independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herrigintza-informazioa-duintasuna-formakuntza-asanblada-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-okupazioa-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-konfederazioak-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasuna-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak-

2015/04/29

BILBON KAPITALISMOAREN AURKA. MAIATZAREN 1 EGIN

"Maiatzaren Lehenak, borroka egun bat izan beharko lukeenak, klase identitatearen zori eta bilakaera bera jasan du. Modu progresiboan, sistemaren barruan integratzeko prozesu bat jasan du, eduki politikoa eta borrokarako grinaren ezaugarria baztertuz, testuinguruz kanpo geratzen den ospakizun bat bihurtu delarik, zeinetan ez zaien zapaltzen eta esklabu bihurtzen gaituzten egiturei modu errealean aurre egiten"

Bilbo  industria  hiria  izan  da  historikoki.  Bere  itsasadarraren  ertzean  ikaragarrizko  azpiegitura industrialak eraikitzen ziren, eta milaka izan ziren nekazalguneetatik gure hirira migratu zutenak, errealitate langile hori eta hamarkadetan gure hiribildua ezaugarritu duen klase identitate indartsua garatuz. 80 hamarkadak birmoldatze industriala ekarri zuen, eta baita Estatu espainiarrak Kapitalaren Europaren agintaritza gero eta neoliberalagoaren aurrean erakutsitako mendekotasuna ere. Ekoizpenaren sektore  estrategiko  bat  suntsitzeaz  gain,  birmoldatze  honek  langile  mugimendu  artikulatu  eta borrokalaria erraustu zuen, zeina mugimendu sozialetan eta herri mugimenduan sustraitua zegoen.
 
Gaur egun, nekez aurki dezakegu gure hiriaren jatorri langilearen arrasto sinbolikorik.  Lekuko zein nazioarteko interes kapitalistak irudikatzen dituen erakusleiho turistiko bat da Bilbo. Langileria konsziente eta antolatu hartatik oroitzapena baino ez da gelditzen. Estatua eta bere egitura errepresiboek eta Europa neoliberal horren aurrean gero eta modu ageriagoan makurtzeak, besteak beste, langileriaren zatiketa eta desmobilizazioa eragin dute, ordezko moduan hiritar anonimo eta esanekoak geratu direlarik.
 
Maiatzaren Lehenak, borroka egun bat izan beharko lukeenak, klase identitatearen zori eta bilakaera bera jasan du. Modu progresiboan, sistemaren barruan integratzeko prozesu bat jasan du, eduki politikoa eta borrokarako grinaren ezaugarria baztertuz, testuinguruz kanpo geratzen den ospakizun bat bihurtu delarik, zeinetan ez zaien zapaltzen eta esklabu bihurtzen gaituzten egiturei modu errealean aurre egiten.
 
Manifestu hau sinatzen dugun antolakundeok ordezkatzen dugun mugimendu sozial eta herrikoiaren aldetik, errealitate honen aurka agertu nahi dugu, egun egitura kapitalistei aurre egiteko inoiz baino baldintza gehiago daudela gogoraraziz. Ezin dugu ahaztu egitura kapitalista hauek egiturazko krisi honetaz baliatu direla bortizki kolpatzen gaituzten austeritate neurriak inposatzeko, are prekarioagoa, okerrago  ordaindua  eta  eskubide  gutxiagoduna  den  lanpostu  bat  utziz,  aberatsenek  gure duintasun galera honen kontura beren patrikak puzten jarraitzen duten bitartean. Kapitalak inposatzen ditu arauak, gobernuek gauzatu egiten dituzte eta langileriak pairatu egiten ditu.

Egungo testuinguruan, langileon aurkako mehatxuek etenik ez izateaz gain, izaera esponentzial bat hartzen dute, TTIParekin ikus dezakegun moduan, hau da, Europar Batasuna eta AEBen arteko merkataritza askerako itun bat, zeinak transnazionalen esku uzten duen herrien subirautza, historikoki konkistatu ditugun eskubideak eragotziz. Akordio hau onartzen duten herrialdeetan, enpresek beren baldintzak askatasun osoz eta inolako eragozpenik gabe inposatu ahalko dituzte, honekin talde ekonomiko eta finantza-talde handiek langileen zein herrien eskubideen gain dituzten interesak blindatuz.
 
Estatu espainiar eta frantsesak euskal langileria itotzen dute, lan-erreforma odolzaleak inposatuz, transnazionalak babesteko enplegua malgutuz eta gure borrokarako gaitasuna mugatuz. Gainera politika errepresiboekin  ere  mehatxatzen  gaituzte,  kasu  mozal  lege  deiturikoa,  zeinak sistemaren  aurkako edozein erantzun politiko zigortzen duen, sindikalista, grebalari eta borrokalari orori, hau da, guztiontzathobeak  izango  diren  baldintzengatik  borroka  egiten  duen  orori  sententzia  eredugarriak  aplikatzen dizkion moduan.
 
