaba una especie de estado confederado repartido en multitud de pequeños ayuntamientos», comenta Humboldt. Para Campión los vascos no inclinan la cabeza y el baserritar representa su tipo «premunicipal». «No es Inglaterra la cuna de la libertad política», escribe Engracio Aranzadi. Y José de Ortueta narra cómo, durante el advenimiento de la II República, los vascos pensaban con naturalidad que se trataba de una federación de repúblicas e indica que los bilbainos conocieron la Casa de la República en Begoña. «Euskaldunak» indaga etnográfica: Etxea, Auzoa, instituciones de Bizkaia y método de Gipuzkoa. Según Caro Baroja, en pueblos de Nafarroa se convoca a «concejo abierto» para acordar decisiones. Su tío Pío proclama la República del Bidasoa. El batzarre de Aezkoa pleitea durante 195 años por la restitución de su monte y en las Ordenanzas del Baztan «cada Casa tiene su costumbre», conservándose la organización del «Ayuntamiento, la Junta General del Valle y los batzarres». La subjetividad vuelve productivo «El juguete de Mari». La igualdad en el círculo posibilita la autoorganización, la cooperación y la innovación comunitaria.

Una bandera amarilla con un rayo okupa la antigua Fábrica de Corchos. Una brigada de jóvenes responde al auzolan para retirar la mierda acumulada tras décadas de abandono. Pronto llamaremos a Juntas y se declarará la República de Ulia.

2010/09/27

27 de Septiembre

"En ningún momento hubo una ruptura con el régimen anterior ni se garantizó la no repetición de actuaciones pasadas. Por el contrario, la represión prosiguió, se utilizó la guerra sucia y se continuó con la conculcación y vulneración de toda clase de derechos y libertades"


Eva Barroso Chaparro, Andoni Txasko Díaz, José Luís Mtz. Ocio,
Asociación 3 de Marzo


Hoy, 27 de septiembre, es una fecha que nos recuerda la dignidad de una lucha contra la dictadura y la represión promovida y desarrollada por el genocida y criminal Francisco Franco. En este día, hace 35 años, fueron segadas las vidas de cinco antifascistas que combatían al régimen autoritario implantado por este general golpista alzado en armas contra el legítimo Gobierno republicano.

El «genocidio» o asesinato de masas es un delito internacional que consiste en la comisión, por funcionarios del Estado o particulares, de un exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivos de nacionalidad, ideas políticas, etnia, raza o religión. Asimismo, se define el «terrorismo de estado» como la utilización por parte de un gobierno de métodos ilegítimos como la coacción o persecución ilegítima, el secuestro, la tortura, el asesinato o ejecución extrajudicial, empleando recursos policiales, parapoliciales o paramilitares, orientados a inducir el miedo en una población civil determinada para alcanzar sus objetivos sociales, políticos o militares, o fomentar comportamientos que de otra forma no se producirían. ¿Alguien puede negar el empleo de esos métodos por el régimen franquista? ¿Alguien pone en duda que en Euskal Herria se persiguió y masacró todo ideario de izquierdas, abertzale o independentista? Ninguna persona objetiva puede ponerlo en tela de juicio.

Pero ante tal evidencia, ante las atrocidades y crímenes de lesa humanidad cometidos, es vergonzosa la impunidad de la que gozan a día de hoy los impulsores e integrantes de aquel régimen franquista, ocupando aún cotas y puestos de poder relevantes, y que ha originado una situación que se ha venido a denominar «modelo español de impunidad».

Un modelo de impunidad basado en una ley de punto final, mal llamada de amnistía, que va en contra de la legislación y derecho internacional, o en una Ley de Memoria que impide acceder a la verdad y nos niega el derecho a la justicia y a la reparación, y que la mayoría de asociaciones memorialistas denunciamos por tardía e insuficiente, además de discriminatoria, que lejos de reparar y cerrar heridas, las abre y hace más profundas.

Tenemos una tarea: recuperar la memoria, que no la dignidad que nunca perdieron, de todas las personas represaliadas por la rebelión y dictadura franquista que, al contrario de lo que nos quieren hacer ver, no acabó ni con la muerte del dictador ni tras la llamada transición y posterior implantación de la Constitución. Hay signos y evidencias reales de la pervivencia y aplicación de prácticas franquistas durante los años posteriores a la desaparición de Franco, un periodo de indefinición que ha venido a denominarse «franquismo constitucional».

La matanza del 3 de marzo fue uno de los episodios más significativos de aquella continuidad franquista, pero fueron muchas más las agresiones posteriores: Montejurra, sanfermines del 78, Gladys del Estal, Lasa y Zabala y un largo etcétera de casos que se podrían nombrar.

En ningún momento hubo una ruptura con el régimen anterior ni se garantizó la no repetición de actuaciones pasadas. Por el contrario, la represión prosiguió, se utilizó la guerra sucia y se continuó con la conculcación y vulneración de toda clase de derechos y libertades. Todas y todos conocemos lo sucedido y cómo Euskal Herria lo sufrió de manera especial.

Estamos en un momento de ilusión para poner fin a una situación generada a raíz de la rebelión franquista. La aplicación de plenos derechos unida al respeto que como pueblo nos asiste a decidir nuestro futuro daría un impulso irreversible a la resolución de un conflicto que tanto sufrimiento ha causado, y con ello a alcanzar la paz tan deseada en un espacio pleno de libertad.

Vaya desde aquí nuestro mayor reconocimiento a los gudaris caídos en todos los tiempos y lugares en la lucha contra el franquismo y la opresión y a favor de instaurar una total y real democracia.

2010/09/25

La clase obrera paga con su salud y con su vida la crisis capitalista. Angeles Maestro (CR)

Reproducimos el siguiente articulo de la militante comunista de Nines Maestro. En el mismo desgrana las consecuencias de la actual crisis capitalista, sus causas y efectos, como influye en el nivel de vida de la clase trabajadora... Lo hace desde el punto de vista de la organizacion a la que pertenece, Corriente Roja, implantada en distintos puntos del Estado español y que defiende la Republica, la autodeterminacion y el socialismo. Sin entrar a valorar este planteamiento politico ni el llamamiento a la Huelga General a nivel estatal del dia 29, el articulo plantea una serie de aspectos claves para entender la actual crisis. Tambien lanza una serie de criticas contra los sindicatos UGT y CCOO. Al hilo de esta critica recomendamos la lectura del articulo "Sindicalismo Amarillo" (http://boltxe.info/?p=18604) redactado por Euskal Herriko Komunistak y los colectivos Iskra y Boltxe.


Angeles Maestro (Corriente Roja)
El otro Pais

Una de las expresiones más concluyentes de la validez del concepto de división de la sociedad en clases y de lucha de clases para explicar la esencia del funcionamiento social es su reflejo en la mortalidad de las poblaciones.

Una vez más la ideología judeocristiana yerra: ni a la hora de morir no somos todos iguales. Si la desigualdad social es el rasgo definitorio de la vida en el capitalismo, lo es mucho más de la muerte prematura en la clase obrera.

Si bien es coherente con los intereses de las clases dominantes intentar ocultar, minimizar o tergiversar los estudios que revelan estos datos, es necesario que las organizaciones de clase los utilicen como armas conceptuales para documentar el crimen que se perpetra a diario en el cuerpo de la clase obrera.

Nadie puede creerse que a Zapatero le quiten el sueño las cifras de desempleo mientras su partido, el único del arco parlamentario, aprobaba una reforma laboral que aumenta aún más la discrecionalidad de las empresas para despedir trabajadores. La primera prueba ha sido UPS, una multinacional que exhibe ganancias millonarias. La nueva legislación le permite hacer lo que intentó con tres ERE,s y no consiguió: poner en la calle a trabajadores mayores de 40 años, con 20 de antigüedad, sin justificación, ni económica, ni organizativa. como en los recursos de alzada se demostró. El único motivo es que, mientras el 84,5% de los EREs son pactados, la plantilla de UPS/Vallecas ha tenido el atrevimiento de defender sus derechos.

La nueva contrarreforma laboral, como todas las anteriores es un negocio redondo para la patronal: porque elimina empleo estable y con derechos, y porque, si la lucha no lo remedia, fabrica trabajadores y trabajadoras absolutamente sometidos.

En este artículo pretendo mostrar que hay pruebas irrefutables de que políticos, banqueros y empresarios son responsables directos del dolor, la enfermedad y la muerte causados por las medidas que engordan sus cuentas de beneficios. Si les quedara un mínimo de conciencia, cosa imposible porque dejarían de ser lo que son, no podrían volver a pegar ojo en su vida.

La evidencia histórica
Hay tres datos que permiten explicar como la división en clases y los cambios sociales y económicos, que se manifiestan en la realidad concreta mediante una enorme diversidad de formas (pérdida del empleo y del salario, de la autoestima laboral y familiar, de la vivienda, el fracaso escolar, etc), determinan cuántos y quiénes mueren antes de tiempo. Es decir, exactamente, cuántos y quiénes no hubieran muerto si esos hechos no se hubieran producido o bien, en qué medida la acción consciente de la lucha obrera, aumenta la cantidad de vida.

1º. Las crisis del capitalismo y el incremento de las tasas de desempleo se corresponden con aumentos de la mortalidad por determinadas causas. Un ejemplo histórico es el estudio secular (1870 – 1975) que compara la evolución del nivel de paro y la tasa de mortalidad por úlcera digestiva en varones; en todos los grupos de edad se refleja la elevación del paro en el aumento de la mortalidad1.

Otro caso ejemplificador es lo ocurrido en la Gran Depresión de principios de los años 30; la disminución del Producto Nacional Bruto per cápita del 40% y la caída del consumo del 30%, se asoció con un incremento del 40% en la Tasa de Mortalidad por Suicidio en EE.UU.

2º. La Tasa de Mortalidad por Tuberculosis en Inglaterra empieza a descender bruscamente coincidiendo con las luchas obreras por mayores salarios, reducción de jornada, mayor control del trabajo femenino e infantil, etc, significativamente antes de que se dispusiera de antibióticos o sulfamidas.

