independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herrigintza-informazioa-duintasuna-formakuntza-asanblada-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-okupazioa-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-konfederazioak-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasuna-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak-

2014/07/30

¡No a la complicidad vasca con el sionismo!

"Estatu sionistak badaki Gazaren sarraskiarekin jarrai dezakeela, Estatu Batuekin eta Europako potentziekin konpartitzen dituen interes komertzial eta militarrek milioika palestinarren bizitzak baino gehiago balio dutelako"

Askapena

Gaza sigue soportando, desde hace 22 días, una criminal ofensiva que ha causado ya más de 1.100 muertos, miles de heridos, y miles de casas y cultivos destrozados. Si ya de por sí, Gaza era una especie de cárcel a cielo abierto por el criminal bloqueo impuesto por el Estado sionista, la situación hoy en día, y la que quedará a la población gazatí será terrible. A pesar de ello, la determinación del pueblo palestino por continuar la lucha y salir adelante ha vuelto a quedar de manifiesto una vez más.

Beste behin ere argi geratu dena ere hauxe da: eskala erraldoian eta telebista-kamerapean bere krimenak egiteko Estatu sionistaren zigorgabetasuna. Beren zakarkeriak eta zinismoak ez dute mugarik. Batzuek beren buruari galdetuko diote: “Nola da posible Herri palestinarraren sarraski-estrategia, zibilen eta umeen hilketa telebistatua jarraitzea?” “Nola da posible eskolak, ospitaleak eta Nazio Batuen Erakundearen eraikinak bonbardatzea?” “Nola da posible Nazioarteko komunitateak ezer ez egitea?”. Erantzuna konplexua izan daiteke, baina, aldi berean, oso sinplea da. Estatu sionistak badaki kondena guztiak eta potentzia kapitalisten diplomaziaren komunikatu guztiak itxura emateko baino ez direla, ondoriorik gabeko adierazpenak direla, hain zuzen ere.

Desde su creación en 1948, el Estado sionista ha sido el gendarme de los intereses del imperialismo yankee en la región y con el paso de los años y la inestimable labor de los lobbies sionistas ha conseguido condicionar en gran medida la política exterior de EEUU. El Estado sionista ha incumplido una y otra vez las resoluciones de la ONU relativas a la ocupación de Palestina o el retorno de los refugiados, y ha desafiado a los organismos internacionales cometiendo crímenes de guerra, utilizando armamento prohibido por las convenciones internacionales, legalizando la tortura e interviniendo incluso militarmente y mediante acciones terroristas en los Estados vecinos (Líbano, Siria, etc).

Estatu sionistak badaki Gazaren sarraskiarekin jarrai dezakeela, Estatu Batuekin eta Europako potentziekin konpartitzen dituen interes komertzial eta militarrek milioika palestinarren bizitzak baino gehiago balio dutelako. Estatu horiek, beren burua demokratatzat hartzen dutenek eta ustezko giza-eskubideen urreketengatik munduko beste zonaldeko gobernu progresistak kondenatzen dituztenek, ez daukate inolako arazorik Estatu sionistarekin harreman diplomatiko eta komertzialak mantentzeko (armen salerosketa barne, egun hauetan palestinarrak hiltzen ari direnak kasu).

Si bien la denuncia del Estado sionista es imprescindible, lo realmente importante es ejercer una solidaridad efectiva con el valiente pueblo palestino. Y el llamamiento realizado por el pueblo palestino en 2005 es claro: apoyar y difundir la campaña BDS, de boikot, desinversiones y sanciones contra Israel (http://www.bdsmovement.net/bdsintro).

En este sentido, aquí en Euskal Herria, además de boikotear los productos israelíes que se venden en algunos comercios y las representaciones artísticas, culturales, académicas que tratan de vender una imagen del Estado sionista como un Estado moderno y democrático, nos corresponde presionar para cortar todas las relaciones que instituciones, asociaciones y empresas mantienen con el Estado sionista.

Bai, Estatu sionistaren laguntzaileak topatzeko ez dugu Ekialde hurbilera joan behar edo potentzia kapitalistei aipamena egin behar. Euskal Herritik Estatu sionistarekin harremanak mantentzen eta negozioak egiten dituztenak, beharrezko laguntzaileak dira Estatu terrorista horrek Herri palestinarra suntsitzeko eta kanporatzeko estrategia mantentzeko. Demokraziaz eta giza eskubideez hitz egiten duten horiek Estatu sionistari zilegitasuna ematen diote. Aurten onartu den Eusko Jaurlaritzaren Nazioartekotzeko Euskadi-2020 Basque Country Esparru-Estrategia, adibide argi bat da. Estrategia honetan Israel “ikasi eta konparatzeko” lehenetsitako herrialde bezala jasotzen da, hau da “Euskadirentzat erreferentzia diren beste herrialde batzuen esperientziak eta jardunbide egokiak ezagutzekoa, eremu pribatuan zein politika publikoen eremuan”. Estrategia honetan, jasotzen da literalki: “Israel ikasteko aukera emango duen bazkide lehenetsia da”. Eta hau, gertatzen ari da orain eta hemen.

En ese mismo contexto de legitimación del Estado sionista desde Euskal Herria, la Federación de Cooperativas agroalimentarias de Euskadi ha organizado un viaje del 27 de agosto al 4 de septiembre al Estado sionista para visitar varios kibutz (algunos de ellos construidos sobre tierra robada al pueblo palestino). No deja de ser paradójico que mientras vemos como el Estado sionista masacra a la población palestina, algunas vascas y vascos estén haciendo las maletas para visitar el Estado de Israel como si no pasara nada. En este viaje colaboran además el Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi y la prosionista Asociación cultural Euskadi-Israel Havtajá. La financiación del viaje corre a cargo del Parlamento vasco y en el viaje participarán además algunos parlamentarios que tendrán todos sus gastos de desplazamiento, hotel y dietas financiados con dinero público. Es decir, con el dinero que pagamos de impuestos van a financiar un viaje al Estado sionista. Mediante esta movilización queremos denunciar el doble rasero, la hipocresía de instituciones, organizaciones, políticos y empresarios vascos y exigir la suspensión de este viaje.

Palestina aurrera!

Ez gure izenean!

¡No a la complicidad vasca con el sionismo!

2014/07/22

El PNV colaboró en el cierre de Egin

"De poco valen las actitudes a posteriores de algunas plañideras jeltzales criticando el cierre y abogando por la libertad de expresión, cuando durante años habían colaborado gustosamente para que tropelías, como el cierre de medios de comunicación, se llevaran a cabo en un hipotetico Estado democrático."

Igor Meltxor
Boltxe.info
Se cumplen 16 años del cierren de los medios de comunicación EGIN y EGIN IRRATIA.

El juez Garzón, bajo las ordenes del ministro de Interior, Mayor Oreja, daban un golpe a la libertad de expresión en Euskal Herria aquel verano de 1998. Unos ejecutaron el cierre pero otros ya se habían encargado de allanarles el terreno años atrás.

A muchos nos vino a la memoria el “decreto contra el separatismo” de 1923, promulgado por la dictadura de Primo de Rivera. Por aquel entonces, los militantes jeltzales de “Aberri”, liderados por Eli Gallastegi, sufrían la represión de la dictadura, mientras que sus compañeros de la “Comunión Nacionalista” miraban para otro lado. Lo mismo que sucedió en 2003 con la ilegalización de la izquierda abertzale. Aquel decreto clausuró el periódico “Aberri”, organo de expresión del grupo de Gallastegi, mientras el semanario 

“Euzkadi” obtenía la complacencia de la dictadura para seguir publicando, una vez que cedieron a la petición de no publicar nada en euskara. Así pues, la historia volvía a repetirse.

El dia 22 de noviembre de 1993, ETA mataba al sargento de la Ertzaintza, Joseba Goikoetxea, atentado que desencadenaria el inicio de un camino emprendido por el PNV contra toda la izquierda independentista, y que a corto y largo plazo, daría sus frutos. Goikoetxea había sido denunciado desde las paginas del diario EGIN en diferentes informaciones realizadas por el equipo de investigación dirigido por Pepe Rei. La maquinaria mediática y policial del PNV, comandada por Atutxa, se puso en marcha y comenzó una dura campaña contra el diario abertzale que pronto tendría sus consecuencias. El ministro de Interior español, Jose Luis Corcuera y el lehendakari Ardanza, alzaban la voz al unísono para solicitar el cierre inmediato de EGIN, un sueño que verían hecho realidad cinco años después. En concreto el ex lehendakari afirmaba que la “desaparición de EGIN sería un favor para la higiene democrática” (24 noviembre 1993). El justiciero Atutxa, uno de los politicos mas queridos en el Estado en aquellos años, pedía “el ahogo económico y el boicot institucional” (25 noviembre 1993). La operación policial estaba servida y solo una semana después, efectivos de la policia del PNV irrumpían en la redacción de Hernani y la delegación de Bilbo, con una orden judicial dictada por el juez Bueren, y que tenía el sello personal de Atutxa.

Lo sucedido en el verano de 1998 con el cierre de EGIN, fue el epílogo de un guión auspiciado y amparado por el aparato politico-mediático del PNV desde años atrás. De poco valen las actitudes a posteriores de algunas plañideras jeltzales criticando el cierre y abogando por la libertad de expresión, cuando durante años habían colaborado gustosamente para que tropelías, como el cierre de medios de comunicación, se llevaran a cabo en un hipotetico Estado democrático.

Poco antes de que la Ertzaintza irrumpiera en la redacción de EGIN, como elefante en una cacharreria, el policia Atutxa, lanzaba deleznables acusaciones contra el diario y sus trabajadores: “lo que escriben ciertos profesionales de ese periódico perjudica directamente a los ciudadanos que leen sus articulos”, para posteriormente apostillar que “soy partidario del pluralismo y de la libertad de expresión, siempre y cuando se respete la barrera que separa lo lícito de lo ilícito o manipulado”. No se conformaba con tratar de publicitar un boicot contra EGIN, sino que iba más allá y se atrevía a anunciar las futuras actuaciones que, a su juicio, debían llevarse a cabo contra el diario, y citaba tres formas de actuación: “Primero, una actuación drástica, gubernativa. Segundo, una actuación judicial, nunca descartable. La tercera, y la que prefiero, es la respuesta de la propia sociedad, su renuncia y rechazo, a través de la no adquisición del diario y la no inserción de publicidad”. Por desgracia, las dos primeras se cumplieron a raja tabla cinco años después, gracias, entre otros, a lideres jeltzales como Atutxa, pero lo que no consiguieron fue el rechazo de la sociedad que tanto anhelaban, ya que tras el cierre de EGIN miles de personas inundaron las calles de Euskal Herria derrochando solidaridad con todos los trabajadores despedidos, y que un año despues, gracias a las aportaciones de numerosas personas posibilitaron la creación de un nuevo diario que vería la luz en enero de 199, con el nombre de GARA.

La vileza de Atutxa nunca tuvo limite y, tan solo una semana despues y con el cuerpo aun caliente del sargento Goikoetxea, arremetía como el mayor de los villanos contra EGIN: “Yo digo con tristeza pero con total convicción que aquel que estuviera insertando publicidad en ese medio, está adquiriendo una participación de la bala que Goikoetxea tenía alojada en su cuerpo” (1 diciembre 1993). Palabras que en cualquier democracia plena, podrían llegar a ser constitutivas de delito.