Agertoki politiko eta ekonomiko honek gure eskubideak erasotzen ditu, jadanik ez langile moduan soilik, baizik eta emakume, gazte, migrante, pentsiodun, ekologista, euskaldun, disidente sexual eta abar moduan baizik. Hau guztia dela eta, erantzun bat eman beharra dago, egun bakoitza Maiatzaren Lehena bihurtuz eta Maiatzaren Lehena gure borrokaren momentu eredugarri bat bihurtuz. Gure Euskal Herri Langile izaera berreskuratu behar dugu, hortik egiteko aurre inperialismo estatubatuar eta europarretik zein euskal burgesiatik Euskal Herriaren subirautzaren eta langileriaren aurka gauzatzen diren erasoei.
 
Gure eskubideak defendatzeko modu bakarra hauek gauzatzea dela erakutsi beharra dago. Maiatzak 1 honetan erakutsi diezaiegun kalean gure amorrua, gure haserrea eta seinala ditzagun espainiar zein frantziar  Estatuak  eta  euskal  burgesia  Euskal  Herriko  interes  inperialisten  ordezkari  eta,  beraz, egiturazko etsai gisa.
 
Gauzak horrela, Maiatzaren 1a mobilizazio eta hausnarketarako data bihurtzea proposatzen dugu. Apirileko azken astean, jardunaldi batzuk egingo ditugu (laster emango dugu informazio gehiago). Era berean,  Maiatzaren 1ean, Deustuko Zubitik 17.00etan egingo den manifestaziora dei egiten dugu.
 
KAPITALISMOAREN AURKA, MAITZAK 1 EGIN CONTRA EL CAPITALISMO!
 
 ---------------------------------------------------------------------------------------------------

Bilbao históricamente ha sido una ciudad fabril. A las orillas de su ría se levantaban grandes infraestructuras industriales y miles de personas emigraban de las zonas rurales a nuestra ciudad para configurar esa realidad obrera y con una fuerte identidad de clase que caracterizaría la villa durante décadas. Los años 80 trajeron consigo la reconversión industrial, y la subordinación del Estado español a unas directrices cada vez más neoliberales de la Europa del Capital. Esta reconversión no sólo destruiría un sector estratégico de la producción, si no que arrasaría a su vez con un movimiento obrero articulado y combativo que tenía además un fuerte arraigo en los movimiento sociales y populares.
 
Hoy en día, apenas quedan recuerdos simbólicos de los orígenes obreros de nuestra ciudad, Bilbao es un escaparate turístico que representa los grandes intereses de los capitalistas, locales o internacionales. De esa clase obrera consciente y organizada sólo nos queda el recuerdo. El Estado y sus estructuras represivas así como la subordinación cada vez más explícita a esa Europa neoliberal entre otras cosas, han fragmentado, desmovilizado y dividido a la clase trabajadora siendo sustituida por una ciudadanía anónima y sumisa.

La jornada de lucha que debe representar el 1 de Mayo, ha corrido la misma suerte que la identidad de clase, ha sufrido un proceso de integración de forma progresiva en el sistema, renunciando al contenido político y a su característica combatividad para convertirse en un paseo y en una celebración descontextualizada en la que no se planta cara de manera real a las estructuras que nos oprimen y esclavizan.
 
Desde la parte del movimiento social y popular de Bilbao al que representamos las organizaciones que firmamos este manifiesto, queremos revelarnos contra esa realidad, recordando que hoy más que nunca hay
condiciones para enfrentarse a las estructuras capitalistas, que han aprovechado este contexto de crisis estructural para imponernos medidas de austeridad que nos golpean con crudeza, dejándonos un trabajo más precario, peor pagado y con menos derechos, mientras que las grandes fortunas siguen hinchando sus cuentas a costa de nuestra pérdida de dignidad. El capital impone las reglas, los gobiernos las ejecutan y la clase trabajadora las sufre.
 
En el contexto actual, las amenazas contra las trabajadoras y los trabajadores, no sólo no cesan, si no que adquieren un carácter exponencial, teniendo un ejemplo de ello es el TTIP, un tratado de libre comercio entre la Unión Europea y EEUU que pone al servicio de las transnacionales la soberanía de los pueblos, interfiriendo en nuestros derechos conquistados históricamente. El TTIP permite a estas empresas vía libre en cuestión de exigencias a la hora de imponer sus condiciones a los paises que se acogen a este acuerdo, blindando los intereses de los grandes grupos económicos y financieros sobre los derechos de los y las trabajadoras y de los pueblos.
 
