Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2012/05/31

Elecciones de oposición

En muchas partes del mundo, las elecciones se pelean en un clima de pavor y no de esperanza. Eso es porque acostumbramos a votar no por lo que queremos, sino en contra de los candidatos que no queremos. Votamos por el mal menor, y nos preguntamos porqué será que siempre terminamos con menos de lo que necesitamos.


Votamos, si es que lo hacemos, negativamente. Y la fuerza más poderosa que nos impulsa es el miedo. El electorado estadounidense es adicto al miedo, y las campañas políticas han dominado las técnicas para manipular ese sentimiento. Por eso, los opositores políticos no son simplemente adversarios. Son enemigos. Siempre ha sido así.

Ese gran observador de los Estados Unidos Alexis de Tocqueville, en su obra clásica, Democracia en América (1835) dijo esto sobre los partidos políticos: “Los partidos que amenazan a la Unión no se apoyan en principios abstractos, sino en intereses temporales. Se puede decir que estos intereses, diseminados por todas las regiones de este inmenso imperio constituyen naciones rivales y no partidos políticos” [p.204].

Naciones rivales. Las naciones rivales hacen guerras, no buscan acuerdos. Y para ganar el poder, o la guerra, se vale todo. Mientras tanto, ¿quién gana en realidad?

No son los votantes. No son los ciudadanos.

Voten o no voten, no importa, porque gane quien gane las elecciones, los verdaderos ganadores serán los grandes donantes, las corporaciones financieras y los nuevos Comités de Acción Política, los ‘Super-PACs’. Los votantes son útiles para ellos, pero en realidad se dejan engañar en un juego donde las reglas están amañadas en su contra.

Las elecciones son como las relaciones amorosas que empiezan con destellos y terminan en la desilusión.

Votamos por fantasmas, sin embargo nos sorprendemos al despertar en medio de una pesadilla.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal

2012ko maiatzaren 6an idatzia



Noelle Hanrahanek grabatutako audioa: www.prisonradio.org


Fatirahk zabaldutako testua Litestar01@aol.com


Itzulpena Mexikoko Mumiaren Lagunak




Archivo del blog