El 24 de agosto de 1994, el periodista Pepe Rei daría con sus huesos en la carcel tras ser acusado de “colaboración con banda armada”. El PNV veía como una de las personas que más habia trabajado e investigado el tan complicado entramado politico-policial e incluso empresarial del partido, era por fin apresado para regocijo de los politicos profesionales de Sabin Etxea. Un estoro menos, pensaron. Aunque solo unos meses después, el periodista gallego fue puesto en libertad provisional bajo fianza. Tras la detención del periodista, Atutxa declararía que, “los demócratas siempre nos alegramos de poner a disposición judicial a un presunto delincuente, en este caso a Jose Benigno Rei”, para después jactarse de que “la detención había demostrado que la actuación de la Policía vasca no se hace a humo de pajas”.

Ese mismo año, tanto el ministro Belloch, como el dócil parlamentario español, Iñaki Anasagasti, uno de los mayores exponentes del “abertzalismo virtual”, atacaban con especial dureza al diario EGIN. A su vez, el PNV advertía en un comunicado que “gentes vascas podrían actuar contra la izquierda abertzale” (24 noviembre 1994). ¿Amenazas? o ¿triste realidad?. El anuncio del PNV, por impactante que pareciera, no suponia ninguna novedad, ya que los miembros de la Ertzaintza llevaban tiempo actuando contra ciudadanos vascos en una espiral represiva que iba en aumento. Mientras tanto el Gobierno de Lakua, enfrascado en su particular cruzada contra el diario EGIN, recibía la noticia de parte del TSJPV, que le condenaba por sexta vez por descriminar al diario abertzale. Las ocho sentiencias acumuladas en contra del Gobierno vascongado por su continuo boicot institucional a EGIN (26 febrero 1995), no parecían tener la mayor repercusión en un Ejecutivo que semanas más tarde anunciaba que estaba dispuesto a “agotar todas las vias legales antes de insertar propaganda en EGIN” (4 abril 1995).

El atentado de ETA contra el ertzaina y militante del PNV, Ramón Doral (5 marzo 1996), sería una disculpa mas para que el partido jeltzale pusiera a engrasar toda su maquinaria con el objetivo de provocar el aislamiento de la izquierda abertzale. Los jovenes del PNV, enrolados en EGI, pronto pasaron a la acción, empapelando las paredes de los pueblos de Euskal Herria con insultantes y calumniadores pasquines contra, una vez mas, el diario EGIN y su equipo de investigación: “Pepe Rei apunta, ETA dispara”. El periodista gallego habia realizado investigaciones sobre la Ertzaintza y el nombre de Doral aparecía en algunas de ellas, por todo ello, el PNV veía de nuevo en Pepe Rei, la disculpa perfecta para continuar su cruzada difamadora contra el diario y sus trabajadores.

A los pocos dias de enterrar a uno de sus militantes, el PNV decidia dar un empuje a su particular proceso de construcción nacional, firmando en Madrid un pacto de legislatura con el nuevo gobierno del PP de Aznar.

La fijación del PNV con EGIN volvió a quedar de manifiesto con ocasión de la detención de dos de sus redactores, Fernando Alonso y Andoni Murga (18 agosto 1996). Los ataques contra el diario eran cada vez mas virulentos y personajes como Atutxa aprovechaban cualquier circunstancia para arremeter contra un medio de comunicación que dia tras dia resistía estoicamente las calumnias y difamaciones constantes. Tras los continuos ataques, curiosamente sería el portavoz del Gobierno español, Miguel Angel Rodriguez (quien lo diría) quien afirmara: “EGIN no se debe cerrar. (…) las palabras no matan, sino las pistolas encontradas en los domicilios de los dos redactores detenidos” (20 agosto 1996). Pero Atutxa y sus correlegionarios estaban en un nivel superior de acoso y derribo contra el periodico, como así lo reflejan las declaraciones que el ínclito consejero de Interior realizó tras la detención de los dos periodistas, y que pueden servir de explicación a lo sucedido en el verano de 1998. Estas fueron las denigrantes perlas contra EGIN:

“EGIN es como una pequeña bomba de amonal (…). Todas las mañanas explota una pequeña bomba, de unos cincuenta gramos de amonal que es EGIN (…). EGIN es además un caldo de cultivo para que surjan elementos que acaban delinquiendo en lo más horrendo y atroz, que es el terrorismo” (22 agosto 1996).

El 15 de agosto Garzon clausuraba EGIN y EGIN IRRATIA. El PNV emitia un comunicado donde señalaba que el auto del juez “parecia cumplir los requisitos legales y contar con las suficientes garantias de que no sea una acción arbitraria”. Como pitonisos no tienen precio. Ni en aquellos duros momentos el infame Atutxa cesó en sus ataques, declarando que “la empresa editora va a tener unas garantias juridicas de las que no disponen las victimas de ETA”, para añadir que “EGIN ha tenido mucho que ver en la existencia de gente que se ríe de la muerte de otros”.

Este relato trata de demostrar la colaboración directa y necesaria del PNV en la clausura del diario EGIN. Sin ellos nunca hubiera sido posible.

Años más tarde se demostraría que el cierre fue una tropelía pero a dia de hoy, su director, Jabier Salutregi continúa en prisión. A él le robé el término de “abertzalismo virtual” y desde aquí le brindo mi mas sincero homenaje.

2014/07/21

ELKARRIZKETA JOSEFINA LAMBERTORI, FAXISTEK 36AN NAFARROAN HIL ZITUZTEN VICENTE LAMBERTOREN ALABA ETA MARAVILLAS LAMBERTOREN AHIZPA

"Aitaren eta ahizparen bizitza ezin didate itzuli, baina ostutakoa bai. Orduan hasiko nintzateke justizian sinesten. Ez dut inolako itxaropenik ez Argentinan, ez Nafarroan eta ez inon."

Maialen Belarra 
Berria

Zazpi urte zituen arren, Josefina Lambertok (Larraga, Nafarroa, 1929) ez du erraz ahaztuko bere aita Vicente eta ahizpa Maravillas inolako azalpenik gabe eraman eta fusilatu zituzten eguna. Aitari UGTko kide izatea egotzi zioten, eta ahizparen «bekatua» aita zaindu nahi izatea izan zen. Nahiz eta 78 urte pasatu, Lambertok borrokan segitzen du, justiziaren bila; ez du etsiko aita topatu arte.

36ko gerran, 3.400 lagun inguru fusilatu zituzten; haien artean, zure aita eta ahizpa. Nola gogoratzen duzu egun hura?

Gogoan dut 1936ko abuztuaren 15ean gure etxeko atea jo zutela goizeko ordu bietan. Ama koitaduak ez zuen atea ireki beste erremediorik izan. Hala, gizon horiek metrailetak eskuetan zituztela sartu ziren etxean, eta zuzenean aitaren bila joan ziren. Nire ahizpa Maravillasek 14 urte zituen momentu hartan, eta bazekien herrian ordurako pertsona asko desagertuak zirela. Hori zela eta, falangistei eskatu zien haiekin eramateko, gure aitari zer egiten zioten jakiteko, eta haren arrastoa ez galtzeko.

Biak eraman zituzten orduan.

Eraman bai, baina bueltan ekarri ez. Aita Larragako udaletxe azpian dagoen kartzelara eraman zuten, eta ahizpa, berriz, gora igo zuten, idazkaritzara. Ezin dugu ziur jakin, baina badirudi nahi izan zuten guztia egin zutela harekin, inguruko bizilagunek jantzi guztiak txiki-txiki eginda zituela ikusi baitzuten. Gauza onik ez zioten egin, beraz. Hurrengo goizean, amak esnatu gintuen, eta aitari gosaria eramateko esan zigun. Baina, zoritxarrez, nire ahizpa Pilar eta biok udaletxera iritsi ginenerako, aita jada ez zegoen han.

Maravillasi buruz zerbait esan zizuen amak momentu hartan?

Ezertxo ere ez. Ez genuen ezer gehiago jakin haietaz. Antza denez, aita Ibirikura eraman zuten, edo hori da behintzat guri esan zigutena. Halere, gorpuzkiak ez dira agertu; aitarena orain dela gutxi bilatu zuten, ingurune guztia induskatu zuten, baina ezer ere ez. Ahizpari dagokionez, herritar batek esan zigun behin animaliak bazkatzera eraman zituela eta, gauean haien bila joan zenean, hilotz usaina sumatu zuela. Hara hurbildu, eta gorpu bat ikusi omen zuen, guztiz desitxuratua; txakurrek janda. Gainera, ordurako erabat ustelduta zegoen, eta erre egin ei zuten.

Momentu latzak izan ziren.

Latzegiak. Aita eraman zutenetik, gure bizitza errotik aldatu zen: ama kartzelara eraman zuten, lurrak kendu zizkiguten, behor bat eraman ziguten, etxeko objektuak lapurtu zizkiguten, eta abar. Ezer gabe utzi gintuzten. Gogoan dut egun batean gozoki batekin etorri zirela gure etxera, ni engainatu nahian, gure aitaren armak erakusteko eskatuz. Irudi hori ez dut erraz kenduko burutik. Gainera, ama bizpahiru egunez egon zen kartzelan, eta ahizpa eta biok bakar-bakarrik geratu ginen etxean. Bizilagunek ez ziguten ogi zati txiki bat ere eman. Behin ama espetxetik aterata, militar baten etxera joan zen lanera, eta gu beste familia batekin utzi gintuen urtebetez. Oso egoera txarrean bizi ginen, eta behin eta berriz mespretxatzen gintuzten. Ez hori bakarrik: etxe hartatik atera ondoren jakin genuen etxe hartako semeak bortxatu eta hil zuela gure ahizpa. Handik Iruñera joan ginen.

Iruñean zuen bizitza hobetzen hasi zen?

Ez pentsa. Guztia kendu ziguten falangistek, eta gure ama eskean ibili zen hasieran. Gero, lantxo bat atera zitzaion Estafeta kalean, porlanezko zakuak josten. Miseria bat ordaintzen zioten, eta maiz ez zioten ematen zor zioten guztia. Handik gutxira gaixotu egin zen, eta ezin izan zen lanera joan. Horren ondorioz, errentan hartua genuen etxetik bota gintuzten, eta eskaileretan egin behar izaten genuen lo. Oso haurtzaro tristea izan genuen.

Gero, moja sartu zinen.

Bai, baina asko damutu naiz nire bizitzako berrogeita sei urte eta nire osasuna bizimodu hari eskaini izanaz. Kriminal hutsak dira: ez dute beste izenik merezi. Komentuan sartzean ez nekien non sartzen nintzen, baina segituan erakutsi zidaten esklaboak behar zituztela, eta ez mojak. Ez naiz besterik izan, esklabo bat.

Non egin duzu lan?

Pakistanen, Iruñean eta Madrilen. Hogeita bost urterekin, Pakistanera bidali ninduten hamalau urtez. Hango klima oso gogorra da, eta malaria pasatu behar izan nuen. Egia esateko, oso gaizki tratatu ninduten; gaztea nintzenez, edozer egin ahalko nuela uste zuten, eta nahiko abandonatuta utzi ninduten. Pakistandik bueltan, Iruñera etorri nintzen, baina etxe barruan lan egitera behartzen ninduten. Esan bezala, esklabo bat nintzen. Garbitegian, sukaldean, etxea garbitzen eta halakoetan pasatzen nuen eguna.

Lanik gogorrena egitera behartzen zintuzten, beraz.

Zalantzarik gabe. Familia aberatsetakoak ez ginenak neskametzat gintuzten. Komentuan lan egitea galgarri handia izan da niretzat, pertsona gisa. Sartu nintzen momentutik gutxiesteaz gain, haientzat ez nintzen ezer. Haien nahiak betetzeko eta haiek zikindutakoa garbitzeko nengoen. Gainera, ezin nien erantzun, ia ezin nuen hitzik ere egin... Guztiari amen esan behar zitzaion; haien amen, noski. Esklabotasun osoa zen hura.

Nola lortu zenuen komentutik ateratzea?

