Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2014/12/25

El fascismo en las estructuras de poder españolas-

"El fascismo, como es obvio, sigue manejando el cotarro en España y se encuentra en todas las esferas de poder, un poder político, eclesiástico y militar que siempre -siempre- ha sido catalanofóbico. Por eso los ultranacionalistas españoles de Valencia pudieron gritar consignas a favor de Hitler y exhibir banderas nazis ante los ojos de la policía, que lo contemplaba sin mover un dedo."

Víctor Alexandre 
Boltxe.info
Coincido plenamente con la tesis desarrollada por Xavier Escura, concejal de Cultura de Sant Cugat, en el ciclo de conferencias que han organizado los Amigos de la Unesco Valldoreix-Sant Cugat para reivindicar la cultura de la paz, la libertad y la defensa del patrimonio histórico. Es decir, los valores que tradicionalmente siempre ha fomentado esta entidad. Valores que, como es lógico, incluyen la independencia de Cataluña, ya que un pueblo que no puede decidir su futuro es un pueblo falto de libertad.

En su conferencia, Escura, que no habló en función de su cargo, sino como historiador, dijo que “España fue el único Estado donde ganó el fascismo” y que “aún hoy continúa enquistado en las estructuras de poder”, lo que imposibilita que pueda prosperar una verdadera democracia. Ciertamente es así. Fijémonos, por ejemplo, que por lucir una estelada en un pabellón de baloncesto de Zaragoza, la fiscalía pide 300 euros a su portador después de haberlo detenido y encerrado en un calabozo toda la noche del 5 de octubre, mientras que la quema de una bandera seis días después en Montjuïc, por parte de un grupo de ultras españolistas, disfrutó de total impunidad. La misma impunidad bajo la cual los fascistas que se manifestaron el 9 de octubre en Valencia gritaban “¡Mas, cámara de gas!”.

El fascismo, como es obvio, sigue manejando el cotarro en España y se encuentra en todas las esferas de poder, un poder político, eclesiástico y militar que siempre -siempre- ha sido catalanofóbico. Por eso los ultranacionalistas españoles de Valencia pudieron gritar consignas a favor de Hitler y exhibir banderas nazis ante los ojos de la policía, que lo contemplaba sin mover un dedo. Mira por donde, la misma policía que, también en Valencia, bajo el grito de “¡Te vas a enterar catalán de mierda!”, vapuleó a patadas el joven Rafael Martín i Faixó el 16 de abril pasado por llevar una estelada en el partido de final de Copa. Y también fue la policía española la que desfiguró la cara por la misma razón a Jordi Mascort en una final de Copa anterior en el estadio Vicente Calderón de Madrid. Y es que para España la defensa de los derechos nacionales de Cataluña es un delito, mientras que las exaltaciones del franquismo y del nazismo están protegidas. El primero, el franquismo, cuenta con una fundación subvencionada por el Estado, y el segundo, el nazismo, se ve condecorado por la delegada del Gobierno en Cataluña.

Por supuesto, todas estas agresiones policiales contra portadores de esteladas han sido defendidas por el ministro Jorge Fernández Díaz, lo que indica hasta qué punto la catalanofobia en España es institucional. Lo bueno de todo esto es que pronto podrá desembarazarse de esa gente tan ufana y tan soberbia que con su odio ha conseguido que millones de catalanes tengan claro que la independencia de Cataluña, además de ser un derecho inalienable, es una necesidad vital.

Archivo del blog