independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herrigintza-informazioa-duintasuna-formakuntza-asanblada-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-okupazioa-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-konfederazioak-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasuna-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak-

2017/03/24

ERREPRESIOARI AUTODEFENTSA / CONTRA LA REPRESION AUTODEFENTSA por Aurrerantz (5)

"Gazteek jasaten duten nazio- eta klase-zapalkuntzaren aurkako estrategia berria planteatzen eta eraikitzen dihardute, gaur egun zahartuta dauden beste gazte batzuek iraganean egin zuten bezala. Praxiaren bidez, berriro pausatzen dute aspaldiko galdera: norena da Euskal Herria, herri klaseena ala burgeseriarena? Ezkutuan gorde nahi izan dituzten kontraesanak azaleratzen ari dira. Euskal herri langilearen gainerako sektoreen ardura da gazteriarekin bat egitea eta barrikadan haren alboan kokatzea."
 
 
Azken asteetan eta hiletan izandako gertaera batzuek zenbait gogoeta partekatzera eraman gaituzte:

Otsailaren 23an, zipaioek jazarrita, 203 gazte identifikatu zituzten Bilboko Ingeniaritza Eskolan, Herri Unibertsitatearen esparruan gazteriaren eta ikasleriaren arazoez eztabaidatzen eta iraultzaren inguruan antolatzeko premiaz hausnartzen eta teorizatzen ari zirenean. Zapalkuntza horren aurrean, EHUk polizia babestu eta LABek «irtenbide adostu eta elkarrizketatuaren» defentsa egin zuen.

Gazteriak geroz eta barneratuago du kapitalismoak enplegu-kolokatasunean eta azpi-enpleguetan oinarritutako bizitza otzana eta behartsua inposatzen diola, hezkuntzako bidea ia erabat itxita, eta legezko eta legez kanpoko drogen bidez suntsitzeko bideak irekita. Gazte askok maletak hartu eta atzerrian esplotatuak izateko bidea hartzen dute; beste batzuek arrazismoaren eta faxismoaren erreakzio okerrera jotzen dute. Euskal Herrian, aldiz, gazte askok eta askok beste alternatiba batzuk eraikitzeko hautua egin dute: gaztetxeak, lan-kolokatasunaren aurkako borroka, amnistiaren aldeko borroka eta abar.

Gazteriaren antolakuntza-maila altuaren aurkako zapalkuntzaren aurrean, Errepresioari Autodefentsa ekimena jarri zen abian. Duela hilabete batzuk bere burua aurkeztu zuenetik hona hainbat ekimen jarri ditu abian zapalkuntzaren arazoa azalerazi eta aurre egiteko bideak aztertzeko. Dinamika horren erdigunean kokatu zen, hain zuzen, joan den martxoaren 13an Iruñean egin zen mobilizazioa.

Gazteak manifestatzen ari zirela, baina, Espainiako Poliziak Iruñeko Alde Zaharra hartu eta eraso egin zien. Eta, egoera ikusirik, manifestariek Poliziaren erasoetatik babestea erabaki zuten. Aurrez aurrekoaren ondorioz, lau gazte atxilotu zituzten eta horietako hiru espetxean sartu, terrorismo delitua egotzita. Iruñeko alkateak, EH Bildukoa bera, gertaerak deitoragarritzat jo zituen. Sortuk Errepresioari autodefentsa ekimenaren analisia eta estrategia arbuiatu zuen, Poliziaren erasoaren aipamenik ere egin gabe. Hala, gertatutakoaren erantzukizun osoa manifestarien gain jarri zuen. Sortuko militante batzuek eta euren burua Ezker Abertzale ofizialean kokatzen duten pertsona batzuek mehatxu eta salaketa ugari jaurti zituzten gizarte-sareetan, gazteei errua egotziz, antolatzaileak kriminalizatuz eta atxilotuentzako elkartasun juridiko oro baztertzeko eskatuz.

Kapitalismoan eta klasetan banatutako edozein gizartetan beti egongo da klase-borroka; batzuetan ezkutuan eta beste batzuetan ageriko gatazka moduan. Erreformismora egin duen Ezker Abertzale ofizialak dio eskema hori gaindituta dagoela eta gaur egungo gizartean ez dagoela klase borrokarik eta, aitzitik, herritar libreak askatasun osoz aritzen direla; ez omen dago nazio- eta klase-zapalkuntzarik eta, horrenbestez, partaidetza politiko normalizatuko estrategia planteatzen du, defizit demokratikoa delakoa gainditzeko.

Azken hilabeteotako eta azken urteotako gazte-mobilizazioek, Iruñeko manifestazioak, fakultateetako grebek, Bilbon NDFaren aurka 2014an egindako mobilizazioak… horiek guztiek erakusten digute badaudela sektoreak geroz eta argiago dutenak kapitalismoaren eta nazio-zapalkuntzaren aurkako borrokabide guztiak aktibatzea dela krisirako irtenbide bakarra. Horregatik, geroz eta mesfidantza handiagoa eragiten diete EH Bildu-Sortu, Podemos eta enparauek planteatzen dituzten estrategia erreformistek; izan ere, egunez egun askapen nazional eta sozialeko prozesuan aurrera egiteko baliorik ez dutela frogatzeaz gain, ez dute prozesu horretan aurrerakuntzak ahalbidetuko lituzkeen kontzientzia sozialik handitzen.

Mobilizazio horietan parte hartzen duten gazteak lainezaz tratatzen dituzte, ezjakinak balira bezala, eta agintaritza-argudioak erabiltzen dituzte, gazteen gainean agindu nahi lukeen helduen boterea gauzatu nahian. Halere, errealitatea guztiz bestelakoa da: egoeraz eztabaidatzen eta praxi eraldatzailea jorratzen ari den gazte-militantzia bizia dago abian. Beste belaunaldi batzuek egin zuten bezala, autonomia politikoa eta organizatiboa eskatzen dute, kaiola burokratikoak arbuiatzen dituzte, eta irtenbide iraultzailea planteatzen duten etorkizuneko aukera posible bakartzat. Bien bitartean, helduek ez diote borrokari heltzen eta, asko jota, adostutako irtenbidea planteatzen dute. Alabaina, nola adostuko du gazteak zenbat kolpe jasoko dituen, mozal-legea ezarriko dioten, terrorismoagatik kartzelatuko duten edo zer tortura bide ezarriko dioten?

Mobilizazioaren eta Oreretako hiru gazteen espetxeratzearen aurrean egon diren erreakzioen artean dago, besteak beste, Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimenduari gertatutako guztiaren erantzule izatea egoztea (aipatu gabe Poliziak eraso eta zanpatu zuela, eta berak eraman zituela gazteak espetxera). Ildo beretik, harrigarria eta oso larria da militante batzuek eskatzea Ezker Abertzale ofizialak babes juridiko oro ukatzeko gazteei.<0 ahantzi="" batzuek="" berezko="" boterearen="" br="" dugu="" erasoa="" eta="" ezin="" gauzatuz.="" gazte="" helduen="" indarkeria="" jasandako="" militante="">
Ezker Abertzale ofizialak errepresioaren eta euskal preso politikoen gaia kosta ala kosta itxi nahi du. Inork ongi ezagutzen ez duen ustezko bakebidean oinarrituta, bidean ahanzten du nor diren zapalkuntzaren erantzuleak, errepresioaren pean dauden militanteak biktimatzat agerrarazten ditu, eragindako kaltea eta damutzea planteatzen ditu irtenbidetzat, eta “salba dadila ahal duena” bidea proposatzen du. Eta bien bitartean, arrazoi politikoek eragindako atxiloketek jarraitu egiten dute: Altsasuko gazteak, Oreretako hiru gazteak, Araña operazioaren atxilotu ugariak...

Agerian dago amnistiaren ikuspegi estrategikoa izango duen mugimendua eraikitzeko premia dagoela (dagoeneko eraikitze-bidean dago, ehunka militanteren ekarpenari esker), errepresioaren aurkako elkartasuna abian jartzen ari da, eta errepresaliatuen askapenaren aldeko dinamikak ugalduz doaz. Egoera larritzen doan heinean (ez baitago krisirako inolako irtenbiderik mugimendu iraultzailetik kanpo), geroz eta sektore gehiago mobilizatzen diren heinean, errepresioa geroz eta agerikoagoa izango da, eta espetxeratzeak eta tortura ere ugaldu egingo dira, nahiz eta Sorturen estrategia ofizialak halakorik ikusi nahi ez.

Gazteek jasaten duten nazio- eta klase-zapalkuntzaren aurkako estrategia berria planteatzen eta eraikitzen dihardute, gaur egun zahartuta dauden beste gazte batzuek iraganean egin zuten bezala. Praxiaren bidez, berriro pausatzen dute aspaldiko galdera: norena da Euskal Herria, herri klaseena ala burgeseriarena? Ezkutuan gorde nahi izan dituzten kontraesanak azaleratzen ari dira. Euskal herri langilearen gainerako sektoreen ardura da gazteriarekin bat egitea eta barrikadan haren alboan kokatzea. Ildo erreformista eta burokratikoa gainditzera animatzen dugu, sistema honen barneko ordena justifikatzeko baizik balio ez duelako, eta Nazio eta Klase Askapenerako Euskal Erakunde Iraultzaile bat sortzeko deia egiten dugu.