Los Estados español y francés colocan a la clase trabajadora vasca contra las cuerdas, imponiendo reformas laborales sanguinarias, flexibilizando el empleo para proteger a las transnacionales y limitar nuestra capacidad de lucha. Además nos amenaza con políticas represivas como llamadas las leyes mordazas que impone sanciones ante cualquier tipo de respuesta política al sistema, de la misma manera que aplica sentencias ejemplarizantes contra sindicalistas, huelguistas, luchadores y luchadoras que en definitiva pelean por unas condiciones más justas para todos y todas.
 
Este escenario político y económico ataca nuestros intereses, ya no sólo como trabajadores y trabajadoras sino como mujeres, como jóvenes, migrantes, pensionistas, ecologistas, como vascos y vascas…. Es por ello por lo que se debe producir una respuesta, convirtiendo cada día en un 1 de Mayo, y convirtiendo el 1 Mayo en un momento referencial de nuestra lucha, tenemos que rescatar nuestra identidad de pueblo trabajador vasco, y enfrentarnos desde ahí a todos los ataques que tanto los imperialismo estadounidenses y europeo, como desde la burguesía vasca realizan todos los días contra la soberanía de Euskal Herria y su clase trabajadora.
 
Hay que demostrar que la única manera de defender nuestros derechos es ejerciéndolos. Este primero de Mayo hagamos notar en las calles nuestra rabia, nuestro enfado y señalemos a los Estados español y francés y a la burguesía vasca como representantes de los intereses imperialistas en Euskal Heria, y por lo tanto, enemigos estructurales de nuestra lucha.
 
PARA ENVIAR ADHESIONES DIRIGIRSE A: MAIATZAK1EGIN@GMAIL.COM

2015/04/24

¿Que es ser comunista?

"No es sostenible la vida en la tierra si no concebimos la propiedad, la producción, el desarrollo o la educación de una manera radicalmente distinta, no en base a lo que hay, sino en base a lo que debiera haber si realmente queremos el bienestar de todos y la armonía con la naturaleza."


ODIO DE CLASE
(Blog comunista revolucionariu cantabru)

Ser COMUNISTA es la asunción de una posición de clase firme cuya meta es luchar por acabar con el sistema de explotación del hombre por el hombre (capitalismo) e instaurar la sociedad justa y equilibrada (Comunismo Científico) donde, no exista ni opresores ni oprimidos, ni ricos ni pobres; donde el fruto del trabajo social y colectivo satisfagan las principales necesidades materiales y espirituales, y, donde el soñar, crear y amar sea la gran realización del genero humano.

 

Ser COMUNISTA es la convicción de la rebeldía consciente y con conocimiento contra este sistema de cosas injustas (capitalismo) que favorece a una minoría y, somete a la miseria y dolor a la inmensa mayoría del pueblo trabajador, mutilándole el principio de la creatividad y productividad del ser humano para su propia emancipación.



Quienes asumimos el comunismo como ideología y como teoría de la revolución social estamos convencidos de la inevitabilidad de la sustitución del capitalismo, sistema basado en la explotación y la opresión del trabajador, por otro donde desaparezcan ambas para dar paso a otro nuevo, sin explotados ni explotadores, basado en la justicia social, la igualdad, la solidaridad, la plena libertad: el socialismo.



Los comunistas obramos en la teoría y práctica de acuerdo con los objetivos que perseguimos. El que de palabra es comunista pero actúa como un canalla no es comunista.



Los comunistas no toleramos la explotación ni la injusticia.



Los comunistas odiamos toda clase de opresión y explotación. Odiamos a los opresores y explotadores. 



Los comunistas somos marxistas, porque analizamos la sociedad y sus contradicciones bajo las ideas de Marx, no por fanatismo religioso, sino porque encontramos en ellas la posibilidad de entender como cambiarla, identificando a nuestros aliados entre los desposeídos, privados de libertad y explotados, y reconociendo a nuestros adversarios en quienes usufructúan del trabajo de otros y destruyen el medio ambiente, por el afán de lucro que les permite el derecho a la propiedad, los medios de producción y los recursos naturales.


Sobre nacionalismo y unidad de acción entre la clase trabajadora española, francesa y vasca

"La izquierda abertzale básicamente es un movimiento de liberación nacional clásico donde todas las corrientes de izquierda han tenido y tienen su influencia a la hora de desarrollar el cuerpo teórico y práctico. Sobre todo las revolucionarias con especial influencia del marxismo en distintas variantes, la autonomía obrera, y en general las escuelas socialistas incluidas algunas libertarias."

