2014/07/22

El PNV colaboró en el cierre de Egin

"De poco valen las actitudes a posteriores de algunas plañideras jeltzales criticando el cierre y abogando por la libertad de expresión, cuando durante años habían colaborado gustosamente para que tropelías, como el cierre de medios de comunicación, se llevaran a cabo en un hipotetico Estado democrático."

Igor Meltxor
Boltxe.info
Se cumplen 16 años del cierren de los medios de comunicación EGIN y EGIN IRRATIA.

El juez Garzón, bajo las ordenes del ministro de Interior, Mayor Oreja, daban un golpe a la libertad de expresión en Euskal Herria aquel verano de 1998. Unos ejecutaron el cierre pero otros ya se habían encargado de allanarles el terreno años atrás.

A muchos nos vino a la memoria el “decreto contra el separatismo” de 1923, promulgado por la dictadura de Primo de Rivera. Por aquel entonces, los militantes jeltzales de “Aberri”, liderados por Eli Gallastegi, sufrían la represión de la dictadura, mientras que sus compañeros de la “Comunión Nacionalista” miraban para otro lado. Lo mismo que sucedió en 2003 con la ilegalización de la izquierda abertzale. Aquel decreto clausuró el periódico “Aberri”, organo de expresión del grupo de Gallastegi, mientras el semanario 

“Euzkadi” obtenía la complacencia de la dictadura para seguir publicando, una vez que cedieron a la petición de no publicar nada en euskara. Así pues, la historia volvía a repetirse.

El dia 22 de noviembre de 1993, ETA mataba al sargento de la Ertzaintza, Joseba Goikoetxea, atentado que desencadenaria el inicio de un camino emprendido por el PNV contra toda la izquierda independentista, y que a corto y largo plazo, daría sus frutos. Goikoetxea había sido denunciado desde las paginas del diario EGIN en diferentes informaciones realizadas por el equipo de investigación dirigido por Pepe Rei. La maquinaria mediática y policial del PNV, comandada por Atutxa, se puso en marcha y comenzó una dura campaña contra el diario abertzale que pronto tendría sus consecuencias. El ministro de Interior español, Jose Luis Corcuera y el lehendakari Ardanza, alzaban la voz al unísono para solicitar el cierre inmediato de EGIN, un sueño que verían hecho realidad cinco años después. En concreto el ex lehendakari afirmaba que la “desaparición de EGIN sería un favor para la higiene democrática” (24 noviembre 1993). El justiciero Atutxa, uno de los politicos mas queridos en el Estado en aquellos años, pedía “el ahogo económico y el boicot institucional” (25 noviembre 1993). La operación policial estaba servida y solo una semana después, efectivos de la policia del PNV irrumpían en la redacción de Hernani y la delegación de Bilbo, con una orden judicial dictada por el juez Bueren, y que tenía el sello personal de Atutxa.

Lo sucedido en el verano de 1998 con el cierre de EGIN, fue el epílogo de un guión auspiciado y amparado por el aparato politico-mediático del PNV desde años atrás. De poco valen las actitudes a posteriores de algunas plañideras jeltzales criticando el cierre y abogando por la libertad de expresión, cuando durante años habían colaborado gustosamente para que tropelías, como el cierre de medios de comunicación, se llevaran a cabo en un hipotetico Estado democrático.

Poco antes de que la Ertzaintza irrumpiera en la redacción de EGIN, como elefante en una cacharreria, el policia Atutxa, lanzaba deleznables acusaciones contra el diario y sus trabajadores: “lo que escriben ciertos profesionales de ese periódico perjudica directamente a los ciudadanos que leen sus articulos”, para posteriormente apostillar que “soy partidario del pluralismo y de la libertad de expresión, siempre y cuando se respete la barrera que separa lo lícito de lo ilícito o manipulado”. No se conformaba con tratar de publicitar un boicot contra EGIN, sino que iba más allá y se atrevía a anunciar las futuras actuaciones que, a su juicio, debían llevarse a cabo contra el diario, y citaba tres formas de actuación: “Primero, una actuación drástica, gubernativa. Segundo, una actuación judicial, nunca descartable. La tercera, y la que prefiero, es la respuesta de la propia sociedad, su renuncia y rechazo, a través de la no adquisición del diario y la no inserción de publicidad”. Por desgracia, las dos primeras se cumplieron a raja tabla cinco años después, gracias, entre otros, a lideres jeltzales como Atutxa, pero lo que no consiguieron fue el rechazo de la sociedad que tanto anhelaban, ya que tras el cierre de EGIN miles de personas inundaron las calles de Euskal Herria derrochando solidaridad con todos los trabajadores despedidos, y que un año despues, gracias a las aportaciones de numerosas personas posibilitaron la creación de un nuevo diario que vería la luz en enero de 199, con el nombre de GARA.

