Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentzia






2014/08/11

Euskal Herriko Komunistak EHK

Este documento elaborado por Euskal Herriko Komunistak (EHK) resulta para la gestion de este blog un trabajo a tener en cuenta toda vez que aquellos quienes seguimos con atencion el devenir historico mas reciente de los comunistas abertzales sabemos de la coyuntura viva a la que estan enfrentados. En este blog esta atencion que nos sugieren las concepciones de esta corriente socialista, mas aun las inclinadas a posiciones abertzales, bien podria definirse en simpatia. Asi es que con cierto esfuerzo llega esta introduccion como sintoma de una honradez que alumbre el alo de incertidumbre. Quizas este trabajo es la constatacion de una realidad para el conjunto de los abertzales komunistas o bien se trate de una elaboracion teorica que concluya una etapa para abrir otra. Por su importancia no se puede entender sin atender cuestiones como el fin de la actividad de ETA y la estructuracion parlamentarista de la IA con el abandono al MLNV. Tambien ligada a estos anteriores acontecimientos o desligada de los analisis entre procesos americanos de corte socialista y la realidad europea que derivan en el nuevo rostro de la IA, el ascenso frente a la crisis capitalista de posiciones politicas partidistas con inercia radical. Estas ultimas horas este blog ha encontrado el necesario impulso para adquirir otra definicion, ya pensada de antemano el ultimo tiempo y coincide con este documento que no hace mas que constatar algunas cuestiones decisorias en este nuestro activismo politico. Es asi que con la solemnidad de un creador desde hoy este proyecto comunicativo se os sincera tal y como lo expresa la presentacion de la izquierda como exponente de la tarea adquirida.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------  

Previo
La creación y desarrollo de una organización comunista en Euskal Herria como proyecto político ligado a la liberación nacional y social de Euskal Herria, ha sido una constante en el devenir histórico de nuestro País. Sin embargo, todos los intentos de impulsar una formación política abertzale de clase obrera se han visto truncados por distintos motivos y cuestiones de diferente índole, aplazándose “sine die” esta taréa histórica.

En este sentido, muchos abertzales comunistas mantenemos que, así como para la liberación nacional se hace necesaria una representación política abertzale, para la consecución del socialismo es incuestionable el desarrollo y fortalecimiento de la organización de clase que represente los intereses de los trabajadores vascos dentro del proceso emancipatorio general, los eleve a clase nacional y sean capaces de colocar las bases para la construcción del socialismo en Euskal Herria.

Comienzo y evolucion
Un intento de dar cuerpo a una organización política de clase para la liberación nacional vasca nace el 1 de Mayo de 1999, porque diferentes personas de orientación comunista veníamos buscando la fórmula para recomenzar. Mujeres y hombres a los que nos unían nuestros ideales comunistas y la necesidad de crear una organización para la liberación de la clase trabajadora.

Desde el primer momento fuimos conscientes de los distintos orí­genes y militancias de cada cual, así algunos provenían de la militancia en organizaciones estatalistas, y la realidad de Euskal Herria les había hecho sentir la necesidad de superar los viejos modelos negacionistas, encubier­tos detrás de un falso internacionalismo proletario, otros aun siendo co­munistas nunca se habían organizado como tales y estaban realizando su trabajo en el seno de los movimientos populares o en las diferentes estruc­turas organizativas de la Izquierda Abertzale.
Durante años fuimos viendo gente que venía, participaba y luego se iba, otros se quedaban y lentamente íbamos formando un pequeño grupo que tiraba del carro y hacia planes, los cuales dada la debilidad estructural del momento y a la necesidad de decisiones claras, se concre­taron en tres bloques:
Nuestra participación en el debate “Batasuna”.
Ir haciendo Hoz y Martillo.

Avanzar hacia la primera Asamblea Nacional.