Borroka Garaia da

“Somos socialistas y nacionalistas vascos;nuestro objetivo estratégico es la creacion de un Estado socialista vasco dirigido por la clase trabajadora de Euskadi y como instrumento de todo nuestro pueblo para la edificacion de una sociedad vasca y sin clases.” Txabi Etxebarrieta.

“Askok eta askok nazionalismoa eta nazionalista izatea atzerakoia dela pentsatzen dute,benetazko internazionalista ezin dela nazionalista izanik.Ainbeste aldiz nazionalismoa tzarra dela entzun dugu eta azkenean gu ere akonplexatu egin gara.Baina askotan ez gara konturatzen bi eratako nazionalismoak dagozela:bata,aundikeriazko nazionalismoa eta bestea herri menperatuena eta zapalduena.Eta bixtan da,gurea ez da leenetarikoa, bigarrenetarikoa baizik.” Txabi Etxebarrieta.
“los trabajadores vascos no somos españoles ni franceses, sino única y exclusivamente vascos, y que lo que nos une con ellos no es la pertenencia a una misma nación sino a una misma clase” 
Argala
 
“Por eso, el internacionalismo por parte de la nación opresora, o de la llamada nación “grande” (aunque sólo sea grande por sus violencias, sólo sea grande como lo es un esbirro) no debe reducirse a observar la igualdad formal de las naciones, sino también a observar una desigualdad que de parte de la nación opresora, de la nación grande, compense la desigualdad que prácticamente se produce en la vida. Quien no haya comprendido esto, no ha comprendido la posición verdaderamente proletaria frente al problema nacional; en el fondo sigue manteniendo el punto de vista pequeñoburgués, y por ello no puede por menos de deslizarse a cada instante al punto de vista burgués. ¿Qué es importante para el proletario? Para el proletario es no sólo  importante, sino una necesidad esencial, gozar, en la lucha proletaria de clase, del máximo de confianza por parte de los componentes de otras nacionalidades. ¿Qué hace falta para eso? Para eso hace falta algo más que la igualdad formal. () El georgiano que desdeña este aspecto del problema, que lanza desdeñosamente acusaciones de “social-nacionalismo” (cuando él mismo es no sólo un “social-nacional” auténtico y verdadero, sino un basto esbirro ruso), ese georgiano lastima, en esencia, los intereses de la solidaridad proletaria de clase, porque nada retarda tanto el desarrollo y la consolidación de esta solidaridad como la injusticia en el terreno nacional.” Lenin

En estos momentos la organización internacionalista vasca Askapena se encuentra ante la amenaza judicial de ser ilegalizada y varios militantes entrar a prisión. Este es el carácter de la democracia española. Un carácter democrático inexistente donde los enemigos del internacionalismo vasco, que también son los enemigos de toda lucha de liberación nacional y social en el mundo, nos demuestran una vez más que la represión, la coacción y el estado de excepción no son cosas de otro tiempo ni del pasado sino del presente de la actualidad vasca.

Sin embargo hoy no voy a escribir sobre las tácticas facciosas del estado español a través de ilegalizaciones, algo a lo que nunca deberíamos acostumbrarnos como si fuera parte normal del clima en Euskal Herria sino de internacionalismo.

El internacionalismo no es una teoría escrita en el aire sino algo muy real y material. El internacionalismo parte de unos preceptos sin los cuales no sería tal y que su misma palabra literalmente indica. La práctica internacionalista requiere de naciones, de colectividades humanas que conforman los pueblos del mundo. Es decir, el internacionalismo parte de una base material, las naciones del mundo. Internacionalismo por tanto no es lo antagónico al patriotismo o al nacionalismo, sino que sin patriotismo, puede haber otras cosas, pero no puede haber internacionalismo.

No puede existir ayuda mutua y solidaridad entre colectividades nacionales si se minimizan o niegan éstas o si se las oprime nacionalmente. Es por ello que el internacionalismo en primera instancia supone adherirse a la liberación nacional y social de tu propio pueblo, al mismo tiempo que te adhieres a la liberación nacional y social del resto de pueblos. De esta manera y yendo a lo concreto y lo material de la nación vasca; un internacionalismo no abertzale, un internacionalismo que no reconoce a la nación vasca, o un internacionalismo que en el contexto de una nación ocupada y troceada a la que se le niega mediante la violencia su libertad nacional, no parta de unas bases de independencia nacional, es un internacionalismo inmaterial, idealista y fuera de coyuntura que en su praxis estará mimetizando la vehiculización imperialista, ya que la soberanía y autodeterminación de los pueblos puede ser una ley internacional escrita pero para el internacionalista es más que eso, es una praxis y una forma de actuar constante. Son los pueblos los que se tienen que autodeterminar, y si un pueblo tiene negado por el imperialismo su derecho de autodeterminación, sigue vigente ese accionar. Y ningún otro pueblo, Estado, movimiento revolucionario o multinacional puede inmiscuirse y condicionar en ese proceso de decisión soberano.

