Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2012/11/13

Decepción


"...se hace absolutamente imprescindible para que la clase trabajadora vasca avance en su propio camino diseñar las pinceladas de ese camino que no está diseñado "

http://borrokagaraia.wordpress.com/

Si hay algo que ha sorprendido en mayor o menor medida a muchas de las personas que defendemos y apostamos por Euskal Herria como marco autónomo de la lucha de clases y que por consiguiente entendemos como positiva y necesaria una dinámica de combate soberana y sujeta a la realidad nacional vasca, ha sido la actitud de absolutamente todos los sindicatos vascos ante la jornada de lucha a escala europea convocada para el próximo miércoles.


La mayoría sindical vasca encabezada por ELA y LAB, incomprensiblemente estatalizaba el debate mediante sendos comunicados de respuesta a la huelga general convocada por UGT y CCOO colocando al estado español como marco de referencia nacional y centralizaba el debate en el “si o no” a una huelga general no decidida en Euskal Herria. A estas alturas de la película, la mayoría de la clase trabajadora vasca no necesita ser convencida sobre el carácter amarillo y españolista de sindicatos de acompañamiento como UGT y CCOO. Ni ese es el debate. Sino que tipo de respuesta o no, se iba a dar desde Euskal Herria a la convocatoria europea de movilización. Las consecuencias de ello han sido desastrosas desde un punto de vista estratégico nacional y social.

Hemos tenido que esperar hasta prácticamente la víspera del 14-N para que a nivel público al menos desde LAB, mediante un articulo de opinión en el diario Gara, se justifique la no participación en la jornada de lucha por el bajo perfil ideológico de la confederación de sindicatos europeos convocantes, donde no lo olvidemos, el primer sindicato vasco (ELA) es miembro. Pero tampoco ese es el debate.

Como en casi todo, hay que poner en la balanza los pros y los contras a la hora de tomar decisiones. Y en este caso se ha demostrado y se está demostrando que los pros de una presencia vasca en el 14-N han ganado por goleada mientras la afición se marcha a casa desorientada.

■El marco estatal español ha ganado una referencia que afortunadamente había perdido desde hace años.

■ Se ha puesto en bandeja a UGT y CCOO, esquiroles por excelencia, colocar al sindicalismo vasco en una posición auto-defensiva.

■ Se han abierto más que amplias diferencias y distancias entre la base social de izquierda y el movimiento social de este país con las estructuras sindicales y políticas vascas.

■ El internacionalismo en Euskal Herria se ha visto grave e injustamente erosionado.


¿Y qué podíamos haber ganado?

■ Aparecer como pueblo en Europa, de una manera combativa con nuestra propia agenda, y conseguir más referencia.

■Activar y tensionar a la clase trabajadora vasca reforzando la necesidad de cambio y erosionar al capital y a las fuerzas reaccionarias. La absoluta gravedad de la situación lo requiere a la menor ocasión.

■No permitir sacar réditos al sindicalismo amarillo en nuestro país.

■Acompañar a sindicatos de clase y combativos que si van a estar presentes. Como los compañerxs catalanes, gallegos y otros sindicatos alternativos de Europa.

En resumidas cuentas, desorientación. ¿Qué hacer de ahora en adelante?. Afortunadamente hay convocadas algunas movilizaciones del movimiento popular para el 14-N pero se ha perdido una oportunidad que no ha sido bien calibrada por órganos de decisión sindical y política. Y ahí entraríamos en un debate que daría para mucho.

En cualquier caso, se hace absolutamente imprescindible para que la clase trabajadora vasca avance en su propio camino diseñar las pinceladas de ese camino que no está diseñado y para ello el sindicalismo vasco, el movimiento popular y los partidos, así como todo tipo de agente que apueste por un cambio radical en clave nacional y social tendrá que bajarse de la nube (todos) y llegar de una vez por todas a un mínimo común denominador con un horizonte claro , sin auto-complacencia, sin luchas intestinas por cota de poder y referencia partidista, sin sindicalismos ombliguistas, y sin activismos sin horizonte. Ayer ya es tarde.



Archivo del blog