Este tercer punto era fundamental, pues la asamblea nos daría los mínimos comunes necesarios, que nos sirvieran como fórmula de cohe­sión ideológica y nos permitieran elaboraciones teóricas y prácticas cada vez más ambiciosas y sobre todo la creación de una organización para la elaboración de un proyecto táctico-estratégico de carácter revolucionario.

Desde aquella primera asamblea hasta el momento actual, la tarea ha sido gratificante a la vez que dura y solitaria. En nuestro seguir haciendo camino colaboramos con EHAK, con Iniciativa Internacionalista, así como en el conjunto de los procesos y debates abiertos en la Izquierda Abertzale. Trabajamos en LAB, potenciando la formación y sindicación en esta organización, porque entendemos que “es el Sindicato Abertzale de Clase que necesitamos” .Tratamos de hacer y desarrollar encuentros entre comunistas vascos y crear una coordinadora, lo cual no produjo los frutos que hubiéramos deseado.

En momentos puntuales hemos sufrido convulsiones internas que nos volvían a mermar en número, teniendo que volver a recomponer nuestra estructura, pero estas convulsiones internas nos han ayudado a superar nuestras debilidades ideológicas y a encontrar las soluciones a los problemas técnicos y organizativos, así como de formación que se nos han ido presentando. En nuestro caso el axioma “a mayor formación, mayor capacidad para resolver los problemas”, ha sido real, tanto en el interior de nuestra organización, como en el contacto con distintas formaciones políticas.

Dicho todo esto, toca corregir errores y contradicciones, sabiendo que los errores deben ser tratados con absoluta normalidad como parte de la contradicción.

Reorganizacion 
Dentro de poco haremos 15 años. Es hora de abrir un nuevo proceso ideológico, político y organizativo, que sea capaz de convertir al abertzalismo comunista en una organización de clase para la confrontación frente a la negación del capitalismo. Y en este camino seguimos en constante movimiento. Pensamos que aquel momento que vio nacer a EHK ya no es el mismo que el de ahora.
Los debates que hemos llevado a cabo nos llevan a la conclusión de que es necesaria una re-estructuración organizativa de EHK. Y esos mismos debates nos llevan a definir cómo nos queremos recomponer. EHK será una organización de militantes, que no de masas, aun siendo el lugar donde se desarrollara nuestro trabajo. El crecimiento de EHK se dará siguiendo la teoría de los círculos dividiéndose la es­tructura en:
Núcleo y militantes
Frentes y colaboradores

Núcleo y militancia: sostienen la organización en base a su responsabi­lidad, estos aportan una parte de su economía y de su tiempo de forma continuada al servicio de la estructura organizativa. En ellos está la toma de decisiones políticas.
Frentes y laguntzailes: aportaran distintas formas de trabajo o colabo­ración económica, la coordinación deberá ser flexible y tienen derecho a estar informados y exponer sus criterios, pero no participaran en las decisiones de la organi­zación.

Sujeto revolucionario 
Todas las luchas de liberación están obligadas a definir el sujeto de tal liberación, la liberación nacional determina un espacio físico, el marco geográfico, la liberación social la clase o clases que se elevan a la categoría de poder, de decisión política, jurídica e ideológica de intervención en el marco liberado y en sus nuevas relaciones internacionales.
¿Es posible la liberación de la clase trabajadora, sin organización de clase trabajadora? ¿Podremos lograr el socialismo y la liberación nacio­nal sin una organización de clase y nacional? Por supuesto que no.
Sin embargo, con el desarrollo capitalista, hemos podido apreciar cambios enormes de la composición social vasca y mundial, deformaciones complejas de diversos extractos de clase y una ofensiva ideológica brutal que han intentado aplastar todo atisbo de conciencia de clase. Es por eso que la expresión de Pueblo Trabajador Vasco representaba una apuesta aglutinadora ya desde los tiempos de aquella Quinta asamblea e incluso válidos para ahora mismo y sin embargo, la concepción de proletario, fuera de las grandes masas fabriles, no tiene hoy el mismo valor.
Aunque conceptos como clase asalariada, clase trabajadora o lucha de clases están sometidas a descrédito permanente por los medios sistémicos, mantienen y reaparecen con fuerza cada vez que uno observa con distancia el estado de las cosas y las opiniones en liza. Por lo tanto, ¿Cuál es el sujeto de liberación para una organización abertzale comunista? La clase trabajadora, sin ningún género de dudas, y es ahí donde se debe trabajar, preparando a la nueva y vieja militancia para el proceso revolu­cionario de liberación.
Definir al sujeto y organizarlo son parte de un pro­ceso lento, largo, meticuloso, ordenado en lo interno y vivo, rápido, suelto, de múltiples relaciones en lo externo e interclasista en el conjunto de la Izquierda Abertzale y fuera de ella; lo importante es saber que representa nuestro sujeto y el sujeto de las otras formaciones, para entender la interrelación que podemos tener.