De hecho, la autodeterminación de los pueblos está vigente mientras se niega ese derecho, cuando a través de ese derecho se accede a la independencia, y durante la independencia. Incluso el estado socialista, digno de tener ese nombre, no sería más que la autodeterminación permanente de la clase trabajadora de una colectividad para todos los asuntos que le compete.

Por lo tanto, cuando un “demócrata formal” reconoce el derecho de los pueblos a su autodeterminación, está muy bien formalmente. Pero si un revolucionario internacionalista se abstrae de lo concreto y material, la defensa abstracta de la autodeterminación apenas suele pasar de la charlatanería. Ya que en el caso concreto de Euskal Herria, oprimida nacionalmente mediante las armas, la independencia es la opción ineludiblemente revolucionaria. Y la solidaridad internacionalista supone que la clase trabajadora vasca se posicione con los procesos de liberación nacional y social de todas las clases trabajadoras de todos los pueblos del mundo, mientras que la solidaridad internacionalista recibida lo sea para la independencia de Euskal Herria y el estado socialista vasco. Que es el proyecto de liberación nacional y social vigente en la nación vasca.

De esta manera, para un fructífero internacionalismo revolucionario y unidad de acción entre las clases trabajadoras española, francesa y vasca, las dos primeras deberían no solo aceptar un abstracto derecho de autodeterminación con perspectivas paternalistas y burguesas, sino colaborar activamente con el proyecto independentista y socialista vasco, y de la misma forma la clase trabajadora vasca ayudar al derrocamiento de los régimenes burgueses español y francés.

Pero esto es muy complicado. Ya que la clase trabajadora de estados imperialistas tienden a sentirse apéndices de su burguesía en cuanto al “problema nacional”. Y en la teoría y sobre todo la praxis, consciente o inconscientemente hacen todo lo posible por mantener atadas a las naciones bajo su “supuesto Estado”. De esta manera, causando un destrozo en la confianza de la clase trabajadora bajo opresión nacional que impide desarrollar un internacionalismo fructífero mediante el uso de sucursalismos, minimizaciones de la cuestión nacional, vehiculizaciones estatalistas y en el peor de los casos mediante criminales y falsas acusaciones que parecen sacadas de la campaña “contra el nacionalismo” al mejor estilo de Mayor Oreja.
Alabado sea el pueblo que, por amor a una lengua sin diplomas y a un país sin diplomáticos, no tiene cabida ni en la Historia ni en la Geografía, ni tan siquiera un banquillo en el concierto de las naciones. Tan invencible como el viento del desierto, pasa por las dunas de los siglos, elegante y discreto, sin dejar más huella que el albatros sobre las olas del mar.
-Marc Légasse
En el estado español derecha e izquierda  están en contra del “nacionalismo”. IU no lo ve con buenos ojos, ni el PCE. En Euskal Herria sus sucursales tampoco, claro está. En el ámbito extra-parlamentario español desde sectas como UCE pasando por un sinfín de micro-grupos comunistas y anarquistas también están en contra del nacionalismo.

Si los marxistas y libertarios teóricos clásicos resucitaran y viajaran al estado español y escucharan los alegatos contra el nacionalismo de los susodichos sin más referencia, intentarían buscar en el mapa de Europa donde se sitúa el Gran Imperio Vasco además de quedarse impresionados de semejante alianza interclasista contra la opresión vasca. Obviamente no encontrarían nada en el mapa ni en el banquillo internacional de las naciones que haga referencia a ningún Estado vasco.

¿Qué es en realidad el nacionalismo?. Posiblemente junto a terrorismo dos de las palabras más manoseadas por el imperialismo en las últimas décadas y un término que por sí solo y sin contexto no es más que mera propaganda vacía.

El caso es que la burguesía de los estados que no respetan las libertades nacionales, gracias a su maquinaria han creado su acepción particular de la palabra con el paso del tiempo y como veneno la han intentado inocular en la población. Ya lo dice el internacionalista proletario de Mayor Oreja, hay que impulsar un movimiento social contra el nacionalismo.

Insolidaridad, limpieza étnica, radicalidad, extremismo… terrorismo, eso es el nacionalismo para el imperialismo. Aunque en realidad simplemente lo digan así para cubrirse las espaldas y que en sus estados opresores se siga oprimiendo nacionalmente. Nada más y nada menos.