Euskal Herrian, 2017ko martxoaren 20an

Aurrerantz


------------------------
 
Varios hechos ocurridos en las últimas semanas y meses nos llevan a querer compartir algunas reflexiones:

El 23 de febrero hostigados por la policía zipaya son identificados 203 jóvenes que se encontraban en la facultad de ingenieros de Bilbao, dentro de las jornadas de Herri Unibertsitatea-Universidad Popular, donde se encontraban debatiendo y teorizando sobre las problemáticas juveniles, estudiantiles y la necesidad de organizarse revolucionariamente. La reacción ante los hechos represivos van desde el respaldo a la policía por parte de la UPV al planteamiento de una «solución de modo dialogado y consensuado» por parte de LAB.

La juventud es cada vez más consciente de que la realidad que le impone el capitalismo es una vida sumisa y miserable en empleos precarizados, subempleo… con un acceso casi imposible a la educación, con la posibilidad de autodestruirse con drogas legales e ilegales. Muchos jóvenes cogen la maleta para ser explotados en el extranjero, otros caen en la sumisa reacción del racismo y del fascismo. En Euskal Herria gran parte de la juventud está optando por la construcción de diversas alternativas: gaztetxes, lucha contra la precariedad laboral, lucha por la amnistía, etc.

Ante el aumento de la represión contra la juventud, por su alto nivel de organización, se crea la iniciativa Errepresioari autodefentsa (Contra la represión autodefensa) que ha venido realizando, desde su presentación hace unos meses, diversas actividades para plantear el problema de la represión o de las represiones y cómo hacerles frente. El punto central de esta dinámica fue la movilización del 13 de marzo en Iruñea.

Mientras tenía lugar la movilización y los jóvenes se manifestaban, la policía española ocupó el Casco Viejo de Iruñea y atacó, ante esta situación, la decisión de las y los manifestantes fue la de defenderse de los ataques policiales. Como consecuencia de los enfrentamientos cuatro jóvenes fueron detenidos, siendo tres de ellos encarcelados bajo la acusación de terrorismo. El alcalde de Iruñea, de EH Bildu, calificó los hechos de lamentables. Sortu rechazó el análisis y la estrategia de la iniciativa Errepresioari autodefentsa, así como el auto de encarcelamiento, olvidando totalmente la intervención policial y dejando la responsabilidad de lo ocurrido en manos de los manifestantes. Algunos militantes de Sortu y personas que se identifican con la Izquierda Abertzale Oficial han vertido multitud de amenazas y acusaciones en las redes sociales culpabilizando a los jóvenes, criminalizando a los organizadores y pidiendo que no haya solidaridad jurídica con los detenidos.

La lucha de clases siempre está presente en el capitalismo y en cualquier sociedad dividida en clases, a veces de forma soterrada y otras en forma de guerra abierta. La Izquierda Abertzale Oficial, que ha girado hacia el reformismo, plantea que se ha superado este esquema y que en la sociedad actual ya no hay lucha de clases, sino que la ciudadanía libre se rige en base al libre albedrío, no existe la opresión nacional ni de clase, y plantea que una estrategia de participación política normalizada puede superar el llamado déficit democrático.

Las movilizaciones juveniles de los últimos meses, e incluso de los últimos años, manifestación de Iruñea, huelgas en las facultades, movilización de 2014 en Bilbao contra el FMI nos muestra que hay sectores que son cada vez más conscientes de que la única salida a la crisis es la activación en sus múltiples formas de la lucha contra el capitalismo y la opresión nacional y la desconfianza cada vez mayor hacia las estrategias reformistas planteadas desde fuerzas como EH Bildu-Sortu y Podemos que no están demostrando ser útiles para avanzar en el proceso de liberación nacional y social ni para aumentar la conciencia social que permita avanzar en ese proceso.

A los jóvenes que participan en estas movilizaciones se les está tratando con condescendencia como si fueran ignorantes y se recurre a argumentos de autoridad,  poniendo en práctica el poder adulto que intenta imponerse a la juventud. Sin embargo, la la realidad es otra, existe una viva militancia juvenil que está debatiendo su situación y realizando una praxis transformadora. Están planteando, al igual que hicieron otras generaciones, que necesitan autonomía política y organizativa, que las jaulas burocráticas no les son útiles y que solo una salida revolucionaria puede darles un futuro por el que  los adultos no luchan y que, como mucho, hablan de una salida consensuada. ¿Cómo consensuar la cantidad de porrazos que uno va a recibir, o si se le va a aplicar la ley mordaza o si se le encarcela por terrorismo o qué método de tortura se le va a aplicar?

Entre las reacciones que han habido ante la movilización y el encarcelamiento de los tres jóvenes de Orereta está la de acusar al Movimiento por la Amnistía y contra la Represión de ser responsables de todo lo ocurrido (se obvia que es la policía ocupante la que ataca, reprime y realiza las detenciones), también es sorprendente, por su gravedad, la de ciertos militantes que piden que no haya cobertura jurídica por parte de la Izquierda Abertzale Oficial. Tampoco podemos obviar la agresión a ciertos militantes jóvenes, poniendo en práctica la violencia innata del poder adulto

En un momento en el que la Izquierda Abertzale Oficial quiere cerrar la cuestión represiva y la cuestión de la existencia de presas y presos políticos vascos a cualquier coste, obviando a los responsables de la represión, victimizando a la militancia represaliada y dando pie al «sálvese quien pueda» con el planteamiento de asunción del daño causado y arrepentimiento, en base a una supuesta paz alcanzada no se sabe muy bien cómo, se da la situación de que siguen habiendo detenciones por motivos políticos (los y las jóvenes de Altsasu, los 3 jóvenes de Orereta, los múltiples detenidos de la operación araña…).

La necesidad de construir un movimiento que con perspectiva estratégica de amnistía (que se está construyendo con la aportación de cientos de militantes) se plantee poner en marcha la solidaridad contra la represión y las dinámicas por la liberación de las y los represaliados. A medida que la situación se agrave, puesto que no hay ninguna solución de la crisis fuera del movimiento revolucionario, que más sectores descontentos se movilicen, más reaparecerá la represión más visible, los encarcelamientos e incluso la tortura, aunque la estrategia oficial de Sortu no la contemple.

La juventud está planteando y construyendo una nueva estrategia ante la opresión nacional y de clase que sufren, al igual que hicieron antes otras juventudes, hoy envejecidas ya. Está planteando nuevamente la pregunta a través de su praxis de ¿a quién pertenece Euskal Herria, a las clases populares o a la burguesía? Está sacando las contradicciones, que se han querido enmascarar, a la luz. Es responsabilidad del resto de sectores del pueblo trabajador vasco avanzar junto a la juventud y situarse a su lado de la barricada. Animamos a superar la línea reformista y burocrática que solo sirve para justificar el orden dentro de este sistema y a avanzar en la construcción de una Organización Revolucionaria Vasca de Liberación Nacional y de Clase.

Euskal Herria, 20 de marzo de 2017

Aurrerantz

2017/03/22

VENCER A LAS TORTURAS por Iñaki Gil de San Vicente

"La impo­si­bi­li­dad de comu­ni­car el terror sufri­do que nos ha extir­pa­do las pala­bras, esta no tor­tu­ra, este silen­cia­mien­to total cor­ta de raíz la con­ti­nui­dad y la actua­li­za­ción de la memo­ria popu­lar (...) diná­mi­ca que avan­za de la angus­tia para lle­gar al terror pasan­do por el mie­do y cómo ese desa­rro­llo deter­mi­na la sub­je­ti­vi­dad social."
 