Las privatizaciones masivas en la ex URSS, un laboratorio criminal
Sin entrar en otro tipo de consideraciones, es un hecho que con la desaparición de la URSS se produjeron privatizaciones masivas de todo tipo de empresas y servicios públicos entre 1991 y 1994. Se produjeron de forma abrupta, sin precedentes entonces, pero muy semejante a lo sucedido en Iraq tras la invasión de EE.UU.: la desaparición de millones de puestos de trabajo, de las redes de protección social y el colapso de los servicios públicos. Un técnico estadounidense destinado a Rusia en la época se expresaba así: “Me di cuenta rápidamente de que el plan de privatizaciones de la industria rusa se iba a llevar a cabo de la noche a la mañana, con costes muy altos para centenares de miles de personas (…) Se iban a fulminar decenas de miles de empleos. Pero además las fábricas que iban a cerrar proveían de escuelas, hospitales, atención sanitaria y pensiones de la cuna a la tumba. Informé de todo esto en Washington y les dije que allí no iba a quedar red alguna de seguridad social. Comprendí claramente que se trataba precisamente de eso; querían eliminar todos los restos posibles del estado para que no volviera el Partido Comunista”.

Los datos referidos en el citado estudio, realizado sobre 25 países de la ex URSS, son los siguientes:

Caída del 30% en el PIB per cápita. Incremento del 20% en la Tasa de Mortalidad por Todas las Causas y aumento de la Tasa de Mortalidad por Suicidio del 40%. Los mayores aumentos de la mortalidad se produjeron en los grupos de población de edad laboral (15 – 60años) y el más elevado, en el grupo de 25 a 39 años.

El análisis comparativo de la mortalidad de adultos en edad laboral, entre Rusia – con privatizaciones masivas y rápidas – y Bielorrusia con bajo % de privatizaciones y renacionalizaciones posteriores, arroja resultados espectaculares que muestra el gráfico adjunto.

En países como Finlandia y Cuba, que han sufrido graves crisis con caídas del PIB semejantes, en los que no se han disminuido los gastos generales de protección social, los datos de mortalidad y los niveles de salud han permanecido estables. El consumo de vodka per cápita en Rusia y Bielorrusia era el mismo 3,6. En 2003, en Bielorrusia era de 3,2 y en Rusia de 6,2. En función de los datos observados, las privatizaciones masivas en estos países ocasionaron directamente 3 millones de muertos.

El mayor % de población afiliado a organizaciones sociales (sindicales, políticas, asociaciones de todo tipo), en definitiva el grado de cohesión social es un importante factor de protección que se refleja en una menor tasa de mortalidad de adultos en edad laboral.

El aumento de la mortalidad por tuberculosis relacionado directamente con las políticas impuestas por el FMI.

La Tuberculosis ha sido considerada el ejemplo más claro de enfermedad social en el capitalismo, como puede observarse en el cuadro citado anteriormente, y se consideraba en vías de erradicación hasta hace dos décadas. El rápido deterioro de las condiciones de vida y de trabajo de la clase obrera en los países de la Europa del Este y de forma acelerada en el resto del mundo, han cambiado sustancialmente el panorama.

Es especialmente significativo este estudio en el que se demuestra el aumento de la incidencia (nº de casos nuevos), de la prevalencia (nº de casos totales) y de la mortalidad por Tuberculosis en 21 países de la Europa del Este y de la antigua URSS vinculados al seguimiento de programas impuestos por el FMI. En él se han controlado otras variables que pudieran ser factores de confusión, para aislar aquellas medias constitutivas de los planes de ajuste (reducción del gasto social público, contrarreformas laborales, privatizaciones), destinados a garantizar la devolución de sus préstamos y a asegurar - por encima de cualquier otra consideración - la estabilidad macroeconómica y el crecimiento. Los programas del FMI impusieron una reducción del gasto social público del 8% del PIB y una disminución importante en infraestructuras sanitarias, entre otras.

Los resultados, a partir de datos de la OMS y del Banco Mundial, son los siguientes:
Incremento de la Tasa de Incidencia del 13,9%, de la de Prevalencia del 13,2% y de la de Mortalidad del 16,6%. En la exURSS las Tasas de Mortalidad se doblaron entre 1991 y 2002 (pasaron de 6,2 a 13,3 muertos por 100.000 habitantes). Aún ahora sus tasas están entre las peores del mundo.

Cada año adicional de permanencia en los países de los programas del FMI se asocia con incrementos de la Tasa de Mortalidad por Tuberculosis del 4,1%. Cada 1% de incremento en los préstamos del FMI se asocia con incrementos del 0,9% de la misma tasa.

Por el contrario, el abandono de los programas del FMI se asocia con un decrecimiento de la Tasa de Mortalidad por Tuberculosis del 30,7%.

Estas medidas impuestas por el FMI en América Latina, Sudeste Asiático, África y Europa del Este, y que han llevado a la quiebra a numerosos países, y en todos los casos a enormes desastres sociales a sus pueblos, son los que este buque insignia del capitalismo, junto a la UE, se imponen a países como Grecia, Portugal y el Estado español.

Aunque la rapidez y la extensión con que se produjo la liquidación de todo lo público y la imposición de los programas de juste del FMI en la Europa del Este constituyen un laboratorio privilegiado para identificar sus efectos, como señalan los autores de este estudio, no cabe duda de que los mismos son extrapolables a otros países. Los tiempos y las cuantías pueden variar, pero la evidencia muestra como la salud y la enfermedad dibujan fielmente la estructura de clase y el impacto sobre la clase obrera de objetivos macroeconómicos aparentemente indiscutibles como “estabilidad” y “crecimiento”.

La crisis actual: guerra social en el cuerpo de la clase obrera
El reflejo de las desigualdades sociales en la mortalidad no ha hecho más que intensificarse desde la implantación de las políticas neoliberales en la década del 70. Según el informe de 2009 de la Comisión de Determinantes sociales de la OMS (que analiza datos anteriores a la crisis iniciada en 2007) citado por Vicente Navarro5 : “En Glasgow, un obrero no cualificado tiene una esperanza de vida 28 años menor que la de un hombre de negocios en el peldaño superior en la escala de ingresos” y añade el autor citado: “En Baltimore, un joven negro desempleado tiene una esperanza de vida de 32 años menos que un abogado blanco de un gran bufete”.

Frente al discurso posmoderno, que tanto ha contribuido a legitimar y a potenciar la traición de clase de la izquierda institucional y de las burocracias sindicales, que hablaba de la globalización como el fin del Estado y de la clase obrera (y por tanto de la obsolescencia de que esta última se planteara como objetivo la toma del poder político) los datos indican exactamente lo contrario. El gasto público global ha aumentado como % del PIB en EE.UU. y en la UE desde los años 70, pero ha cambiado su estructura: han disminuido los gastos sociales y se han incrementado los gastos militares y de policía y el apoyo a la banca y a las empresas privadas; todo ello antes de la crisis actual. Mientras tanto los beneficios empresariales en la UE (1999 a 2006) se incrementaban un 36%.

Pero las escuetas cifras macroeconómicas, las únicas que ilustran los pulcros informes políticos, chorrean sangre en la calle.

Estudios basados en datos económicos y de protección social de la OCDE entre 1980 y 2003 concluyen que cada aumento de la Tasa de Desempleo en 1%, se asocia con incrementos del 0,8% en la Tasa de Mortalidad por Suicidio y del mismo % en la Tasa de Mortalidad por Homicidio.

No obstante, tal vinculación expresa promedios que esconden realidades interesantes. Los gráficos muestran que mientras en Suecia, con un gasto en protección socio-laboral per cápita de 362 dólares, el aumento del desempleo no afecta a la Tasa de Suicidio, en el Estado español con un gasto de 88 dólares el ascenso en la tasa de Desempleo se acompaña con ascensos que se ajustan como un guante mortal de la tasa de Mortalidad por Suicidio.

Por el contrario, cada 100$ de aumento del gasto en protección social (excluyendo el gasto en salud) está asociado a una disminución de 1,19% en la mortalidad por todas las causas en un estudio reciente realizado en 15 países de la Unión Europea. Hay que insistir en que la salud de la población no está determinada por los gastos en el sistema sanitario, sino por otros factores como el tener o no empleo, las condiciones de trabajo, la calidad de la vivienda, de la educación, etc. Además las condiciones más saludables de vida disminuyen el riesgo de hábitos poco saludables.

No se ha encontrado efecto alguno sobre la mejora en la mortalidad, ni en la salud de la población, de aumentos del gasto público en asuntos militares, prisiones, policía etc.

Las Tasa de Mortalidad por Suicidio primer sensor de las dimensiones de la crisis
A pesar del escaso tiempo transcurrido para que las consecuencias acumuladas del conjunto de factores que acompañan a la crisis estructural en curso se desarrollen en el tiempo y muestren las dimensiones más duras de su impacto sobre la salud, los datos que van apareciendo son suficientemente ilustrativos:

En un estudio que analiza datos de la OMS y de la OCDE entre 1970 y 2007, muestra que cada aumento del 1% en la tasa de desempleo se asocia con incrementos del 0,8 % en las Tasas de Mortalidad por Suicidio, y otro tanto en las correspondientes a muertes por homicidio. Si el aumento del desempleo es del 3% el incremento de la mortalidad por suicidio en menores de 65 años es del 4,5 % y la mortalidad por enfermedades relacionadas con el abuso del alcohol se incrementa el 28%. El riesgo de morir por suicidios de una persona desempleada es el doble del de una persona empleada.
En el informe se advierte que los datos sobre los que se ha trabajado se refieren a poblaciones enteras, por lo que no se tiene en cuenta el hecho de que grupos más vulnerables como emigrantes o refugiados tienen un sufrimiento mucho mayor. Como señala uno de los investigadores: “Los suicidios son como la punta del iceberg. El aumento de la tasa de suicidios incluyen muchos suicidios fallidos y altos niveles de alteraciones de la salud mental de los trabajadores y sus familias”.

