Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2010/09/19

La Historia les quema en las manos

"...los fascistas habían llegado al poder arropados, en unos casos, por un gran apoyo popular y, en todos, con el consentimiento del poder económico, la bendición eclesiástica y la timorata «neutralidad» del resto de gobiernos europeos."


Txisko Fernández periodista
GARA
La expulsión masiva de gitanos promovida por el Gobierno de Sarkozy tiene muchos elementos preocupantes, comenzando, claro está, por el desprecio que se está mostrando hacia un colectivo social determinado, al que se está utilizando incluso para librar una batalla de poder interna entre las instituciones de la Unión Europea. Relativizar lo primero, la criminalización de esa población nómada procedente del Este europeo para centrarse en los «excesos verbales» de la comisaria de Justicia, Viviane Reding, es sumamente peligroso. Y es lo que hicieron la mayoría de los mandatarios europeos en la cumbre del pasado jueves. Esa toma de posición generalizada minimizando no sólo los «excesos verbales» de Sarkozy, sino también los hechos consumados de los que es responsable, indica que, pese al duro posicionamiento de la Comisión y del Parlamento europeos, se le está dando un auténtico cheque en blanco.


«Soy el jefe del Estado francés y no puedo dejar que insulten a mi país», «Mi deber es defender a Francia». Estridentes palabras con las que Sarkozy replicaba a las pronunciadas por Reding evocando las prácticas genocidas que tuvieron lugar en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Si la batalla dialéctica se centra en comparar lo ocurrido en los campos de concentración levantados entonces -no sólo por los nazis; por ejemplo, el de Gurs, en el límite con Zuberoa, lo levantó el Gobierno «democrático» francés bastante antes de la invasión alemana- con lo que está pasando con los gitanos, la cuestión pintaría muy bien para Sarkozy.


Pero una lección que ha quedado grabada en la Historia y que no debemos olvidar es que, antes de iniciarse el conflicto bélico, los fascistas habían llegado al poder arropados, en unos casos, por un gran apoyo popular y, en todos, con el consentimiento del poder económico, la bendición eclesiástica y la timorata «neutralidad» del resto de gobiernos europeos. Ésa es la lección que les quema en las manos ahora a los políticos «conservadores» y a sus colegas «socialdemócratas» y «liberales». Y por eso quieren lanzar la Historia a la hoguera.

Archivo del blog