En historiografía oficial se usa el difuso término de nacionalismo para referirse al período histórico de la supuesta formación de naciones y sus correspondientes estados y a la no menos supuesta ideología nacionalista en torno al siglo XIX coincidiendo con revoluciones liberales o burguesas. Ya en el siglo XX se le relaciona con el fenómeno del fascismo. Tras la segunda guerra mundial irían surgiendo los llamados Movimientos de Liberación Nacional de izquierda vinculados a procesos de descolonización e independencia.

El caso de Euskal Herria: ¿Qué es el nacionalismo para los pueblos oprimidos nacionalmente?
En Euskal Herria formalmente a nivel teórico existe un movimiento nacionalista vasco. Fragmentado por una línea divisoria entre izquierda y derecha. Y digo en teoría ya que la palabra nacionalista salvo en debates académicos y en lenguaje españolista o autonomista apenas se usa el término. Abertzale es la palabra hegemónica , ampliamente establecida que fundamentalmente tiene una acepción de patriota.
Ser abertzale en Euskal Herria básicamente supone sentirse parte de la nación vasca y tener conciencia de su estatus de nación oprimida. De esta manera se apuesta por la autodeterminación como derecho fundamental del pueblo vasco y la independencia como proyecto para la consecución de un Estado propio.

El nacionalismo popular de izquierda vasco tiene sus precedentes y principalmente se ha configurado ideológicamente en torno al MLNV o izquierda abertzale. Que básicamente es un movimiento de liberación nacional clásico donde todas las corrientes de izquierda han tenido y tienen su influencia a la hora de desarrollar el cuerpo teórico y práctico. Sobre todo las revolucionarias con especial influencia del marxismo en distintas variantes, la autonomía obrera, y en general las escuelas socialistas incluidas algunas libertarias. 

El proyecto por tanto es el Estado socialista independiente.

El nacionalismo vasco de derecha se ha estructurado en torno al PNV. Debido a las conexiones que a lo largo del recorrido histórico de este partido llegó a tener con la burguesía autóctona, colaboracionista de la opresión nacional por interés de clase, ha impedido que desarrolle e impulse un proyecto de estado independiente, quedándose solo en una retórica favorable a la autodeterminación y dando como resultado la inexistencia de una burguesía nacional vasca que como bloque aspire a potenciar un nacionalismo burgués de cara a construir un Estado, siendo por tanto un apéndice de la burguesía nacional estatal española.

Por tanto el nacionalismo vasco, como proyecto de construcción de un Estado está íntimamente ligado al devenir y fuerza del pueblo trabajador vasco. La caracterización del futuro Estado será fruto del resultado de la correlación de fuerzas entre la clase trabajadora vasca (auténtico bastión del independentismo) como bloque nacional frente a una burguesía desgajada en ese instante de su ex-estado, en una batalla que en estos momento se libra y que se ha hecho siempre mediante la lucha de clases. La burguesía ha hecho y hace todo lo posible para que Euskal Herria no se independice y en el momento que lo haga hará todo lo posible para mantener sus privilegios. En manos de la clase trabajadora vasca está evitarlo (y puede que exista cierto retroceso) pero eso en ningún caso inutiliza el proyecto estratégico.

Por todo ello, se entiende que el “nacionalismo” es el enemigo de la oligarquía española porque supone la emancipación del pueblo trabajador vasco y también lo es ,aunque sea imaginario o por interesés estatales de opresión nacional, para partes de la izquierda española o francesa que se alinean contra el “nacionalismo” al verse apéndices de su burguesía nacional estatal y hasta en algunos casos falsificando a diversos autores marxistas y libertarios históricos haciendo entrever que el independentismo vasco tiene las características que el imperialismo ha inoculado en su acepción escogida, retorciendo hasta el extremo la realidad y olvidando lo que decía Marc Légasse.

2015/04/21

EL HACHA DE GUERRA, EL ANZUELO DE LA PAZ Y LOS CRAPULAS TRANSPARENTES. Venezuela y Colombia dos procesos asociados en la estrategia regional del Imperio

"Los Estados Unidos expanden su despliegue militar por América Latina secundado por sus aliados de la OTAN. "