 
 
 
  1. Pre­sen­ta­ción
  2. Un poco de his­to­ria
  3. La tor­tu­ra como metá­fo­ra
  4. Tor­tu­ras en Eus­kal Herria
  5. El ofi­cio de tor­tu­ra­dor
  6. Ven­cer a las tor­tu­ras
 
          Bal­se­ro­ren­tzat eta tor­tu­ra­tu dituz­ten guz­tien­tzat
La memo­ria his­tó­ri­ca, acom­pa­ña­da de una briz­na de sen­ti­do crí­ti­co, siem­pre ha hecho tem­blar a los pala­di­nes del orden públi­co. Ade­más hay que cons­ta­tar que la memo­ria es inú­til y poco ren­ta­ble en una socie­dad basa­da en el dine­ro y el con­su­mo. 
El tra­ba­jo de la memo­ria con­lle­va nor­mal­men­te la crí­ti­ca en su seno: la his­to­ria nos ense­ña que lo que hoy pare­ce inmu­ta­ble no lo es siem­pre. La his­to­ria nos ense­ña que nada está fijo y que nin­gu­na socie­dad, nin­gún impe­rio es eter­no.
Prohi­biendo y pri­van­do a la juven­tud de este tra­ba­jo de memo­ria algu­nos tra­tan tam­bién de ocul­tar este aspec­to. En su obra Pri­son­niers de gue­rre Alleg nos dice: Lo que les moles­ta no es la tor­tu­ra sino que se sepa que se prac­ti­ca1

Presentación

 
Antes de seguir es con­ve­nien­te saber que los casos de tor­tu­ra pro­ba­dos en Eus­kal Herria suman ya 5.657 según Eus­kal Memo­ria2 y que la Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción y Denun­cia de la Tor­tu­ra (CPDT) en su Infor­me de 2015 docu­men­ta 232 casos de tor­tu­ra en el Esta­do espa­ñol3. A fina­les de 2014 la CPDT cons­ta­tó que entre 2004 y 2014 hubo 6.621 denun­cias por tor­tu­ra y tra­tos deni­gran­tes, 833 per­so­nas muer­tas bajo cus­to­dia del Esta­do, y que, sin embar­go, entre 2001 y 2012 las con­de­na­das por diver­sos hechos de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal son 752, la mitad de ellas como deli­to de fal­tas4. Hay que tener en cuen­ta que no se denun­cian todas las tor­tu­ras por razo­nes varias, la fun­da­men­tal es el mie­do a las repre­sa­lias.
 
Dicho esto, pode­mos pasar a la defi­ni­ción de la Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra, en su reso­lu­ción 39/46 de 10 de diciem­bre de 1984, en el artícu­lo 1, dice así:
A los efec­tos de la pre­sen­te Con­ven­ción, se enten­de­rá por el tér­mi­no tor­tu­ra todo acto por el cual se infli­ja inten­cio­na­da­men­te a una per­so­na dolo­res o sufri­mien­tos gra­ves, ya sean físi­cos o men­ta­les, con el fin de obte­ner de ella o de un ter­ce­ro infor­ma­ción o una con­fe­sión, de cas­ti­gar­la por un acto que haya come­ti­do, o se sos­pe­che que ha come­ti­do, o de inti­mi­dar o coac­cio­nar a esa per­so­na o a otras, o por cual­quier razón basa­da en cual­quier tipo de dis­cri­mi­na­ción, cuan­do dichos dolo­res o sufri­mien­tos sean infli­gi­dos por un fun­cio­na­rio públi­co u otra per­so­na en el ejer­ci­cio de fun­cio­nes públi­cas, a ins­ti­ga­ción suya, o con su con­sen­ti­mien­to o aquies­cen­cia. No se con­si­de­ra­rán tor­tu­ras los dolo­res o sufri­mien­tos que sean con­se­cuen­cia úni­ca­men­te de san­cio­nes legí­ti­mas, o que sean inhe­ren­tes o inci­den­ta­les a estas5.
Para los fines de nues­tra ponen­cia esta defi­ni­ción de la tor­tu­ra, sien­do váli­da en su denun­cia del papel del Esta­do en gene­ral, tie­ne sin embar­go una limi­ta­ción que ire­mos des­cu­brien­do en las pági­nas que siguen. Nos refe­ri­mos a que en la vida dia­ria, en las explo­ta­cio­nes y opre­sio­nes de todo tipo, es muy sutil y tras­pa­sa­ble la fron­te­ra que sepa­ra a un amplio y cre­cien­te con­jun­to de pre­sio­nes, ame­na­zas, chan­ta­jes, malos tra­tos, etc., psi­co­ló­gi­cos y físi­cos, visi­bles e invi­si­bles, con efec­tos des­truc­to­res no inme­dia­tos sino media­tos y has­ta a lar­go pla­zo, para ter­mi­nar en las mil for­mas de tor­tu­ra no reco­no­ci­das ofi­cial­men­te.
 
Deci­mos esto por­que, por deba­jo de los acuer­dos inter­na­cio­na­les entre Esta­dos, exis­ten otras reali­da­des más oscu­ras, amar­gas y trá­gi­cas, en las que ope­ran múl­ti­ples vio­len­cias fre­cuen­te­men­te sen­ti­das por sus víc­ti­mas como tor­tu­ras. Son ellas las que hacen de las refle­xio­nes crí­ti­cas sobre las tor­tu­ras una fuen­te de pen­sa­mien­to como dice Alfon­so Sas­tre6. Por­que es cues­tión de pen­sa­mien­to, vamos a emplear un con­cep­to dia­léc­ti­co de tor­tu­ra que nos per­mi­ta mover­nos por los infier­nos de las tor­tu­ras, en plu­ral, y de las pro­fe­sio­nes e ins­ti­tu­cio­nes que faci­li­tan su prác­ti­ca: Hay psi­có­lo­gos que son tor­tu­ra­do­res acti­vos con sus con­se­jos espe­cia­li­za­dos, no son pasi­vos sino que for­man par­te del pro­ce­so ente­ro de la tor­tu­ra7; tam­bién los médi­cos inter­vie­nen direc­ta8 o indi­rec­ta­men­te en las tor­tu­ras, como vol­vió a con­fir­mar­se en Esta­dos Uni­dos tras los aten­ta­dos del 11-S de 2001.
 
La mejo­ra de las téc­ni­cas de tor­tu­ra es tan vie­ja como ella mis­ma y res­pon­de al hecho de que pese a toda su vio­len­cia des­truc­to­ra, siem­pre ha habi­do per­so­nas que la han aguan­ta­do, al menos no con­fe­san­do lo fun­da­men­tal. Una de las mejo­ras intro­du­ci­das por el capi­ta­lis­mo tenía y tie­ne el obje­ti­vo de lle­var la tor­tu­ra al inte­rior de la per­so­na, a sus más ínti­mos sen­ti­mien­tos para rom­per su iden­ti­dad: este es el papel de la psi­co­lo­gía, de la psi­quia­tría, del psi­co­aná­li­sis y de la medi­ci­na en gene­ral antes, duran­te y des­pués de las sesio­nes de tor­tu­ra. Aun así, no siem­pre triun­fan.

Un poco de historia

Las tor­tu­ras se han ido endu­re­cien­do y mul­ti­pli­can­do en sus con­te­ni­dos y for­mas según lo exi­gían las nece­si­da­des de las cla­ses explo­ta­do­ras. Una de las pri­me­ras prác­ti­cas sis­te­má­ti­cas en este sen­ti­do deci­si­vo es la del Anti­guo Egip­to. P. Reader9 nos expli­ca la quín­tu­ple impor­tan­cia que tuvo el faraón Keops (-2589 a -2566) en el muy racio­nal y pen­sa­do sal­va­jis­mo de las tor­tu­ras.
 
Una lec­ción con­sis­te en la actua­li­dad de muchos de sus méto­dos ya que una de las tor­tu­ras que se apli­ca­ban en el Egip­to Anti­guo a los escla­vos fuer­tes y rebel­des era de la atar­los y azo­tar­les las manos y las plan­tas de los pies: esta mis­ma tor­tu­ra sigue prac­ti­cán­do­se tras más de 4606 años, como lo hemos expe­ri­men­ta­do en la prác­ti­ca y lo con­fir­man cien­tos de decla­ra­cio­nes. Quie­re esto decir que por deba­jo de las suce­si­vas mejo­ras en las tor­tu­ras, estas man­tie­nen sin embar­go una iden­ti­dad esen­cial: hacer daño, cau­sar dolor, pro­vo­car sufri­mien­to en la per­so­na tor­tu­ra­da, y ate­mo­ri­zar, gene­rar el mie­do a sufrir­las en las per­so­nas que le cono­cen o que se ente­ra­rán que ha sido some­ti­da a tor­men­tos.
 
Dos, Keops tor­tu­ra­ba a los escla­vos de mane­ra sofis­ti­ca­da por­que inten­ta­ba que no murie­ran bajo los tor­men­tos ya que le eran más úti­les como fuer­za de tra­ba­jo viva, más ren­ta­bles, has­ta que morían por puro ago­ta­mien­to, ham­bre o enfer­me­dad. En la his­to­ria de las tor­tu­ras espa­ño­la ha habi­do fases en este sen­ti­do: duran­te la Inqui­si­ción las muer­tes por tor­tu­ras no impor­ta­ban mucho, ni tam­po­co duran­te las dic­ta­du­ras; en la lla­ma­da demo­cra­cia los tor­tu­ra­do­res deben andar con más cui­da­do. Pero la lec­ción fun­da­men­tal de Keops es que las socie­da­des que tie­nen poca fuer­za de tra­ba­jo explo­ta­ble, o pocas escla­vas y escla­vos han de man­te­ner­los vivos en la medi­da de lo posi­ble para expri­mir­les has­ta el últi­mo alien­to. Las tor­tu­ras no debe des­truir la fuer­za de tra­ba­jo por­que serían rui­no­sas.
 