La vileza de Atutxa nunca tuvo limite y, tan solo una semana despues y con el cuerpo aun caliente del sargento Goikoetxea, arremetía como el mayor de los villanos contra EGIN: “Yo digo con tristeza pero con total convicción que aquel que estuviera insertando publicidad en ese medio, está adquiriendo una participación de la bala que Goikoetxea tenía alojada en su cuerpo” (1 diciembre 1993). Palabras que en cualquier democracia plena, podrían llegar a ser constitutivas de delito.

El 24 de agosto de 1994, el periodista Pepe Rei daría con sus huesos en la carcel tras ser acusado de “colaboración con banda armada”. El PNV veía como una de las personas que más habia trabajado e investigado el tan complicado entramado politico-policial e incluso empresarial del partido, era por fin apresado para regocijo de los politicos profesionales de Sabin Etxea. Un estoro menos, pensaron. Aunque solo unos meses después, el periodista gallego fue puesto en libertad provisional bajo fianza. Tras la detención del periodista, Atutxa declararía que, “los demócratas siempre nos alegramos de poner a disposición judicial a un presunto delincuente, en este caso a Jose Benigno Rei”, para después jactarse de que “la detención había demostrado que la actuación de la Policía vasca no se hace a humo de pajas”.

Ese mismo año, tanto el ministro Belloch, como el dócil parlamentario español, Iñaki Anasagasti, uno de los mayores exponentes del “abertzalismo virtual”, atacaban con especial dureza al diario EGIN. A su vez, el PNV advertía en un comunicado que “gentes vascas podrían actuar contra la izquierda abertzale” (24 noviembre 1994). ¿Amenazas? o ¿triste realidad?. El anuncio del PNV, por impactante que pareciera, no suponia ninguna novedad, ya que los miembros de la Ertzaintza llevaban tiempo actuando contra ciudadanos vascos en una espiral represiva que iba en aumento. Mientras tanto el Gobierno de Lakua, enfrascado en su particular cruzada contra el diario EGIN, recibía la noticia de parte del TSJPV, que le condenaba por sexta vez por descriminar al diario abertzale. Las ocho sentiencias acumuladas en contra del Gobierno vascongado por su continuo boicot institucional a EGIN (26 febrero 1995), no parecían tener la mayor repercusión en un Ejecutivo que semanas más tarde anunciaba que estaba dispuesto a “agotar todas las vias legales antes de insertar propaganda en EGIN” (4 abril 1995).

El atentado de ETA contra el ertzaina y militante del PNV, Ramón Doral (5 marzo 1996), sería una disculpa mas para que el partido jeltzale pusiera a engrasar toda su maquinaria con el objetivo de provocar el aislamiento de la izquierda abertzale. Los jovenes del PNV, enrolados en EGI, pronto pasaron a la acción, empapelando las paredes de los pueblos de Euskal Herria con insultantes y calumniadores pasquines contra, una vez mas, el diario EGIN y su equipo de investigación: “Pepe Rei apunta, ETA dispara”. El periodista gallego habia realizado investigaciones sobre la Ertzaintza y el nombre de Doral aparecía en algunas de ellas, por todo ello, el PNV veía de nuevo en Pepe Rei, la disculpa perfecta para continuar su cruzada difamadora contra el diario y sus trabajadores.

A los pocos dias de enterrar a uno de sus militantes, el PNV decidia dar un empuje a su particular proceso de construcción nacional, firmando en Madrid un pacto de legislatura con el nuevo gobierno del PP de Aznar.