Jorge Beinstein

Sería erróneo subestimar las especificidades de los casos colombiano y venezolano pero también sería grave limitarnos a las tramas nacionales o dotarlas de una autonomía excesiva. Mucho se ha escrito acerca de las globalización del capitalismo a veces para diluirlo todo en una dinámica supranacional apabullante pero en ciertos casos con un resultado opuesto donde lo global aparece como una referencia abstracta, inasible o bien operando como una fuerza exógena misteriosa sobre lo aparentemente “concreto” o “tangible”, lo que está al alcance de la mano, tan complicado y “nacional” que solo puede ser entendido por los que están sumergidos en esa realidad. Entonces se exagera el nivel de poder real de las oligarquías y mafias locales, de sus supuestas fracciones “reaccionarias” o “civilizadas”, de sus contradicciones en países donde como en Colombia están instaladas bases militares del Imperio o donde como en Colombia y Venezuela proliferan los negocios transnacionalizados financieros, mediáticos, narcos, comerciales, etc. y donde importantes sectores sociales altos y medios son desde el punto de vista político-cultural simples prolongaciones coloniales de la sociedad estadounidense.
Los Estados Unidos despliegan actualmente una guerra global cuyo fracaso significaría el fin del Imperio, la lógica de la reproducción del parasitismo norteamericano lleva a la superpotencia a una multiplicación de ofensivas a escala planetaria  destinadas a quebrar los obstáculos que frenan su proyecto de  superexplotación devastadora de los recursos naturales y humanos del conjunto de la periferia. Los dirigentes del Imperio consideran que ese pillaje desaceleraría la decadencia en curso, impediría el colapso del dólar, bajaría drásticamente los costos de mercancías y salarios coloniales engordando los beneficios de sus empresas, sosteniendo sus mercados internos cada vez más concentrados.

América Latina y el Caribe constituye un espacio decisivo de dicho proyecto, su recolonización integral es una pieza clave de una ofensiva planetaria cuya implementación en la región abarca un amplio abanico de operaciones convergentes. Se trata de una mega estrategia flexible que incluye las desestabilizaciones de mediana intensidad en Brasil y Argentina, la intervención directa encubierta en Colombia, los golpes de estado en Honduras o Paraguay, la tentativa de desestabilización de alta intensidad apuntando hacia la intervención militar en Venezuela, el ensayo de “abrazo-de-oso” buscando desarticular a Cuba, la instalación de avanzadas militares en Perú, etc. El objetivo final es la transformación del patio trasero latinoamericano en una región caótica, sin barreras estatales ni rebeldías significativas a su dominación.

La exacerbación de las intervenciones imperialistas coincide con (busca aprovechar la)  declinación de los gobiernos progresistas cuyas dificultades abren brechas que facilitan esas embestidas. La agudización de la crisis global impacta sobre América Latina, las altas tasas de crecimiento económico han quedado en el pasado, las contradicciones sociales se agudizan y ponen en jaque a los equilibrios progresistas que demuestran su fragilidad, un buen ejemplo de ello es Brasil donde el gobierno derechiza su política económica causando descontento popular sin  por ello calmar el apetito de las elites y las clases medias reaccionarias cada vez mas reaccionarias que buscan la revancha apuntando hacia la hiper concentración de ingresos y el sometimiento integral de los pobres.  
  
Es dentro de ese contexto global-regional que deben ser ubicadas las operaciones imperiales en curso sobre Colombia y Venezuela. 

2015/04/09

“Hoy detienen a anarquistas; mañana serás tú”

"No podemos permitir que pisoteen nuestros derechos más básicos."


CNT Sindikatua

El estado vuelve a recurrir a la represión e intenta de nuevo criminalizar la ideología y los colectivos anarquistas. Para ello, pone en marcha toda su potencia mediática y judicial, tratando así de instalar en la sociedad un clima de miedo e inseguridad que justifique la aprobación y aplicación de nuevas leyes, cada vez más represivas y reaccionarias. Necesitan un enemigo y lo fabrican. Primero hacen leyes; después buscan culpables a los que aplicárselas. Con todo esto pretenden esconder al servicio de quién está toda la maquinaria del estado, que no es otro que las grandes empresas y la banca.
 
Cuando, a pesar de la llamada a participar en los procesos electorales, se mantiene o aumenta la respuesta en la calle contra todos sus recortes sociales y laborales y la pérdida de derechos, el estado necesita reforzar sus herramientas represivas y de control social. Y las pone en marcha contra aquellos que se le enfrentan.

Las detenciones y registros de esta semana se producen, precisamente, pocos días después de que se aprobara la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como Ley Mordaza, a la cual no sólo se oponen los movimientos sociales y sindicales más combativos: instituciones tan poco sospechosas de ser “terroristas anarquistas” como ONGs y otros movimientos sociales, la Unión Europea o la ONU también han manifestado su rechazo o sus reservas hacia ella.

La relación entre ambos sucesos nos parece nítida. Las operaciones policiales amparan la aprobación de una ley tan controvertida, jugando aquí el movimiento y los colectivos anarquistas el papel de víctimas propiciatorias: como no se presentan a elecciones ni tienen plaza fija en las tertulias televisivas, sus denuncias quedan apagadas por el ensordecedor ruido mediático. Al mismo tiempo que la ley genera alarma social y busca una base de apoyo a la política del ordeno y mando, reprime cualquier reivindicación que ponga en peligro su control sobre la respuesta social y sindical a sus ataques.

