Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2012/06/04

Hacia el comunismo, por imperativo categórico

Alberto Davila

Red Roja

 
Ahora que está de moda esto de los imperativos, tenemos uno que es el categórico que nos viene al pelo a los que estamos por el cambio de sociedad. Este fue formulado por Imanuel Kant en uno de sus libros, Fundamentos de la metafísica de las costumbres. Este imperativo implica el deber de hacer las acciones o cosas que tu moral o tu ética te indiquen que debes hacer. Por tanto para Kant este imperativo es fundamentalmente de moralidad. Por supuesto este imperativo es mucho más aplicable por cualquier persona de izquierda, que no el del imperativo legal aplicado en Andalucía.


Si damos un repaso a la situación en la que se encuentra el mundo, guerras imperialistas, desastres ecológicos, desastres económicos, miseria generalizada de millones de personas, hambre, enfermedades, etc. etc. Todo esto hace imprescindible que veamos como objetivo una sociedad que soluciones este maremágnum de problemas y que permita la posibilidad de vida humana en este planeta, la sociedad comunista.

El análisis de la crisis en el Estado Español y su alcance, es conocido por todos, un gran porcentaje de la población la está sufriendo en sus propias carnes. Los índices de pobreza nos hunden cada día más en el pozo sin fondo creado por el capitalismo. Los niños son los más afectados por la pobreza que se extiende por todo el mundo. En este territorio que habitamos, 1 de cada cuatro niños, (26%), están por debajo de los índices de la pobreza o están a punto de estarlo. Los comunistas sabemos que la solución a este problema, a este estado de miseria generalizado al que nos condena el capitalismo, no tiene solución dentro de este sistema.

Pero la Historia la hacen las personas y los cambios sociales también. Por lo tanto, apliquemos el imperativo categórico y cambiemos el mundo, o el mundo acabará con la humanidad.

“Pero bajo la forma capitalista todo programa social se transforma en calamidad, cada aumento de la productividad laboral acorta las horas de trabajo necesario pero en su forma capitalista las alarga. La mayor productividad del trabajo libera al trabajo, hace que el trabajo sea innecesario. Pero en lugar de reducir la horas de trabajo y absorber todo el trabajo en la producción, sobre la base de una jornada laboral más corta liberando tiempo de vida del reino de la necesidad, aquellos que están empleados son explotados de manera intensiva mientras que los trabajadores declarados innecesarios van a parar a la pila de desperdicios de un modo de producción que sacrifica maquinas humanas. (Gambino).

Pero si nuestra misión histórica es acabar con el capitalismo tendremos que dotarnos con las herramientas que nos posibiliten destruir el edificio del sistema.

Como he dicho más arriba, la Historia la hacen las personas y tenemos que desechar que el capitalismo va a caer por su propio peso.

La primera herramienta fundamental es la confluencia de todos en este objetivo, es decir crear una unidad, política y social, suficiente como para enfrentarnos a la brutal agresión del capitalismo.

Esto pasa por comprender porque se mueven las personas y cuáles son sus motivos objetivos y subjetivos que hacen que alguien tome la decisión de cambiar el mundo.

Las maquinas humanas a las que hacía referencia Gambino, tienen la necesidad vital de seguir viviendo necesitan reproducir día a día su fuerza de trabajo. Esto de convierte en su primer objetivo.

En sí”, la clase trabajadora lucha por mejores condiciones de sueldo y defienden los niveles y condiciones de salario. Luchan contra el “hambre de lobo por la plusvalía” del capital y su conquista destructiva de átomos adicionales del tiempo de trabajo y de esta forma contra su reducción a mera carcaza del tiempo. (Marx, vol1).

Pero también luchan por respeto, educación y reconocimiento de significación humana y por encima de todo luchan por comida, vivienda, ropa, calidez, amor, afecto, conocimiento y dignidad. Luchan contra la reducción del tiempo de vida en tiempo de trabajo.

“Solo cuando el hombre reconoce y organiza como fuerza sociales sus “forces progres” y por eso no separa más la fuerza social en su forma de fuerza política, solo entonces se cumple la emancipación humana” Marx.

Marx formula un imperativo categórico “Se debe subvertir todas las relaciones en las cuales las personas (el dice el hombre) son seres envilecidos, humillados, abandonados, despreciados”. El comunismo es el movimiento práctico de este imperativo.

En el camino de solucionar este imperativo, es decir en el camino de la sociedad comunista, cabria preguntarse si ¿la clase obrera sigue siendo el sujeto revolucionario? Desde mi punto de vista categóricamente sí, pero con algunas variaciones impuesta por los nuevos tiempos.

El nuevo tipo de relación laboral que se vislumbra en el horizonte, implica un cambio de escenario. Cada vez son menos los grandes centros de trabajo donde se concentran muchos trabajadores y por consiguiente el desarrollo del trabajo político en estos centros es más fácil. Los tipos de contratos que se están imponiendo, de jornadas reducidas, incluso de jornadas por horas, el aumento descomunal del paro, trasladan el escenario hacia el lugar de residencia de los trabajadores.

En este nuevo escenario el movimiento obrero coincide con lo que llamamos movimiento popular que es un conglomerado de reivindicaciones dispersas todas muy justas pero sin una concreción organizativa que ponga en la picota al sistema.

En este conjunto de grupos humanos la organización será consecuencia de la movilización y no al contrario. La legitimidad de este movimiento viene de la justeza de sus reivindicaciones y de ser representantes de los intereses de las clases populares.

Por tanto el movimiento obrero debe aportar al movimiento popular la otra pierna que le falta a este para comprender la necesidad de derrotar al capitalismo.

Por otro lado el movimiento obrero debe incorporar a sus reivindicaciones, conceptos no solo económicos objetivos sino conceptos subjetivos que aportan estos movimientos, Marx los definía como la parte inorgánica de los intereses de los trabajadores, como son el respirar aire limpio, la defensa de la naturaleza como imprescindible para la posibilidad de vida, el conocimiento como forma de crecimiento personal, el derecho al mantenimiento de la salud, la igualdad entre las personas sin distinción de sexo, en definitiva “que el libre desarrollo de cada uno sea la condición del libre desarrollo de todos” Marx.

Nuestro primer objetivo como clase obrera revolucionaria, es movilizar las ideas, es lo primero antes de conseguir movilizar en las calles, conseguir la hegemonía social de nuestras ideas y propuestas pasa por implicarnos con el movimiento popular y hacer uno, que tenga como objetivo la sociedad donde reine la libertad y la igualdad. “Propiciar un encuentro armonioso entre el factor interno ideológico y el factor externo donde se mueven los intereses poderosos que oprimen al ser humano.”

Kant definió otra versión del imperativo categórico, el imperativo hipotético, este se refiere a la posibilidad de no hacer las cosas que debes hacer por temor a la represión, esto nos llevaría al desastre.



Archivo del blog