Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2014/11/17

“El origen del eslogan ‘Socialismo o Barbarie’ de Rosa Luxemburg”

"Su gran contribución fue dar a “socialismo o barbarie” un significado más inmediato y profundamente revolucionario "

Ian Angus                                
                                                       
Creo que he resuelto una pequeña pieza del puzle en la historia del socialismo.

El lema de Climate & Capitalisme, “Ecosocialismo o barbarie: no hay tercera vía” está basado en el eslogan “Socialismo o Barbarie” que consiguió un gran efecto gracias a Rosa Luxemburg durante la Primera Guerra Mundial y la posterior revolución alemana, y que ha sido adoptado por muchos socialistas desde entonces.

El enigma es: ¿de dónde vino ese concepto? Lo que cuenta la propia Luxemburg no se sostiene, y tampoco lo hacen los intentos de los estudiosos de izquierdas para explicar (o justificar) la confusión en su explicación.

Luxemburg, en un potente panfleto antibélico que escribió en prisión en 1915, lanzó por vez primera la idea de que la humanidad se encontraba frente a la elección entre la victoria del socialismo o el fin de la civilización. La Crisis de la Socialdemocracia Alemana (más conocido como El folleto Junius, titulado así por el seudónimo que utilizaba para evitar la persecución), jugó un papel clave en educar y organizar a una oposición revolucionaria de izquierdas al liderazgo probélico del Partido Socialdemócrata de Alemania.
Rosa Luxemburg atribuía el concepto a uno de los fundadores del socialismo moderno:

“Friederich Engels dijo una vez: ‘La sociedad capitalista se halla ante un dilema: avance al socialismo o regresión a la barbarie.’ … Hemos leído y citado estas palabras con ligereza, sin poder concebir su terrible significado. … Así nos encontramos hoy, tal como lo profetizó Engels hace una generación, ante la terrible opción: o triunfa el imperialismo y provoca la destrucción de toda cultura y, como en la antigua Roma, la despoblación, desolación, degeneración, un inmenso cementerio; o triunfa el socialismo, es decir, la lucha consciente del proletariado internacional contra el imperialismo, sus métodos, sus guerras.”

Aquí está el problema: a pesar de mucho indagar a través de sus obras, publicadas como no publicadas, nadie ha encontrado esas palabras que supuestamente dijo Engels. ¿Qué está pasando?

Primero, debemos tener en cuenta que la traducción inglesa pone las comillas incorrectamente alrededor de la frase que Luxemburg atribuyó a Engels. Esas comillas no aparecen en su texto original en alemán, lo que indica que ella no estaba dando una cita directa, y que no deberíamos esperar encontrar esas palabras exactas en Engels. Es más, ella escribió ese texto en prisión, con acceso limitado a libros socialistas, así que debemos concederle errores de memoria.

Con eso en mente, echemos un vistazo a las sugerencias que tres estudiosos han hecho sobre los pasajes que Luxemburg podría haber tenido en mente cuando atribuyó la frase “La sociedad capitalista se halla ante un dilema: avance al socialismo o regresión a la barbarie,” a Engels.

Tres explicaciones
En The Rosa Luxemburg Reader, los editores Peter Hudis y Kevin B. Anderson escriben: “Luxemburg probablemente tenía en mente un fragmento del Manifiesto Comunista donde Marx y Engels hablan de la lucha de clases resultando en ‘bien una constitución revolucionaria de la sociedad en su conjunto o la ruina común de las clases contendientes.’”

Aunque ese pasaje expresa una idea relacionada, hay tres objeciones serias al mismo como fuente de Luxemburg. Primero, su formulación es tan diferente de la del Manifiesto que es difícil imaginarla haciéndolo tan mal, incluso citando de memoria. Segundo, es poco probable que atribuyese un fragmento de la colaboración más conocida de Marx y Engels solamente a Engels. Y tercero, la traducción estándar inglesa que he citado arriba, que también usan Hudis y Anderson, omite tres palabras importantes que aparecen más tarde “como lo profetizó Engels hace una generación” en el original alemán: vor vierzig Jahren. Sin duda nadie que escribiera en 1915 se referiría a 1848, cuando se publicó el Manifiesto, como hace cuarenta años.

Hace cuarenta años nos encontraríamos en la década de 1870, lo que dirige nuestra atención al Anti-Dühring, que Engels publicó de forma seriada en 1877-78, y como libro en 1879. Puesto que era la declaración más completa de la visión del mundo marxista escrita por uno de los fundadores del movimiento, es un sitio razonable donde buscar citas similares a la que Luxemburg atribuyó a Engels –y es justo lo que han hecho estos dos estudiosos.