El único terrorismo real que sufre la clase trabajadora es el que se ejerce desde el poder: los desahucios, el paro, el desmantelamiento de la sanidad y la educación... Como gritamos en las calles, “violencia es no llegar a fin de mes”. No podemos permitir que pisoteen nuestros derechos más básicos. Ayer detenían manifestantes y huelguistas. Hoy detienen anarquistas. Mañana serás tú. Y entonces ya será tarde.

No a la represión. No al encarcelamiento de quienes luchan.

Secretariado Permanente del Comité Confederal

2015/04/02

Aberri Eguna 2015

"...tras la derrota de la guerra civil las nuevas generaciones de jóvenes que comenzaban a organizarse comenzaron a dilucidar que eran los trabajadores los que necesitaban liberar su patria tomando como base una cultura popular euskaldun."
 
Boltxe.info
 
Hace noventa y nueve años, durante la fiesta de Semana Santa se producía en Dublín lo que se conocería como el «Eastern Rising / El alzamiento de Pascua» que sería uno de los pasos más importantes hacia la independencia de Irlanda, a pesar de ser aplastado por las tropas británicas bajo un baño de sangre en toda Irlanda.

Este alzamiento de Pascua tuvo tanta importancia que sirvió para fijar la fecha del Aberri Eguna que tenía que celebrarse el domingo de Resurrección, en recuerdo de dicha insurrección, pero además guardar el carácter religioso. El nacionalismo abanderado por el PNV planteaba de acuerdo con su ideología de clase la religión como la base de esa Euzkadi que empezaba a tomar conciencia.

En la larga noche del franquismo el Aberri Eguna tardaría en volver a celebrarse, tras la derrota de la guerra civil las nuevas generaciones de jóvenes que comenzaban a organizarse comenzaron a dilucidar que eran los trabajadores los que necesitaban liberar su patria tomando como base una cultura popular euskaldun. Las huelgas obreras de finales de los años 40 y el surgimiento de un primer movimiento popular daban las claves para el desarrollo del proyecto de la independencia y el socialismo.

Enbata recuperaría la celebración en e1963 en Iparralde con el apoyo de una joven organización que vendría a darle la vuelta a las concepciones tradicionales del nacionalismo y a sintetizar las contradicciones nacionales y sociales, Euskadi Ta Askatasuna.

EN EL IMPERIALISMO EL TAMAÑO TAMPOCO LO ES TODO. J. M Olarieta

"A Estados Unidos le han traicionado todos y cada uno de sus socios, incluidos los más serviles. "

 http://movimientopoliticoderesistencia.blogspot.com.es/

Los imperialistas, decía Lenin, se reparten el mundo según su fuerza, su influencia y su poder. En las sociedades por acciones ocurre lo mismo. No existe el principio “un accionista, un voto” sino que tienes tantos votos como acciones. No votan los accionistas sino las acciones.

Pero si en una empresa capitalista las acciones son una forma de medir la fuerza de cada accionista, en el mundo eso no está tan claro. ¿Quién es el más fuerte?, ¿aquel cuyo PIB es mayor?, ¿el que exporta más?

Bajo el imperialismo la fuerza no es sólo económica sino también militar. Pero a esa tesis también se le puede dar la vuelta: la potencia dominante es aquella que tiene un ejército más poderoso y se lo puede pagar. No basta tener muchos tanques sino que es necesario llenarlos de gasolina para que funcionen. El pez grande no siempre se come al pequeño. La historia conoce casos de grandes ejércitos que acabaron derrotados frente a otros más pequeños.

Un ejército pequeño bien parapetado en un punto estratégico puede hacer frente a uno más grande. También puede crecer y superar en tamaño a su rival.

Pero aunque es importante, el tamaño tampoco lo es todo, ni en el terreno económico ni en el militar. En última instancia, la potencia de un ejército sólo se puede medir en el campo de batalla. Mientras ese momento no llegue, los rivales nunca ceden el terreno por las buenas al contrario. Se aferran a las posiciones que tienen adquiridas.

Es lo que está haciendo hoy Estados Unidos. Desde hace cinco años el Congreso bloquea la reforma del Fondo Monetario Internacional porque es una institución que manejan cómodamente desde la posguerra. Pero 60 años después la correlación de fuerzas en el mundo ha cambiado. Los grandes han decrecido y los pequeños, como China, se han hecho mayores. Quieren tener más votos en las reuniones. y los mayores se resisten.

Archivo del blog