Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2009/06/30

Contra la fascistización de la sociedad

"... el peligro reside en que su demagogia contra los inmigrantes vaya calando entre la sociedad y los grandes partidos la acaben asumiendo, como ya ha sucedido en Francia o Italia."


http://elinsolente.wordpress.com/
(KAOS EN LA RED)


En estos momentos de crisis económica el fascismo y el racismo son fomentados por el poder económico, para reprimir y oprimir a la clase obrera a través de las estructuras típicas como son leyes, cárceles, fuerzas armadas e impedir así su emancipación.


Sucedió del mismo modo tras la crisis de 1929 y también tras la crisis de los años 70 y 80 cuándo la clase burguesa vio peligrar sus privilegios y lanzó a los fascistas. Pero por las condiciones concretas del momento en que vivimos la clase dominante no necesita al fascismo, es más le sería contraproducente ya que el fascismo implica un control de capitales a través de un corporativismo de Estado y lo que buscan es un liberalismo económico. Sin fascismo entonces, emplea otras técnicas para reprimir y controlar, a esto se le conoce como fascistización de la sociedad.


En la crisis actual la fascistización de la sociedad es evidente, y pretenden convencernos, para de este modo desviar la atención de los verdaderos culpables, de que nuestros enemigos son los trabajadores inmigrantes que huyen de la miseria de sus países, causada en gran medida por el imperialismo económico de las multinacionales. El objetivo es dividir a la clase obrera por etnias, nacionalidades o religiones y evitar así una respuesta conjunta de los trabajadores y trabajadoras contra los empresarios que los explotan.


Pero no han sido los inmigrantes los culpables de la crisis económica y el paro, sino los bancos, los especuladores, las grandes empresas y los políticos que han gobernado para proteger los intereses de los poderosos.


La directiva de la vergüenza aprobada por la Unión Europea para detener y criminalizar a los inmigrantes; la tolerancia del racismo; el trato como semiesclavos que reciben los inmigrantes; las persecuciones a los inmigrantes que quieren llegar a nuestras costas, cuando los empresarios les están expoliando sus países de origen; el ataque contra aquellos que luchan contra el fascismo, el racismo y el capitalismo, como lo hemos visto en visto en Málaga con la detención de compañeros antifascistas, con la brutalidad policial a la que nos vimos sometidos los jóvenes en León; la impunidad de las agresiones fascistas, la represión a la que se ven sometidos los trabajadores que se enfrentan a los despidos, y que defienden su puesto de trabajo, etc. son solo algunos ejemplos que nos muestran que mientras aumenta la crisis también lo hace la represión.
Sabemos que los neonazis van a intensificar su propaganda y actividad para intentar calar su discurso demagógico y fascista entre la sociedad. Tienen recursos económicos para editar propaganda y comprar espacios en periódicos y radios. Tienen contactos en instituciones y círculos empresariales que les protegen, les ceden locales y les prestan respetabilidad ante la opinión pública. Aunque a nivel electoral todavía tienen porcentajes muy bajos, el peligro reside en que su demagogia contra los inmigrantes vaya calando entre la sociedad y los grandes partidos la acaben asumiendo, como ya ha sucedido en Francia o Italia.


Tampoco debemos olvidarnos de los medios de comunicación, que comprometidos con los grandes intereses económicos que controlan el planeta, tratan de ocultar y tergiversar la información, criminalizando el antifascismo para frenar el crecimiento de la lucha popular, para marginarnos en la lucha


Sin embargo ante la intensificación del racismo y el fascismo también, se han multiplicado las respuestas sociales para combatir estas políticas y exigir condiciones de vida dignas para todas las personas con independencia de etnia, cultura, religión, sexo…


Por todo lo expuesto, debemos luchar y movilizarnos contra este sistema y sus lacayos, y nuestra arma será la huelga general, para ofrecer una alternativa social a los trabajadores y trabajadoras. Una sociedad socialista.

Archivo del blog