Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2012/02/27

Simplemente jacobina

"...la mayoría de los candidatos a las presidenciales, de derechas como Sarkozy o de izquierdas como Mélenchon, han declarado públicamente su oposición a la ratificación de la Carta europea de las lenguas minorizadas..."

Iñaki Lekuona, periodista
GARA



A menudo, François Bayrou ha dicho de sí mismo que no es ni de izquierdas ni de derechas, a lo que desde sectores progresistas se le ha respondido con sarcasmo que el patrón del MoDem ni es de izquierdas ni de izquierdas. Pero resulta que en este país, votar a diestra o a siniestra es en la mayoría de los casos votar jacobino, que es una forma de ser y de pensar muy francesa, en el peor sentido de la palabra.



Cuando en vísperas de la revolución francesa, un grupo de burgueses y nobles ilustrados comenzó a reunirse en los locales de un convento parisino consagrado a San Jacobo, tres ideas rondaban en sus cabezas: libertad, igualdad y fraternidad. Para conquistar la primera, decapitaron al rey, para establecer la segunda eliminaron los privilegios de clero y aristocracia, y para lograr la tercera iniciaron un exterminio cultural cuyo objetivo no era otro que lograr la hermandad de todos los ciudadanos a través de la lengua y la cultura de París.

Más de dos siglos después, la Unesco acaba de publicar un atlas lingüístico en el que se aprecia el resultado de aquella empresa revolucionaria: una quincena de lenguas se encuentran en peligro de extinción en el hexágono. Y a pesar de ello, la mayoría de los candidatos a las presidenciales, de derechas como Sarkozy o de izquierdas como Mélenchon, han declarado públicamente su oposición a la ratificación de la Carta europea de las lenguas minorizadas porque aseguran que oficializar lenguas significa consagrar derechos lingüísticos a las naciones que las hablan. Y en Francia, por supuesto, no hay más que una nación, una sola lengua y una única ideología, que ni es de izquierdas ni de derechas; es simplemente jacobina.

Archivo del blog