La lucha por los espacios
Si tuviéramos que hacer una lectura de los comunistas vascos y lo recorrido hasta hoy en Euskal Herria, deberíamos fijarnos en los primeros pasos de la Federación vasco-navarra y sus primeros liderazgos que entre 1928 y 1934/35 ya hablaban de “Liberación nacional y social”, “Republica Socialista Vasca” y de “Comunismo Abertzale”.
Desde entonces los comunistas vascos hemos luchado bajo muy diversas formas, unas veces abriendo camino a la idea de tener un terreno político propio, declarado, y en otras con la necesidad de actuar de forma soterrada. Pero en cualquier caso, con el devenir de la lucha consideramos que los abertzales comunistas hace muchos años que perdimos el espacio. En el pasado otros comunistas abertzales ya eran conscientes de esta situación y escribieron estas reflexiones:
“El comunismo Vasco tiene por delante un duro trabajo, queda claro que el enemigo objetivo y general es el nacionalismo español”, “Sin embargo no nos equivoquemos, el comunismo todavía no ocupa un lugar político como agente activo en la coyuntura del país, todavía se encuentra en la prehistoria del activismo partidario, los comunistas no tienen incidencia en las masas, están divididos y poco organizados y no poseen ni medios de propaganda ni de difusión”.
José María Eskubi, militante de ETA

Caracter de la organizacion que pretendemos construir 
La actual taréa histórica que se nos presenta debe abordar cuatro fases:
Definir las bases del abertzalismo comunista bajo los parámetros de inde­pendencia y socialismo, adaptados a las actuales circunstancias.
Avanzar en la construcción y fortalecimiento de el abertzalismo comunista organizado.
Desarrollar la línea política y los principios generales para la emancipación del Pueblo traba­jador vasco y los sectores populares revolucionarios.
Trabajar en la formación militante como algo estratégico, la formación política como elemento principal y la formación técnica como trabajo singular.
La figura del partido que muchos comunistas persiguen como si fuera la solución a sus problemas no puede ser un fetiche, un bálsamo que todo lo cura y todo lo puede, un elemento infalible, olvidando que es sólo una herramienta en manos de quienes lo componen. Hacer consciente en­tre la militancia de este hecho, ha sido y será una de las tareas más constantes que se nos vendrá encima.
En los últimos años, en Euskal Herria nacieron diversos partidos comunistas, unos para la Revolución Vasca otros para ser apéndice de estructuras estatalistas españolas o francesas. Todos se autoproclamaron vanguardia de la clase trabajadora. Tal como llegaron se fueron. La lucha por el espacio de los abertzales comunistas se va a dar en el contexto de un proceso largo dentro de la Izquierda Abertzale, que para empezar deberá superar dos etapas:
Ganar y recuperar un espacio propio como comunistas en la Izquierda Abertzale, en la actualidad inexistente, y esto solo se puede lograr por medio de un trabajo organizado.
Recuperar la credibilidad perdida del comunismo vasco, desacreditado con el paso de los años por la traición histórica de unos y las incomprensiones de la lucha de clases en Euskal Herria como marco autónomo de otros.

Archivo del blog