Franco hil zenean, gure aitaren bila joateko baimena eman ziguten, eta ni ere joan nintzen. Nik aita aurkitu nahi nuen, ez besterik, baina ez zidaten utzi. Mojek debekatu egin zidaten, eta, aurre egin nienez, Madrilera bidali ninduten. Hango komentuan beste hamabi urte eman ondoren, zulo hartatik ateratzea eta behingoz ni neu izatea erabaki nuen, ez inoren neskame. Geroztik, nik nahi dudana naiz. Orain dela hemezortzi urte utzi nuen komentua, baina izugarri kosta zitzaidan, handik aterata ezer eta inor gabe geratu bainintzen. Ez nuen batere dirurik, eta inor ez zegoen laguntzeko prest. Halere, ez nuen hondoa jo, eta, borrokatuz, azkenean Iruñera itzultzea lortu nuen. Mojek hondoratuta ikusi nahi ninduten, baina ez nien plazer hori eman, ezta emango ere. Asko kostatu arren, aurrera egin behar da, eta indarra ez dagoen tokitik atera behar da. Egia da izugarri sufritu dudala, baina sufrimendu horrek indartsuagoa egin nau.

Hainbeste urteren ostean, zer sentitzen duzu garai hauetan?

Guztia pizten zait ostera; berriz bizitzen dut garai hartako miseria, miseria gorria. Gainera, orain buruargi batzuk esaten hasi dira dirua kobratzeko asmoz ari garela nire aitaren bila eta beste hainbat fusilaturen bila. Jada ez dakite zer asmatu. Harrigarria da oraindik nolako mina egin dezaketen!

Noizbait alarma faltsuren bat izan duzue?

Behin, gizon bat hurbildu zitzaidan, ezagutzen ninduela esanez. Aipatu zidan bazekiela non zeuden Larragako herritarren bi gorpu. Momentu hartan barrua mugitu zitzaidan, eta ahizpari galdetu nion ea ez ote zen gure aita izango horietako bat. Hark ezetz erantzun zidan, gorpuzki horiek Añorben zeudela, eta gure aita Ibirikun zegoela, baina, halere, hara joatea erabaki genuen. Hantxe zegoen Larragako norbaiten eskeletoa; lepotik behera oso-osorik, baina burezurra falta zitzaion. Ikusgarria zen. Kontua da hara joan ginela, alde guztietara joan garela, eta aita ez dela agertzen. Itxaropena galtzen da azkena, baina jada ez dakit horrelakorik ba ote dudan.

Iazko abenduaren 5ean Nafarroako Parlamentuak Memoria Historikoaren legea onartu zuen. Zerbait egin dute geroztik?

Iseka egin digute lege horrekin. Ez digute kasurik egin, eta ez diote aurre egin beren erantzukizunari. Niri aita non dagoen esaten ez didaten bitartean, ez dut inongo legetan sinetsiko. Sartagudako parkean egin nahi dena ere ez dute ordaindu nahi. Hildakoak onartzen dituen paper batek ez du ezer moldatzen. Zer egingo dut nik paper batekin? Orain gobernuan daudenek hor jarraitzen duten bitartean, ez dute ezer egingo. Hitz asko, baina egin, ezer ez. Horrela ez goaz inora.

Urte hasieran 52 hobitan lan egiteko asmoa zenuten, 350 biktimaren arrastoak aurkitzeko xedez.

Nafarroako Fusilatuen Senideen Elkartekoak leku askotara joaten dira, zerbait aurkitu nahian, eta pixkanaka-pixkanaka ari dira arrasto zenbait aurkitzen. Dena dela, Nafarroako Gobernuak 20.000 euroko aurrekontu bat prestatu zuen gure ikerketara bideratzeko, baina diru horretako xentimorik ere ez dugu ikusi.

Horrez gain, orain Argentinan frankismoko krimenak ikertzen hasi dira. Zer iruditzen zaizu atzerrira jo beharra justiziaren bila?

Tamalgarria. Halere, zerbaitetarako balio duela ziurtatuko balidate, Argentinaraino joango nintzateke behar denari laguntzera. Baina haiek badakite oraindik bizirik nagoela, eta ez dute ezer egin. Hasteko, itzul dezatela lapurtutakoa. Dena ez bada ere, zerbait itzultzea lehenengo pausoa litzateke. Aitaren eta ahizparen bizitza ezin didate itzuli, baina ostutakoa bai. Orduan hasiko nintzateke justizian sinesten. Ez dut inolako itxaropenik ez Argentinan, ez Nafarroan eta ez inon.

Zerk dauka lehentasuna zuretzat?

Aita topatzeak, behingoagatik deskantsa dezan. Hori bai, nik ez diot inori ezer barkatuko; ez dago eskubiderik inori bizitza lapurtzeko, eta, are gutxiago, inolako arrazoirik gabe. Moja maltzur horiei ere ez diet barkatuko nire bizitza izorratzen saiatu izana.

Maiatzean, Iruñeko Ziudadelan erakusketa bat jarri zuten Espainiako armadako America 66 erregimentua omentzeko. Zer iritzi duzu erakusketa horren inguruan?

Oso lotsagarria iruditzen zait. Horrekin ere iseka egin digute. Zaila da familian fusilaturen bat duen norbaitek horrelako basakeria bat onartzea eta ulertzea. Burla egiten digute behin eta berriz, eta ez dira nekatzen.

Orain, zein da zure egunerokoa? 

Goizero zazpietatik bederatzi eta erdietara, Miserikordia etxean garbitegian laguntzen dut, arropa guztiak garbitzen eta tolesten. Horren truke, 98 euro ematen dizkidate hilean. Gero, Iruñeko jantoki solidario batera joaten naiz laguntzera, eta arratsaldean elbarri dagoen gizon bat zaintzen dut, koitaduak ez baitu beste inor bizitza honetan.

Gertatu zaizun guztia eta gero, zoriontsu zara?

Komentuan baino askoz ere zoriontsuago. Lagun zoragarriak ditut, eta Gorka Moreno ere hor dago, beti laguntzeko prest. Nafarroako Fusilatuen Senideen Elkarteko kideak ere nire ondoan daude, behar dudanerako. Zer gehiago eska dezaket? Ez daukat familiakorik, baina lagun bikainak ditut. Gertatzen dena gertatzen dela, badakit ez nautela bakarrik utziko, eta, orain arte bezala, beti aurrera egingo dut.
(Berria. 2014-07-20. Maialen Belarra / Iruña)

2014/07/19

Bonn y Washington idearon con oficiales nazis un ejército secreto.

"Después de la rendición nazi, el experimentado militar Albert Schnez colaboraba estrechamente con los servicios de Inteligencia estadounidenses en Italia. Documentos lo vinculan con la creación de una estructura militar clandestina que en el caso de una invasión soviética del territorio italiano debería apoyar una guerra de guerrillas."

INGO NIEBEL COLONIA
Pintxogorria
Un Ejército clandestino, formado por las divisiones de élite de Adolf Hitler, incluidas las de las SS, debía reconquistar la Alemania Occidental en el caso de una invasión soviética. Vuelve el recuerdo de la red Gladio de la OTAN.

En caso de una invasión soviética, ¿qué hacer? Es la pregunta que no solo se planteaba el canciller demócrata cristiano Konrad Adenauer (CDU) en 1950. Un lustro después de la capitulación incondicional de la Alemania nazi, el país estaba dividido en dos estados y ocupado por las tropas victoriosas de la Segunda Guerra Mundial. Aunque en 1949 Washington, Londres y París impulsaron la creación de la República Federal de Alemania (RFA), Adenauer gozaba como mucho de una soberanía parcial y no disponía de un Ejército propio porque el Estado francés no lo quería.

Albert Schnez  a la izquierda junto a un militar de EEUU











La Guerra de Corea fue considerada por los alemanes occidentales como una muestra de que EEUU no era capaz de evitar una invasión comunista. Konrad Adenauer y su entorno, todos ellos anticomunistas ya desde antes de la dictadura nazi (1933-1945), temían que en el caso de una agresión por parte de la socialista República Democrática Alemana (RDA), respaldada por la Unión Soviética, Bonn se encontrara sola ante el peligro porque Washington, Londres y París no lucharían por una Alemania desarmada.

En este escenario, caldo de cultivo de miedos, surgió la idea de crear una estructura militar clandestina. Su objetivo era organizar a soldados de las divisiones de élite del Ejército hitleriano para poder trasladarlos, en caso de emergencia, a territorio francés para que recibieran armas y uniformes con el objetivo de emprender su «lucha de liberación» contra el invasor.

En aquel momento no estaba claro bajo qué bandera los experimentados veteranos entrarían en combate, si como alemanes o como legionarios del Ejército estadounidense. Para esa eventualidad, Washington ya había cambiado su legislación con el fin de permitir que ciudadanos de otras nacionalidades pudiesen ingresar en sus Fuerzas Armadas. Eso invita a reflexionar sobre si EEUU podría haber estado pensando también en esa posibilidad aunque faltan aún más datos que los acrediten.

Según diversos documento a los que ha tenido acceso el historiador Agilolf Kesselring, quien por encargo oficial investiga la historia del servicio secreto exterior, el BND, un papel importante a la hora de poner en práctica esta peculiar especie de milicia fue jugado por el excoronel Albert Schnez. Después de la rendición nazi, este experimentado militar colaboraba estrechamente con los servicios de Inteligencia estadounidenses en Italia. Los documentos que cita Kesselring vinculan a Schnez con la creación de una estructura militar clandestina que en el caso de una invasión soviética del territorio italiano debería apoyar una guerra de guerrillas.

Por el contrario, en Alemania, Schnez contactó con altos mandos militares del disuelto Ejército nazi que habían comandado divisiones de élite. Con cierta naturalidad incluyó en sus planes también a los altos mandos de las Waffen-SS (brazo armado de las SS). Era una época en la que, por un lado, la Alemania de Adenauer hizo la vista gorda ante los crímenes nazis y, por otro, hubo cierta dinámica de parte de los actores del régimen hitleriano de «rehabilitarse», buscando su lugar en el nuevo sistema político haciendo gala de su anticomunismo. De esa forma se explica el masivo resurgimiento de las asociaciones de veteranos, encuadrados en sus antiguas divisiones. Poco después, la Organización Gehlen (por Reinhard Gehlen), el embrión del BND, que operaba bajo la tutela de la CIA, se hizo cargo de ese Ejército clandestino que nunca entró en acción.

Finalmente, la idea de Albert Schnez quedó obsoleta cuando tanto Bonn como las potencias occidentales decidieron el rearme de Alemania. Así, en 1955, la RFA se integró en la OTAN y un año más tarde presentó las primeras unidades militares de la nueva Bundeswehr (actuales Fuerzas Armadas), dirigidas por oficiales de la Wehrmacht (Ejército nazi).

Operación Gladio
En su investigación, Kesselring evita relacionar la estructura de Schnez con el Ejército secreto clandestino de la OTAN que se llegó a conocer hace veinte años con el nombre de Operación Gladio, una red clandestina secreta anticomunista que operó en Italia bajo la dirección de la Alianza y de la CIA. Esta red tenía como misión llevar a cabo acciones de espionaje y sabotaje contra hipotéticos invasores soviéticos de países occidentales. Su denominador común fue que la OTAN reclutó ante todo elementos fascistas para tal tarea. En Alemania, el BND se encargó de la organización de esta red, pero ya en 1984 la RDA había identificado a cada uno de los «gladiadores» de la RFA, que servían de enlace con este servicio secreto.

Sin embargo, sigue siendo un enigma quién y hasta qué punto organizó al neonazismo dentro de la red alemana de Gladio. Ya en la época de Schnez se descubrieron algunas organizaciones nazis que se preparaban para atentar contra políticos socialdemócratas y comunistas en Alemania.

