Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentzia






2011/01/09

Entrevista al historiador Xose Manuel Nuñez Seisas sobre el exterminio de los disminuidos durante el III Reich

"La sociedad alemana de los miembros de los "racial y genéticamente puros" miró hacia otro lado y disfrutó de los beneficios crecientes del peculiar Estado del Bienestar nazi."
Deia

Los nazis fueron los primeros en programar la eutanasia con el fin de eliminar a los elementos "débiles" de la sociedad ¿Qué les diferenciaba de otros planes eugenésicos?

La eugenesia estaba en boga en el primer tercio del siglo XX y tenía como origen la creencia en la ingeniería social: la ciencia permitiría purificar la sociedad de sus vicios, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y acabar con la criminalidad. El positivismo científico y la fe en las posibilidades de aplicación de la ciencia al cuerpo social acabaron generando un monstruo: la presunción de que era posible intervenir quirúrgicamente en la sociedad, sin el consentimiento de sus ciudadanos. Eso empezó con medidas como la esterilización secreta de los minusválidos psíquicos, que se llevó a cabo, pongamos por caso, en países como Suecia hasta la Segunda Guerra Mundial. El programa de eutanasia nazi supuso un paso adelante, pues postuló la segregación de los individuos genéticamente insanos y les aplicó con crudeza el darwinismo social: la selección de los mejores se convertía en la eliminación física de los disminuidos psíquicos y físicos. El proceso fue una radicalización acumulativa.

¿Aunque el Reich empleó la propaganda para justificar la eutanasia, cómo es posible que la sociedad alemana permitiera tal práctica?
Es una pregunta que los alemanes corrientes y los historiadores siguen planteándose. Los programas de eliminación de los disminuidos psíquicos fueron secretos, a las familias no se les informaba del destino final de sus allegados y, aunque había rumores y sospechas, nadie se preocupó de indagar qué ocurría. Por otro lado, fue un proceso menos masivo y gradual. Los judíos eran llevados en procesión a las estaciones de ferrocarril desde 1938-39 y todo el mundo podía verlos. En este caso, no. La sociedad alemana de los miembros de los racial y genéticamente puros miró hacia otro lado y disfrutó de los beneficios crecientes del peculiar Estado del Bienestar nazi.

¿Cómo es posible que la eutanasia acabara practicándose con otras personas, como "asociales", pacientes geriátricos y extranjeros?

Una vez dado el paso, el siguiente era eliminar progresivamente a otros miembros considerados nocivos para el cuerpo social. Y, después, a los pertenecientes a razas inferiores. Primero se experimentó con los prisioneros de guerra soviéticos. Según los planes nazi de conquista de la URSS, había que eliminar varios millones de personas ("comedores inútiles") y esclavizar al resto. Para ello se dejó morir de hambre y enfermedades a miles de prisioneros del Ejército Rojo, con los que se probó por primera vez el Zyklon-B. Con los disminuidos se utilizaron otros métodos, como los camiones con el tubo de escape hacia adentro. Después, se recorrió la retaguardia del frente soviético matando grupos específicos de población judía. Al final la solución final llevó al exterminio sistemático de todos los judíos europeos. El proceso fue una radicalización acumulativa, determinada por la cosmovisión racial nazi.

¿Es necesario un proceso de memoria histórica en Austria o ese país nunca mirará hacia atrás?
Austria ha sufrido una desnazificación a medias. Los miembros del partido nazi fueron purgados también en la posguerra. Lo que ocurre es que Austria optó por una externalización de la culpa. Tras la restauración de su independencia, su mensaje oficial fue que el país había sido la primera víctima del nazismo, obviando el masivo apoyo popular de que disfrutó la anexión, y que por lo tanto el Estado austriaco no era sucesor del Tercer Reich. De víctima de los nazis había pasado luego a ser víctima de los soviéticos. Por ello, Austria tardó muchas décadas en asumir el posible pago de indemnizaciones al Estado de Israel y declinó hasta los años 80 del siglo XX el asumir responsabilidades por las víctimas judías. En los últimos años se ha abierto paso una posición intermedia: el país como colectivo fue víctima del nazismo y de las consecuencias de la guerra, pero muchos austríacos tendrían responsabilidad a nivel individual por haber participado de forma activa en los crímenes nazis. No hay que olvidar que, en las SS, los austriacos estaban claramente sobrerrepresentados.

Archivo del blog