En The Legacy of Rosa Luxemburg (El legado de Rosa Luxemburg), Norman Geras sugiere que ella “probablemente” se estaba refiriendo a un pasaje en que Engels objeta la afirmación de Dühring de que la fuerza, y no el desarrollo económico, es el factor dominante en la historia. Engels argumenta que los intentos de usar la fuerza para dar la vuelta al progreso económico casi siempre han fracasado, excepto en unos pocos y “aislados casos de conquista, donde los más bárbaros conquistadores exterminaron o echaron a la población de un país y lo desolaron o permitieron arruinar las fuerzas productivas que no sabían cómo utilizar.” Como ejemplo cita a los invasores cristianos que permitieron la decadencia de los avanzados sistemas de riego tras derrocar el dominio musulmán en España.

El fragmento de hecho habla de un desastroso conflicto entre civilización (musulmanes) y bárbaros (cristianos) donde ganaron los últimos, pero no dice nada sobre capitalismo o socialismo, ni Engels dibujó la conclusión general que Luxemburg le atribuye. Buen intento, pero no da resultado.

En un reciente ensayo, Michael Löwy sugiere que Rosa Luxemburg podría haberse referido a este pasaje del Anti-Dühring:

“tanto las fuerzas productivas creadas por el modo de producción capitalista moderno como el sistema de distribución de bienes establecido por él han entrado en gran contradicción con el modo de producción mismo, y en tal grado de hecho que, si toda la sociedad moderna no perece, una revolución en el modo de producción y distribución debe tener lugar.

De nuevo, esto expresa un concepto relacionado, pero como Löwy señala firmemente, el fragmento es “bastante diferente”, tanto en palabras como en significado, de la cita que Luxemburg atribuye a Engels. Löwy concluye que la búsqueda de una fuente para el eslogan de Rosa Luxemburg está condenada al fracaso, porque:

“De hecho, es Rosa Luxemburg quien inventó, con todo el sentido de la palabra, la expresión ‘socialismo o barbarie’, que iba a tener un gran impacto en el curso del siglo XX. Si ella se refiere a Engels, es quizás para intentar darle más legitimidad a una tesis bastante heterodoxa.”

Esta es una conclusión razonable, pero creo que es equivocada. Por un lado, la idea de que Rosa Luxemburg se inventó la expresión en 1915 se contradice con su afirmación de que “Hemos leído y citado estas palabras con ligereza”. Está claro que esperaba que sus lectores estuviesen familiarizados con la frase: no era algo nuevo y extraño. Y eso significa que hay una tercera teoría sobre la fuente.
Redoble de tambores, por favor…

La búsqueda de la cita de Rosa Luxemburg en los trabajos de Engels está condenada al fracaso porque él no lo dijo. El problema no trata de una cita errónea, sino de una atribución errónea.

El autor de la frase que cita Luxemburg, y del concepto “socialismo o barbarie” más generalmente, no fue Engels, sino el hombre que fue ampliamente visto como el teórico marxista con mayor autoridad después de Marx y Engels: Karl Kautsky.

El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) fue fundado en 1875 como una fusión entre marxistas y seguidores de Ferdinand Lasalle, con un programa que era en general socialista pero no marxista. En 1891 Karl Kautsky y Eduard Bernstein redactaron un programa marxista que Kautsky reescribió tras un debate público: fue adoptado en un congreso del partido en Erfurt ese año. El Programa de Erfurt, como era conocido, permaneció como el programa oficial del SPD hasta después de la Primera Guerra Mundial, y fue ampliamente usado por los partidos socialistas de otros países como modelo: Lenin, por ejemplo, basó su proyecto de programa de 1896 para los socialistas rusos en él.

El programa en sí mismo era deliberadamente breve, poco más de 1300 palabras en la traducción inglesa, con poca explicación o argumentos, así que Kautsky escribió más tarde un comentario popular de la extensión de un libro sobre él, explicando el programa y argumentándolo para el socialismo. Das Erfurter Programm in seinem grundsätzlichen Teil erläutert (El Programa de Erfurt: Una discusión de los fundamentos) se publicó en 1892. El historiador Donald Sassoon escribe que el programa “se convirtió en uno de los textos más leídos por los activistas socialistas en toda Europa” y el comentario de Kautsky “fue traducido a dieciséis idiomas antes de 1914 y se convirtió en el summa aceptado popularmente del marxismo” en todo el mundo.

Rosa Luxemburg, quien fue alguien activa en los movimientos socialistas polacos y alemanes en la década de 1880, sin duda leyó el libro de Kautsky y habría escuchado el debate sobre sus ideas en muchas ocasiones. 

El Capítulo 4 incluye este fragmento:

“Si de hecho la comunidad socialista fuese algo imposible, entonces la humanidad se vería incapaz de un mayor desarrollo económico. En ese momento la sociedad moderna se vendría abajo, como hizo el Imperio Romano hace casi dos mil años, y finalmente recaería en la barbarie.
“Tal como están las cosas hoy en día la civilización capitalista no puede continuar; debemos avanzar hacia el socialismo o caer de nuevo en la barbarie.”