Por un lado, se desmanteló una red de exjerarcas nazis de tercera y cuarta categoría que se preparaba para dar algún tipo de golpe de Estado con el objetivo de hacer nacer el IV Reich. Por otro, se trataba de jóvenes y no tan jóvenes que al estilo de la guerrilla hitleriana, conocida como «Werwolf» (hombre lobo), se dotaron con armas y «zulos» para actuar en el caso de una invasión soviético o de un auge de las fuerzas de izquierdas en la Alemania occidental.

Con ocasión del atentado contra la Fiesta de Cerveza en Munich (1980), en el que murieron trece personas, surgieron los primeros indicios sobre una vinculación con grupos neonazis y las estructuras ocultas del Estado de la RFA. Pero pronto el Gobierno del socialdemócrata Helmut Schmidt construyó la versión de que la masacre había sido obra de un solo hombre frustrado.

Y la historia no terminó ahí sino que continúa hasta hoy en día. En 2011, se descubrió la existencia del grupo violento neonazi NSU que a lo largo de trece años acabó con la vida de diez personas, incluida una agente de policía, robó a bancos y puso bombas a pesar de que el servicio secreto interior tenía infiltrado su entorno. Han surgido otros indicios que hablan de al menos otro grupo violento más. Pero los documentos que podría acreditar o descartar este extremo fueron destruidos en el momento en que sendas comisiones parlamentarias empezaban a investigar el tema.

2014/07/17

Memoria antifascista

"...si las agresiones hitlerianas a los pueblos europeos de la década de los 40 del siglo pasado era fascismo, también los ataques y agresiones imperialistas a Irak, Libia, Siria o Ucrania son ataques fascistas y quien justifica y aplaude esas agresiones es cómplice del fascismo por mucho que se diga de izquierda o milite en este o aquel colectivo social."

Andoni Baserrigorri
La Haine
 
Han pasado más de 70 años y visitar el campo de refugiados de Gurs, sigue estremeciendo. Conocer los lugares donde tantos comunistas, abertzales, anarquistas…antifascistas malvivieron tras la victoria del fascismo español y muchos de ellos y ellas murieron en condiciones infrahumanas hace hervir la sangre de ira. La historia es implacable y duele saber que las personas bien nacidas, las que lucharon por un mundo mejor, sin explotación, de igualdad y libertad acabaron de aquella manera sus días mientras que los mal nacidos, los que negaban la libertad a las personas y los pueblos y los que apostaban por continuar con la era de la explotación vivian a cuerpo de rey y dominaban y gobernaban Euskal Herria y gran parte de Europa y del mundo.

Las personas que reposan en los campos de Gurs jamás vacilaron un momento en su determinación de combate contra el fascismo. Lucharon contra el golpe franquista y después contra el nazismo alemán. En ningún momento se les escuchó lamentarse por la terrible suerte que corrían en los infames barracones de Gurs y asumían eso como el precio elevadísimo que pagaban por la libertad y la dignidad.

De la misma manera el Che Guevara y su guerrillerada luchó hasta el último momento en las sierras de Bolivia, heridas, hambrientas pero con la idea de la revolución en la mente. Entendían la lucha, no como la pertenencia a un modismo de batucada sino como la entrega al trabajo, el estudio y el fusil, como bien indica el escudo de las Juventudes Comunistas Cubanas.

Y tantos ejemplos más…el ardor de los sandinistas y los salvadoreños, la indomable determinación de tantas guerrillas a lo largo y ancho del planeta, el espíritu de lucha de la Colombia insurgente…tantos y tantos antifascistas asesinados como Carlos Palomino y otros casos similares en el estado francés e Italia.

El antifascismo nunca puede ni debe ser una estética ni una manera de vestir o una determinada música. El antifascismo es ante todo compromiso y lucha, determinación para hacer frente a quienes llevan siglos amargándonos la vida, a quienes nos niegan todos los derechos que como clase, personas y nación nos corresponden. El antifascismo es internacionalismo y amor hacia otros pueblos que luchan en lejanas o cercanas tierras pero por los valores antes citados. El antifascismo no es una forma de vida, es ante todo consagrar tu vida de la manera que creas conveniente o puedas a la lucha que lleva adelante la humanidad consciente por un mundo sencillamente mejor, sin oprimidos ni opresores, de hombres, mujeres y pueblos libres.

Todo esto que decíamos viene a colación porque en pleno siglo XXI, en el año 2014 es terrible poder comprobar que el fascismo no sólo se ha repuesto de su derrota histórica tras la II guerra mundial sino que sigue muy vivo y en ofensiva. Y frente a este hecho incuestionable, las fuerzas que le hacían frente hace 70 años no son las mismas tanto en lo cualitativo como en lo cuantitativo. La conciencia antifascista no esta en sus mejores momentos precisamente.

Y es que tras las terribles imágenes que nos llegan, vía redes sociales en su mayoría del este de Ucrania la reacción de los partidos y colectivos de izquierda siguen siendo mínimos. Y en el caso ucraniano caben pocos debates acerca del carácter nazi del gobierno de Kiev.

Bombardean población civil, niegan la autodeterminación al pueblo de Novoros, asesinan civiles con armas prohibidas ¿Qué más datos necesitamos para denunciar estos hechos y salir a la calle?

Que la izquierda otanica de Santiago Alba Rico y sus mariachis y seguidores hayan asegurado, una vez más, que se trataba de un levantamiento popular no era de extrañar, que hayan aplaudido con las orejas el ascenso al poder de una junta de gobierno neonazi, tampoco es novedoso, pero que el resto de la izquierda padezca esta pasividad si que es del todo desesperante.

¿Necesitaremos fotos de campos de concentración para los civiles de Novoros para concienciarnos? .Con un bagaje de solidaridad minimo hacia Libia o Siria la izquierda revolucionaria no está en disposicion de sacar pecho en cuanto a antifascismo se refire. Y quede claro que si las agresiones hitlerianas a los pueblos europeos de la década de los 40 del siglo pasado era fascismo, también los ataques y agresiones imperialistas a Irak, Libia, Siria o Ucrania son ataques fascistas y quien justifica y aplaude esas agresiones es cómplice del fascismo por mucho que se diga de izquierda o milite en este o aquel colectivo social.

Las condiciones de vida de las gentes de Libia hoy día son un misterio porque ninguna información facilitan los grandes medios de comunicación del poder burgués. Sean medios de comunicación abiertamente fascistas, de derechas o de seudo izquierda. Pero mucho nos tememos que se asemejan a las penalidades por las que tuvieron que pasar los luchadores y luchadoras antifascistas de la época del nazismo. En aquellos años había conciencia y lucha… ¿Qué hay hoy día? ¿Qué va quedando de aquel espíritu antifascista?

De la misma manera que los nazis asesinaban población civil allí donde iban, lo hace el gobierno fascista ucraniano. Si Lidice (1) fue arrasada por el ejército hitleriano y pasados por las armas sus moradores, algo parecido hace el sionismo en Palestina. El fascismo es siempre el mismo y sus formas idénticas. Lo que ha cambiado es el antifascismo.

O cambiamos y “nos ponemos las pilas” y empezamos por hacer a un lado a esa izquierda otanica y guay de batucada y recuperamos los valores y actitudes de las gentes de aquellos años, muchos de los cuales reposan en los campos de Gurs, o dentro de poco volveremos a ver campos de refugiados, poblaciones civiles exterminadas y el fascismo triunfante en la burguesa y acomodada Europa. Y será con la complacencia de la Unión Europea cada vez mas a la derecha y usando sin disimulos tanto a nazis como fanáticos religiosas islamistas.

Ese día tendremos que espabilar sí o sí y no inventaremos nada nuevo. Nos tocará actuar y luchar como lucharon esas mujeres y hombres cuyo mejor homenaje no es una placa sino recuperar sus valores

(1) – Lídice era un pueblo de Checoslovaquia, recordado por haber sido completamente destruido y sus habitantes asesinados, a instancias de Adolf Hitler , por el ejército nazi de ocupación durante la guerra en represalia por la ejecución por la resistencia del jerarca nazi Heydrich.

2014/07/16

Aitor Aspururi elkarrizketa, kazetaria eta Gatazka kolektiboko kidea

"...gurean dagoen drogen erabilera ez da batere alternatiboa, ez ditu beste esparru batzuetan sustatzen ditugun balioak sustatzen. Baina, gainera, horren inguruko eztabaida proposatzen denean, ekidin egiten da."


Gotzon Hermosilla
BERRIA

Gatazka kolektiboak Drogas, capitalismo y movimientos radicales (Drogak, kapitalismoa eta mugimendu erradikalak) izeneko liburua kaleratu du oraindik orain, DDT argitaletxearen eskutik, xede argi batekin: eztabaida piztea. Izan ere, proposamen itxiak baino gehiago, kritikak, zalantzak, eztabaidarako ideiak agertzen dira lan horretan, ikuspegi kritiko batetik betiere, «ezker erradikalaren barruan eztabaida bideratu eta horrek drogekin duen harremana ispiluaren aurrean jartzeko». Aitor Aspuru (Laudio, Araba, 1981) Gatazka kolektiboko kidea da, eta liburuaren egileetako bat.

Drogen gaia deserosoa al da mugimendu erradikaletan?

Bai, oso deserosoa. Normalean beti izaten da deserosoa, baina mugimendu antikapitalistetan suposatzen da ideia batzuk baditugula eta horren araberako jokabideak dauzkagula, eta, hala ere, hesi moduko bat dago, ganorazko eztabaida bat egitea galarazten duena.

Zein da drogen eta kapitalismoaren arteko harremana?

Droga negoziorik indartsuenetako bat da, diru asko mugitzen du. Nik ez dut konspirazioetan sinesten, ez dut uste estatuek ezkutuko hitzarmena dutenik drogak saltzeko, baina argi dago diru hori guztia nonbait dagoela. Erantzuna, seguru asko, bankuek eta enpresa handiek izango dute. Baina zaila da pentsatzea botereak, edo boterean parte hartzen duten batzuek, ez daukatela zerikusirik kapitalismoaren motorretako bat den negozio batean.

Baina harremana ez da horretara mugatzen, liburuan azaltzen duzuenez.

Drogak bat datoz kapitalismoaren ideologiarekin, eta sistema horren zenbait joera indartzen dituzte. Bestalde, kapitalismoak gure bizitzetan sartzeko duen gaitasuna adierazten dute. Kapitalismoaren zenbait balio (bat-batekotasuna, hedonismoa, emaitza azkarrak lortzea eta abar) oso bat datoz drogek ezartzen duten dinamikarekin. Nik uste dut drogak kapitalismoaren Troiako zaldia direla, autoak edo kontsumismoa diren moduan, desberdintasun batekin: horiek guztiak kritikatzen ditugu, eta drogak, aldiz, ez.

Historikoki, nola egin diote aurre drogen auziari Euskal Herrian kapitalismoaren kontra azaltzen diren mugimenduek?

Mende hasieran, anarkistak oso kritiko agertzen ziren alkoholaren eta drogen aurrean, baina gaur egungo kontsumo gizarteak ez du zerikusi handirik orduko gizartearekin. 1970eko hamarkadan, drogen kontsumoaren eztanda gertatu zenean, heroinak indar handia hartu zuen eta oso ondorio latzak izan zituen. Mugimendu erradikaleko talde politiko guztiak heroinaren kontra lerrokatu ziren eta arazoa kokatu zuten estatuaren kontrako gatazkaren barruan. ETAren ekintzak izan ziren beharbada horren adierazpide muturrekoena, baina herri mugimendu osoak sekulako ahalegina egin zuen horren kontra borrokatzeko. Hala ere, ez zen sakondu gainerako drogen inguruko kritikan. Horrek ekarri digu gaur egun denok argi edukitzea drogek zenbait ondorio negatibo dituztela, baina inori ez bururatzea beharbada horri aurre egin beharko geniokeela.