En Japón, según un informe de la Agencia de la Policía Nacional, se produjeron 32.845 suicidios, un 1,85% más que el año anterior. Aumentó en un 65,3 el % de personas que, según documentación escrita, explicaron su muerte directamente por la pérdida del empleo, y en un 34,3 el % de aquellas que justificaban su suicidio por un empeoramiento general de sus condiciones de vida. En cuanto a la edad, los mayores incrementos de las cifras de suicidios se produjeron entre los 20 y los 40 años de edad.
El sindicato de los ferroviarios de Japón ha denunciado que durante la privatización iniciada en los años 80 y que causó el despidos de 200.000 de los 400.000 trabajadores y trabajadoras del sector, se produjeron más de 200 suicidios directamente relacionados con la pérdida del puesto de trabajo.

En Grecia todo indica que los datos de suicidio para 2009 duplicarán con creces los de 2008. Los psiquiatras indican que casi se han cuadruplicado los avisos por intento de suicidio. La tasa de paro en el país heleno se incrementó en un 50% y el gasto social cayó drásticamente para cumplir los objetivos de reducción del déficit público impuestos por el FMI y la UE como condición para obtener el préstamo de 110.000 millones de euros

La Mortalidad por Accidentes de Trabajo y el delito flagrante del sub-registro de la Mortalidad por Enfermedades Laborales.
La siniestralidad laboral en el Estado español ha sido históricamente y continúa siendo en la actualidad la más alta de la UE. Los datos son abrumadores: Las tasas de mortalidad por lesiones traumáticas son dos veces y media más elevadas entre trabajadores temporales que entre trabajadores indefinidos. El riesgo de morir por accidente de trabajo en función de la edad es mayor entre los trabajadores mayores de 54 años.

Es el patético resultado de los millones de euros pagados por el estado a patronal y sindicatos en concepto de “cursos de formación”, que a su vez tienen como consecuencia engrasar a las burocracias sindicales que han callado ante la generalización de la precariedad laboral, factor estructural determinante de los accidentes laborales.

El hecho de que el riesgo de morir por esta causa se concentre en trabajadores mayores, indica que prevalece el factor desgaste, intensificado por los destajos y las interminables jornadas de trabajo, por encima de la experiencia como elemento protector. Que en estas condiciones se esté planteando alargar la vida laboral a los 67 años es un acto criminal pero no exento de ventajas, calcularán ellos: los trabajadores de este grupo de edad que acaban aplastados contra el suelo contribuyen a rejuvenecer la plantilla y además la Seguridad Social se ahorra su pensión.

A pesar de las elevadísimas cifras de siniestralidad general y de mortalidad por accidentes laborales en particular, hay que tener en cuenta que los datos reales son, con toda seguridad, mucho mayores. Hay una ocultación sistemática, sobre todo en el caso de los trabajadores sin papeles – que algunas veces ha saltado a los periódicos – y en el de los llamados autónomos, auténticos trabajadores sobre-explotados y sin derechos, cuya muerte o accidente no llega a los registros.

El escándalo alcanza proporciones monstruosas en el caso de los trabajadores y trabajadoras que enferman o mueren por causas relacionadas con el trabajo. Es incontestable que las altísimas cifras de accidentes laborales en nuestro país, son la expresión de unas pésimas condiciones de trabajo y de una falta de aplicación generalizada de medidas de prevención de riesgos laborales. Estas condiciones necesariamente deben dar lugar, también y en mayor proporción si cabe, a unas elevadas cifras de enfermos y muertos por causas laborales.

El crimen es ocultado sistemáticamente Mientras en el Estado español apenas hay algún muerto al año por enfermedades laborales (0 muertos en 2000, 2001, 2002 y 2003, 2 en 2004 y 3 en 2005), los cálculos más rigurosos estiman que no menos de 14.000 trabajadores y 2.000 trabajadoras mueren al año por enfermedades producidas por las condiciones de trabajo. Según el Observatorio Laboral de la Universidad Pompeu Fabra14, el subregistro general de enfermedades laborales es del 64%, pero asciende al 100% en el caso de las enfermedades más graves, como el cáncer ocupacional. A pesar de haber aumentado la población laboral entre 2000 y 2005 de 15 a 17 millones de personas, el registro de enfermedades graves, ya de por sí ridículo, ha disminuido: 191 casos en el año 2000 y 120 en 2005.

Las causas de este escándalo tan bien ocultado son de lucha de clases en sentido estricto. Son económicas: las mutuas patronales se ahorran, miles de millones de euros que dejan de pagar en concepto de pensión (más elevada que la de la Seguridad Social) al trabajador o a su familia, en caso de muerte o invalidez, y el pago de los costosos tratamientos de la enfermedad que en su lugar asume la sanidad pública. Pero sobre todo, intentan ocultar un poderosísimo factor de conciencia social: el capital no sólo roba en el salario, y con él en las condiciones de vida, vampiriza la vida y la salud de los trabajadores y de sus familias.

Se entiende así que el consumo de tabaco o alcohol, analizados como hábitos individuales y despojados del enorme componente de ansiedad que subyace y que en muchas ocasiones está relacionado con las condiciones o la pérdida del trabajo, sean objeto de campañas de publicidad exhiben datos estremecedores y culpabilizan al sujeto, mientras los miles de crímenes perpetrados en aras de los beneficios patronales ni siquiera son contabilizados como tales. Por no hablar de las victimas del terrorismo, exhibidas homenaje tras homenaje, aunque no haya habido desde hace varios años muerto alguno.

Valgan estos datos para ilustrar las dimensiones del atropello y de su ocultamiento, así como para denunciar a sus responsables: patronal, gobiernos del estado y de las comunidades autónomas, políticos, profesionales y medios de comunicación. Pero ninguno de ellos hubiera podido consumar el crimen sin la complicidad de las direcciones sindicales de CC.OO. y UGT. Ambos sindicatos tienen importantes gabinetes de salud laboral, donde seguramente trabaja gente honrada que emite informes y hace ruedas de prensa.

Pero ellos y sus direcciones saben que, en el desigual campo de batalla de la lucha de clases, la clase obrera sólo puede hacer oír su voz mediante la resistencia y la conciencia organizada. Que cada muerto, cada enferma o inválido - que la clase obrera no debe perdonar, ni aunque pagaran todo el oro del mundo - son víctimas del crimen organizado de la patronal - frente al que sólo cabe la lucha y la fuerza obrera - , de la extensión de la precariedad frente a la que han callado, de la destrucción consciente de sus propias organizaciones y de la persecución de los y las sindicalistas más combativos. Por eso las burocracias sindicales son responsables de colaboración necesaria en el crimen que, sin duda, tomará proporciones gigantescas en el transcurso de esta crisis. Es necesario y urgente, sustituirles por un sindicalismo de clase y de combate, o simplemente, decente.

2010/09/22

ERREKONOZIMENDUA, EGIA, JUSTIZIA ETA KALTEORDAINA. Genozidioaren Biktimen Elkartearen iritzi artikulua

"Duintasuna erail zituztenek galdu zuten, baita egunero galtzen ari dira ere, Genozidaren heriotzatik 35 urte pasa eta gero, eta 2006. urtetik “Oroimen Historikoaren Legea” martxan jarri eta gero instituzionalizatua dagoen Franquismo Soziologikoaren planteamenduekin Biktimak isildu, baztertu eta hutsaldu saiatzen ari direnak."

1936. urtean espainiar militarrek altxamendu bat gauzatu egin zuten, non, hainbat europear eta afrikar estatu faxista lagundurik, Errepublika Espainiarren aurka matxinada bat gauzatu baitzuten, eta are ta larriago ere armarik gabe eta defentsarik gabe aurkitu ziren herritarren aurka, Genozidioa eta Gizateriaren aurkako krimenak gauzatuz.

Gertakeri hauen ondorioz milaka euskal herritar erail zituzten, berauen artean errudunik gabeko ehundaka donostiar. Hirurogeita hamar urte ondoren Justizia eske ari gara!

Bi urte pasa dira jada gure Elkarteak, Donostiako Udalaren eragingarritasun eza eta ahanzturaren aurrean, aldarrikapen desberdinak aurkeztu zituela, non Donostian hain zuzen, franquisten okupazioaren ostean, ia, ia 400 fusilatu eman zirenen kalteordaina eskatzen bait genien Instituzioko kideei.

Azken bi urte hauen zehar Elkarte desberdinekin, Sindikatuekin, Udal ordezkariekin (talde guziekin, PP izan ezik) elkartu gara gure eskakizunak aurkeztuz, baina ez Donostiako Udalak, Alkatea aurrean izan dugularik, ezta Donostiako Giza Eskubideen batzordeak ere, kasu honetan ere Odon Elorza arduradun nagusia delarik, ez gaituzte jaso; ez digute entzun eta, okerrago bada ere, ez digute erantzun.

Etengabe, Donostiako Udalari idatziz, kalean elkarretaratuz eta abar, Errekonozimendua, Egia, Justizia eta Kalteordaina eskatu dugu fusilatuak izan ziren gure senideentzat, 1936. urtean bortizki erailak izan ziren Estatu faxistaren altxamenduarekin bat ez zetozelako. Gaur egun arte Udalaren erantzuna, Alkate jauna aurrean delarik, ahanztura, “ninguneoa” delarik eta isiltasuna izan da.

Behin eta berriz Udalari zera eskatu diogu: Leku publiko irekia, zabal eta esanguratsuan (Kale zein Enparantza batean adibidez) Franquismoaren Biktimen Kolektiboari izena erabaki dezaten. Geure proposamena Boulevard-i aldaketa edota gehigarri bat eranstea litzateke. Garai hartan eman zen sarraskia adierazteko leku hau esanguratsuena dela iruditzen zaigulako; Hiriko ardatz nagusia Boulevard-a izan baitzen, non faxisten aurrean eta Donostiaren defentsan hemen bertan eman baitziren unerik gogorrenak eta dramatikoenak.