Las semejanzas entre este pasaje y el arriba citado de El folleto Junius son obvias. La cláusula final crucial en Kautsky es virtualmente idéntica a su homóloga en la “cita de Engels” de Rosa Luxemburg.
  • Kautsky 1892: debemos avanzar hacia el socialismo o caer de nuevo en la barbarie (es heißt entweder vorwärts zum Sozialismus oder rückwärts in die Barbarei)
  • Luxemburg 1915: avance al socialismo o regresión a la barbarie (entweder Übergang zum Sozialismus oder Rückfall in die Barbarei)
Rosa Luxemburg ha utilizado sustantivos en lugar de verbos, pero por lo demás son lo mismo.

Una confirmación adicional al hecho que las palabras de Luxemburg tuvieron su origen en el libro de Kautsky se encuentra en que ambos se refieren a la caída del Imperio Romano como ejemplo de sociedad que regresó porque falló en su avance, un tema que desafortunadamente Löwy descarta como “no muy relevante”.

Entonces, ¿por qué atribuyó Rosa la idea de “socialismo o barbarie” a Engels en lugar de a Kautsky? Es imposible estar seguro, pero parece probable que después de dos décadas de amplio uso como la explicación popular del socialismo, muchos conceptos y formas de expresión en el libro de Kautsky se habían convertido en una moneda de cambio corriente en los círculos socialistas, hasta el punto que las palabras estaban separadas de su origen específico. Pensad en las numerosas citas que se atribuyen erróneamente a Albert Einstein, y os haréis una idea de cómo la frase de Kautsky se le podría haber acreditado a Engels. Cuando ella la citó de memoria en la cárcel en 1915, Rosa Luxemburg hizo una informada, pero equivocada, conjetura de que el lugar más probable donde encontrarla era el Anti-Dühring, así que añadió la referencia de “hace cuarenta años”. Su panfleto tenía que imprimirse en Suiza y ponerse en circulación ilegalmente en Alemania, así que la comprobación detallada de la fuente no formaba parte de la agenda.

La autoría de Kautsky del “socialismo o barbarie” no se había identificado antes de esto, sospecho, porque después de que él condenase la revolución bolchevique, los socialistas dejaron de leerlo. Como alguien ha bromeado, gracias a la polémica de Lenin mucha gente cree que el nombre de pila de Kautsky era Renegade (en español, renegado). Muchas de sus obras están fuera de imprenta o disponibles sólo en Alemania en caras ediciones académicas. Como ilustra este caso, tal omisión ha hecho más difícil entender a Rosa Luxemburg.

Si estoy en lo cierto, Michael Löwy se equivoca al sugerir que Luxemburg “inventó, con todo el sentido de la palabra, la expresión ‘socialismo o barbarie.’” Más bien, ella escribió “Hemos leído y citado estas palabras con ligereza” porque era la simple verdad –como resultado de la amplia lectura del libro de Kautsky, la idea de que la humanidad debe avanzar hacia el socialismo o caer de nuevo en la barbarie era ya famosa entre los socialistas en Alemania.

Su gran contribución fue dar a “socialismo o barbarie” un significado más inmediato y profundamente revolucionario que lo que el autor original pretendía. Las palabras proceden de Karl Kautsky, pero Rosa Luxemburg les dio alas.

Este artículo fue publicado en John Riddell’s Marxist Essays and Commentary.

Lecturas relacionadas:
Referencias
  • El folleto Junius – La crisis de la socialdemocracia alemana de Rosa Luxemburg está publicado en el Marxist Internet Archive en inglés y en alemán, y está disponible en muchas antologías impresas. Cada versión inglesa que he visto incluye los errores y omisiones descritas arriba.
  • El Programa de Erfurt (Das Erfurter Programm in seinem grundsätzlichen Teil erläutert) de Karl Kautsky publicado en alemán en el Marxist Internet Archive, y en inglés bajo el título de The Class Struggle (La lucha de clases). Nota: en Lenin Redescubierto, el historiador Lars Lih describe la traducción inglesa como “un compendio retocado”.
  • Algunos ejemplos de citas que son atribuidas sin exactitud a Einstein están aquí.
Otras obras citadas
  • Friederich Engels. Herr Eugen Dühring’s Revolution in Science (Anti-Dühring). Progress Publishers, 1969. También en Marx Engels Collected Works, Volume 25, y en el Marxist Internet Archive.
  • Normas Geras. The Legacy of Rosa Luxemburg (El legado de Rosa Luxemburg). NLB Books, 1976, y Verso Books, 1983
  • Peter Hudis y Kevin B. Anderson, editores. The Rosa Luxemburg Reader (El Lector de Rosa Luxemburgo). Monthly Review Press, 2004.
  • Michael Löwy. “The spark ignites in the action – the philosophy of praxis in the thought of Rosa Luxemburg.” International Viewpoint, May 2011.
  • Karl Marx y Friedrich Engels. El Manifiesto Comunista. En el Marxist Internet Archive y en muchas ediciones impresas.
  • Donald Sassoon. One Hundred Years of Socialism (Cien años de Socialismo). New Press, 1996.

Archivo del blog