Zer gertatu zen 1980ko hamarkadan drogen auziaren inguruan sorturiko herri mugimenduarekin?

Nik uste dut mugimendu horri gertatu zaiola intsumisioaren aldeko edo zentral nuklearren aurkako mugimenduei gertatutako gauza bera: epe historiko bat bete zuten, eta gero horren inguruko grina galdu zen. Lemoizen inguruan sekulako borroka antolatu zen; gaur Garoña dugu ondo-ondoan, baina horren kontrako mugimendua ez da inoiz hain indartsua izan. Intsumisioak garaipena lortu zuen, baina gero ez zuen jarraipenik izan militarismoaren kontrako borroka sendo batean. 80etako mugimendu hura heroinaren agertzeak sorrarazi zuen batez ere; heroinaren eragina apaldu zenean, mugimendua ere gainbeheran sartu zen.

Jai eredua ere aipatzen duzue liburuan.

Drogek zerikusi handia dute jai giroarekin. Herri mugimenduak esan ohi du jaietarako eta aisialdirako bestelako eredu bat duela, eta neurri batean hala da. Baina beste gauza batzuetan jai eredu kapitalista eta herri eredua ez dira hain desberdinak. Gaueko ordu txikietan txosna gune batean edo dantzaleku batean aurkitzen ditugunak ez dira hain desberdinak. Bestalde, horrek ordu kopuru eta ahalegin izugarria eskatzen digu, eta ondorioa da herri mugimenduetako militanteok adituak garela barra baten atzean lan egiten, kontzertuak antolatzen eta abar, baina beste zenbait kontutan, atxiloketa baten aurrean nola erreakzionatu, adibidez, oinarrizko prestakuntzarik ere ez dugu.

Beraz, zuen ustez, hor arazo bat dago.

Begien bistakoa da, eta horren frogarik argiena da zenbait mugimendutan ezinezkoa dela horretaz eztabaidatzea. Nire ustez, gurean dagoen drogen erabilera ez da batere alternatiboa, ez ditu beste esparru batzuetan sustatzen ditugun balioak sustatzen. Baina, gainera, horren inguruko eztabaida proposatzen denean, ekidin egiten da.

Zuen asmoa «eztabaida piztea» dela esan duzue behin eta berriro. Baina, horretaz aparte, proposamen zehatzik egiten duzue gaiaren inguruan?

Asmo bakarra da eztabaida piztea eta, ahal dela, eztabaida jatorra izatea, betiko topikoetatik aldenduta. Gero, kolektibo eta mugimendu bakoitzak erabakiko du drogen erabilerak arazorik ekartzen ote dion eta horren aurrean zer egin nahi duen. Nik ez daukat erantzunik. Baina arazoa ez da «drogak bai ala ez», drogak beti egongo direlako hor, baizik eta zergatik erabiltzen ditugun eta ea horretaz kontziente ote garen.

2014/07/15

Francisco, más de lo mismo

"En abril 2014, el Papa recibió al flamante primer ministro de Ucrania, el banquero Arseniy Yatsenyuk (Yat, para sus amigos gringos) Yat es fruto de un golpe de Estado abiertamente nazi –su ídolo es Stepan Bandera, el títere que Hitler puso al frente de Ucrania- y, hoy por hoy, cabeza del expansionismo bélico nazi."

Antonio Pérez 
Periódico CNT

El Vaticano lleva más de un año capitaneado por un nuevo Papa al que, por increíble que parezca, todavía no le habíamos hecho un chaleco a su medida. Hora es de remediarlo y de pedir perdón por nuestro descuido.

Vaya por delante que Papa es Papa se llame como se llame. Ningún funcionario de ningún Estado, por muy alto que haya llegado –para nosotros, “bajo que haya caído”-, cambia nunca la política de su institución. El altísimo funcionario que atiende por Honorable Gran Paco (HGP) es, simplemente, el más moderno –es decir, el último en llegar-. ¿En qué ha cambiado HGP la política del Estado Vaticano? Veámoslo en tres ejemplos:


1) Pederastia. En enero 2014, HGP impidió que la ONU tomara cartas en este asunto. Desde entonces, ¿a cuántos curas pederastas se ha encarcelado? ¿Acaso ha disuelto a los Legionarios de Cristo, congregación especializada en el delito sexual? Pero la podredumbre comienza en la propia Casa de HGP: en 2010, la iglesia alemana reconoció 205 agresiones sexuales, una cuarta parte (46) de ellas perpetradas por jesuitas.

¿Por qué HGP no empieza purgando su propia Orden de esos sus colegas delincuentes que él sigue llamando ‘pecadores’?

2) Banco Vaticano. En abril 2014, HGP no sólo no eliminó el Instituto para las Obras de Religión (IOR) sino que tampoco lo hizo más transparente. Se limitó a sustituir a los antiguos jefes por jefes de su pandilla. Semejante cambio rutinario no puede llamarse ni siquiera renovación.

3) Política internacional. En abril 2014, GP recibió al flamante primer ministro de Ucrania, el banquero Arseniy Yatsenyuk (Yat, para sus amigos gringos) Yat es fruto de un golpe de Estado abiertamente nazi –su ídolo es Stepan Bandera, el títere que Hitler puso al frente de Ucrania- y, hoy por hoy, cabeza del expansionismo bélico nazi. Recibiéndole, HGP imitó y regurgitó la psicopatía ya manifestada por el Vaticano cuando, entre 1994 y 1995, el Gran Arajai Juan Pablo II reconoció las independencias de Croacia y de Eslovenia desencadenando así aquella destrucción de Yugoslavia que culminó con el bombardeo de Serbia ordenado por el entonces secretario de la OTAN, el sociolisto Javier Solana –desde la II Guerra Mundial, el primer genocida que se atrevió a bombardear un país europeo-.

2014/07/14

Abajo la comunidad internacional del capital

"La comunidad internacional pide paciencia a Palestina, retomar negociaciones, pero Palestina ya ha visto a donde le han llevado. Una paz sin justicia y sin libertad nacional apuntala la opresión."

Borroka Garaia da

La última vez que lo consulté, Euskal Herria estaba bajo dominio del estado español y francés, no de Rusia, y obligada por tanto a ser parte de la OTAN y la UE. Y es bajo la supervisión y empuje de esa fuerza tractora por la que ahora mismo se está masacrando al pueblo del este de Ucrania, bombardeando población civil y causando miles y miles de desplazados. Si fuera la primera vez que ocurre algo así podrían ser entendibles las dudas pero siendo parte de una estrategia político-militar directa o asimétrica global y sostenida en el tiempo, solo cabe entender que el distanciamiento existente es por la misma razón que en un estado que oprime a pueblos, como por ejemplo el español, parte de su clase trabajadora se siente apéndice de su burguesía estatal y mira para otro lado ante la conculcación de derechos nacionales. Algo así como echarse las manos a la cabeza porque al coletas universitario le intentan relacionar con Herrira. Sin importar que lo básico es la criminalización de Herrira. Será que, en el otro caso también, demasiados se sienten apéndices del euroimperialismo. ¿Acaso no debe ser nuestra prioridad denunciar a la UE y la OTAN, y salirse de ellas aunque Putín haga el pino tocándose la nariz?

El este de Ucrania no es el único lugar donde están cayendo chuzos de punta. Palestina vive una nueva ofensiva militar. Si es que se puede llamar nueva a la eterna dominación sionista. El discurso justificante de la supuesta “represalia” a acciones de la resistencia palestina esgrimido por Israel está tan fuera de la realidad como afirmar que el estado español en política penitenciaria o en la represión cotidiana actúa por venganza. 

Lo hace porque al igual que en Palestina se violan todos los días los derechos del pueblo y el derecho a la existencia nacional.

Hace dos décadas dio inicio el proceso de paz entre Palestina e Israel. La industria de la paz, la comunidad internacional, y el mismo pueblo palestino miraron con optimismo una etapa nueva que se abría y las posibilidades de que los derechos conculcados por Israel fueran restituidos y los refugiados pudieran volver a una Palestina libre. Las promesas de Israel y la comunidad internacional no se hicieron esperar; en cinco años se pondría fin a la ocupación militar, evacuación de las colonias ilegales, liberación de presos…

Lo cierto es que el proceso de paz ha sido un gran chollo para Israel. A partir de su inicio retomaron relaciones diplomáticas con numerosos países que las tenían paradas, la economía floreció, recibió apoyo financiero internacional, desactivó a la mayor parte de la resistencia palestina, que ahora entre ella se tendría que vigilar, ya que los palestinos serían los encargados de ofrecer seguridad a su opresor y ocupante. Desde Palestina se hizo un reconocimiento de Israel etc…

Sin embargo para los palestinos no fue tan bueno. Las colonias lejos de evacuarse se expandieron, los presos políticos siguen en el mismo sitio, y la ocupación militar se mantiene. Económicamente la situación es cada vez más insostenible.

Han pasado más de 20 años y Palestina está peor que entonces. Israel quería la paz, por supuesto que sí. Pero una paz para seguir manteniendo la opresión sobre tierras palestinas.

La comunidad internacional pide paciencia a Palestina, retomar negociaciones, pero Palestina ya ha visto a donde le han llevado. Una paz sin justicia y sin libertad nacional apuntala la opresión.

Cuando bombardearon Gernika y otras poblaciones vascas no apareció la ONU, ni la comunidad internacional. Y si hubiera aparecido, hubiera sido para pedirnos la misma paciencia que a los palestinos.

Ya va siendo hora de empezar a construir una verdadera comunidad internacional-ista de pueblos y clase, que acompañe y sea poder fáctico en las luchas de liberación, dejando atrás el ensimismamiento con la comunidad internacional del capital, pues en ella no hay solución. Ni para Palestina ni para Euskal Herria. Ya que en un caso como en otro, lo único que puede lograr un cambio son medidas de presion internacionalistas, desinversiones o boicot hasta junto a la lucha de los pueblos hacer imposible la opresión.

2014/07/10

Reseña de la “Autobiografía” de Assata Shakur

Jesús Aller
Rebelión

Reseña de la “Autobiografía”, alocución pública “A mi gente” y Carta de Assata Shakur desde Cuba.

Assata Shakur, nacida como JoAnne Deborah Byron en 1947, fue activista de diferentes grupos negros de liberación y objeto de una persecución implacable por parte del FBI que la llevó a la cárcel en 1973 tras un incidente en el que fue acusada de haber disparado a un policía a pesar de las evidencias existentes sobre la imposibilidad de este hecho. En 1979 consiguió escapar de la prisión de máxima seguridad de Hunterdon County, y desde 1984 vive en Cuba donde se le ha concedido el estatus de refugiada política. Su Autobiografía, publicada en 1987 y que acaba de aparecer en versión castellana (Capitán Swing, traducción de Ethel Odriozola y Carmen valle), atrapa al lector como una buena novela, pero contiene información preciosa y esclarecedora sobre la vida de una niña negra en la América segregada, su despertar político y su lucha por los derechos de su gente, que tuvo que enfrentarse siempre a la guerra sucia habitual en los Estados Unidos contra los grupos negros de liberación. Tras cada capítulo un poema de la propia Assata nos acerca a sus emociones de aquellos días.