Bestalde, urte hauetan zehar, geure senide fusilatuak omentzeko eta gogoratzeko (“ez negarrik egin, ez gaitzazue ahaztu”) monolito baten kokapena eskatu dugu. Geure Elkartetik monolito horren kokapena Boulevard ala Alderdi Eder eskatzen ari gara, bi leku hauetan eman baitziren Hiriaren defentsan unerik hunkigarrienak eta sutsuenak inbaditzailearen aurka!

Azkenik eta behin betirako argi gera dadin, geure senideek ez zuten duintasuna inoiz galdu, duintasuna norbanakoaren baitan delako, eta erail izan ziren kolektiboan ez zeuden narkotrafikanterik, ezta torturatzailerik ere. Duintasuna erail zituztenek galdu zuten, baita egunero galtzen ari dira ere, Genozidaren heriotzatik 35 urte pasa eta gero, eta 2006. urtetik “Oroimen Historikoaren Legea” martxan jarri eta gero instituzionalizatua dagoen Franquismo Soziologikoaren planteamenduekin Biktimak isildu, baztertu eta hutsaldu saiatzen ari direnak. Ez dugu Justizian, Egian eta Kalteordainean oinarritzen ez den “Punto eta Kitto Legea”-rik onartuko.

Oraindik ere Elkarte honek luzatu dituen eskakizunak, guztiz demokratikoak (Izena eta Monolitoa) bereganezina suertatu bazaio egungo Donostiako Udalari, hobe litzateke erabakirik hartuko ez balu, non etorkizuneko balizko Udal guztiz demokratikoak ezabatu, zuzendu beharko bailuke, geure Hiriak 1813, urteko birrinketatik (“kasualitatez” orduan ere inbaditzaile Jeneral batek aginduz) jasan izan duen tragediarik handiena bere leku egokian jar zedin.

"La dignidad la perdieron quienes les asesinaron, y la pierden todos los días quienes después de 35 años de la muerte del genocida y cuatro desde la aprobación de la “Ley de la Memoria Histórica” pretenden silenciar, arrinconar o banalizar a las víctimas, con planteamientos más propios de un franquismo sociológico institucionalizado."

En 1936 se desarrolló una rebelión de militares españoles que, aliados con gobiernos fascistas europeos, cometieron un acto de sedición contra la República y, más grave aún, contra una población civil desarmada e indefensa, con el resultado de un genocidio y crímenes de lesa humanidad.

A consecuencia de esos hechos miles de ciudadanos y ciudadanas vascas fueron asesinados, entre ellos centenares de donostiarras inocentes. 70 años después seguimos pidiendo justicia.

Han pasado 2 años desde que nuestra asociación, ante la inoperancia y olvido del Ayuntamiento, planteara una serie de reivindicaciones para poder, por fin, llegar al reconocimiento por parte de las instituciones de la existencia de casi 400 fusilados tras la ocupación franquista de Donostia-San Sebastián.

Durante estos años nos hemos reunidos con asociaciones, sindicatos, representantes municipales, etc., para presentarles nuestras peticiones, pero ni el Ayuntamiento, con su alcalde a la cabeza, ni la Comisión de Derechos Humanos del Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián, también con el alcalde como máximo responsable, se han dignado a recibirnos, a escucharnos y mucho menos a contestarnos.

Hemos solicitado constantemente el reconocimiento, la verdad, justicia y reparación para con nuestros familiares fusilados, asesinados violentamente por el único hecho de no ser afectos al golpe de estado fascista de 1936.

Hasta la fecha la respuesta del Ayuntamiento, con el alcalde a la cabeza, ha sido la del olvido, el ninguneo y el silencio.

Hemos solicitado reiteradamente que se adopte la decisión de dedicar la denominación de un espacio público representativo (Calle o Plaza) al Colectivo de Víctimas del Franquismo. Nuestra propuesta sigue siendo la modificación del nombre del Boulevard por el de “Boulevard de las Víctimas del Franquismo”. Creemos que este espacio es el más representativo, ya que el Boulevard fue el eje central de la Ciudad donde se vivieron algunos de los momentos más duros y dramáticos de la defensa de Donostia-San Sebastián frente a los invasores fascistas.

Durante todo este tiempo, hemos solicitado también la instalación de un monumento escultórico en recuerdo y reconocimiento de nuestros familiares asesinados. Desde nuestra asociación se sigue pidiendo y defendiendo como ubicación de dicho monumento, alguno de los espacios centrales donde se desarrolló en gran medida la defensa de la ciudad frente a los invasores, esto es el Boulevard o Alderdi Eder.

Por otra parte, y que quede claro para siempre, nuestros familiares no perdieron su dignidad nunca, porque la dignidad es intrínseca a cada persona, y en este colectivo no había ni narcotraficantes ni torturadores. La dignidad la perdieron quienes les asesinaron, y la pierden todos los días quienes después de 35 años de la muerte del genocida y cuatro desde la aprobación de la “Ley de la Memoria Histórica” pretenden silenciar, arrinconar o banalizar a las víctimas, con planteamientos más propios de un franquismo sociológico institucionalizado. No vamos a aceptar una ley de punto final que no se base en la justicia el reconocimiento y la reparación.

Si todavía al actual Ayuntamiento donostiarra le resultan inasumibles los planteamientos democráticos de las peticiones realizadas por este colectivo, sería deseable que no se adoptasen acuerdos que en un futuro Ayuntamiento plenamente democrático se tuviesen que rectificar, para poner en su justo valor la mayor tragedia que ha sufrido nuestra ciudad desde su destrucción en 1813, “casualmente” también ordenada por un general invasor.
RECONOCIMIENTO, VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN. Artículo de opinión de la "Asociación de Victimas del Genocidio" (Donostia)

2010/09/19

La Historia les quema en las manos

"...los fascistas habían llegado al poder arropados, en unos casos, por un gran apoyo popular y, en todos, con el consentimiento del poder económico, la bendición eclesiástica y la timorata «neutralidad» del resto de gobiernos europeos."


Txisko Fernández periodista
GARA
La expulsión masiva de gitanos promovida por el Gobierno de Sarkozy tiene muchos elementos preocupantes, comenzando, claro está, por el desprecio que se está mostrando hacia un colectivo social determinado, al que se está utilizando incluso para librar una batalla de poder interna entre las instituciones de la Unión Europea. Relativizar lo primero, la criminalización de esa población nómada procedente del Este europeo para centrarse en los «excesos verbales» de la comisaria de Justicia, Viviane Reding, es sumamente peligroso. Y es lo que hicieron la mayoría de los mandatarios europeos en la cumbre del pasado jueves. Esa toma de posición generalizada minimizando no sólo los «excesos verbales» de Sarkozy, sino también los hechos consumados de los que es responsable, indica que, pese al duro posicionamiento de la Comisión y del Parlamento europeos, se le está dando un auténtico cheque en blanco.


«Soy el jefe del Estado francés y no puedo dejar que insulten a mi país», «Mi deber es defender a Francia». Estridentes palabras con las que Sarkozy replicaba a las pronunciadas por Reding evocando las prácticas genocidas que tuvieron lugar en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Si la batalla dialéctica se centra en comparar lo ocurrido en los campos de concentración levantados entonces -no sólo por los nazis; por ejemplo, el de Gurs, en el límite con Zuberoa, lo levantó el Gobierno «democrático» francés bastante antes de la invasión alemana- con lo que está pasando con los gitanos, la cuestión pintaría muy bien para Sarkozy.


Pero una lección que ha quedado grabada en la Historia y que no debemos olvidar es que, antes de iniciarse el conflicto bélico, los fascistas habían llegado al poder arropados, en unos casos, por un gran apoyo popular y, en todos, con el consentimiento del poder económico, la bendición eclesiástica y la timorata «neutralidad» del resto de gobiernos europeos. Ésa es la lección que les quema en las manos ahora a los políticos «conservadores» y a sus colegas «socialdemócratas» y «liberales». Y por eso quieren lanzar la Historia a la hoguera.

2010/09/18

Faxismoari ateak irekitzen…

Gorka Julio and Beñat Irasuegi
http://teketen.com/

Espainiako estatuaren etorkizuna kolokan dago, baina ez naiz euskal gatazkaz ari, ezta eskubide zibil eta politikoen etengabeko urraketaz ere. Espainiako gobernuaren lan erreforma, pentsioen erreforma, aberatsei zorren igoera alboratzea eta bere politika guztiari buruz ari naiz. Liberalismoaren tesi gordinenek eta bankuek sortutako krisiaren aurrean alderdi sozialdemokraten erantzuna beraien “programak” alde batera utzi eta liberalismoaren programak bere gain hartzea izan da. Era berean, nazionalismoaren tesi atzerakoienak bere gain hartu eta ongizate estatua deusezteari ekin diote, limite guztiak gaindituz gainera.

Honen aurrean eskuinak, ez dauka aukera gehiagorik ezta errezelorik ere faxismoari ateak irekitzeko. Beraien jomuga, orain artean lortutako eskubideak deuseztatzea eta etorkinen aurkako politikak dira. Kasu batzuetan gainera, langile klasea bera etorkinen aurka jartzea lortzen dutelarik. Benetako ezkerraren erronka, egoera ulertu, hausnarketa bat egin eta benetan egoerari alternibak aurkezteko gaitasunean egongo da. Beti egon da, baina orain inoiz baino beharrezkoagoa izango da. Žižek-ek definitutako zentzuan Utopia garaiak dira. Bestela, faxismoaren etorreraz konturatuko ez garen egun bat iritsi daiteke, jada gizarte faxista batean biziko baikara.

2010/09/16

Espiral estival

Jakue Pascual sociólogo
GARA

Hace un año Manuel Chaves y Patxi López anunciaron el traspaso de las políticas activas de empleo y acusaron a los anteriores ejecutivos vascongados de falta de voluntad para llevarlo a cabo como en otras comunidades. Según «nuestro» lehendakari, pretendieron políticas activas y pasivas, lo que a su juicio rompería la caja única. Este verano el PNV pedía a López que no estorbara si Zapatero quería apoyo para los Presupuestos del Estado. Si las políticas activas de empleo no llegan «inmaculadas», no hay negociación. La diferencia se establece en la cifra 150, hasta llegar a los 450 millones de euros. Urkullu itera: «López debería alegrarse». El lehendakari responde con una pataleta e insiste en que las transferencias las firma él.

