Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2012/06/14

Boltxe kolektiboa entrevista a Matxingunea

"Euskal Herria es históricamente uno de los lugares del mundo en donde las ideas socialistas han tenido más raigambre, pero como hemos dicho anteriormente, el día a día y la represión han debilitado todo ese trabajo."

Hace un par de años, un grupo de compañeras y compañeros que formaban parte de Boltxe, se involucraron en otro proyecto, Matxinguena, que se dedica a la formación marxista en Euskal Herria. Hemos hablado con ellos y les hemos planteado alguna cuestión, entre las que podría destacarse, el que Boltxe y Matxingunea, vuelva a ser un único proyecto. esta es la conversación que hemos mantenido con las compañeras y compañeros


Podeis contarnos cuando empezastéis a trabajar como Matxingunea


Matxingune nace de la idea de un grupo de personas, que en aquel momento estaba en Boltxe kolektiboa, de que más que una página web de noticias lo que se necesitaba era una web que ayudara a la formación o al menos conjuntar esas dos ideas. No se trataba tanto de informar a la gente, como de formarla para que tuvieran unos criterios claros para entender realmente las noticias y poder de esta manera hacer un análisis de la situación política, económica y social.

Cuando salimos de Boltxe kolektiboa, hacemos un análisis, bastante pesimista por cierto, de la formación política en las distintas organizaciones que trabajaban en la construcción de Euskal Herria, de las dinámicas que tiene el Pueblo Trabajador Vasco y llegamos a la conclusión de que era importante recuperar unas bases, que principalmente por la velocidad que tiene la política en Euskal Herria y por la represión de los Estados español y francés, no permiten a la militancia de base de las organizaciones independentistas y de izquierda acercarse a todos esos textos que son importantes en el desarrollo del MLNV.

Se consideró que era importante la lucha contra el desprestigio interesado que los medios de comunicación y la inteligentsia europea están llevando contra el comunismo, principalmente tras la implosión de la URSS y la caída de lo que se llamaba socialismo real.

Además, consideramos que para crear una sociedad nueva, era necesario aprovechar todo el trabajo realizado por militantes comunistas durante los siglos XIX y XX, su práctica, sus escritos, sus análisis. Pensamos que hay mucho camino andado y que no hemos de dejarlo de lado. Hay que aprender de las experiencias de muchos y muchas luchadoras y saber aplicar estas experiencias a la situación actual, no copiándolo, sino viendo lo que estas experiencias nos enseñan y cómo aplicarlas a nuestra práctica actual. Es imposible luchar contra un sistema político y/o económico sin conocerlo y comprenderlo a fondo.

¿Qué tareas os planteáis como talde?

Partiendo de la idea de que somos un talde muy pequeño, nos ponemos como tarea la recuperación de textos de los clásicos marxistas poniéndolos en unos formatos cómodos para su utilización. También intentamos que los textos que ponemos en Matxingunea estén bien corregidos y bien traducidos para ayudar a que su lectura sea más fácil y cómoda (textos íntegros, sin faltas de ortografía, ordenados…).

Además, y una vez que el asunto de los clásicos esté más o menos adelantado, tenemos muchas ideas para poner en práctica, como pueden ser la de comenzar a acercar y divulgar las corrientes actuales que existen en el comunismo y socialismo a escala mundial (hoy en día tenemos sólo unos pocos autores actuales en la web) y que mediante debates de gran nivel, están procediendo a una revitalización y actualización de las ideas marxistas. Así mismo tenemos preparado un gune especial en la web sobre historia de las luchas comunistas y en un tiempo comenzaremos con la traducción de libros que todavía no se han publicado en Euskal Herria y que se pueden considerar clásicos en las luchas de resistencia de otros pueblos.

Igualmente queremos potenciar la formación de grupos de debate. Intentaremos plantear un debate cada mes. De momento pondremos en nuestra página el texto del debate que hemos realizado en nuestro talde así como un esquema del texto para ayudar a su lectura y su comprensión. Más adelante quisiéramos estudiar cómo plantear un debate y hacer participar a las personas interesadas a través de nuestra página web.

Estamos actualmente preparando la publicación en papel de nuestro primer libro, es evidente que también lo publicaremos en nuestra biblioteca electrónica.

Como puedes ver, los proyectos son miles.

En todo vuestro proyecto se ve una alarmante falta de textos en euskera. ¿A qué se debe?


Es cierto, y es que desgraciadamente la mayoría de las bases de los textos con los que trabajamos únicamente existen en traducciones en castellano, no existen en euskara. Las traducciones que existen de textos marxista clásicos en euskera nos han parecido de tan baja calidad, que ponerlas en la web sería un insulto al idioma. Es un problema que estamos intentando solucionar pero que es difícil. Estamos buscando personas que estén interesadas en realizar traducciones sin prisa, sin presión, pero que las vayan realizando para poder apoyar el proceso de euskaldunización de Euskal Herria.

