Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2010/12/29

Nota de Aurore Martin, que decidio pasar a la clandestinidad ante la imposiblidad de trabajar legalmente por Euskal Herria

Una veintena de militantes de FSU, CGT, Solidaires, CNT, NPA y Oldartu han denunciado la «agravación de la represión política por parte de los estados español y francés, más aún cuando la izquierda abertzale se expresa a favor de una resolución democrática y política al conflicto del País Vasco».

Me veo obligada a escribiros una carta abierta. Me dirijo a todas y a todos hoy para expresaros toda mi indignación, mi inquietud, mi temor pero también toda mi determinación y mi voluntad de luchar. Es hora de defender nuestros derechos civiles y políticos con fuerza, este precedente (la extradición) no permite presagiar nada bueno.

¿Lo inaceptable, se puede aceptar?. ¡Absolutamente no!.

A menudo la Historia del País Vasco nos ha enseñado que lo inaceptable era posible: las extradiciones las numerosas ordenes de arresto europeas expedidas contra multitud de militantes políticos (Segi, Askatasuna, Udalbiltza…), la existencia de legislaciones y tribunales de excepción en Paris y Madrid, la práctica de la tortura en las comisarias y casas cuartel españoles, los partidos políticos prohibidos, diarios cerrados y periodistas torturados y encarcelados, las detenciones masivas, la desaparición y muerte de Jon Anza,...

Todo esto existe, esta represión está normalizada, es lo cotidiano en el País Vasco, para las vascas y vascos. Esto es posible porque las principales formaciones políticas en Francia y en España con la complicidad de sus satélites locales les permiten defendíendoles y en numerosas ocasiones permitiendoles hacer con su silencio culpable. ¡Es el momento de asumir vuestras responsabilidades!.

No me he llevado sorpresa alguna por el veredicto de la Corte de Casación. Conocíamos después de mucho tiempo, que en los asuntos vascos los jueces españoles y francesas optan por las decisiones políticas. Después de mi encarcelamiento en Seysse la suerte estaba echada y más si lo estiman necesario. Una ilegalización hipócrita dirigida por la mano de España.

Una prueba más de que el estado Francés es un actor mayor y directo del conflicto político vasco. Aceptando esta orden Paris no hace más que reforzar su apuesta política : la represión y la negación del País Vasco, una negación que está en el origen del conflicto. No habrá una solución justa hasta que Francia reconozca la existencia del Páís Vasco del Norte (Iparralde).

Este nuevo salto represivo tiene lugar en el momento en el que la izquierda abertzale multiplica sus esfuerzos en favor de un proceso democrático para la resolución de este conflicto.

Mi orden de Detención Europea y el mantenimiento en la ilegalidad de la izquierda abertzale constituyen obstáculos para lograrlo. Todos los actores del conflicto deben poder participar en este proceso con normalidad absoluta, en este sentido la izquierda abertzale debe ser legalizada en el conjunto del País Vasco y todas las persecuciones judiciales deben ser paralizadas.

A pesar de esta represión, de las provocaciones, Batasuna reafirma su compromiso en favor del proceso democrático. En este sentido, ponemos todo nuestro esfuerzo para que pueda llegar a buen término.

No tengo la intención de someterme a las autoridades españolas ni de facilitar a Francia la ejecución de la Orden de Arresto Europea. Después de algunos días mi vida ha cambiado un poco. En efecto, mi actividad política está prohibida en Francia, en España y en Euskal Herria. No tengo otra posibilidad que la de ocultarme para poder seguir mi actividad política en Batasuna. He decidido dejar de comparecer ante la justicia y de comparecer publicamente.

Continúa en el Páís Vasco, entre vosotras y vosotros, gracias a vosotros amigos y a quienes me apoyáis y me habéis acogido abriéndome vuestras puertas, hay un valor que no desaparecerá jamás, es el de la solidaridad.

Gracias a todas y a todos, familia, militantes, electos… por el trabajo realizado. Sin vosotros, todo esto no sería posible. Continuamos este trabajo, unámonos, créemos entre todas y todos una muralla contra la represión, creemos las condiciones para la resolución de este conflicto, creemos las condiciones para el reconocimiento político del País Vasco Norte.

Para finalizar esta carta os pido que penséis en las militantes y los militantes encarcelados o refugiados, y en sus familias, pasarán las fiestas de fin de año lejos de los suyos.

Gracias
Aurore Martin, militante de Batasuna

Archivo del blog