López nos obsequió con un verano inspirado. Euskaltel Euskadi lucía Spain por «criterios de realidad, situación y localización». El lema turístico necesitaba de España. Soñaba con un San Mamés rojigualdo. Y lo remató con su interpretación del factor principal a la salida de la crisis como la ausencia de violencia que contribuirá a que se bata el récord de turistas. Allende las fronteras, «la historia de Lucy» -su viaje iniciático por Estados Unidos para establecer relaciones privilegiadas con la diáspora y empresas punta americanas- y el «sumar identidades» compartiendo en Idaho el estrado con el diputado General de Bizkaia. Su conclusión es que la economía vasca crece por tercer trimestre consecutivo, pero sus garantías sociales y la Reforma Laboral de Zapatero no han visitado la cola del paro.

Un año sin acciones armadas. La prensa se hace eco de un acercamiento de presos, lo cual para Currin puede ayudar al proceso. Rubalcaba insiste en su desinformación sobre una posible tregua e Interior trabaja la hipótesis. La izquierda abertzale y EA piden a ETA una declaración al respecto. La BBC difunde el comunicado de alto el fuego. Ares y el gabinete Zapatero se muestran tozudamente escépticos. Basagoiti inyecta veneno electoral bajo la amenaza de una tregua trampa. El «Financial Times» editorializa sobre la conveniencia de legalizar a los representantes de la izquierda abertzale y de acercar a los presos si el alto el fuego es permanente. Interior anuncia que retirará la escolta a unos 500 cargos en el País Vasco y Eguiguren pide a López y Basagoiti que «hagan cosas valientes» por la pacificación.

«Acuerdo sobre las condiciones mínimas y suficientes para el desarrollo del proceso democrático». Adierazi EH! Por la restitución de derechos civiles y políticos. La Fiscalía de la Audiencia Nacional conculca de dos plumazos el derecho de cientos de respetables ciudadanos vascos a la libre expresión. La ocupación policial de Bilbao no frena la marcha por las aceras de la Gran Vía. ¡Aurrera, Goazen! «Adierazpen askatasuna» atraviesa pacíficamente los Jardines de Albia y se constituye en Biltzar en el Kafe Antzokia. El ejemplo desobediente no pasa desapercibido entre los independentistas progresistas, de izquierdas y alternativos. Independentistak propone establecer una red de dinamizadores del movimiento. El buen ambiente pone de manifiesto que sobran lecheras y conejeras como colofón a las regatas de la Concha. Es hora de convocar asambleas.

2010/09/15

Motines del té y miedo al futuro. Mumia Abu-Jamal.

El Motín de Té de Boston siempre me ha parecido una acción teñida de miedo. Quizás sea apropiado que esa imagen aparezca en nuestros tiempos.


Mumia Abu-Jamal

La Haine

Cada evento en una sociedad tiene por lo menos dos lados: el lado visible y el lado oculto.

En muchos casos, el lado visible es simplemente el que coincide con las narrativas mediáticas, una forma perversa del teatro de sombras, en el que los medios, al elegir lo que reportan y lo que ignoran, escriben el guión de la realidad social.

Todos vimos eso hace unos años durante el periodo previo a la Guerra contra Irak, cuando el gobierno, usando todas las herramientas a su disposición, instó a los medios de comunicación a presentar la Guerra de Irak como algo inevitable y, de hecho, presentar lo ilógico como lógico.

Según algunos reportajes publicados, el líder iraquí Saddam Hussein, no creyó que Estados Unidos invadiera a Irak hasta que las bombas empezaron a llover, porque siendo un hombre lógico después de todo, jamás pudo aceptar que los norteamericanos fueran tan tontos.

No nos olvidemos que Estados Unidos armó el ejército de Saddam en la desastrosa guerra entre Irak e Irán, en la cual murieron cerca de un millón de personas. Saddam sabía bien que una invasión de Estados Unidos debilitaría a Irak, y haría considerablemente más fuerte a Irán. Razonaba que eso no tenía sentido desde el punto de vista de los intereses de los Estados Unidos.
Como el tiempo nos ha enseñado, los gobiernos hacen cosas absurdas, llevados por las fuerzas electorales y de clase hacia la locura bélica.

Los grupos de Motín del Té constituyen una de estas fuerzas electorales. Son grupos que corren a buscar refugio en un pasado que hoy parece más brillante de lo que parecía en su propia época.

Ellos quieren recibir los ingresos que hacían posible un estilo de vida en que millones de personas iban ascendiendo en la escala social hasta que los hacedores de política los traicionaron al promover el Tratado de Libre Comercio (TCLAN) y otros pactos semejantes que enviaron los trabajos industriales fuera de Estados Unidos para siempre.

Ellos quieren la seguridad económica por la que sus abuelos lucharon hasta conseguirla, pero sin los sindicatos que los llevaron a tal seguridad. En esencia, ellos quieren el ayer, sin las luchas que dieron forma a aquella época.

Quieren la supremacía de los blancos (con unas cuantas figuras de color para fingir igualdad), una sociedad donde sólo se habla inglés (olvidando las muchas lenguas que hablaron sus abuelos) y la eterna guerra contra el Otro, amenazante y oscuro, (es decir, los musulmanes, chinos, negros, mexicanos, venezolanos, etc.).

¿No es irónico que hayan escogido una imagen histórica, El Motín del Té de Boston de 1773, en el cual los bostonianos se disfrazaron de indios para sabotear, destruir y tirar al mar cargamentos británicos de té como una protesta contra los impuestos? Siempre me he preguntado: ¿por qué se disfrazaron de indios? ¿No hubiera sido más sencillo usar máscaras?

¿Por qué no usaron su propia vestimenta? ¿Por qué cubrieron la cara, a no ser que temieran la reacción del Ejército Británico? ¿Por qué se disfrazaron de indios, a menos que su intención era provocar una represión británica y americana contra las tribus indígenas de la región?

El Motín de Té de Boston siempre me ha parecido una acción teñida de miedo. Quizás sea apropiado que esa imagen histórica aparezca en nuestros tiempos. Porque, a final de cuentas, ellos temen el único constante del universo: el cambio

Del corredor de la muerte, soy Mumia Abu-Jamal.

--(c) 10 Audio grabado por Noelle Hanrahan: http://www.prisonradio.org/
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México

2010/09/14

Nostálgicos. Iñaki Egaña

"...descubrimos, a veces con horror, que los nostálgicos no eran Fraga and company, sino que eran legión. Se habían introducido en la sociedad, en los medios de comunicación, en las escuelas, en los foros de opinión."




Iñaki Egaña Historiador
GARA


Hay un pueblo llamado Bidania, colgado a las faldas de Hernio, que acoge a la casa en la que antiguamente se reunían los representantes de los pueblos de Gipuzkoa, antes incluso de que los bárbaros llegaran a América. En las laderas del monte que centra el viejo territorio guipuzcoano, dicen que se batieron romanos y várdulos, moldeando un escenario tan sangriento que los supervivientes dieron lugar al poblado conocido como Errez-il, precisamente de la conjunción en la sencillez de la muerte. Un pueblo milenario, como si se hubiera echado a dormir al margen de lo que pasaba a su alrededor.


Pero no hay que fiarse de los escenarios apacibles. Desde comienzos de 1950 la muerte esquivó a Bidania, provocando la estupefacción de unos y otros. Parecía como si una extraña epidemia se hubiera asentado en la comarca. Una plaga que afectaba a los vivos y que, como consecuencia de los virus que la transmitían, no permitía que nadie del pueblo falleciera. Fuera cual fuera la edad, fuera cual fuera la enfermedad.


Cuando los meses comenzaron a correr y el vecindario percibió que nadie moría, el ambiente en Bidania se enrareció. ¿Por qué? Si nadie dejaba el mundo de los vivos, mejor que mejor. No fue así, sin embargo. No era normal, ni siquiera serio. La pesadumbre se apoderó de todos los vecinos. Los enfermos que sanaban eran mirados de mala manera y los sanos que no enfermaban se defendían diciendo que no era por ellos que el clima se deterioraba.


Hasta que en las postrimerías de 1950 expiró un anciano de 89 años y todos los vecinos de Bidania experimentaron una radiante satisfacción. Todo volvía a su sitio. Se celebraron fiestas en memoria del fallecido y retornó la concordia social. No era de extrañar porque la verdad es que Bidania había pasado un año muy amargo, paradójicamente, debido a la salud de sus vecinos.


Un tiempo después, la cercana y a la vez lejana Eibar experimentó también un terrible sobresalto, con una epidemia de gripe que acogotó a Gipuzkoa y se cebó especialmente en la villa armera. Eibar, en plena expansión humana y urbanística, contaba con cerca de 20.000 almas. Según las estadísticas provinciales, cada dos días fallecía alguno de sus vecinos y las parroquias tañían entonces a muerto. Los redobles recordaban a qué familia pertenecía el finado.


Con la gripe, severa como hacía tiempo no se conocía, los muertos ascendieron rápidamente de forma alarmante. Dos, tres y hasta cinco diarios. Las campanas rompían el silencio y alertaban a los vecinos de la rigidez de la muerte como si un martillo rompiese sus conciencias de cristal. El recuerdo del destino universal carboniza.


Y una mañana sombría por el recuerdo, las autoridades decidieron que las campanas ya no debían doblar a muerto. Dejaron a Hemingway huérfano y espantaron el espanto, silenciando las defunciones a pesar de que el filo de la guadaña seguía acechando desde las lomas del Urko y del Kalamua. La muerte, a pesar del mutismo, continuaba cabalgando a lomos del caballo de la gripe y cada día arrancaba a los enfermos del mundo de los vivos.


Historias de muertos en el mundo de los vivos, historias de almas marchitas a la espera del censo en el que Gogol se adelantó a Kafka. Ahora, decía Gogol, encajando la muerte en la estadística, me acerco indiferente a cualquier pueblo desconocido y considero sin interés su apariencia vulgar. Una descripción perfecta de la eternidad, de la muerte.