Tres, las tor­tu­ras tam­bién ser­vían a la pro­to-cien­cia del momen­to ya que los escla­vos sufrían tre­pa­na­ción para inves­ti­gar sus cere­bros a fin de sanar los dolo­res de cabe­za de sus amos. Esta prác­ti­ca, como vere­mos, fue de nue­vo recu­pe­ra­da en el capi­ta­lis­mo por los nazis y los mili­ta­ris­tas japo­ne­ses, y más tar­de por la CIA para inten­tar aplas­tar a Viet­nam y pro­du­cir ase­si­nos men­tal­men­te pro­gra­ma­dos median­te elec­tro­dos intro­du­ci­dos en su cere­bro; aho­ra tam­bién se pue­den intro­du­cir detec­to­res a dis­tan­cia en el cuer­po del tor­tu­ra­do para, una vez dro­ga­do, dejar­lo en liber­tad y seguir sus pasos. Con cier­tas dife­ren­cias, estas tor­tu­ras en su for­ma mor­tal tam­bién se apli­can con­tra niños y niñas de los paí­ses empo­bre­ci­dos extir­pán­do­les órga­nos que lue­go se ven­de­rán en el mer­ca­do de la salud pri­va­da capi­ta­lis­ta.
 
Cua­tro, Keops ela­bo­ró un varia­do sis­te­ma repre­si­vo: si un escla­vo ata­ca­ba a un vee­dor o capa­taz, otros cien reci­bían vein­ti­cin­co lati­ga­zos, de este modo logra­ba que se espia­sen y dela­ta­sen entre ellos. Es un méto­do repre­si­vo adap­ta­do a las escue­las fran­quis­tas para per­se­guir la len­gua vas­ca: la niña o niño pilla­do hablan­do eus­ka­ra reci­bía un aro que se con­ver­tía en cas­ti­go al final del día si no se lo pasa­ba a otra niña o niño al que oía hablar su len­gua mater­na, así se vigi­la­ban, repri­mían y dela­ta­ban para no sufrir el cas­ti­go.
 
Y cin­co, las tor­tu­ras dosi­fi­ca­das para man­te­ner vivos a los escla­vos se con­ver­tían en exter­mi­nio masi­vo cuan­do estos se suble­va­ban: enton­ces no había pie­dad ni per­dón. Tras aplas­tar una rebe­lión el gene­ral Mel-Ra tor­tu­ró has­ta la muer­te a diez de sus diri­gen­tes con una cruel­dad inhu­ma­na pero muy medi­ta­da por­que se obli­gó a otros escla­vos a par­ti­ci­par en los tor­men­tos has­ta que los diri­gen­tes morían. El más cono­ci­do, Zagah, duró vein­ti­dós días. Esta quin­ta carac­te­rís­ti­ca es una cons­tan­te en la his­to­ria: las tor­tu­ras y otras for­mas de vio­len­cia se apli­can con cier­ta mesu­ra, inclu­so se prac­ti­ca el palo y la zanaho­ria pero has­ta un lími­te insal­va­ble: las tor­tu­ras se con­vier­ten en masa­cre masi­va cuan­do los opri­mi­dos quie­ren rom­per sus cade­nas.
 
En la épo­ca de Keops la mayo­ría inmen­sa de escla­vas y escla­vos pro­ve­nían de los pue­blos inva­di­dos. La sofis­ti­ca­ción egip­cia del sis­te­ma repre­si­vo y de la tor­tu­ra indi­ca, al menos, dos cosas: una, que Egip­to encon­tra­ba difi­cul­ta­des para dis­po­ner de más escla­vos para sus­ti­tuir a los que morían, lo que podría indi­car la fuer­te resis­ten­cia de los pue­blos a la ocu­pa­ción egip­cia; y otra que, ade­más, esa sofis­ti­ca­ción era nece­sa­ria por­que las escla­vas y escla­vos debían inten­tar rebe­lar­se colec­ti­va o indi­vi­dual­men­te con algu­na fre­cuen­cia a pesar de los tor­men­tos: por tan­to, aun estan­do muy desa­rro­lla­dos no debían ser todo­po­de­ro­sos.
 
Sal­van­do las dis­tan­cias espa­cio-tem­po­ra­les, las lec­cio­nes del Egip­to Anti­guo son váli­das para el pre­sen­te, sobre todo la de los lími­tes de la efec­ti­vi­dad de la tor­tu­ra. Como tam­bién pue­de ser­lo el del pro­ce­so de for­ma­ción de poli­cías y tor­tu­ra­do­res. Los egip­cios sin­tie­ron cier­ta repug­nan­cia a emplear nacio­na­les para este ingra­to ofi­cio, como lo indi­ca que el nom­bre que daban a la poli­cía, ya en una épo­ca tar­día como el impe­rio nue­vo, era el mis­mo con el que desig­na­ban a tri­bus suda­ne­sas, aun­que más ade­lan­te, en la últi­ma épo­ca pare­ce que había tam­bién egip­cios10. Pare­ce que no fue el úni­co pue­blo que se resis­tió a emplear tor­tu­ra­do­res y poli­cías de su mis­ma nacio­na­li­dad, por ejem­plo los grie­gos.
 
Tal vez la razón fue­ra que toda­vía no se habían desa­rro­lla­do ple­na­men­te las cla­ses socia­les y per­vi­vie­ra aun cier­ta iden­ti­dad colec­ti­va que no acep­ta­ba poli­cías autóc­to­nos. En Roma, por ejem­plo, solo podían ser tor­tu­ra­dos los escla­vos, no los ciu­da­da­nos por muy cam­pe­si­nos empo­bre­ci­dos y rebel­des que fue­ran: a estos se les mata­ba rápi­da­men­te. En la Comu­ni­dad Autó­no­ma Vas­ca o Euz­ka­di tam­bién se han prac­ti­ca­do tor­tu­ras autóc­to­nas pre­fi­rien­do los méto­dos que no dejan mar­ca […] su peri­cia en la apli­ca­ción de méto­dos psi­co­ló­gi­cos11, como vere­mos más ade­lan­te. Es la expan­sión de la pro­pie­dad pri­va­da a cos­ta de la pro­pie­dad colec­ti­va o común la que hace que las cla­ses domi­nan­tes recu­rran a las peo­res bru­ta­li­da­des, tor­tu­ras y vio­len­cias. Y como la pri­me­ra for­ma de pro­pie­dad fue la que con­vir­tió a la mujer en pro­pie­dad pri­va­da del hom­bre, eso expli­ca que la tor­tu­ra sexual fue­ra simul­tá­nea al triun­fo de la pro­pie­dad pri­va­da:
Las deno­mi­na­das nacio­nes y pue­blos civi­li­za­dos han uti­li­za­do la fero­ci­dad sexual como medio para ator­men­tar y dis­ci­pli­nar psi­co­ló­gi­ca­men­te a los pue­blos ocu­pa­dos de todo el mun­do. El espa­ñol vio­ló y mató a cien­tos de miles de seres huma­nos, al igual que Ale­jan­dro Mag­no. Los roma­nos emplea­ron sis­te­má­ti­ca­men­te actos de vio­len­cia eró­ti­ca como un medio para pena­li­zar y per­se­guir a los ple­be­yos. De hecho, los impe­rios deben con­tro­lar a sus súb­di­tos, tan­to en casa como en el extran­je­ro12.
 
Sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, casi al mis­mo tiem­po se desa­rro­lló la pro­pie­dad pri­va­da den­tro de un mis­mo pue­blo, escin­dién­do­se en cla­ses explo­ta­do­ras y explo­ta­das. Para seguir con Egip­to las pri­me­ras luchas de cla­ses inter­nas a la socie­dad egip­cia apa­re­cen al ini­cio de la Dinas­tía V entre el -2494 y el -234513, poco des­pués del faraón Keops, que había aplas­ta­do revuel­tas de pue­blos escla­vi­za­dos, pero que no podía aca­bar defi­ni­ti­va­men­te con sus resis­ten­cias. Esta­ban así dadas las bases para que la lucha de cla­ses en todos sus con­te­ni­dos –patriar­cal, etno-nacio­nal y social– se agu­di­za­ran al son de las con­tra­dic­cio­nes y con ellas las tor­tu­ras y repre­sio­nes. Las cla­ses explo­ta­do­ras apren­die­ron de la his­to­ria: tras el exter­mi­nio de más de 100.000 per­so­nas en Gua­te­ma­la por un gol­pe mili­tar orga­ni­za­do por la CIA en 1954 para impe­dir la refor­ma agra­ria diri­gi­da por un gobier­no demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do, un gene­ral decla­ró que: Bas­ta con matar al 30% de la pobla­ción para obte­ner la paz14, sin embar­go la resis­ten­cia popu­lar y la lucha gue­rri­lle­ra vol­vie­ron a recu­pe­rar­se.
 