El libro entrelaza dos hilos narrativos que se van desarrollando en capítulos alternantes. En el primero de ellos, Assata nos cuenta su vida hasta su detención en 1973. Nacida en Nueva York, tras la separación de sus padres, a los tres años viaja con sus abuelos maternos a Wilmington en Carolina del Norte, donde se establecen. Es su abuela la que la educa, tratando de transmitirle un prurito de progreso social que cae en saco roto. Ella prefiere elegir por sí misma sus compañías. Nos describe su vida en aquel Sur completamente segregado de los años 50. Sus abuelos tienen un restaurante en una playa para negros y ella les ayuda desde muy pequeña. Es ya una lectora compulsiva, pero le gusta sobre todo la vida, el mar, la arena, la gente, la música, comer, bailar y ver bailar, espiar a las parejas. Lo más frustrante es contemplar a lo lejos el zoológico y el parque de atracciones, paraísos imposibles para ella.


Los niños negros tenían asimilado el sistema de valores impuesto por los blancos y odiaban el pelo rizoso y los labios gruesos, marcas de fealdad. Se peleaban continuamente, y los peores insultos eran los mismos epítetos racistas con los que los negros estigmatizaban a los blancos. Después asiste a una escuela integrada en Queens (N. Y.), donde la rodean sobre todo niños blancos y mimados. Entre los profesores predominan los amantes de un orden casi militar, aunque también hay otros que saben despertar en ella la pasión por entender las cosas. Se recuerda entonces convencida de la superioridad de los blancos y tratando de imitarlos, sufriendo por cada detalle de su propia identidad. Seducida un día por un traje de primera comunión de una amiga, decide convertirse al catolicismo, lo que da lugar a páginas hilarantes en las que nos narra sus encontronazos con los rituales y el dogma católicos.

Nos describe después sus años de adolescente en Nueva York. Las continuas riñas de su madre y su padrastro la llevan a escapar de casa y termina realizando pequeños hurtos para sobrevivir. Cuando esta vida se le atraganta, vuelve con su madre. Tras la separación de ésta y su padrastro vive en South Jamaica (N. Y.), pero tras una discusión se escapa de nuevo y consigue trabajo de entretenedora de hombres en un bar. Tiene trece años pero con un poco de maquillaje casi la creen cuando dice que tiene diecinueve. Un día sufre un intento de violación en grupo de la que sólo la libra su coraje. Esto la hace más cauta. Por fin tras un encuentro fortuito con una amiga de su tía Evelyn es obligada a regresar a casa. El periplo nos permite conocer jugosos personajes de la calle de Nueva York y tomar el pulso a aquella sociedad desquiciada.

Vive tras esto con Evelyn en un pequeño apartamento en la calle 80, una zona de clase trabajadora, pero muy próxima a Central Park y calles de gente pudiente. También frecuenta la sordidez de la calle 84, donde agonizan los restos de la trituradora capitalista. Con Evelyn aprende a apreciar el arte, lee y crece como persona. Evelyn es abogada y defiende sobre todo a negros pobres, lo que explica sus altibajos de fortuna. Los viajes al sur en vacaciones para ver a sus abuelos son degradantes experiencias de segregación, cuando por ejemplo paran para echar gasolina y no se les permite usar el baño por ser negros. Se les rechaza también en restaurantes y moteles. En Carolina del Sur, sin embargo, pasa días deliciosos. Allí conoce el movimiento por los derechos civiles, pero le desconcierta la infinita paciencia que predica ante cualquier agresión. Pronto alcanza la conclusión desoladora de que “nunca nadie ha conseguido su libertad apelando al sentido moral de la gente que los oprimía”. Por esa época comienza a escribir poesía.

A los diecisiete años decide dejar la escuela y buscar trabajo. Lo encuentra en tristes oficinas donde gana lo justo para ir tirando. Esto es a mediados de los 60 y cada día hay noticias de disturbios en los barrios negros. Assata se manifiesta a favor de los rebeldes y en breve es despedida. La conciencia política le llega poco a poco: con conversaciones en las que le hablan de las atrocidades de Vietnam y ella sólo puede responder con las mentiras de la televisión, con el prurito de saber y ávidas lecturas, con el asco que ve nacer en ella por las personas que presumen de su status. Su conclusión es clara y será el eje rector de su vida: “Quiero ayudar a liberar el gueto, no huir de él dejando atrás a mi gente.” Encadena trabajos de secretaria y contable que duran poco. Llena su vida una gran inquietud crítica con el mundo que la rodea. Al fin decide volver a la universidad.

En el Manhattan Community College, su mentalidad evoluciona rápidamente. Estudia y comprende por fin los hitos clave de la historia americana que le habían sido ocultados: las luchas de los negros por su liberación, el significado real de la Guerra de Secesión, cuando la esclavitud es abolida por motivos principalmente económicos, el papel de personajes mitificados, como A. Lincoln. Se relaciona con grupos negros y comienza a asumir su lucha como propia. “Siempre comenzábamos hablando de reformas y terminábamos hablando de revolución”, nos confiesa. Se acerca primero a los hermanos de la “República de Nueva África”, que pretendían crear una república negra independiente en los estados del sur. Ellos le proponen un cambio de nombre, pero sólo es años después que decide abandonar su apellido de esclava, que le repugna, y pasa a llamarse Assata (la que lucha) Shakur (la agradecida), en homenaje a su amigo Zayd Shakur. En este tiempo comienza a trabajar en un programa de ayuda para niños con dificultades en lectura y matemáticas. La enseñanza le gusta, entendida a su manera rebelde y anti-burocrática, pero nos dice: “Por mucho que me encantara trabajar con niños, sabía que nunca podría participar en el tipo de educación oficialista. No iba a enseñar a ningún niño Negro a jurar la bandera o a pensar que George Washington era genial o alguna mierda por el estilo.”

Asesinato de Martin Luther King: estupor y rabia. Tras graduarse en el Manhattan Community College, mientras asiste a clases en la City University of N. Y., decide casarse. No obstante, ella no es el ama de casa que él esperaba y “tras un año confuso e infeliz” se separan. Ella viaja a California y se establece en Berkeley, “el lugar más radical y progresista en el que he estado jamás”. Visita Alcatraz y allí conoce la historia y la lucha de los nativos americanos, concentrados por aquellas fechas para protestar de las infamias que se cometían con ellos. Contacta con grupos chicanos y asiáticos, pues cree en la unidad de todas las batallas contra el poder y al fin se acerca en Oackland al Black Panther Party, con el que ya había colaborado en Nueva York. Los encuentra entregados a la lucha y receptivos a las críticas, lo que la entusiasma. A su regreso a Nueva York, pide el ingreso en el partido.

Comienza a trabajar con los panteras y acude a la convención constituyente de Filadelfia. A la vuelta, es agregada a los programas sanitarios y de desayunos para niños pobres del partido. La dura disciplina y las jornadas agotadoras de los panteras la obligan a esforzarse, sin que falten roces, pero la experiencia es muy positiva. Los desayunos la acercan a la realidad desgarradora de marginación y hambre que el programa trataba de paliar. Critica los métodos de formación políticos para miembros del partido por su poca perspectiva histórica y destaca las cualidades humanas de sus compañeros de lucha de aquel tiempo. Pronto colabora con Zayd Shakur, que se convierte para ella en un auténtico maestro. La falta de autocrítica en el partido es lo que más le preocupa. También ve problemas en el liderazgo de Huey Newton, un mal orador que se perdía en divagaciones. Del mismo modo, el principio de defender con las armas las sedes de los panteras si eran atacados le parece escasamente racional, simplemente suicida. Es la época de las divisiones entre los panteras: Huey es criticado por vivir en Oackland con un lujo excesivo y comienzan las expulsiones de sus oponentes más señalados. El ambiente es opresivo y los proyectos de Assata están siendo paralizados, con lo que opta por abandonar el partido. Luego se supo que todos estos conflictos eran en gran parte provocados por el FBI con cartas falsas. Un día la avisan de que la policía la espera en su casa y decide no volver a ella y pasar a la clandestinidad. Aunque no había cometido ningún delito, eso no significaba nada a su favor si caía en manos del FBI. Assata nos revela su conmoción cuando lee que dos policías han sido ametrallados en Riverside Drive. Lo siente por las viudas y niños, pero por otro lado la alivia que muera alguien más que la gente negra perseguida cada día. Sin embargo, su sorpresa es mayor cuando ve su foto en los periódicos y lee que se la busca para interrogarla por las muertes de los policías.

Como muchos otros acosados por su lucha política por la emancipación de la comunidad negra en aquel tiempo, Assata decide participar en la lucha armada y se une al Ejército de Liberación Negro.

Siguen años de clandestinidad sobre los que Assata no se extiende.

El segundo hilo narrativo del libro arranca con las experiencias de Assata tras su detención en 1973. Herida en el pecho, es hospitalizada e intentan hacerla hablar con amenazas y torturas, pero ella aguanta bien y no logran sacarle nada. En unos días, su estado mejora y en el mismo hospital un juez le lee los cargos contra ella: posesión ilegal de armas y disparar a agentes de policía. También la visitan su madre, su hermana y su tía Evelyn, que es además su abogada. Tiene una bala aún en el pecho y un brazo que tal vez no pueda volver a usar, pero sabe que va a sobrevivir.

Trasladada a la cárcel, se la mantiene en aislamiento al principio y se le niega tratamiento para su brazo enfermo. Aunque recibe correspondencia de todo el país, apenas puede responder hasta que se las arregla para usar la mano izquierda. Es entonces cuando, para contestar al acoso mediático, con la ayuda de Evelyn graba una cinta que se emite en la radio, un emocionado llamamiento recordando la terrible realidad de la gente negra, su miseria y postración, y la inalienable justicia de su la lucha. “A mi gente” impresiona porque rezuma sinceridad y coraje; es el grito de un alma noble que no puede renunciar a darlo todo por la emancipación de la América negra esclavizada.

Nos describe después su vida en la cárcel: normas estúpidas y solidaridad de las otras presas, mujeres humildes cruelmente encerradas por pequeños hurtos o infracciones absurdas (muchas de ellas por participar en una lotería para legal de la que se lucraba la propia policía), mujeres condenadas en fin por ser pobres y negras. Mala comida y maltrato, pero resiste con valor. Un día traen a Sundiata, el compañero detenido con ella y juntos trabajan en la estrategia de defensa. Verlo la anima mucho. Además la recuperación de sus heridas avanza.

A finales de 1973 es trasladada a Nueva york para un juicio por atraco e internada en Rickers Island. Es una cárcel moderna, con micrófonos y puertas automáticas. Los viajes a la corte revelan el rostro de una “justicia” racista y miserable como la sociedad que la sustenta. Cuando el juez Gagliardi apresura el juicio sin que Evelyn tenga tiempo de preparar la defensa, montan un buen escándalo en la sala y hasta varios espectadores son detenidos. Mantiene por entonces una relación sentimental con Kamau, el compañero acusado con ella en este proceso, y de ella nacerá la hija de Assata, Kakuya Shakur. El juicio tiene que ser repetido y al final Assata y Kamau son absueltos de unos cargos que se revelan como un montaje policial.

Tras el veredicto de inocencia, Assata regresa a N. Jersey, donde se empieza a seleccionar el jurado para el juicio por asesinato. Son escenas que nos permiten conocer el profundo racismo de ese estado, llamado a veces “up south” (el sur de arriba). Pronto se descubre que Assata está embarazada, y ante el peligro de un aborto se consigue que sea hospitalizada. El juicio continúa para Sundiata, el otro acusado. El nacimiento de Kakuya Shakur está lleno de episodios penosos: aislamiento, maltrato. Assata quiere ser atendida por su propio médico y eso es demasiado para el sistema. La niña le es arrebatada a los pocos días de nacer.