Nostalgia de las tinieblas donde nada se mueve.
En el mundo de los vivos también suspiran los muertos, los nostálgicos, aquellos que nacieron con el epitafio de su tumba marcado en la frente, antes siquiera que pudieran destetarse.


Cuando murió Franco, los medios de comunicación sellaron el substantivo «Nostálgico» para adjetivar, valga la incoherencia, a los que desterraban el futuro y suspiraban por mantener, durante el mayor tiempo posible, los códigos falangistas en la entonces llamada joven democracia española. Olían a naftalina, no iban con los tiempos, se refugiaban en la historia y perdían el tren de la modernidad. Estaban pasados de rosca. La movida madrileña, en todos los sentidos, arrasaba.


Desde el congreso del Reino, algún diputado los tildó de inmovilistas, y toda la corte política y mediática, acompañó a la nostalgia, por si no era suficientemente, la explicación inmovilista. Prácticamente todos estábamos de acuerdo en que Silva Muñoz, Martín Villa o Fraga Iribarne, pertenecían a la corte faraónica. Estaban más secos que los lagartos del Kalahari.


Pasaron los años, nos hicimos un poco más viejos y nos acercamos al mundo en el que Chíchikov comenzaba a extender sus redes. Y descubrimos, a veces con horror, que los nostálgicos no eran Fraga and company, sino que eran legión. Se habían introducido en la sociedad, en los medios de comunicación, en las escuelas, en los foros de opinión. Lo habían hecho a través de las alcantarillas, del aire acondicionado, del conducto del agua.


Pero, ¿y si no se hubieran ido nunca? Tuve esta inquietante visión cuando mis hijos empezaron a crecer y trajeron los libros de texto a casa. Los inmovilistas estaban anclados desde las primeras páginas. Recibí un repentino sobresalto cuando enfermé gravemente y me quedé pegado a la televisión durante varios meses. Aquellas cadenas parlantes no se diferenciaban demasiado de la UHF de mi tiempo.


Y, con aflicción por mi parte, tuve la constatación de que los nostálgicos dominaban el escenario político, cuando mi médico me aconsejó comprar gafas para cerca y, también, para lejos. Entonces, gracias a los vidrios de refuerzo no me quedó demasiado margen para el error. España huele entera a alcanfor, sustancia para que lo viejo se mantenga libre de esos temibles cambios que vuelan con el paso del calendario.


España hiede a naftalina porque exalta su religión, celebra conquistas y esclavismos, medita sobre el futuro desde la caspa, con un eco que me produce vergüenza ajena. Como la de esos paisanos que se cubren de negro en las dos localidades fronterizas guipuzcoanas para ridiculizarse con ese label de «Betiko». España huele a muerto porque su política es la de Cánovas y Sagasta, la de reyes viciosos medievales, validos y favoritos que amasan la masa en tiempos récord. Que nada se mueva.

En estas últimas semanas, el escenario político vasco ha sufrido un revolcón, objetivamente. La declaración de ETA ha sido parte sustancial del mismo. Los inmovilistas, sin embargo, no han visto más allá de los guiones diseñados por nostálgicos del UHF y la eterna canción ganadora de Eurovisión: La, la, la. Sin palabras, sílabas sin más significado que la ausencia.


Nos dicen que nada cambia, que nada cambiará. ¿Pueden ampliar un poco más el análisis, por favor? De lo contrario pensaremos que esos señores del bigotito fino estilo Errol Flyn, han llegado cómodos a esta situación, hacen negocio con conflictos internos o externos, depende de la posición nacional, y que el escenario diseñado, como el de las armas de destrucción masiva, sirve para amañar todo: educación, memoria, elecciones, economía y lo que llegue.


Pensaremos que todo es manipulación, y creo que acertaríamos, y que el único objetivo es que nada se mueva. Que Pelayo, Camacho, López, Barcina, Queipo de Llano, Ares, Santa Teresa, Casinello, César Vidal, los Reyes Católicos, el Fary, Amedo, Manolete, Alonso, Caamaño, Pizarro o Mola son personajes de una película de dibujos inanimados con los créditos atascados en las fechas. Pensaremos, sin demasiada imaginación, que España va de víctima, de Moscú, de ETA, de las Azores, de la Pérfida Albión, del árbitro que dejó sin señalar el penalti a Salinas, qué más da, y que en ese escenario, desde Trafalgar, se mueve como gato panza arriba.


Los haraganes de la política ¿muertos vivientes o vivos moribundos? No tengo respuesta.

2010/09/12

El taller de la Memoria

El diario DEIA publica este domingo un reportaje en el que relata los pasos que los tecnicos de la sociedad Aranzadi siguen a la hora de desenterrar los restos de desaparecidos en la Guerra de 1936.


No es casual. El hecho de que, siete décadas después de su muerte, cientos de desaparecidos sean encontrados, desenterrados y, en ocasiones, identificados, no se debe al azar. No es una cuestión de suerte. No ocurre porque sí. Detrás hay un trabajo, una dedicación y, sobre todo, una implicación. Una intervención necesaria que pretende encontrar, en última instancia y a través del análisis de unos restos, un nombre y unos apellidos, pero que, aunque no lo consiga, siempre merece la pena. Porque, aunque el resultado no sea el pretendido en todos los casos, en este tema, el fin se justifica en los medios. Lo importante es lo que se hace, más allá de lo que luego se pueda conseguir.


"No siempre sale bien. A veces no encuentras la fosa, otras veces está vacía, en otras los restos están destruidos y, en otras, no logramos extraer el ADN del hueso", explica Paco Etxeberria, médico forense de la UPV y presidente de la Sociedad de Ciencias Aranzadi sobre ese desenlace no siempre exitoso. Pero, pese a ello, la búsqueda habrá sido positiva. Habrá ayudado a sumar en la restauración de la memoria y, como suele subrayar el propio Etxeberria, en la recuperación de las dignidades en su día arrebatadas. Y habrá servido, por supuesto, para atender la solicitud de una familia.


EL PROCESO
Una rutina que se repite
El presidente de Aranzadi formula sus palabras desde el lugar en el que, precisamente, trata de completar esa labor de recuperación: el laboratorio de la Facultad de Medicina de la UPV en Donostia. En él, durante todo el tiempo que le es posible, el equipo de Aranzadi ejecuta esa parte del proceso que sucede a la exhumación y que precede, cuando es posible, a la entrega de los restos a las familias. Esa tarea que se ha repetido allí más que en ningún otro caso -la mayor parte de los desaparecidos de la Guerra Civil que han sido desenterrados han sido analizados por esta organización- y que mantiene siempre una misma rutina: limpieza, medición, documentación gráfica, extracción de ADN y elaboración del correspondiente informe técnico.
"El primer trabajo de laboratorio es de limpieza y ordenación. Se sacan todos los restos -que llegan separados en cajas individualizadas-, se limpian, se secan completamente y se guardan en bolsas nuevas, ordenados por regiones anatómicas", indica Etxeberria, que explica que los huesos están, a veces, deteriorados, fragmentados por la presión de la tierra, sucios o con un exceso de humedad.


ANTROPROMETIA
Primera aproximación
Una vez limpios, prosigue, se recurre a la antropometría para, mediante la toma de medidas, establecer la estatura, el sexo y la edad y fijar una primera orientación sobre la identidad. Y, después, se fotografía el conjunto. Se recogen en documentos gráficos tanto los huesos como aquello que sea más destacable, con mención también para las posibles patologías. En este sentido, se estudian, por un lado, las lesiones perimortem (las que llevaron a la muerte, normalmente impactos de arma de fuego), y, por otro, las lesiones antemortem -anteriores a ella-, que sirven igualmente para orientar la identificación (una cojera, una artrosis en la columna o una lesión en el ojo pueden resultar determinantes).


A partir de ahí, el protagonismo lo acapara la toma de muestras para analizar el ADN, que se obtiene, o bien de los dientes, o bien del hueso. En el primer caso, es preferible que sean muelas y, siempre, tienen que estar sanas. En el segundo, se corta una cuña de unos dos centímetros del fémur, porque es el hueso con más grosor y tiene el tejido mejor preservado. En una u otra situación, en cualquier caso, se envía la muestra para su cotejo en un laboratorio externo. Y ahí, de alguna forma, acaba la labor de análisis por parte de Aranzadi.


Posteriormente llegan las conclusiones y, con ellas, la elaboración del documento de cadena de custodia, que revela todas las incidencias que han tenido los restos desde que fueron localizados hasta que se enviaron al laboratorio. Una especie de ficha secuencial a la que se agrega el estudio de los objetos encontrados junto a la víctima y que concluirá, finalmente, en el documento técnico-pericial, absolutamente descriptivo y documentado y que se entrega a las familias y a las personas implicadas al final del proceso.


Informe que, por encima de todo, pretende ser técnico e imparcial. "En los antecedentes puedes explicar lo que se sabe de manera objetiva y contrastada, pero no nos corresponde una interpretación o valoración", argumenta Etxeberria, que asegura que ellos aclaran cómo murieron esas víctimas, pero no por qué lo hicieron. "Nosotros decimos cómo ocurrió. Cuántos murieron, dónde fueron enterrados, quién era quién, cuántos disparos hubo... Pero es el historiador el que podrá explicar si la razón fue una venganza, una rivalidad, el hecho de tener una responsabilidad pública o la afiliación a un sindicato", dice.


A ese respecto, se muestra favorable a que los informes de cada ámbito sean independientes entre sí. "Hay estudios que tienen que estar hechos por historiadores, otros por arqueólogos, otros por antropólogos y, en su caso, otros por especialistas en balística. La suma de ellos da una visión completa", opina. Y agrega que, aunque no siempre se puede trabajar con la misma metodología, es preferible que siempre se intente seguir el mismo procedimiento.