Hay que decir que exis­te una dife­ren­cia sus­tan­cial entre las tor­tu­ras de los pue­blos mal lla­ma­dos pri­mi­ti­vos y las tor­tu­ras de los pue­blos civi­li­za­dos, como la Inqui­si­ción, por ejem­plo, para la que era muy impor­tan­te obte­ner infor­ma­ción de la per­so­na tor­tu­ra­da. Car­los Tupac lo expli­ca así:
N. Davies mues­tra cómo la tor­tu­ra euro­pea tenía un sig­ni­fi­ca­do más pro­fun­do que el que tuvo la tor­tu­ra que prac­ti­ca­ban los iro­que­ses, por ejem­plo, ya que la euro­pea bus­ca­ba arran­car con­fe­sio­nes, lo que le lle­va­ba a alar­gar los tor­men­tos duran­te perio­dos muchí­si­mos más pro­lon­ga­dos, ade­más de que jus­ti­fi­ca­ba esas atro­ci­da­des basán­do­se muchas veces en la más míni­ma insi­nua­ción, sos­pe­cha o prue­ba. Demues­tra cómo los Autos de Fe de la Inqui­si­ción no esta­ban en modo algu­no limi­ta­dos, como lo esta­ban los sacri­fi­cios azte­cas, por un calen­da­rio ritual que impe­día rea­li­zar más de uno al mes, mien­tras que en la civi­li­za­da Euro­pa bas­ta­ba que se hubie­ra reuni­do a un núme­ro de sos­pe­cho­sos para tor­tu­rar, juz­gar y, con toda pro­ba­bi­li­dad, que­mar­los; es decir, era un acto de masas más fre­cuen­te y nor­ma­li­za­do que el azte­ca. Ade­más, resul­ta casi deci­si­vo cons­ta­tar que muchas de las téc­ni­cas de tor­tu­ras de los pue­blos ame­ri­ca­nos pro­vie­nen de los inva­so­res euro­peos, que las impor­ta­ron y las ense­ña­ron con su prác­ti­ca, como que­mar vivas a las per­so­nas. En la suble­va­ción de 1597 de los indios Hua­le, de Geor­gia, con­tra los espa­ño­les por el mal tra­to que reci­bían, fue hecho pri­sio­ne­ro un frai­le al que se le some­tió a una paro­dia de hogue­ra inqui­si­to­rial, pero los indios no pren­die­ron fue­ro a la made­ra15.
 
En la Edad Media, las tor­tu­ras y todas las for­mas de vio­len­cia, mie­do e inti­mi­da­ción eran coti­dia­nas. Según Newark, el cli­ma de mie­do e intri­ga en las cor­tes medie­va­les, era: El cau­di­llo man­tie­ne su poder median­te la ame­na­za de muer­te y des­truc­ción […]. Sobre­vi­vir y triun­far en la cor­te de un cau­di­llo sig­ni­fi­ca com­pe­tir en un rue­do de terror per­pe­tuo. Se nece­si­ta ser una per­so­na extra­or­di­na­ria.
Algu­nos son inte­li­gen­tes, algu­nos son duros y algu­nos están locos16. Más espe­luz­nan­te aún es esta des­crip­ción: En las cos­tum­bres medie­va­les eran corrien­tes los cas­ti­gos cor­po­ra­les horro­ro­sos. Pro­ce­dían de la tra­di­ción ger­ma­na y roma­na, y fue­ron refor­za­dos por la poca fre­cuen­cia del encar­ce­la­mien­to a prin­ci­pios de la Edad Media, y por la amplia publi­ci­dad que se daba a las eje­cu­cio­nes públi­cas como medio para repri­mir el cri­men17.
 
 
Pero la lucha con­tra la tor­tu­ra tam­bién exis­tió en la Edad Media. En la rica Flo­ren­cia de fina­les del siglo XIV se libra­ron áspe­ras luchas de cla­ses que anun­cia­ban ya algu­nas de las cons­tan­tes que se desa­rro­lla­rían pos­te­rior­men­te. El nor­te de Ita­lia fue la cuna prin­ci­pal del capi­ta­lis­mo inci­pien­te, y las cla­ses patri­cias y bur­gue­sías comer­cia­les apli­ca­ban las tor­tu­ras para des­truir las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res del movi­mien­to Ciom­pi. La tenaz lucha de los Ciom­pi con­si­guió aca­bar con las deten­cio­nes arbi­tra­rias y con las tor­tu­ras18, ade­más de otras con­quis­tas socio­eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les.
 
Horst Herrmann des­cri­be con deta­lle los ins­tru­men­tos de tor­tu­ra de la Edad Media, y aña­de: Son millo­nes las muje­res que fue­ron que­ma­das –¡algu­nas en hor­nos epis­co­pa­les!– o tan mal­tra­ta­das por los ver­du­gos que el sol tras­lu­cía a tra­vés de ellas19. Enten­de­mos mejor la fero­ci­dad de estas prác­ti­cas al haber leí­do pági­nas antes que fre­cuen­te­men­te se apli­ca­ba a la víc­ti­ma la tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca que le fue apli­ca­da a Gali­leo en el siglo XVII:
A las víc­ti­mas les eran mos­tra­dos los apa­ra­tos de tor­tu­ra antes de que los ver­du­gos entra­sen en acción. Este pro­ce­der –reco­men­da­do por la Inqui­si­ción como terri­tio– sur­tía efec­tos muy a menu­do. Es un méto­do de com­pro­ba­da efi­cien­cia y se prac­ti­ca hoy en día en muchas salas de tor­tu­ra. Ver, com­pren­der y temer20.
 
Terri­tio quie­re decir inti­mi­da­ción, o sea: tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca pre­ven­ti­va que inten­ta ate­rro­ri­zar a la per­so­na, des­tro­zar su con­cien­cia, anu­lar su volun­tad de resis­ten­cia hacién­do­le que cola­bo­re. Este méto­do ya era emplea­do en la Chi­na Anti­gua, en la que los tor­tu­ra­do­res habla­ban antes con las víc­ti­mas. Gali­leo, que sabía cómo el jesui­ta Belar­mi­no había orde­na­do que­mar vivo a Gior­da­no Bru­no años antes, clau­di­có de pala­bra ante la terri­ble efec­ti­vi­dad de la terri­tio, renun­ció duran­te un bre­ve tiem­po a la ver­dad cien­tí­fi­ca y se libró de las tor­tu­ras físi­cas y tal vez de la muer­te en la hogue­ra, para con­ti­nuar lue­go con sus inves­ti­ga­cio­nes.
 
Las tor­tu­ras masi­vas de la Inqui­si­ción no con­si­guie­ron aca­bar ni con el libre­pen­sa­mien­to e ideo­lo­gía bur­gue­sa, ni con las resis­ten­cias de las muje­res cam­pe­si­nas acu­sa­das de bru­je­ría. Fue el ascen­so bur­gués el que des­bor­dó la inhu­ma­ni­dad medie­val mien­tras que sus­ti­tuía sus ya obso­le­tas for­mas de explo­ta­ción por otras más ade­cua­das. Una tor­tu­ra inhu­ma­na que ha sido aban­do­na­da es la del des­pe­da­za­mien­to21, muy uti­li­za­da por la Inqui­si­ción espa­ño­la; pero gra­cias a la tec­no­cien­cia del tor­men­to, bue­na par­te de sus efec­tos se logran de for­ma lim­pia y bara­ta como vere­mos más ade­lan­te. Por no exten­der­nos, exis­ten muchas tor­tu­ras des­de la Anti­güe­dad que uti­li­zan el agua, y la moder­ni­za­ción de esta tor­tu­ra por Esta­dos Uni­dos22 ha dado pie a un pro­fun­do deba­te que se ha agu­di­za­do al salir Trump en defen­sa de esa for­ma de tor­tu­ra.
 
La expe­rien­cia acu­mu­la­da por la Inqui­si­ción fue un ver­da­de­ro fon­do de sabi­du­ría para los sis­te­mas repre­si­vos impe­ria­lis­tas. Inclu­so un dia­rio espa­ñol de dere­chas ha reco­no­ci­do la impor­tan­cia que tuvo para la CIA la dege­ne­ra­da tor­tu­ra inqui­si­to­rial, y ha sin­te­ti­za­do en diez las tor­tu­ras actua­les que guar­dan algu­na rela­ción con las de la Inqui­si­ción, como la del agua:
  1. ence­rrar a una per­so­na en soli­ta­rio;
  2. la ame­na­za de sufrir dolor es más efec­ti­va que el dolor mis­mo;
  3. las ame­na­zas de muer­tes son inú­ti­les;
  4. si quie­re sobre­vi­vir el tor­tu­ra­do debe con­fe­sar;
  5. el dolor exce­si­vo pue­de lle­var a con­fe­sio­nes fal­sas;
  6. es muy efec­ti­vo cam­biar la per­cep­ción del tiem­po;
  7. for­zar posi­cio­nes incó­mo­das;
  8. hay que ame­na­zar con tor­tu­rar a sus fami­lia­res,
  9. hay que evi­tar momen­tos de tre­gua y lle­var­los a la exte­nua­ción, y
  10. las ame­na­zas fun­cio­nan mejor cuan­do son expli­ca­das racio­nal­men­te23.