Sigue el relato de los juicios en Nueva York, uno por atraco y otro por secuestro de un traficante de drogas, con Evelyn tratando de pilotar la nave en el piélago proceloso de la justicia americana. En el segundo juicio, Assata actúa como abogada adjunta y lee un emocionado alegato sobre la marginación de las comunidades de color y el sentido de la lucha del Ejército de Liberación Negro. Manifiesta su inocencia y se dispone a probarla. El montaje urdido para incriminar a Assata y Ronald Myers en el supuesto secuestro se cae por su propio peso durante el juicio y el 8 de diciembre de 1975 son absueltos.

A principios de 1976 es trasladada al centro correccional de Manhattan, controlado por los federales. Se la va a juzgar por el robo a un banco en Queens. Su abogado es en este caso Stanley Cohen, blanco, pero ex miembro del partido comunista y amante de la lucha jurídica, un gran tipo. El juicio viene precedido por una intensa campaña de falsas identificaciones que deja pocas posibilidades, pero batallan duro (Assata como abogada adjunta), y consiguen desmontar todas las trampas tendidas, bastante burdas en general. Assata es declarada inocente.

Tras la absolución, vuelve a N. Jersey, donde es internada en aislamiento hasta el fin del juicio por asesinato. Un nutrido grupo de abogados colaboran en la defensa sin recibir honorarios. Los problemas de ésta consistieron sobre todo en la imposibilidad de encontrar expertos en balística, medicina o química dispuestos a asumir los riesgos de desmontar la versión de la policía, sin que faltaran tampoco roces entre los defensores. Por otro lado, la movilización social a favor de Assata fue formidable. Cuando prepara un alegato bien cimentado, Stanley Cohen es asesinado en circunstancias misteriosas y sus papeles son confiscados por la policía. Aparte de esto, la estrategia del juez Appleby es un continuo hostigamiento a la defensa. El 17 de enero de 1977 comienza el juicio con la farsa de la selección del jurado y en marzo concluye como era de prever con un veredicto de culpabilidad para Assata. El análisis de todos los indicios pone de manifiesto que Assata fue disparada mientras tenía los brazos en alto y que las heridas recibidas la imposibilitaban para manejar un arma de fuego. Tampoco se encontraron rastros de pólvora en sus manos, ni huellas suyas en las armas. Se la condenó “por estar allí”.

El final de la Autobiografía se concentra en momentos clave de su vida tras recibir la condena. En el que es probablemente el fragmento más emotivo del libro, Assata nos describe una visita de su hija Kakuya, que tiene entonces cuatro años y se obstina en no creer que su madre esté internada contra su voluntad. No comprende nada y culpa a Assata de su ausencia. Al fin descubre allí mismo con sus manitas la rigidez de los barrotes que la separan de su madre. En otro capítulo, su abuela le dice en una visita a la prisión que la ha visto libre en sueños. Eso la estimula al límite. Los sueños de la abuela siempre se cumplían.

En el epílogo, Assata nos habla desde Cuba, donde vive actualmente. Nos cuenta sus experiencias en esa isla en la que, para su sorpresa, no consigue detectar rastros de racismo. Nos revela su vergüenza al tener que identificarse como estadounidense ante latinoamericanos, africanos o asiáticos que han sufrido en su carne los crímenes del imperialismo. Y nos habla también del calvario de su familia, acosada por el FBI hasta límites inhumanos. Con su hija, su tía y su madre logra reunirse al fin en suelo cubano, un proyecto largo tiempo acariciado.

La obra viene introducida por un prefacio y un prólogo. En el primero, Angela Davis nos describe el ambiente de acoso policial que vivían los miembros de la comunidad negra más comprometidos con la lucha pacífica por los derechos civiles en los años 70. Respirar esta atmósfera es imprescindible para comprender la biografía de personas como Assata, víctimas del racismo judicial y policial de los Estados Unidos de América, con síntomas tan claros hoy mismo como el encarcelamiento masivo de la población de color. Por su parte, en el prólogo, el abogado y profesor Lennox S. Hinds se centra en dos momentos clave de la vida de Assata, emblemáticos de la actitud de la “justicia” y la prensa americanas ante los activistas negros más destacados: el linchamiento mediático que sufrió mientras estaba en la clandestinidad, con imputaciones gravísimas que judicialmente resultaron siempre simples montajes, y el incidente de su detención, que le valió una acusación de asesinato y aunque en el juicio se demostró que ésta era absurda sirvió para condenarla.
Assata Shakur emerge de esta autobiografía con una imagen muy alejada del monstruo que dibujaron los medios más reaccionarios. Sus rasgos son los de una mujer que sufriendo en su carne la segregación y el racismo de la sociedad americana decidió dedicar su existencia a combatirlos. La brutalidad de los medios empleados contra la militancia política que desarrollaba, la llevó como a muchos otros a una lucha armada que tenía muy pocas posibilidades de éxito. Perseguida por el establishment con mentiras y manipulaciones, su defensa es contar la verdad de su vida.

Ante la perspectiva de un juicio injusto, Assata hace pública una grabación el 4 de julio de 1973 a la que llamó “A mi gente”:

“Hermanos y hermanas Negros, quiero que sepáis que os amo y que espero que en algún lugar de vuestro corazón tengáis amor para mi. Me llamo Assata Shakur (nombre de esclava joanne chersimard) y soy una revolucionaria. Una revolucionaria Negra. Con eso quiero decir que he declarado la guerra a todas las fuerzas que han violado a nuestras mujeres, han castrado a nuestros hombres y han mantenido a nuestros bebés en la miseria.

He declarado la guerra a los ricos que prosperan a base de nuestra pobreza, a los políticos que nos mienten con cara sonriente y a todos los robots sin cerebro y sin corazón que los pretegen a ellos y a sus propiedades.

Soy una revolucionaria Negra y, como tal, soy una víctima de toda la ira, el odio y la maledicencia de la que amérika es capaz. Como a todos los otros revolucionario Negros, amérika intenta lincharme.

Soy una mujer revolucionaria Negra y por esa razón se han presentado cargos contra mi y he sido acusada de cada supuesto delito en que se cree que ha participado una mujer. En cuanto a los supuestos delitos en que se dice que solo participaron hombres, se me ha acusado de planearlos. Han empapelado con pósters que se supone que son míos oficinas de correos, aeropuertos, hoteles, coches de policía, metros, banco, televisión y periódicos. Han ofrecido más de cincuenta mil dólares en recompensas por mi captura y han emitido órdenes de disparar en cuanto se me vea, y de disparar a matar.

Soy una revolucionaria Negra y, por definición, eso me convierte en miembro del Ejército Negro de Liberación. Los cerdos han usado sus periódicos y televisión para presentarnos como criminales despiadados, brutales, rabiosos, Nos han llamado gángsteres y prostitutas y nos han comparado con personajes de la catadura de john dillinger y ma barker. Debería estar claro, debe estar claro para cualquiera que sepa pensar, ver y oír, que las víctimas somo nosotros. Nosotros somo las víctimas, y no los criminales.

También debería estar claro a estas alturas quienes son los verdaderos criminales. Nixon y sus cómplices han asesinado a cientos de hermanos y hermanas del Tercer Mundo en Vietnam, Camboya, Mozambique, Angola y Sudáfrica. Como se demostró en el Watergate, los más altos funcionarios de los cuerpos de seguridad de este país son un hatajo de mentirosos. El presidente, dos fiscales generales, el director de fbi, el presidente de la cia, y la mitad del personal de la casa blanca han estado implicados en los delitos del Watergate.

Nos llaman asesinos, pero nosotros no hemos asesinado a más de doscientos cincuenta hombres, mujeres y niños Negros desarmados, o herido a miles de otros en los disturbios que provocaron en los años sesenta. Los gobernantes de este país siempre han considerado más importante su propiedad que nuestras vidas. Nos llaman asesinos, pero no fuimos responsables de los veintiocho hermanos presos y nueve rehenes asesinados en attica. Nos llaman asesinos, pero nosotros no asesinamos y herimos a más de treinta estudiantes Negros desarmados en Jackson State, ni tampoco en Southern University.

Nos llaman asesinos, pero nosotros no asesinamos a Martin Luther King Jr., Emmett Till, Medgar Evers, Malocom X, George Jackson, Nat Turner, James Chaney y muchos más. Nosotros no asesinamos de un disparo en la espalda a Rita Lloyd (dieciséis años), a Rickie Bodden (once años) o a Clifford Glover (diez años). Nos llaman asesinos pero nosotros no controlamos ni implantamos un sistema de racismo y opresión que asesina sistemáticamente a Negros y a personas del Tercer Mundo. Aunque la gente Negra supuestamente comprende aproximadamente el quince por ciento del total de la población amerikana, al menos el sesenta por ciento de las víctimas de asesinato son Negras. Por cada cerdo que ha muerto en el así llamado cumplimento del deber, hay al menso cincuenta personas Negras asesinadas por la policía.

La expectativa de vida Negra es bastante más baja que la blanca y hacen todo lo que pueden para matarnos incluso antes de nacer. Nos queman vivos en bloques de pisos de mala muerte que son una ratonera. Nuestros hermanos y hermanas mueren a diario por sobredosis de heroína y metadona. Nuestros bebés mueren por envenenamiento de plomo. Millones de personas Negras han muerto como resultado de una atención médica vergonzosa. Eso es asesinato. Pero ellos tienen la desfachatez de llamarnos asesinos a nosotros.

Nos llaman secuestradores y sin embargo el Hermano Clark Squire (que está acusado, junto conmigo, de asesinar a un agente de la policía estatal de Nueva Jersey) fue secuestrado el 2 de abril de 1969, de nuestra comunidad Negra, y se pidió por él un rescate de un millón de dólares en el caso de conspiración de “las 21 Panteras” de Nueva York. El 13 de mayo de 1971 fue declarado inocente, junto con los demás, de ciento cincuenta y siete cargos de conspiración por un jurado que tardó menos de dos horas en llegar a un veredicto. El Hermano Squire era inocente. Y sin embargo fue secuestrado y apartado de su comunidad y de su familia. Perdió más de dos años de su vida y sin embargo nos llaman secuestradores a nosotros. Nosotros no secuestramos a los miles de Hermanos y Hermanas a quienes se mantuvo cautivos en los campos de concentración de amérika. El noventa por ciento de la población reclusa de este país son personas Negras y del Tercer Mundo que no pueden permitirse abogados ni fianzas.

Nos llaman ladrones y bandidos. Dicen que robamos. Pero no fuimos nosotros quienes robamos a millones de personas Negras del continente africano. Se nos arrebató el lenguaje, nuestros Dioses, nuestra cultura, nuestra dignidad humana, nuestro trabajo y nuestras vidas. Nos llaman ladrones, pero no somos nosotros quienes timamos miles de millones de dólares cada año por medio de la evasión fiscal, el arreglo ilegal de los precios, el desfalco y el fraude a los consumidores, o con sobornos, engaños y el pago de comisiones. Nos llaman bandidos, y sin embargo cada vez que la mayor parte de la gente Negra recoge su nómina comprobamos que nos están robando. Cada vez que entramos en una tienda del barrio nos están atracando.

Y cada vez que pagamos la renta, el casero nos está poniendo una pistola en las costillas.

Nos llaman ladrones, pero nosotros no robamos ni asesinamos a millones de Indios arrebatándoles su tierra para luego llamarnos pioneros. Nos llaman bandidos, pero no somos nosotros quienes estamos robando a África, Asia y América Latina sus recursos naturales y su libertad mientras la gente que vive allí enferma y muere de hambre. Los gobernantes de este país y sus esbirros han cometido algunos de los crímenes más sanguinarios y brutales de la historia. Ellos son los bandidos. Ellos son los asesinos. Y deberían ser tratados como tales. Estos maníacos no son aptos para juzgarme ni a mi ni a Clark ni a cualquier otra persona Negra llevada a juicio en amérika. Las personas Negras deberían decidir sus destinos por sí mismas e inevitablemente lo harán.