En este punto, sí invitamos a todo el mundo a participar en el proyecto, y que se pongan en contacto con nosotros.

Una parte del trabajo que desarrolláis es de formación marxista. ¿Cómo pensáis que está el nivel de este tipo de formación en Euskal Herria, entre la militancia vasca?

Euskal Herria es históricamente uno de los lugares del mundo en donde las ideas socialistas han tenido más raigambre, pero como hemos dicho anteriormente, el día a día y la represión han debilitado todo ese trabajo.

Ahora más que nunca urge fortalecer dichas ideas y la manera más fácil nos parece que es la de organizar grupos de debate en los que los y las militantes puedan contrastar sus dudas y compartir su conocimiento.

El pueblo vasco ya ha hecho un largo camino y las experiencias propias de cada persona enriquecen el conjunto del movimiento, pero sobre todo el trabajo colectivo es una parte fundamental de nuestro pueblo. Por ello, debemos romper el aislamiento, el individualismo, al que el sistema nos quiere llevar y fortalecer las organizaciones que conforman el movimiento popular. Cada uno donde esté más a gusto, donde pueda aportar más, y siempre teniendo claro cuales son los objetivos por los que se lucha.

¿Pensáis que el militante vasco medio dedica mucho tiempo a leer este tipo de textos?, ¿por qué creéis que se da esta circunstancia?

Al final no es que se dedique mucho o poco tiempo a leer textos de este tipo, sino el problema es que las personas no tienen tiempo ni para este tipo de lectura ni para otro. Estamos en un tiempo de ofensiva total del capital en el que nos quieren atar al puesto de trabajo, para que paguemos unas pensiones que no podremos disfrutar, que seamos sumisos y obedientes ante todas las acciones de banqueros y políticos, que seamos parte del sistema productivo sin quejarnos, aceptando todo lo que nos impongan, pensando que es ley de vida y que no tenemos ninguna otra salida, que el sistema capitalista es lo único posible.

Ante dicha ofensiva, sólo queda fortalecer conceptos tan odiados por la burguesía como pueden ser los de orgullo de clase, proletariado, lucha de clase, sanidad pública de calidad, etcétera. Pero para poder luchar de una manera decida por dichos conceptos, primero deben ser interiorizados por la persona, no se puede luchar por una ideas en las que no se cree o no se comprenden, porque entonces seremos pasto de la propaganda engañosa del capital. Es por dicha razón, por lo pensamos que se debe sacar el tiempo necesario para leer como sea, para potenciar la formación personal. Pensamos que no basta con la experiencia de la práctica, es necesaria e imprescindible la formación y para ello se debe leer y estudiar.

¿Por qué tipo de marxismo apostáis?

Teniendo en cuenta que las personas que formamos Matxingune tenemos un origen y una formación diferente, como talde no apostamos por ninguno en concreto. Consideramos que todas las diferentes evoluciones del marxismo han tenido sus cosas buenas y sus cosas malas, sus aciertos y sus errores.

En la web y en los libros que publiquemos se intenta dar un idea lo más amplia posible de lo que es el movimiento marxista. Los textos y los autores que se publican son comentados en las reuniones del talde y una vez que se llega a un acuerdo, se publican. Las decisiones son tomadas en asamblea.

Se ha intentado hasta ahora, dar una variedad lo más amplia posible. Cada persona que se acerque a nuestra web ya elegirá lo que le parece más adecuado a su forma de pensar. Nosotras no nos metemos en eso, simplemente queremos dar la oportunidad para que la gente pueda tener la oportunidad de leer lo que se ha escrito y sacar sus propias conclusiones.

Actualmente ¿qué puede aportar el marxismo, si como dicen los medios de información, el comunismo falló totalmente en la URSS y en otros países?

Esos medios de información son los mismos que enterraron el marxismo cuando cayó la URSS, son los mismos que actualmente nos están diciendo que tenemos que seguir con el sistema actual a pesar de ver que nos lleva a la ruina, a la especie humana y al planeta. Nos dicen y repiten que no hay otra opción. Pero vemos que sí que hay otras opciones. Ahí está Islandia, ahí están las comunidades independientes de América del Sur, y muchos más ejemplos que han demostrado que se puede avanzar mucho mejor fuera del sistema capitalista. Sabemos que ese camino (no es único, las experiencias son múltiples) es posible porque muchos pueblos lo han intentado y han conseguido muy buenos resultados, pero que han sido abortados por el imperialismo que les ha atacado política y militarmente. Hablemos solo de un caso, el de Burkina Faso de Thomas Sankara. Un ejemplo entre muchos.

