Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2010/09/12

Fumbol” y clubes en bragas (I y II). Jon Odriozola

"...el estadio Santiago Bernabéu fue construido por presos republicanos, al igual que el…… Valle de los Caídos, mano de obra esclava, que no “víctimas del terrorismo”

GARA
Jon Odriozola


(30 de agosto)
O en pelotas. Muchos clubes de Primera y en Segunda División no es ya que compren partidos o sobornen a árbitros y jugadores-el último caso es el Hércules-, que esto ha pasado siempre con el célebre “hombre del maletín” o, como nos contara en Baraka Eusebio Ríos, años ha, apareciera en la gabeta del vestuario del trencilla de turno del Benito Villamarín bético un insinuante peluco de oro antes de saltar los gladiadores al pasto. Puritita sutileza morisca y elegante. Al Mallorca le han impedido jugar el caramelo de la Champions por insolvente; pero es que, legalmente, debería estar desaparecido, al igual que, por ejemplo, el Valencia o el Deportivo, como en su día pasó con los modestos Burgos, Almería o Logroñés. El actual presidente de Osasuna, Izco, ya predijo que el fútbol camina hacia el desastre financiero. A su antecesor sor opusdeísta, Ezcurra, le tomaban el pelo ¡por presentar balances positivos y limpios! Ocurre que puede que no haya pan, pero el circo debe continuar. El buen aficionado tal vez recuerde las masivas manifestaciones que hubo en Vigo y en Sevilla cuando estos clubs “técnicamente” descendieron a Segunda por morosos. Fue tal la demostración popular que la Federación Española no tuvo más remedio que aumentar en dos equipos más la Liga española para evitar que bajaran y dar paso a los que habían subido de Segunda.


La insolvencia (falta de liquidez para hacer frente a sus deudas más inmediatas) es lo que caracteriza a la mayoría de los clubes rozando la quiebra técnica (la suma de todas sus obligaciones a pagar -pasivo- es mayor que la de todos sus derechos o activos). El principal acreedor es Hacienda (los clubs son sociedades anónimas y, por tanto, tienen que presentar como cualquier empresa sus liquidaciones de IVA e impuestos de sociedades). Estos clubes de Primera y Segunda -no todos- adeudan a la Agencia Tributaria, en 2009, 627 millones de euros, a lo que hay que agregar lo que se adeuda a la Seguridad Social (nóminas de todos los empleados del club, incluidos los jugadores). Sucede que la cifra real se desconoce, pues los Gobiernos la consideran de “carácter reservado”, o sea, como si fuera top secret militar. Que es como decir que, en efecto, los clubes defraudan a las arcas públicas, pero más vale eso que “desencantar” a la plebe con el bálsamo de Fierabrás, que es el juguete del carrusel deportivo dominguero y, de paso, sublimar frustraciones y alimentar pasiones.


Ahora, con la crisis, los clubes solicitan créditos a los bancos, para subvenir deudas, que no son concedidos, pues entre mangantes y manirrotos no se fían (salvo con Florentino). Inventaron la lay de Sociedades Anónimas Deportivas a principios de los 90 para partir de cero generando recursos propios pero, como siempre, y usando los pingües contratos de televisión, gastan más que ingresan. Son como niños. Son máquinas de generar deudas. Deberían estar en la cárcel por fraudes fiscales (los niños no, tan cabrón no soy). Luego vino la Ley Concursal (eufemismo de la suspensión de pagos), pero lo dejo aquí porque,ottia,”bacalao” del Athletic. Continuará......




(7 de septiembre)
En la anterior entrega, lo dejamos en la Ley Concursal como salvavidas de náufragos manazas. Con esta Ley-improvisada y apurada- las sociedades anónimas deportivas pueden llegar a un acuerdo con los acreedores para disminuir una parte de la deuda y aplazarla mediante la cancelación de embargos, paralización de ejecuciones hipotecarias para “renegociar” la deuda. Es lo que antes se llamaba “plan de viabilidad”, otro eufemismo.Con la nueva Ley del Deporte(¿), casi todos los clubes de fútbol se convirtieron en SAD emitiendo acciones para su venta. Como modo de blanquear dinero ”negro” y otros “pelotazos”, especulativos de, por ejemplo el ladrillo famoso, se hicieron con fuertes paquetes de acciones llegando, algunos, hasta a ser presidentes del club, como Gil y Gil. Si les va mal a estos “patrocinadores”, dejan en la estacada a estos clubes: el Grupo Drac al Mallorca, Martinsa Fadesa al Coruña, la constructora Seop al Santander. A los clubs no les queda otra que vender sus “mercancías”, otrosí los jugadores –esclavos privilegiados-, como en Valencia o el Villareal. No siempre sale mal entrar en concurso, véase Real o el Málaga.


Los clubes con dificultades económicas acuden a los bancos a solicitar unos créditos que les son negados igual que a las pymes. Es la ley de la jungla capitalista, salvo que te llames Real Madrid o Barcelona (a Cruyff lo fichó La Caixa) o te patrocine, indirectamente, Esperanza Aguirre, como al Getafe. En el caso del equipo merengue, la imagen de marca es Florentino Pérez, un hombre analfabeto futbolísticamente hablando, pero un rey Midas que convierte en oro lo que toca. Florentino no pone un penique de su bolsillo cuando ficha “galácticos”. Pide créditos a Botín o a Cajamadrid que le son concedidos sencillamente porque ofrece garantías de poder devolver esos astronómicos y escandalosos fichajes. Una sola palabra tuya, Florentino, bastará para sanarme en forma de merchandising, bolos, publicidad y venta de camisetas, etc. En otras palabras, los fichajes los paga el Madrid y no Pérez, en quien los bancos y cajas ven sinónimo de aval y solvencia. No es lo común. Siguiendo con el Madrid –contra quien no tengo nada-, es sabido que este club se reflotó gracias a la recalificación y venta de “su” Ciudad Deportiva. El propio Florentino reconoció en 2001 que la deuda del club ascendía a 46000 millones de pesetas, es decir, que, según la normativa de la UEFA, entonces, estaba abocado a su disolución. La Ciudad Deportiva jamás fue propiedad del Real Madrid. Todo arranca de la época del ex divisionario azul Santiago Bernabéu, que hizo suyos unos terrenos –expropiadores a una familia de posibles- a condición de edificar vivienda social, algo que nunca se hizo. Florentino vendió lo heredado y no suyo en origen a sus propietarios expropietarios en su día: el Ayuntamiento y hoy la Comunidad Autónoma. O sea, como que te manguen la radio del coche y luego te la vendan.


Por cierto, el estadio Santiago Bernabéu fue construido por presos republicanos, al igual que el…… Valle de los Caídos, mano de obra esclava, que no “víctimas del terrorismo”.

Archivo del blog