Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentzia






2014/03/21

El legado político de Azkuna

"Populismo de extrema derecha tan chabacano como el del rey español adornado con “localismos”. Agresivo, duro y autoritario con el débil y servil y callado con el poderoso."

Autor: Borroka garaia da!

La ama de Azkuna fue una humilde costurera que conoció el exilio en Francia y su aita un obrero metalúrgico que engrosó las filas del Eusko Gudarostea y conoció la cárcel. Cuando Azkuna estudió medicina en Salamanca y recibía visitas, sus familiares “tenían mucho cuidado de no hablar de política con nadie, porque estaban en el pueblo, todos se conocían y ellos eran rojos separatistas”, según sus propias palabras.

Estos ahora no nos van a dar clases de democracia, cuando mis espaldas han sufrido algún porrazo y alguna estancia en la comisaría”, llegó a afirmar para justificar la presencia de los cuadros franquistas que lucen en el ayuntamiento de Bilbo y que se negó a retirar en un acto de enaltecimiento de una cruel dictadura y una humillación para las miles de víctimas de la represión franquista.

Y es que los que derrotaron al Eusko Gudarostea, los que han enviado a miles de personas al exilio, los que llenan las cárceles de rojo separatistas, dan porrazos, llevan a comisaría y explotan a la clase obrera están despidiendo con grandes honores al reciente fallecido ex-alcalde de Bilbo.

La razón es simple. Era uno de lo suyos. Un converso y renegado del abertzalismo. Un desertor del arado con vocación de oligarca. Y en eso se convirtió en vida con el impulso de la derecha vasco-española.

El PNV, fiel a su oportunismo histórico y vacío de principios acertó plenamente colocando en 1999 a la cabeza del ayuntamiento de Bilbo al que contaría con todo el apoyo de la oligarquía españolista del gran Bilbao y Neguri, sabedores del seguidismo acrítico de gran parte del electorado y toda la afiliación jeltzale. 

De esta manera, bajo las siglas del PNV, mantuvieron a un alcalde de la derecha española durante todos estos años.

Un alcalde que pese a que afirmó que con la izquierda abertzale “no voy ni a heredar”, no tuvo complejos en aceptar los votos de Euskal Herritarrok para acceder por primera vez a la alcaldía bilbotarra.

Desde la cuna del capitalismo moderno le dieron el premio al mejor alcalde del mundo. Sabían lo que hacían. Genuflexo con la monarquía española, represor y censor del movimiento social, destructor de gaztetxes y casas ocupadas, odiaba el modelo festivo de una aste nagusia popular, defensor de la tauromaquia, declaraba la “guerra al navajero” mientras se codeaba y encontraba a gusto con los ladrones de guante blanco y los creadores de desigualdad social, rechazaba la violencia “venga de donde venga” pero no dudó un instante de posicionarse siempre con las fuerzas policiales y militares españolas incluida la ertzaintza y tampoco pestañeó de utilizar a la policía municipal para sus intereses, defensor de la bandera española reinstituida por Franco, de las grandes multinacionales en contra del pequeño comercio, amigo de las constructoras y cementeras . Discursos racistas y clasistas.

Populismo de extrema derecha tan chabacano como el del rey español adornado con “localismos”. Agresivo, duro y autoritario con el débil y servil y callado con el poderoso.

Fue mimado por todos los medios de comunicación del capital y si el Guggenheim es el encefalograma barroco de la decadencia bilbaina, el legado dejado por Azkuna pese a la realidad virtual tipo Matrix en la que nos quieren enfangar es la de un Bilbao donde crece la desigualdad social, donde una casta de oligarcas y empresas se han hecho de oro gracias al sudor y sufrimiento de la clase trabajadora.

Una clase trabajadora que desde la caída del cinturón de hierro en su conjunto no ha recuperado totalmente su orgullo. Y una muestra de ello es que Azkuna se haya mantenido de alcalde con los mismos principios de los que vendieron sus planos.

Pero lo firme no es firme. Todo no seguirá igual. Y pese a que el ayuntamiento de Azkuna puso la alfombra roja al FMI, Bilbo será abertzale y socialista.

Archivo del blog