El problema no es que haya unas personas que extiendan un mensaje contra el socialismo/comunismo sino que la gente se lo crea. Y ello es debido principalmente a la traición de la mayoría de los partidos comunistas/socialistas (hay excepciones pero pocas) europeos, a su alianza con el capital para así garantizar la desactivación de las organizaciones sindicales, de los movimientos populares a lo largo de toda Europa, validando la idea de que no existe opción al capitalismo. Una consecuencia de esta traición es el abandono de la formación de la clase obrera, de los trabajadores, que se han encontrado desarmados ante la presión ideológica del capitalismo, cayendo en la trampa del consumismo, creyendo que la opresión no existe, creyendo en los cantos de sirena de la sociedad consumista y su mal llamado “Estado del bienestar”, y de esta manera dejar de defender sus intereses. Pero la experiencia nos demuestra que aunque el proletariado se relaje, el capital no lo hace. Ahora que su tasa de ganancia baja, se vuelve hacia el pueblo trabajador y reclama aquello que cree que es suyo, aquello que hemos conseguido a través de duras luchas. Quiere arrebatarnos todo, quiere ahondar la explotación para así salvar sus ganancias. La minoría explotadora nos arrastra al caos, solo le interesan sus ganancias a corto plazo.

Entonces, ¿pensáis que el marxismo nos sacará de la crisis?

El marxismo no nos sacará de la crisis. El marxismo será una herramienta para analizar la situación socio-política-económica y poder tomar decisiones para salir de la crisis. Pero el esfuerzo para cambiar la situación actual lo debemos hacer todas las personas que estemos contra la situación actual y contra el camino hacia el que el capitalismo se empeña en seguir.

No obstante, y aunque sea brevemente, indicar que lo que está azotando al Estado Español y por extensión al sur de Euskal Herria no es una crisis como se conoce de forma tradicional. Al fin y al cabo nuestro querido lehendakari Francisco López, ya anunció el final de la crisis hace tiempo, así que esto debe ser otra cosa. Y efectivamente, lo que nos está azotando, aprovechando la explosión de una crisis sistémica del capitalismo, es una ofensiva a gran escala de la burguesía (tanto vasca como española, aliadas en este punto) para intentar arrebatar al proletariado unos derechos que se ganó con sudor y sangre.

Además de todo lo anterior, están saliendo todas las miserias del modelo productivo y de crecimiento español, chapucero y cortoplacista, que si no cambia la situación, va a llevar a la pobreza más absoluta a las clases trabajadores de Euskal Herria y de los pueblos oprimidos por España.

Lo que se está dilucidando actualmente es el modelo de sociedad para los próximos cuarenta años en el Estado español y está claro por lo que está apostando la burguesía y sus representantes.

Y es que por mucho que nos lo repitan, y en este caso Goebbels no tenía razón, aunque repitas una mentira mil veces, sigue siendo mentira, la situación económica no se debe a que los andaluces o extremeños sean unos vagos. Al fin y al cabo esos pueblos sufren el mismo saqueo de sus tierras que el resto de los pueblos del Estado. Tampoco se debe a que la «ciudadanía» haga un mal uso de los servicios públicos.

La situación actual se debe al saqueo continuado llevado a cabo por una serie de personas con nombres y apellidos, personas concretas que todos conocemos, así como a la estructuración de la economía del Estado español basada en intereses personales y en ganancias a corto plazo, aunque esto represente hundir el poco tejido industrial que todavía podía quedar en las últimas dos décadas. ¿Cómo puede perder un banco en un año más de 3.000 millones de euros?, ¿dónde está ese dinero y por qué no se detiene y encarcela a esos políticos-banqueros por robo y estafa? Cualquier persona normal estaría en la cárcel por mucho menos, pero ellos se pasean por las calles con la cabeza alta.

En el caso del sur de Euskal Herria está claro que el ir juntos en este viaje con España es una lacra económica y social insalvable para el Pueblo Trabajador Vasco. Ahora pagamos los conchaveos de los que decían construir el País Vasco sintiéndose cómodos en España. No nos fuimos cuando podíamos y ahora lo pagamos con la mayor de las pobrezas para nuestro pueblo.

¿Creéis que Euskal Herria sigue siendo un referente mundial de lucha de clases que ha sido históricamente?

Por supuesto que Euskal Herria es un referente mundial en la lucha de clases. Pero también lo son todos aquellos pueblos que luchan y no se dejan asimilar por el sistema. Lo es Palestina y su resistencia al imperialismo sionista. Lo es Chechenia luchando por sobrevivir ante el expansionismo panruso. Lo es Iraq que no se somete a la invasión yanqui. Lo son las mujeres en Occidente que se enfrentan diariamente a la discriminación de género y al acoso sexual en los puestos de trabajo y a la violencia machista en el hogar.

