Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2012/07/10

Hacia el infierno rojo y salvajemente independiente del Cantábrico

"La realidad a día de hoy está algo alejada de una estrategia clara hacia el estado socialista y realmente existen muchos factores que dia a dia están asentando más la gestión que la transformación, más el institucionalismo que la lucha popular, más el delegacionismo que el auzolan, más la obediencia que la desobediencia, más en definitiva una estrategia de izquierda moderada ..."

Borroka garaia da

Estos días algunos políticos profesionales se han despachado con algunas declaraciones que nos retrotraen a esa moda pasada de las berzas y Albania, bastante efectivas en su día, todo hay que decirlo. Que mejor manera para asustar al nacionalismo vasco conservador y pequeño-burqués de las supuestas complicaciones económicas de la independencia nacional y que mejor manera de asustar a la socialdemocracia abertzale que mentar aunque indirectamente la propiedad privada.


Primero fue Urkullu, acusando a Bildu de intentar imponer modelos de ortodoxia stalinista y rápidamente fue seguido por Basagoiti, acusando a EH Bildu de canibalismo, fanatismo, talibanismo e intentar convertir a Euskal Herria en la Cuba del Cantábrico. Pareciera que estuvieran realizando estas declaraciones desde un supuesto gulag endemoniado de Siberia-Gasteiz pero las están realizando desde sus butacones y en defensa de un modelo que ha enriquecido a los suyos mientras las berzas es el horizonte para las clases populares. Y es que siempre resulta curioso oir hablar de fanatismo al fanático. El frente capitalista y autonomista de PP-PSOE-PNV, o trio calavera, empieza a colocarse las tiritas antes de la herida y continuan demostrando su capacidad de acción conjunta como han demostrado en la patética, cobarde y electoralista moción de censura a Alduntzin en Gipuzkoa.

¿A qué viene tanta palabrería?

A simple vista pudiera parecer cháchara pre-electoral aunque es más un intento de desgaste a la izquierda abertzale y el soberanismo de izquierda para de esta manera colocarles a la autodefensiva y que “intenten demostrar” la falsedad de las acusaciones modificando o desviando su práctica. Es lo que se llama el ataque preventivo, bastante efectivo en política y muy usado por la derecha autoritaria a lo largo y ancho del planeta. Adelantarse a acontecimientos introduciendo la variable del miedo y la desestabilización. ¡Para que luego digan de los revolucionarios desestabilizadores de izquierda!.

Generalmente estos ataques preventivos suelen ser efectivos sobre todo cuando se producen en etapas de tránsito, debate o indefinición en la izquierda. Ya que el objetivo base precisamente reside en que no se puedan desplegar abiertamente esas políticas de izquierda que van tan en contra de los intereses del capital. ¡Y suele dar resultado!. Ya que suele generar una contracción del músculo de izquierda ya sea en un intento de calmar a la “fiera” o mostrar serenidad y estabilidad. Consiguiendo que el movimiento revolucionario sea desplazado y atrincherando a los sectores populares consiguiendo así que las líneas mas conservadoras de un movimiento de izquierda se situen en el carril central.

Y es que precisamente el remedio a estas situaciones reside no en esquivar la confrontación sino en redoblar esfuerzos en lo presente y futurible que tanto les molesta y mantenerles en el ataque permanente mientras se construye la alternativa, de esta manera son ellos los que quedan a la autodefensiva con tendencia siempre a la radicalización gratuita de posturas con el consiguiente alejamiento de la realidad social.

La realidad a día de hoy está algo alejada de una estrategia clara hacia el estado socialista y realmente existen muchos factores que dia a dia están asentando más la gestión que la transformación, más el institucionalismo que la lucha popular, más el delegacionismo que el auzolan, más la obediencia que la desobediencia, más en definitiva una estrategia de izquierda moderada que no está sabiendo unir todas las piezas como se debe, mientras además faltan algunas y por lo tanto condicionando gravemente la posibilidad de cambios de fondo en un futuro con dificultades de aunar praxis y teoría en todos los niveles.

La derecha con está actitud e intenciones ofrece ahora el humo necesario y la realidad virtual donde finalmente se pierda el horizonte. Es tarea por tanto del movimiento popular, el sindical, de la lucha de ideas y la lucha institucional de marcar una dirección sin complejos hacia un proyecto de izquierda no socialdemócrata y enfrentado al capitalismo que tenga como objetivo abrir las puertas a ese infierno rojo y salvajemente independiente. Que en realidad no es otra cosa más que democracia real, soberanía, paz y justicia social a través de la independencia y el socialismo. Y eso no se consigue en ninguna negociación, ni esperando a alguien o algo, ni siendo espectador o mero votante (cuando dejan). Existen los mimbres en Euskal Herria para tal labor y por eso ladran. Cuando nos pongamos a ello con todas las consecuencias no solo ladrarán.

Archivo del blog