TIEMPO VARIABLE
Tres meses, más de un año
En general, el análisis de cada individuo en el laboratorio exige diez días, pero el resultado de uno u otro conjunto -restos procedentes de la misma fosa- suele variar dependiendo de múltiples factores. "No se hace todo seguido. Se hace una tarea, luego otra, luego se va a una exhumación, más tarde a la recogida de un testimonio...", comenta Etxeberria. Además, cada conjunto presenta sus propias peculiaridades, como el número de cuerpos localizados o su estado de conservación. "Hace poco hemos podido completar todo el proceso de un conjunto de tres individuos en apenas tres meses, pero es posible que otro nos lleve más de un año", precisa, a modo de ejemplo. Eso sí, asegura, nunca falta trabajo. Siempre hay restos en este laboratorio de la UPV.

No en vano, y a pesar de que existen otros siete centros que analizan restos de la Guerra (en Galicia, León, Aragón, Barcelona, Madrid, Valencia y Sevilla), Aranzadi lo ha hecho con la mayor parte de los cuerpos desenterrados hasta la fecha (la sociedad ha participado en cerca de un 70% de las exhumaciones realizadas y lleva una década trabajando sin interrupción en este ámbito). En algunos casos, de hecho, es la saturación de sus instalaciones la que hace que esa tarea recale en otras universidades con las que, por otro lado, colabora.

Y también varía, de acuerdo con las características de cada desenterramiento, el porcentaje de identificación de los restos. "En fosas pequeñas es alto, en fosas grandes es muy limitado", explica el médico forense, que reconoce que, en cierta medida, el trabajo que ellos realizan en el laboratorio se corresponde con el que reflejan series televisivas como CSI. "La tarea que hacemos se tiene que ajustar a una serie de parámetros reconocidos internacionalmente y la metodología es prácticamente la misma que se utiliza para un caso reciente".

PROCESO NORMALIZADO
Mayor receptividad
Cuando se desconoce quiénes son las víctimas de una fosa, los restos suelen depositarse en un panteón habilitado para ellas. Cuando, por el contrario, se conoce la identidad y se sabe quiénes son los familiares, se les entregan a ellos los restos, si así lo desean y siempre y cuando haya garantía absoluta -mediante el cotejo del ADN- de la identidad de la persona fallecida. Todo ello, dentro de un contexto ahora ya más "normalizado", en el que la receptividad y el interés son cada vez mayores tanto por parte de las instituciones como de las familias.

Ello provoca que, también cada vez con más frecuencia, se repitan las escenas de la entrega de restos a los allegados de un desaparecido. Una fotografía que representa el final del proceso pero que no es casual. Es fruto de ese paso por el taller de recuperación de la Memoria en el que, de alguna forma, se convierte el laboratorio de Aranzadi.

Fumbol” y clubes en bragas (I y II). Jon Odriozola

"...el estadio Santiago Bernabéu fue construido por presos republicanos, al igual que el…… Valle de los Caídos, mano de obra esclava, que no “víctimas del terrorismo”

GARA
Jon Odriozola


(30 de agosto)
O en pelotas. Muchos clubes de Primera y en Segunda División no es ya que compren partidos o sobornen a árbitros y jugadores-el último caso es el Hércules-, que esto ha pasado siempre con el célebre “hombre del maletín” o, como nos contara en Baraka Eusebio Ríos, años ha, apareciera en la gabeta del vestuario del trencilla de turno del Benito Villamarín bético un insinuante peluco de oro antes de saltar los gladiadores al pasto. Puritita sutileza morisca y elegante. Al Mallorca le han impedido jugar el caramelo de la Champions por insolvente; pero es que, legalmente, debería estar desaparecido, al igual que, por ejemplo, el Valencia o el Deportivo, como en su día pasó con los modestos Burgos, Almería o Logroñés. El actual presidente de Osasuna, Izco, ya predijo que el fútbol camina hacia el desastre financiero. A su antecesor sor opusdeísta, Ezcurra, le tomaban el pelo ¡por presentar balances positivos y limpios! Ocurre que puede que no haya pan, pero el circo debe continuar. El buen aficionado tal vez recuerde las masivas manifestaciones que hubo en Vigo y en Sevilla cuando estos clubs “técnicamente” descendieron a Segunda por morosos. Fue tal la demostración popular que la Federación Española no tuvo más remedio que aumentar en dos equipos más la Liga española para evitar que bajaran y dar paso a los que habían subido de Segunda.


La insolvencia (falta de liquidez para hacer frente a sus deudas más inmediatas) es lo que caracteriza a la mayoría de los clubes rozando la quiebra técnica (la suma de todas sus obligaciones a pagar -pasivo- es mayor que la de todos sus derechos o activos). El principal acreedor es Hacienda (los clubs son sociedades anónimas y, por tanto, tienen que presentar como cualquier empresa sus liquidaciones de IVA e impuestos de sociedades). Estos clubes de Primera y Segunda -no todos- adeudan a la Agencia Tributaria, en 2009, 627 millones de euros, a lo que hay que agregar lo que se adeuda a la Seguridad Social (nóminas de todos los empleados del club, incluidos los jugadores). Sucede que la cifra real se desconoce, pues los Gobiernos la consideran de “carácter reservado”, o sea, como si fuera top secret militar. Que es como decir que, en efecto, los clubes defraudan a las arcas públicas, pero más vale eso que “desencantar” a la plebe con el bálsamo de Fierabrás, que es el juguete del carrusel deportivo dominguero y, de paso, sublimar frustraciones y alimentar pasiones.


Ahora, con la crisis, los clubes solicitan créditos a los bancos, para subvenir deudas, que no son concedidos, pues entre mangantes y manirrotos no se fían (salvo con Florentino). Inventaron la lay de Sociedades Anónimas Deportivas a principios de los 90 para partir de cero generando recursos propios pero, como siempre, y usando los pingües contratos de televisión, gastan más que ingresan. Son como niños. Son máquinas de generar deudas. Deberían estar en la cárcel por fraudes fiscales (los niños no, tan cabrón no soy). Luego vino la Ley Concursal (eufemismo de la suspensión de pagos), pero lo dejo aquí porque,ottia,”bacalao” del Athletic. Continuará......




(7 de septiembre)
En la anterior entrega, lo dejamos en la Ley Concursal como salvavidas de náufragos manazas. Con esta Ley-improvisada y apurada- las sociedades anónimas deportivas pueden llegar a un acuerdo con los acreedores para disminuir una parte de la deuda y aplazarla mediante la cancelación de embargos, paralización de ejecuciones hipotecarias para “renegociar” la deuda. Es lo que antes se llamaba “plan de viabilidad”, otro eufemismo.Con la nueva Ley del Deporte(¿), casi todos los clubes de fútbol se convirtieron en SAD emitiendo acciones para su venta. Como modo de blanquear dinero ”negro” y otros “pelotazos”, especulativos de, por ejemplo el ladrillo famoso, se hicieron con fuertes paquetes de acciones llegando, algunos, hasta a ser presidentes del club, como Gil y Gil. Si les va mal a estos “patrocinadores”, dejan en la estacada a estos clubes: el Grupo Drac al Mallorca, Martinsa Fadesa al Coruña, la constructora Seop al Santander. A los clubs no les queda otra que vender sus “mercancías”, otrosí los jugadores –esclavos privilegiados-, como en Valencia o el Villareal. No siempre sale mal entrar en concurso, véase Real o el Málaga.


Los clubes con dificultades económicas acuden a los bancos a solicitar unos créditos que les son negados igual que a las pymes. Es la ley de la jungla capitalista, salvo que te llames Real Madrid o Barcelona (a Cruyff lo fichó La Caixa) o te patrocine, indirectamente, Esperanza Aguirre, como al Getafe. En el caso del equipo merengue, la imagen de marca es Florentino Pérez, un hombre analfabeto futbolísticamente hablando, pero un rey Midas que convierte en oro lo que toca. Florentino no pone un penique de su bolsillo cuando ficha “galácticos”. Pide créditos a Botín o a Cajamadrid que le son concedidos sencillamente porque ofrece garantías de poder devolver esos astronómicos y escandalosos fichajes. Una sola palabra tuya, Florentino, bastará para sanarme en forma de merchandising, bolos, publicidad y venta de camisetas, etc. En otras palabras, los fichajes los paga el Madrid y no Pérez, en quien los bancos y cajas ven sinónimo de aval y solvencia. No es lo común. Siguiendo con el Madrid –contra quien no tengo nada-, es sabido que este club se reflotó gracias a la recalificación y venta de “su” Ciudad Deportiva. El propio Florentino reconoció en 2001 que la deuda del club ascendía a 46000 millones de pesetas, es decir, que, según la normativa de la UEFA, entonces, estaba abocado a su disolución. La Ciudad Deportiva jamás fue propiedad del Real Madrid. Todo arranca de la época del ex divisionario azul Santiago Bernabéu, que hizo suyos unos terrenos –expropiadores a una familia de posibles- a condición de edificar vivienda social, algo que nunca se hizo. Florentino vendió lo heredado y no suyo en origen a sus propietarios expropietarios en su día: el Ayuntamiento y hoy la Comunidad Autónoma. O sea, como que te manguen la radio del coche y luego te la vendan.


Por cierto, el estadio Santiago Bernabéu fue construido por presos republicanos, al igual que el…… Valle de los Caídos, mano de obra esclava, que no “víctimas del terrorismo”.

2010/09/11

EL OTRO 11-S: Ultimo discurso de Salvador Allende desde la casa de la Moneda

El 11 de septiembre se cumplen 37 años de la instauracion de la dictadura militar de Cesar Augusto Pinochet.

Compatriotas: es posible que silencien las radios, y me despido de ustedes. En estos momentos pasan los aviones. Es posible que nos acribillen. Pero que sepan que aquí estamos, por lo menos con este ejemplo, para señalar que en este país hay hombres que saben cumplir con las obligaciones que tienen. Yo lo haré por mandato del pueblo y por la voluntad consciente de un presidente que tiene la dignidad del cargo...Quizás sea ésta la última oportunidad en que me pueda dirigir a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Portales y Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura, sino decepción, y serán ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron.

Soldados de Chile, comandantes en jefe y titulares... al almirante Merino... ... El general Mendoza, general rastrero que sólo ayer manifestara su solidaridad y lealtad al gobierno, también se ha denominado director general de Carabineros.

