Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2016/03/13

ISABEL APARICIO SANCHEZ. SE CUMPLEN DOS AÑOS DE UN CRIMEN DE ESTADO Manuel Arango Riego

"Sus continuos sufrimientos debido a sus dolencias físicas; al igual que su fallecimiento; no fueron hechos inevitables. Formaban parte de todo un proceso de exterminio físico planificado por el Estado fascista español contra los presos políticos."
                                    Mientras centenares de presos políticos se encuentran dispersos por toda la geografía carcelaria española y un buen número de ellos se hayan gravemente enfermos, nos estamos acercando al día 1 de abril, cuando hace dos años se consumó el asesinato político de Isabel Aparicio Sánchez, veterana militante comunista del PCE(r) desde los años 70.
Sus continuos sufrimientos debido a sus dolencias físicas; al igual que su fallecimiento; no fueron hechos inevitables. Formaban parte de todo un proceso de exterminio físico planificado por el Estado fascista español contra los presos políticos. Isabel comenzó a padecer este proceso de exterminio tan pronto fue encarcelada en el año 2007; acusada de su militancia en el PCE(r).
Todo el mundo sabe que la represión contra los revolucionarios encarcelados es una política de Estado, que se viene prolongando durante décadas de falsa democracia bajo el régimen fascista español. Esta política incide con especial gravedad sobre los presos políticos enfermos, a los que se aplica una doble represión: la política represiva especial penitenciaria (dispersión carcelaria, aislamiento continuo, restricciones y prohibiciones, malos tratos, etc), más el abandono planificado en el terreno médico-sanitario.
Bajo esta doble política represiva vivió Isabel los últimos años de su existencia estando en prisión; unos años que fueron tan devastadores para su salud que ingresó en prisión con una enfermedad y poco más (nada que pusiera en peligro su vida) y falleció con varias enfermedades graves e incluso con algunas de ellas muy graves.
De tal manera que, al igual que dijimos hace dos años cuando falleció Isabel, seguimos estando en presencia de un crimen de Estado que no ha de quedar impune; lo mismo que no han de quedar impunes los crímenes fascistas cometidos sobre todos los presos políticos que han caído asesinados bajo la represión en las prisiones del Estado español.
Mientras tanto, la mejor y más inmediata forma de ir haciendo justicia popular por todos los presos políticos caídos bajo la represión en las prisiones es relanzando constantemente; de manera organizada y por todos los medios, la lucha por la amnistía política, que conlleva, de manera prioritaria, la lucha por la liberación de los presos políticos enfermos.
La alternativa está clara: la justicia popular y la amnistía, así como las libertades políticas, se imponen por la fuerza organizada y extensa.
Manuel Arango Riego. Prisión de Zuera. Febrero 2016.

Archivo del blog