Cada revolución en la historia se ha llevado a cabo por medio de acciones, aunque las palabras son necesarias. Debemos crear escudos que nos protejan y lanzas que penetren en nuestros enemigos. La gente Negra debe aprender cómo luchar luchando. Debemos aprender de nuestros errores.

Quiero pediros disculpas a vosotros, mis hermanos y hermanas Negros, por estar en el peaje de Nueva Jersey. Debería haber sabido que no debía hacerlo. Ese peaje es un puesto de control donde se para a la gente Negra, se les registra, se les acosa y se les agrede. Los revolucionarios nunca deben tener tanta prisa como para apresurarse o tomar decisiones descuidadas.

Quien corre cuando duerme el sol tropezará muchas veces.

Cada vez que se captura o se asesina a un Luchador por la Libertad Negro, los cerdos intentan dar la sensación de que han aplastado al movimiento, destrozado nuestras fuerzas y acabado con la Revolución Negra. Los cerdos intentan también dar la impresión de que cinco o diez guerrilleros son responsables de todas las acciones revolucionarias llevadas a cabo en amérika. Eso es una tontería. Es absurdo. Los revolucionarios Negros no caen de la luna. Nos crean nuestras condiciones. Nos moldea la opresión que sufrimos. Somos creados en gran número por las propias calles del gueto, y en lugares como las prisiones de attica, san quintín, bedford hills, leavenworth y sing sing. Nos están convirtiendo en miles. Muchos veteranos Negros sin empleo y madres que viven de las ayudas sociales se unen a nuestras filas. Componen el ELN (Ejército de Liberación Negro) hermanos y hermanas de todas las profesiones que están cansados de sufrir pasivamente. El ELN existe y seguirá existiendo hasta que cada hombre, mujer y niño Negro sea libre. La función principal del ELN en este momento es crear buenos ejemplos, para luchar por la libertad Negra y para prepararnos para el futuro. Debemos defendernos y no dejar que nadie nos falte al respeto.

Tenemos que conseguir nuestra liberación por todos los medios necesarios.

Es nuestro deber luchar por nuestra libertad.

Es nuestro deber vencer.

Debemos amarnos los unos a los otros y apoyarnos.

No tenemos nada que perder excepto nuestras cadenas.

En recuerdo de Ronald Carter, William Christmas, Mark Clark, Mark Essex, Frank “Heavy” Fields, Woodie Changa Olugbala Green, Fred Hampton, Lil Bobby Hutton, George Jackson, Jonathan Jackson, James McClain, Harold Russell, Zayd Malik Shakur y Anthony Kumu Olugbala White

Debemos seguir luchando.

Carta de Assata Shakur
Mi nombre es Assata Shakur, soy una esclava fugada del siglo 20. Por la persecución del gobierno,  no tuve otra opción que huir la represión política, racismo y violencia que domina la política de los Estados Unidos entorno a la gente de color. Soy una ex-prisionera política, y he vivido en exilio en Cuba desde 1984.

He sido una activista política la gran parte de mi vida, y aunque el gobierno de EE.UU ha hecho todo en su poder para criminalizarme, no soy una criminal, y nunca lo he sido. En los años 60s participé en varias luchas: el movimiento de liberación negra, el movimiento de derecho estudiantil, y el movimiento para terminar la guerra en Vietnam. Me hice parte del Partido de Las Panteras Negras. Para 1969 el Partido de

Las Panteras Negras se había convertido en la primaria organización en la mira del programa COINTELPRO del FBI. Porque el Partido de Las Panteras Negras demandaba la liberación total de la gente negra, J. Edgar Hoover, lo llamó “la amenaza más grande a la seguridad interna del país” y prometió destruir el partido, sus líderes y sus activistas.

En 1978, mi caso fue uno de los muchos casos presentados frente a las Naciones Unidas en una petición impulsada por la Conferencia Nacional de Abogad@s Negr@s; la Alianza Nacional Contra la Represión Política y Racista; y la Comisión de Justicia Racial de la Iglesia Unida de Cristo; revelando la existencia de prisioneros políticos en los Estados Unidos, su persecución política, y le trato cruel e inhumano que recibían en las cárceles Estadounidenses. De acuerdo al reporte:

“El FBI y el Departamento de Policía de Nueva York en particular, presentaron cargos y acusaron a Assata Shakur de participar en ataques contra personas del orden público y circularon esos cargos y acusaciones en las agencias y unidades policiales. Mas, El FBI yel NYPD (consignas en inglés) la acusaron de ser una líder del Ejercito de Liberación Negra el cual el gobierno y sus agencias respectivas describieron como una organización involucrada en disparar a oficiales de la policía. Esta descripción del Ejército de Liberación Negra y la acusación de la relación de Assata Shakur a la organización fue ampliamente circulada por agentes del gobierno en las agencias y unidades policiales. Como resultado de estas actividades por el gobierno, Ms. Shakur fue convertida en una persona buscada como caza; posters en precintos policiales y bancos la describían como haber estado involucrada en actividades criminales muy serias; Fue enfocada en la lista de las más buscadas del FBI; y en todos los niveles policiales fue convertida en blanco para “disparar a muerte”.

Fui falsamente acusada en 6 “casos criminales” distintos y en todos los 6 casos fui exonerada. El hecho de que fui exonerada o que los cargos fueron desestimados, no significa que recibí justicia en las cortes, eso no fue el caso. Solo significo que la “evidencia” presentada contra mí fue tan floja y falsa que mi inocencia fue evidente. Esta persecución política fue parte de la política del gobierno que buscaba eliminar oponentes políticos a través de acusarlos de crímenes y arrestándolos sin importar los base de hechos de los cargos.

En el 2 de mayo de 1973, junta a Zayd Malik Shakur y Sundiata Acoli fui parada en la Autopista de New Jersey, supuestamente por una “luz trasera dañada”. Sundiata Acoli salió del carro para determinar porque nos pararon. Zayd y yo nos quedamos en el carro. El policía estatal Harper vino al carro, abrió la puerta y comenzó a cuestionarnos. Dijo que se puso sospechoso porque éramos negras, y andamos en un carro con placa de licencia del estado de Vermont [un estado rural sumamente blanco]. Entonces saco su pistola, nos apuntó, y nos dijo que subamos las manos en el aire, al frente de nosotras, donde él las podía ver. Cumplí, y en medio segundo vino un sonido fuera del carro, hubo un movimiento brusco, y me disparó una vez con mis brazos en el aire, y otra vez en la espalda. Zayd Malik Shakur fue asesinado, el policía estatal Werner Foerster fue muerto, y aunque el policía estatal Harper admitió que él le disparo y mato a Zayd Malik Shakur, bajo la ley de asesinato de New Jersey, a mí me acusaron de matar tanto a Zayd Malik Shakur, quien fue mi amiga y camarada más cercano, como con la muerte del policía estatal Forester. Nunca en mi vida había sentido tanta tristeza. Zayd había prometido protegerme, y ayudarme a llegar a un lugar seguro, y estaba claro que el perdió su vida tratando de protegerme y a Sundiata. Aunque él no estaba armado, y la pistola que mato al policía estatal Foerster fue encontrada bajo la pierna de Zayd, Sundiata Acoli, quien fue capturada más tarde, también fue acusada de las dos muertes. Ni Sundiata Acoli ni yo recibimos un juicio justo. Ambas fuimos condenadas en los medios noticiarios antes de nuestros juicios. Ningún medio de comunicación fue permitido entrevistarnos, aunque la policía de New Jersey, y el FBI filtraron historias a la prensa diariamente. En 1977, fui condenada por un jurado de solo persona blanca y sentenciada a cadena perpetua más 33 años en prisión. En 1979,temiendo que me iban a asesinar en la prisión, y sabiendo que nunca iba a recibir ningún tipo de justicia, fui liberada de la prisión, asistida por camaradas comprometidas que entendieron la profundidad de las injusticias en mi caso, y que también estaban extremadamente temerosos por mi vida.

El reporte acerca de las operaciones de inteligencia dentro de los estados unidos, presentado por la Comisión Iglesia del Senado de EE.UU en 1976, revelo que “elFBI ha intentado, de manera encubierta, influenciar la percepción publica de personas y organizaciones a través de la diseminación de información peyorativa a la prensa, anónimamente o a través de contactos “amigables” de los noticieros.” Es evidente que esta misma política está muy en efectiva hoy.

El 24 de Diciembre de 1997, el Estado de New Jersey, convocó una conferencia de prensa para anunciar que la Policía Estatal de New Jersey había escrito una carta al papa Juan Pablo 2do pidiéndole que intervenga a su favor y que ayude a que me extraditen devuelta a la prisión de New Jersey. La Policía Estatal de New Jersey se negó a publicar la carta. Sabiendo que probablemente habían distorsionado los hechos y que intentaban que el Papa haga el trabajo del diablo en el nombre de la religión, decidí escribirle al Papa para informarle acerca de la realidad de la “justicia” para la gente negra en el estado de New Jersey, y en los Estados Unidos.

En enero de 1998, durante la visita del papa a Cuba, concedí una entrevista con el reportero de NBC Ralph Penza acerca de mi carta al Papa, mi experiencia en el sistema judicial de New Jersey, y en los cambios que vi de los Estados Unidos y su tratamiento a la gente negra en los últimos 25 años. Concedí esa entrevista porque vi esa carta secreta al papa como una maniobra publicitaria viciosa y vulgar de parte de la Policía Estatal de New Jersey, y como un intento cínico de manipular al papa juan pablo 2do. He vivido en Cuba por muchos años, y he estado sin contacto con la naturaleza sensacionalista y deshonesta del establecimiento mediático de hoy. Espero hoy que hace 30 años. Después de tantos años de ser victimizada por el “establecimiento” mediático fue ingenua de mi parte tener la esperanza que quizás me llegue la oportunidad de decir “mi versión de los hechos”. En vez de una entrevista conmigo, lo que ocurrió fue evento mediático en tres partes, llena de distorsiones, inexactitud, y puras mentiras. NBC presento los hechos incorrectos. No solo invirtieron miles de dólares promocionando esta “exclusiva serie de entrevistas” en NBC, también gastaron gran cantidad de dinero en anuncios de esta “entrevista exclusiva” en estaciones de radio negras al igual que noticias en periódicos locales.

Como la mayoría de la gente pobre y oprimida en los Estados Unidos, yo no tengo una voz. La gente negra, gente pobre en los Estados Unidos no tienen ninguna libertad de expresión verdadera, y muy poca libertad de prensa. Históricamente, la prensa negra y los medios progresistas han jugado un papel esencial en la lucha por justicia social. Necesitamos continuar y expandir esa tradición. Necesitamos crear fuentes mediáticos que ayuden a educar a nuestra gente y a nuestras niñas, y no aniquilar sus mentes. Yo soy solo una mujer. No tengo estaciones de televisión, o de radio, ni periódicos. Pero ciento que la gente tiene que ser educada acerca de lo que está sucediendo, y entender la conexión entre los medios noticieros y los instrumentos de represión en Amerika. Lo único que tengo es mi voz, mi espíritu y la voluntad  de decir la verdad. Peroles pido sinceramente, a todos ustedes en los medios Negros, ustedes en los medios progresistas, ustedes que creen en la verdadera libertad, que publiquen esta declaración y le dejen saber a la gente que está pasando. No tenemos voz, así que ustedes tienen que ser la voz de los sin-voces.

Libertad a todos los prisioneros políticos; les mando amor y saludos revolucionarios desde Cuba: uno de los palenques más grandes, más resistentes, y más valientes que alguna vez allá existido en la cara de este planeta.

Assata Shakur

Havana, Cuba.

Archivo del blog