La diná­mi­ca socio­eco­nó­mi­ca que expli­ca esta evo­lu­ción no es otra que el len­to ascen­so de la bur­gue­sía y el len­to retro­ce­so del feu­da­lis­mo, como hemos dicho. Son cono­ci­das sufi­cien­te­men­te las tesis de Fou­cault sobre el ori­gen de la vigi­lan­cia, la pri­sión y el cas­ti­go, así que no nos exten­de­mos sobre ellas ni en sus limi­ta­cio­nes24. P. Reader deta­lla el pro­ce­so de I+D+i, por lla­mar­lo así, de la inven­ción de la gui­llo­ti­na duran­te la revo­lu­ción bur­gue­sa fran­ce­sa. Toda­vía en 1784 se tor­tu­ra­ba públi­ca­men­te has­ta la muer­te en París, pero ya se deba­tían entre los círcu­los pro­gre­sis­tas algu­nas ideas para aca­bar con los des­cuar­ti­za­mien­tos y otras tor­tu­ras. Solo muy pocos años des­pués ya fun­cio­na­ba la gui­llo­ti­na, el méto­do cien­tí­fi­co desa­rro­lla­do des­de el siglo XVII fue mejo­ra­do con la gui­llo­ti­na: se emplea­ron cadá­ve­res para hacer las prue­bas por­que se que­ría que tuvie­ra la máxi­ma cali­dad ins­tru­men­tal el día de su estre­no25.
 
La lógi­ca capi­ta­lis­ta del terror con­tro­la­do y supe­di­ta­do a otros medios de coer­ción sor­da, de coop­ta­ción y de apa­rien­cia demo­crá­ti­ca, se iba impo­nien­do. La tor­tu­ra no des­apa­re­ció sino que, como se verá, fue revi­sa­da bajo la racio­na­li­dad tec­noe­co­nó­mi­ca. Marx lo expre­só así en el libro I de El Capi­tal, edi­ta­do en 1867:
Véa­se, pues, cómo des­pués de ser vio­len­ta­men­te expro­pia­dos y expul­sa­dos de sus tie­rras y con­ver­ti­dos en vaga­bun­dos, se enca­ja­ba a los anti­guos cam­pe­si­nos, median­te leyes gro­tes­ca­men­te terro­ris­tas, a fuer­za de palos, de mar­cas a fue­go y de tor­men­tos, en la dis­ci­pli­na que exi­gía el sis­te­ma de tra­ba­jo asa­la­ria­do. No bas­ta con que las con­di­cio­nes de tra­ba­jo cris­ta­li­cen en uno de los polos como capi­tal y en el polo con­tra­rio como hom­bres que no tie­nen nada que ven­der más que su fuer­za de tra­ba­jo. Ni bas­ta tam­po­co con obli­gar a éstos a ven­der­se volun­ta­ria­men­te. En el trans­cur­so de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, se va for­man­do una cla­se obre­ra que, a fuer­za de edu­ca­ción, de tra­di­ción, de cos­tum­bres, se some­te a las exi­gen­cias de este régi­men de pro­duc­ción como a las más lógi­cas leyes natu­ra­les. La orga­ni­za­ción del pro­ce­so capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción ya desa­rro­lla­do ven­ce todas las resis­ten­cias; la exis­ten­cia cons­tan­te de una super­po­bla­ción rela­ti­va man­tie­ne la ley de la ofer­ta y de la deman­da de tra­ba­jo a tono con las nece­si­da­des de explo­ta­ción del capi­tal, y la pre­sión sor­da de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas sella el poder de man­do del capi­ta­lis­ta sobre el obre­ro. Toda­vía se emplea, de vez en cuan­do, la vio­len­cia direc­ta, extra­eco­nó­mi­ca; pero sólo en casos excep­cio­na­les26.
Debe­mos enten­der que Marx habla de la excep­cio­na­li­dad de la vio­len­cia direc­ta en una obra dedi­ca­da fun­da­men­tal­men­te a la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca y no tan­to al aná­li­sis de la lucha de cla­ses en su esen­cia polí­ti­ca. Cuan­do Marx y Engels hacen estos aná­li­sis pres­tan más aten­ción al papel de la vio­len­cia direc­ta en la his­to­ria, de modo que su carác­ter excep­cio­nal des­apa­re­ce bajo una aplas­tan­te reali­dad de vio­len­cia reac­cio­na­ria. Quie­re esto decir que la lucha de cla­ses real, la que tie­ne como obje­ti­vo la des­truc­ción del poder bur­gués y la colec­ti­vi­za­ción de sus pro­pie­da­des, es una reali­dad abier­ta o laten­te, pero una reali­dad. Dicho de otro modo: las masa­cres, tor­tu­ras, cár­ce­les y des­tie­rros no garan­ti­zan la vic­to­ria defi­ni­ti­va del capi­tal sobre la huma­ni­dad explo­ta­da.
 
Dos de los casos excep­cio­na­les a los que se refe­ría Marx fue­ron las luchas de libe­ra­ción de Cuba y Fili­pi­nas. No pode­mos expo­ner aho­ra la situa­ción socio­eco­nó­mi­ca de ambos pue­blos a fina­les del siglo XIX, pocos años des­pués de publi­car­se El Capi­tal, así que nos cen­tra­mos en la excep­cio­na­li­dad de las dos luchas y en el papel de la vio­len­cia direc­ta, extra­eco­nó­mi­ca, del terro­ris­mo y de la tor­tu­ra. Duran­te la gue­rra de inde­pen­den­cia cuba­na que con­clu­yó en 1898, murie­ron apro­xi­ma­da­men­te 300.000 per­so­nas de todas las eda­des y sexos; de ellas solo 12.000, un 4% del total, per­te­ne­cían al Ejér­ci­to Liber­ta­dor, mien­tras que el 96% res­tan­te, unas 288.000, eran per­so­nas civi­les, des­ar­ma­das, de las cua­les 260.000 murie­ron de tor­tu­ra, malos tra­tos, ham­bre y enfer­me­dad en los cam­pos de con­cen­tra­ción espa­ño­les siguien­do la estra­te­gia de Recon­cen­tra­ción idea­da por el gene­ral Wey­ler y que se ade­lan­tó a los cam­pos de exter­mi­nio nazis27.
 
En cuan­to a Fili­pi­nas, se cal­cu­la que murie­ron 600.000 per­so­nas de aquel país en la gue­rra de 1898–1910 con­tra la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na28, que siguió a la lar­ga ocu­pa­ción espa­ño­la. Las tor­tu­ras espa­ño­las habían sido estre­me­ce­do­ras con­tra los pue­blos de Cuba y Fili­pi­nas, como con­tra las demás nacio­nes ocu­pa­das, pero no logra­ron derro­tar sus luchas de libe­ra­ción.

2017/03/15

EN TORNO A LA VIOLENCIA Y A LOS SUCESOS DEL DOMINGO EN IRUÑEA por Jose Barinagarrementeria

"..los ejemplos de la represión política pueden ser mucho más graves que cuando recibi una paliza de un grupo de policías nacionales: colectivos ilegalizados, encarcelamientos políticos, torturas, muertes, etc. Pero esto lo cuento ahora porque existe un nexo con los sucesos de la manifestación contra la represión del domingo en Iruñea: los policías eran los mismos. Creo que hay un debate detrás sobre la libertad de manifestación y la violencia. Los policías que cargaron a porrazos y con peloteras (como las que mataron a Iñigo Cabacas) son la misma gente, nada ha cambiado."
 
Más o menos hace trece años (yo tenía 17) desalojaron el antiguo gaztetxe de Barañain, un pueblo que está pegado a Iruñea. Un día después, fui con algunos amigos de Beasain a la manifestación en protesta por el desalojo. Llegamos tarde y ya había pasado algo, la policía había cargado y había dispersado la manifestación antes de empezar.
 
Aparcamos el coche y sólo veinte pasos después, una cuadrilla de antidisturbios nos dio el alto. Debido al estado de nervios en el que estábamos, a nuestra falta de experiencia y al puro miedo (no es casual, esos hombres así vestidos aterran, tapados y armados, policías de combate que también buscan la intimidación con su aspecto) algunos salimos corriendo. Acabábamos de aparcar, no habíamos hecho absolutamente nada, ni gritamos ninguna consigna ni pusimos ninguna pegatina en la pared. Pero nos dieron el alto por nuestra edad y quizá por la vestimenta.
 
A los que se quedaron los pusieron contra la pared. Los cachearon y los interrogaron, mientras les daban porrazos en las piernas. No habían hecho nada. Otros dos amigos y yo, a menos de cien metros, les increpábamos. Les llamamos cabrones y les gritamos que les dejaran en paz. También, recuerdo, que les enseñamos el culo.
 
En menos de un minuto estábamos rodeados, las furgonetas antidisturbios aparecieron de la nada. De los tres que huimos, uno logró esconderse, a los otros dos nos cogieron. A mí me persiguieron unos doscientos metros, cuando ya vi que tenía al antidisturbio encima y no podía correr más, alcé los brazos y dije “Vale, vale, vale, vale…”, es decir, acepté que me cogieran.
 