Ante estos hechos sólo me cabe decirle a los trabajadores: yo no voy a renunciar. Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen, ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Trabajadores de mi patria: quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. Es este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, espero que aprovechen la lección. El capital foráneo, el imperialismo, unido a la reacción, creó el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición: la que les señaló Schneider y que reafirmara el comandante Araya, víctima del mismo sector social que hoy estará en sus casas esperando con mano ajena conquistar el poder para seguir defendiendo sus granujerías y sus privilegios. Me dirijo, sobre todo, a la modesta mujer de nuestra tierra: a la campesina que creyó en nosotros, a la obrera que trabajó más, a la madre que supo de su preocupación por los niños. Me dirijo a los profesionales de la patria, a los profesionales patriotas, a los que hace días están trabajando contra la sedición auspiciada por los colegios profesionales, colegios de clase para defender también las ventajas de sociedad capitalista.

Me dirijo a la juventud a aquellos que cantaron y entregaron su alegría y su espíritu de lucha; me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos porque en nuestro país el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente en los atentados terroristas, volando puentes, cortando las vías férreas, destruyendo los oleoductos y los gasoductos frente al silencio de los tenían la obligación proceder... La historia juzgará.

Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa me seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes, por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la patria. El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi patria: tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres el momento gris y amargo, donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile, viva el pueblo, vivan los trabajadores!

Estas son mis últimas palabras, teniendo la certeza de que el sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una sanción moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.




SALVADOR ALLENDE Santiago de Chile


11 de septiembre de 1973

2010/09/08

¿Xenofobia en todas partes?

"El sentimiento de decadencia nacional es inevitablemente exacerbado, en lo particular, en épocas de grandes dificultades económicas, como en las que se encuentra el mundo hoy día. Así que no es sorpresa que tal xenofobia haya comenzado a jugar un papel que crece en importancia, en la vida política de los estados, por todo el mundo."


Immanuel Wallerstein, sociologo
La Haine
El diccionario define la xenofobia como "el miedo, odio, rechazo o recelo hacia los extraños, extranjeros o gente de fuera, o hacia cualquiera cosa extraña o extranjera". Parece ser una plaga endémica en todas partes del mundo. Pero infecta a mayor número de personas sólo en ocasiones. Ésta es una de esas veces.


Pero ¿quién es extranjero? En el mundo moderno, parece que la lealtad más fuerte es aquélla que se brinda al Estado del cual es uno ciudadano. A esto se le llama nacionalismo o patriotismo. Sí, algunas personas ponen otras lealtades antes que el patriotismo, pero parece que están en minoría.


Por supuesto, hay muchas situaciones diferentes en las que la gente expresa sus sentimientos nacionalistas. En una situación colonial, el nacionalismo se expresa como la exigencia de liberarse del poder colonial. Parece asumir formas similares en lo que algunos llaman una situación semicolonial, que es una en que el país es técnicamente soberano pero vive bajo la sombra de un Estado más fuerte, lo que lo hace sentir oprimido.


Luego está el nacionalismo del Estado fuerte, que se expresa como una afirmación de superioridad técnica y cultural, que sus proponentes sienten que les otorga el derecho de imponer sus puntos de vista y valores a estados más débiles.


Podemos aplaudir el nacionalismo de los oprimidos como algo valioso y progresista. Podemos condenar el nacionalismo opresivo de los fuertes como retrógrado y sin valor. Sin embargo hay una tercera situación en la que un nacionalismo xenófobo levanta la cabeza. Es aquella en que la población de un Estado siente o teme que esté perdiendo fuerza, que de algún modo está en "decadencia".


El sentimiento de decadencia nacional es inevitablemente exacerbado, en lo particular, en épocas de grandes dificultades económicas, como en las que se encuentra el mundo hoy día. Así que no es sorpresa que tal xenofobia haya comenzado a jugar un papel que crece en importancia, en la vida política de los estados, por todo el mundo.


Lo vemos en Estados Unidos, donde el llamado Partido del Té quiere "recuperar el país" para “restaurar America y… su honor”. En un mitin en Washington el 28 de agosto, el organizador, Glenn Beck, dijo: "Para ser honestos, conforme miro los problemas de nuestro país, pienso que el aliento caliente de la destrucción resopla en nuestro cuello. Para fijar la imagen políticamente, no es algo que yo vea en todas partes".


En Japón, una nueva organización, el Zaitokukai, rodeó una escuela primaria coreana en Kyoto en diciembre pasado, exigiendo "expulsar a los bárbaros". Su líder dice que modeló su organización según el Partido del Té, y comparte la sensación de que Japón sufre ahora una pérdida de respeto en el escenario mundial y que va en la dirección equivocada.


Europa, como sabemos, ha visto que en casi todos los países surgen partidos que buscan expulsar a los extranjeros y recuperar el país para las exclusivas manos de los llamados verdaderos ciudadanos, aunque dilucidar cuántas generaciones de linaje continuo se requieren para definir a un verdadero ciudadano sea una cuestión elusiva.


Tampoco está ausente el fenómeno en los países del Sur, de América Latina a África y Asia. No tiene caso expresar todas las múltiples y repetidas instancias de cuándo o dónde alza su horrible cabeza la xenofobia. La cuestión real es qué hacer, si es que algo se puede hacer, para contrarrestar sus perniciosas consecuencias.


Hay una escuela del pensamiento que esencialmente arguye que uno tiene que mediatizar las consignas, repetirlas de manera diluida, y simplemente esperar el momento cíclico en que la xenofobia haya muerto porque mejoraron los tiempos económicos. Ésta es la línea de lo que se podrían llamar partidos de derecha y centro-derecha dentro del establishment.


Pero, ¿qué hay de los partidos de izquierda o centroizquierda? La mayoría, no todos, parecen cohibidos. Parecen temerosos de que de nuevo se les acuse de "antipatriotas", o "cosmopolitas", y se preocupan de que puedan ser barridos por la marea, aun si la marea amaina en el futuro. Así que hablan, débilmente, de valores universales y de "compromisos" prácticos. ¿Acaso esto los salvará? Algunas veces, pero con frecuencia no. Con frecuencia son barridos por la marea. Algunas veces, hasta se unen a la marea. La historia anterior de los partidos fascistas está repleta de muchos líderes de "izquierda" que se volvieron fascistas. Después de todo ésa es la historia del hombre que virtualmente inventó el término fascista –Benito Mussolini.


La voluntad de abrazar los valores igualitarios a plenitud, incluido el derecho que tiene toda clase de comunidades a ejercer su autonomía, en la estructura nacional política que acomoda la tolerancia de múltiples autonomías, es una posición políticamente difícil tanto de definir como de sostener. Pero es probablemente la única que ofrece alguna esperanza de largo plazo de que sobreviva la humanidad.


Traducción:
Ramón Vera Herrera para La Jornada

2010/09/07

La realidad supera a la aflicción

"Millones de personas afrontan una situación desesperada de salud, hambre, guerra o pobreza. El tiempo juega en su contra. Se conocen, de sobra, las causas."


Txus Najera
Colectivo Malatextos


Seguro que ya están preparando la película, taquillera y rentable, por descontado, dado que el marketing, la economía y la política se llevan bien y, últimamente, requetebién.


Treinta y tres mineros permanecen con vida tras ser sepultados, hace semanas ya, en la chilena mina de San José, en Copiapó. Hasta ahora la siniestralidad minera, en cualquier latitud del planeta había sido objeto de denuncia y suscitaba el apoyo y solidaridad para con los afectados. Hoy esto ya no sucede. Los mineros y su tragedia, en lugar de víctimas, son protagonistas de la telerrealidad, ocupando muchos minutos en los informativos, sin atisbo de un dolor sincero por parte de la audiencia. Pero por más que nos muestran imágenes, por más que nos «informan», nada sabemos de sus derechos laborales, de las medidas de seguridad existentes (o ausentes) en la mina, ni de los accidentes previos, que los ha habido recientemente, uno de ellos mortal. Tampoco parece que nadie demande esta información, ya que lo importante parece ser la atractiva trama peliculera que ha surgido. Tenemos todos los elementos: de banda sonora, el himno nacional de Chile; los buenos, el Gobierno y sus equipos de rescate; los secundarios, los mineros; los extras, sus compañeros y familias; el final, previsiblemente feliz, es decir acrítico, y todos sobreviven, dando lugar a emotivas y televisivas escenas de abrazos y llantos.


Da pena ver en qué pretenden convertir, a veces con mucho éxito, a los parias, pues a la explotación laboral se le ha sumado la mediática. Como resultado, una alienación superlativa. Para combatir estas maniobras es bueno tener memoria, y podríamos recordar cómo en 1907, en tierras chilenas, Iquique, sucedió la matanza de un millar de obreros del salitre que luchaban por sus derechos laborales ante la prepotencia y crueldad de Gobierno y empresarios. Fueron masacrados, pero nadie les pudo robar la dignidad de sentirse explotados y protestar por ello. Hoy, en su país, de la injusticia han hecho una virtud y la gestión del rescate cierra la boca de la denuncia y presenta como salvadores a quienes no hacen si no precarizar y manipular.


Hoy, en todo el mundo, se da el mismo escenario que en la mina de Chile. Millones de personas afrontan una situación desesperada de salud, hambre, guerra o pobreza. El tiempo juega en su contra. Se conocen, de sobra, las causas. Se podría actuar tomando medidas acordes. Todos somos testigos, tal vez cómplices y lo vemos en el telediario, pero ¿alguien va a hacer algo?


El 29 de septiembre se ha convocado una Huelga General para todo el Estado español, pantomima de quienes amarillean, apuesta fuerte y comprometida de quienes pelean. Podemos asistir al espectáculo de ver cómo se nos van sustrayendo derechos día tras día o podemos intervenir con los medios, formas y discursos que cada cual considere. La dignidad, esa que sobraba en Iquique, al igual que la libertad o la solidaridad las quieren convertir en meros condimentos de un guión televisivo, pero también podemos ejercerlas y truncar así su macabro «Fin» para imponer nuestro esperanzador «continuará...».

Archivo del blog