Y así la lista es tan larga como personas hay en el mundo que luchan. Allí donde una persona, un pueblo, resiste al sistema y sigue luchando, allí hay un referente a estudiar y a apoyar.

¿Qué análisis hacéis de la situación actual de Euskal Herria?

Partiendo del respeto total a las decisiones que tomen las diferentes organizaciones y dado que las mismas suelen estar basadas en el debate de sus bases, estamos expectantes para ver hacia donde se desarrollará la situación en los próximos meses.

Las decisiones realizadas por la organización político-militar ETA han abierto grandes esperanzas en la sociedad vasca, que ha tenido reflejo en las urnas en las dos últimas elecciones realizadas. No obstante, nosotros consideramos que la presencia en las instituciones no debe dejar de ser más que una herramienta para conseguir unos objetivos finales que son claros, la independencia política, económica y social de Euskal Herria de los Estados español y francés. Estar en un parlamento (aunque sea el odiado parlamento español) en sí no es ni bueno ni malo, lo negativo o positivo de dicha presencia para la consecución de los objetivos fijados se derivará de la acciones que se realicen en dicho parlamento.

Vemos que los Estados mantienen la misma cerrazón de siempre, sin ninguna gana de moverse, existiendo una situación extrema en las cárceles. Además, hemos vuelto a vivir situaciones que se podía pensar ya habían pasado a la historia, como la muerte de Iñigo Cabacas en Bilbo y vemos que esa presión parlamentaria no tiene la fuerza necesaria dado que no sólo no ha dimitido Ares, sino que a día de hoy no se ha identificado y encausado al agente de la Ertzaintza que realizó el disparo mortal, por lo que el camino institucional, sin la presión del movimiento popular, lo vemos con muchas carencias. Sí pensamos que el trabajo institucional es otra herramienta más, dentro del gran abanico de herramientas que un pueblo tiene para avanzar en su lucha, para el fortalecimiento de los movimientos populares, para avanzar en el enfrentamiento con la burguesía, tanto española, francesa como vasca, para utilizar esa tribuna para hacer oír la voz del pueblo vasco. En este caso sí apoyaremos todas las iniciativas que se den.

Matxingune no ha tenido una vida social muy grande. ¿A qué se ha debido?

Se ha debido principalmente a que hemos estado centrados en hacer el fondo de biblioteca de la web, lo que nos ha llevado muchísimas horas de trabajo.

No obstante, no tenemos problemas para trabajar con cualquier organización, dentro de nuestras posibilidades, siempre que se tengan en común unos mínimos objetivos finales: siempre, todo lo que hacemos para Matxingune, tiene el objetivo de trabajar en la construcción de Euskal Herria y de un comunismos identitario vasco. Si se respetan esas dos simples premisas, podemos hablar de todo lo que se quiera.

Por último y hablando de nosotras y nosotros mismos, existe la posibilidad abierta de fusionar nuestros proyectos en uno sólo. ¿Cómo lo veis desde Matxingunea y con que ilusiones lo afrontáis?

Es un tema que se está estudiando y que pensamos puede llegar a buen puerto. Estamos en un tiempo de ofensiva total del sistema y en el que es más necesario que nunca la acumulación de fuerzas. Tenemos cosas en común en nuestros proyectos y cosas que son diferentes, por lo que se trata de mantener todo lo positivo de cada uno de los proyectos, para que el trabajo que realizaremos sea más amplio y pueda ayudar más al pueblo vasco para conseguir su independencia y avanzar por el camino hacia el socialismo. De todas maneras pensamos que el proyecto Boltxe y el proyecto Matxingunea es un mismo proyecto y que por lo tanto es necesario unir nuestras fuerzas y nuestros esfuerzos. Eso nos fortalecerá.

¿Queréis añadir algo más, para finalizar?

Únicamente comentar que el proyecto de Matxingune no es un proyecto de unos cerebritos que están todo el día leyendo y con el ordenador. Es un proyecto abierto a la gente que coincida con nuestros objetivos, con querer la construcción de Euskal Herria en clave socialista. Nuestro proyecto está abierto a todo el mundo, sin limitaciones.

La manera de ponerse en contacto, dado que no tenemos ni locales ni personas de referencias conocidas, es la dirección de correo electrónico. El trabajo es enorme pero también es edificante y al final se trata de crecer como personas y como militantes, para poder aportar lo más posible a la lucha de nuestro pueblo. Es importante tener en mente que todas las personas son importantes y que necesitamos toda la ayuda posible.

Pues nada más, eskerrik asko por el tiempo y las respuestas y a ver si estas ilusiones que todas y todos tenemos se cumplen, y pronto Boltxe y Matxingunea son un único proyecto y un referente formativo y contra informativo vasco y comunista. Eskerrik asko!



Archivo del blog