Con el impulso de la carrera y con todas sus fuerzas recibí el primer porrazo que me tiró al suelo (yo era bastante flaco), después de eso y en el suelo recibí la mayor somanta de hostias que he recibido en mi vida, entre tres policías, luego más (evitaron la cabeza), cuando ya estaba encogido suplicando por favor que pararan, me levantaron de un agarrón. Entonces iban llegando más policías. El primero que llegó sin mediar palabra me dio un puñetazo que me volvió a tirar al suelo. Me volvieron a levantar y llegaba otro: “¿qué me has llamado?, ¿qué me has llamado a mí?” y se quitó el guante para darme una tremenda bofetada. Me llevaron de los pelos hasta la furgoneta, sobre la que me pusieron con los brazos en la nuca, todo el rato me estiraban de los pelos, de las patillas, y me separaban las piernas a base de más porrazos. Allí me identificaron y me preguntaron si era de “gestoras”. Yo estaba alucinando y ni siquiera sabía de qué hablaban. Oía que un policía sugería a otro que me metieran dentro del furgón para seguir pegándome. No sé si lo decía en serio o era simplemente para aterrorizarme. Mientras tanto provocaban una cola de una decena de coches detrás, es decir, actuaban con total impunidad.
 
Luego me dejaron marchar, quizá porque ante una hipotética detención y juicio, mi relato (de un menor de edad) podría resultar creíble ante un juez, no lo sé. Apenas podía caminar. Al día siguiente tenía la mitad del cuerpo: culo, espalda, piernas… absolutamente doloridos y de color morado. Mi amigo que era algo más corpulento llego al rato exactamente igual, supongo que la paliza había sido parecida, a él, además, le cortaron las rastas del pelo con unas tijeras.
 
Sé que los ejemplos de la represión política pueden ser mucho más graves que este episodio: colectivos ilegalizados, encarcelamientos políticos, torturas, muertes, etc. Pero esto lo cuento ahora porque existe un nexo con los sucesos de la manifestación contra la represión del domingo en Iruñea: los policías eran los mismos. Creo que hay un debate detrás sobre la libertad de manifestación y la violencia. Los policías que cargaron a porrazos y con peloteras (como las que mataron a Iñigo Cabacas) son la misma gente, nada ha cambiado.
 
Es por eso, que al escuchar las declaraciones de EH Bildu y del alcalde de Iruñea en relación a la manifestación contra la represión del domingo, me entristezco y me hago preguntas. Sinceramente no creo que ese partido y esos políticos estén en contra de la violencia (como lo he estado yo siempre). Creo, simplemente, que están en contra de cualquier hecho que pueda poner en peligro su número de votos y su cuota de poder en las instituciones. Es decir, no están en contra de la violencia, sino que están en contra de las manifestaciones políticas, de la expresión popular del descontento, de ese sector de la izquierda vasca que no acata el dirigismo y una estrategia adoptada que, repito, no es una estrategia contraria a la violencia, sino una estrategia de asimilación del descontento y de una parte de nuestra historia para rentabilizarlo en forma de poder dentro de las instituciones elitistas de la burguesía.
 
Hoy más que nunca siento asco y pena, no por el abandono de la violencia, sino por el abandono de unas ideas que creo que son justas, que son el motor de un cambio que nos podría llevar a una sociedad donde las relaciones sociales sean igualitarias, y por el abandono de los y las jóvenes que las practican, no con las armas, sino con el cerebro y con el corazón. EH Bildu, sois unos hipócritas y jamás contaréis con mi voto.
 

2017/03/14

EMAKUME ERRESISTENTEAK (X): CAMINO OSKOTZ, KOMUNISMOAREN ETA HEZKUNTZAREN BIDETIK

"Maistra, Alderdi Komunistakoa eta Nazioarteko Laguntza Gorriko kide; grina berak jositako hiru borroka esparru,  mugimendu memorialistatik  nabarmendu dutenez. Garesti ordaindu zuen  egindako bidea, ordea. “Erregimenarentzat arriskutsua zelako hil zuten Camino Oskotz; hirian barrena atxiloturik eraman zuten, pasieran, sufriarazteko, sari baten gisa, jendearen eskarmenturako”.
 
Ekintzaile politikoa izan zelako. Gorzako eskolan egiten zuen lanaren bidez etorkizun hobe baten aldeko arma bilakatu nahi izan zuelako hezkuntza. Konpromisoa hartu, eta jendaurrean defendatu zuelako; sutsuki, gainera. Horregatik atxilotu zuten Camino Oskotz, 1936ko uztailaren 31n; horregatik bortxatu zuten; eta horregatik hil zuten, urte bereko abuztuaren 10ean. Espetxetik atera, eta Urbasako Pilatoren Balkoira eraman zuten; handik behera bota omen zuten maistraren gorpua. 26 urte zituen; Alderdi Komunistakoa zen; UGT sindikatuko Hezkuntza Federazioko eta Nazioarteko Laguntza Gorriko kide; maistra errepublikazalea.

Camino Oskotzi buruzko memoria liburu batean jaso berri du Joseba Ezeolazak (Iruñea, 1979). Duela hamabost urte hasi zen Nafarroako Fusilatuen Senideen Elkartean lanean, eta denbora horretako gogoetak jaso ditu, maistrari buruzko zertzeladekin batera, Camino Oscoz y otras historias del 36 izenburuko lanean (Cenlit, 2017). Liburuaren bidez, “memoria historikoak emakumeekin duen zorra” kitatu nahi izan du Ezeolazak, batez ere. 1936. urte hartan, 47 hil zituzten Nafarroan. “Alargun, alaba, ama edo lagun gisa aurkeztu ohi ditugu emakumeok, baina orduko giro errepublikazalean protagonista eta ekintzaile ere izan ziren; gidari eta buruzagi”, nabarmendu du egileak.
 
Camino Oskotz aukeratu du Ezeolazak emakume ekintzaile eta gidari horien guztien ordezkari; emakume gaztea zelako, alde batetik; eta maistra lanetan ari zelako, bertzetik. Iruñean jaio zen Oskotz, 1910. urteko apirilaren 11n —12a agertzen da hainbat agiritan—. Hiriburuko Santo Domingo aldapako 29. zenbakian sortu zen, eta lau anai-arrebaren artean gazteena izan zen: Josefina eta Maria Pilar izan zituen ahizpa; eta Juan Antonio neba. Maisu izan zen azken hori, arreba bezala. 1936ko gerrak Iruñetik kanpo eraman zuen; Baigorrira, lehendabizi, eta, gero, Marseillara (Frantzia). Han zendu zen.
 
Iruñeko Kale Nagusiko teresarren ikastetxean aritu zen Camino Oskotz, eta, maistra bilakatu zenean, Gorzako eskola izan zuen lantoki, Zaraitzuko ibarrean. 1930. urtean, 280 biztanle zituen. “Pedagogia modernoaren aldeko jarrera agertu zuen Oskotzek”, azaldu du Ezeolazak. Egileak erantsi du Nafarroan egin zituztela ahaleginak, hezkuntzaren bidetik, “gizartean errepublikaren kultura zabaltzeko”, eta testuinguru horretan kokatu du, hain zuzen ere, 1932ko irailean egin zuten Aste Pedagogikoa. 750 maisu eta maistrak parte hartu zuten. “Maistrek, batez ere, rol oso garrantzitsua bete zuten, eskolaren esparruan berdintasunaren balioa ikusgarri bilakatu zutelako”, erran du liburuaren egileak.
 
Camino Oskotz izan zen maistra horietako bat. Izan ziren bertze anitz ere. Maria Dominguez aipatu du Ezeolazak, adibidez; hainbat hilabetez aritu zen Almandozko eskolan, eta, gero, 1933. urtean, Gallurko (Zaragoza, Espainia) alkate izendatu zuten. Julia Alvarez Resano nafarra nabarmendu nahi izan du Ezeolazak, halaber, gobernadore zibila izan zelako; bai eta Julia Alvarez ere, maistra, Oskotz bezala, eta UGT sindikatuko Nafarroako Hezkuntza Federazioko idazkari, 1932. urtean.
 
“Orotariko laidoak”
 
Maistra, Alderdi Komunistakoa eta Nazioarteko Laguntza Gorriko kide; grina berak jositako hiru borroka esparru, Ezeolazak nabarmendu duenez. Garesti ordaindu zuen egindako bidea, ordea. “Erregimenarentzat arriskutsua zelako hil zuten Camino Oskotz; hirian barrena atxiloturik eraman zuten, pasieran, sufriarazteko, sari baten gisa, jendearen eskarmenturako”.

2017/03/12

[OHARRA] Errepresioari autodefentsa. Ernai

 
Ohar honen bidez, atzo arratsaldean Iruñean “Errepresioari autodefentsa” dinamikak burututako manifestazioko gertakarien harira, irmoki salatu nahi dugu beste behin ere poliziaren jarrera bortitza.
 
Azken urteetan Iruñean etengabekoa izan da kolore desberdinetako polizien errepresioa. Ikasleen aurkako atxiloketetatik hasi eta mural desberdinen ezabaketetaraino. Atzoko irudia ere beste horrenbeste bilakatu zen erregimenaren sustraiak lurpean gorderik jarraitzen dutela gogorazteko.
 
Izan ere, kalearen okupazio poliziala ederki diseinatu zuten Barcina, UPN eta laguntxoek duela urte asko Nafarroan. Etengabeko zurrunbiloan sartu nahian, porra eta paretaren artean bizitzera kondenatzeko asmoz.
 
Ez ordea soilik Nafarroan. Euskal Herriko gainontzeko lurraldeetan ere PNV edota frantses jakobinoen zapalkuntza polizial, mediatiko, judizial zein politikoak gogor kolpatu du urte luzez.
 
Kalea guztiona dela aldarrikatu nahi dugu, espresio ororen borroka esparru. Ere berean, gure elkartasuna erakutsi atxilotutakoei eta baita ere poliziaren bortizkeria sufritu behar izan zuten guztiei.

2017/03/10

ENTREVISTA A IÑAKI LEKUONA Y JUANTXO EGAÑA AUTORES DE UN LIBRO SOBRE IPAR EUSKAL HERRIA por Fermin Munarriz

"En el sur, de manera general, existe una visión idealizada de Ipar Euskal Herria como un territorio bucólico que ha sabido mantener viejas tradiciones y un modo de vida ligado a la tierra. Hay parte de verdad en ello (...) Pero la Ipar Euskal Herria del siglo XX es también urbana e industrial, terreno de luchas sociales, escenario de fenómenos migratorios, decorado de un fraude que cambió un gobierno y, ademas de testigo, también protagonista de la lucha independentista."
 
Iñaki Lekuona es periodista y profesor de Historia en Ziburu; Juantxo Egaña es fotógrafo y documentalista gráfico de amplia trayectoria; ambos son colaboradores de GARA y los autores de “Ipar Euskal Herria Iruditan”. (Naiz.info)
 
¿Qué nos encontramos en este libro?
Juantxo EGAÑA: El relato del siglo XX en Iparralde a través de más de doscientas imágenes. En muchos casos son fotografías inéditas y, en otros, casi iconos que no podían faltar. Podemos citar muchas: la primera selección vasca de rugby, vascos en la I Guerra Mundial o en la guerra de Argelia, la primera ikastola, el turismo, la resistencia, las primeras huelgas en Bokale... Me gustaría destacar las imágenes de dos sagas de fotógrafos muy conocidos; por un lado, Ouvert, de Baiona, autor de algunas de las fotos de la ocupación nazi, y por otra, Jean y Daniel Velez, padre e hijo, precursores del fotoperiodismo en Iparralde.
 
¿Qué Ipar Euskal Herria vamos a descubrir a lo largo del siglo XX?
Iñaki LEKUONA: Pues un territorio de contrastes entre una costa que comienza a urbanizarse y a abrirse al progreso, al turismo y a las nuevas convenciones sociales, y un interior muy conservador, rural y caciquil en su gran mayoría, con una presencia importante de la Iglesia, reaccionaria frente a los cambios y, al mismo tiempo, valedora de elementos tan sustanciales de nuestra tierra como la lengua vasca. Son estas tensiones propias del país y otras foráneas como las guerras mundiales, la migración o la dictadura en Hego Euskal Herria las que van a marcar el devenir del siglo XX a este lado del Bidasoa.
 
En Hegoalde hay cierto desconocimiento sobre el norte del país. ¿Este libro puede aportar un acercamiento entre ambos lados?
I.L.: En Iparralde el conocimiento de Hegoalde es mayor, o al menos más cercano. En el sur, de manera general, existe una visión idealizada de Ipar Euskal Herria como un territorio bucólico que ha sabido mantener viejas tradiciones y un modo de vida ligado a la tierra. Hay parte de verdad en ello; de hecho, a principios del siglo XX se construye esa imagen de la mano de escritores, músicos y realizadores franceses que descubren un país de costumbres y lengua peculiares, que –como escribió Víctor Hugo– no es Francia ni España.
 
Pero la Ipar Euskal Herria del siglo XX es también urbana e industrial, terreno de luchas sociales, escenario de fenómenos migratorios, decorado de un fraude que cambió un gobierno y, ademas de testigo, también protagonista de la lucha independentista.
 
¿Cómo ha sido la tarea de búsqueda de las imágenes?
J.E.: Muy laboriosa, pero fructífera. La mayor parte procede de fondos de Iparralde, pero, en total, hemos conseguido imágenes de más de setenta archivos de tres continentes. Hay fondos familiares, de instituciones públicas y de fotógrafos. La respuesta ha sido muy satisfactoria y el libro da una visión gráfica en todos los aspectos de la vida de esta parte de nuestro país.
 
Las imágenes van acompañadas de pies de foto y cada capítulo cuenta con una introducción. ¿Qué función cumplen los textos en el libro?
I.L.: Los textos sitúan al lector en una época y circunstancias concretas que, en ocasiones, nos resultan desconocidas. Las imágenes nos proponen un viaje a través del siglo XX y para ese trayecto nos hacía falta un mapa para orientarnos, porque en ocasiones las fotografías por sí solas no explican suficientemente su propio contexto. Los textos, sin querer ser exhaustivos porque no se trata de una investigacion histórica, pretenden colocarnos en ese lugar en aquel momento.
¿Hay contenidos que pueden sorprender a quien se acerque al libro?
J.E.: Hay fotografías que van a impactar a los lectores. Por Ipar Euskal Herria pasaron fotógrafos de renombre internacional, como los parisinos Seèberger con sus fotos de Chiberta, o Robert Capa, que supo retratar las fiestas de la aristocracia y las romerías populares. Jean Dieuzaide dejó testimonio de la vida de la posguerra. Por primera vez se publica una fotografía de unos contrabandistas en la zona de Larrun hecha por Jean Velez...
 
I.L.: Hay imágenes que nos llevan a hechos históricos que la mayoría de lectores, incluso de Ipar Euskal Herria, ignoran. Es el caso, por ejemplo, del bombardeo en la I Guerra Mundial de los Altos Hornos del Aturri por un submarino alemán. Evidentemente no hay fotos del ataque, pero sí una imagen del puerto de Baiona tomada poco antes. Otro ejemplo podría ser el del “caso Stavisky”, un fraude piramidal organizado en Baiona con la complicidad de su alcalde y que acabó con el gobierno francés de la época.

2017/03/08

QUE SIGNIFICA EL 8 DE MARZO DESDE TIEMPOS DE LA UNIÓN SOVIÉTICA

"El 3 de marzo de 1917, 30.000 obreros de la fábrica Putilov se quedan en paro ante el cierre de la factoría. Sus manifestaciones y protestas en Petrogrado fueron ahogadas en sangre por parte de la represión zarista. 5 días después, el 8 de marzo, las mujeres toman las calles de Petrogrado para reivindicar sus derechos"
 
" Cada ama de casa tiene que estar preparada para dirigir el Estado"
V.Lenin
 
En los años previos a 1917, el feminismo buscaba un día de reivindicación internacional de los derechos de la mujer. El 28 de febrero, el 19 de marzo fueron los primeros intentos de establecer un día de la mujer. En 1913, por primera vez, se utiliza el 8 de marzo por parte de las mujeres rusas para protestar contra la inminente guerra imperialista.
 
El 3 de marzo de 1917, 30.000 obreros de la fábrica Putilov se quedan en paro ante el cierre de la factoría. Sus manifestaciones y protestas en Petrogrado fueron ahogadas en sangre por parte de la represión zarista. 5 días después, el 8 de marzo, las mujeres toman las calles de Petrogrado para reivindicar sus derechos. Hartas de la guerra imperialista en donde morían sus hijos y maridos, hartas de esperar largas colas por un pedazo de pan, las mujeres de Petrogrado se manifiestan con el lema "Paz y Pan". Sus manifestaciones estaban cargadas de consignas políticas en contra del criminal régimen zarista. Era el inicio de la Revolución de Febrero, 5 días después el Zar abdicaba.
 
8 de marzo de 1917 en Petrogrado

Tras la Revolución de Octubre, la mujer había conquistado el derecho al voto, al divorcio y al aborto. Alejandra Kollontai, Comisaria del Pueblo desde el primer gobierno bolchevique, impulsó la oficialidad de la celebración del 8 de marzo en la URSS, como día de la mujer trabajadora. La celebración del 8 de marzo fue implantada en otros países (España por ejemplo lo adoptó por primera vez en 1936, recién elegido el gobierno del Frente Popular). La ONU tardó más de 60 años en establecer el 8 de marzo como día de la mujer.
 
En la Unión Soviética, el 8 de marzo era un día festivo, no se trabajaba. Las mujeres eran felicitadas y obsequiadas con regalos (generalmente flores). Si hubo un gran salto adelante en la lucha de la mujer, este fue tras la Revolución de Octubre. No sólo en la URSS, sino en todo el mundo ,comunismo también sirvió para que la mujer conquistara los derechos que le son propios.
A continuación una selección de imágenes y carteles que se usaron en la Unión Soviética para conmemorar tan glorioso día. ¡Viva la Mujer Trabajadora!
 
Fuente:

Archivo del blog