La fijación del PNV con EGIN volvió a quedar de manifiesto con ocasión de la detención de dos de sus redactores, Fernando Alonso y Andoni Murga (18 agosto 1996). Los ataques contra el diario eran cada vez mas virulentos y personajes como Atutxa aprovechaban cualquier circunstancia para arremeter contra un medio de comunicación que dia tras dia resistía estoicamente las calumnias y difamaciones constantes. Tras los continuos ataques, curiosamente sería el portavoz del Gobierno español, Miguel Angel Rodriguez (quien lo diría) quien afirmara: “EGIN no se debe cerrar. (…) las palabras no matan, sino las pistolas encontradas en los domicilios de los dos redactores detenidos” (20 agosto 1996). Pero Atutxa y sus correlegionarios estaban en un nivel superior de acoso y derribo contra el periodico, como así lo reflejan las declaraciones que el ínclito consejero de Interior realizó tras la detención de los dos periodistas, y que pueden servir de explicación a lo sucedido en el verano de 1998. Estas fueron las denigrantes perlas contra EGIN:

“EGIN es como una pequeña bomba de amonal (…). Todas las mañanas explota una pequeña bomba, de unos cincuenta gramos de amonal que es EGIN (…). EGIN es además un caldo de cultivo para que surjan elementos que acaban delinquiendo en lo más horrendo y atroz, que es el terrorismo” (22 agosto 1996).

El 15 de agosto Garzon clausuraba EGIN y EGIN IRRATIA. El PNV emitia un comunicado donde señalaba que el auto del juez “parecia cumplir los requisitos legales y contar con las suficientes garantias de que no sea una acción arbitraria”. Como pitonisos no tienen precio. Ni en aquellos duros momentos el infame Atutxa cesó en sus ataques, declarando que “la empresa editora va a tener unas garantias juridicas de las que no disponen las victimas de ETA”, para añadir que “EGIN ha tenido mucho que ver en la existencia de gente que se ríe de la muerte de otros”.

Este relato trata de demostrar la colaboración directa y necesaria del PNV en la clausura del diario EGIN. Sin ellos nunca hubiera sido posible.

Años más tarde se demostraría que el cierre fue una tropelía pero a dia de hoy, su director, Jabier Salutregi continúa en prisión. A él le robé el término de “abertzalismo virtual” y desde aquí le brindo mi mas sincero homenaje.

2014/07/21

ELKARRIZKETA JOSEFINA LAMBERTORI, FAXISTEK 36AN NAFARROAN HIL ZITUZTEN VICENTE LAMBERTOREN ALABA ETA MARAVILLAS LAMBERTOREN AHIZPA

"Aitaren eta ahizparen bizitza ezin didate itzuli, baina ostutakoa bai. Orduan hasiko nintzateke justizian sinesten. Ez dut inolako itxaropenik ez Argentinan, ez Nafarroan eta ez inon."

Maialen Belarra 
Berria

Zazpi urte zituen arren, Josefina Lambertok (Larraga, Nafarroa, 1929) ez du erraz ahaztuko bere aita Vicente eta ahizpa Maravillas inolako azalpenik gabe eraman eta fusilatu zituzten eguna. Aitari UGTko kide izatea egotzi zioten, eta ahizparen «bekatua» aita zaindu nahi izatea izan zen. Nahiz eta 78 urte pasatu, Lambertok borrokan segitzen du, justiziaren bila; ez du etsiko aita topatu arte.

36ko gerran, 3.400 lagun inguru fusilatu zituzten; haien artean, zure aita eta ahizpa. Nola gogoratzen duzu egun hura?

Gogoan dut 1936ko abuztuaren 15ean gure etxeko atea jo zutela goizeko ordu bietan. Ama koitaduak ez zuen atea ireki beste erremediorik izan. Hala, gizon horiek metrailetak eskuetan zituztela sartu ziren etxean, eta zuzenean aitaren bila joan ziren. Nire ahizpa Maravillasek 14 urte zituen momentu hartan, eta bazekien herrian ordurako pertsona asko desagertuak zirela. Hori zela eta, falangistei eskatu zien haiekin eramateko, gure aitari zer egiten zioten jakiteko, eta haren arrastoa ez galtzeko.

Biak eraman zituzten orduan.

Eraman bai, baina bueltan ekarri ez. Aita Larragako udaletxe azpian dagoen kartzelara eraman zuten, eta ahizpa, berriz, gora igo zuten, idazkaritzara. Ezin dugu ziur jakin, baina badirudi nahi izan zuten guztia egin zutela harekin, inguruko bizilagunek jantzi guztiak txiki-txiki eginda zituela ikusi baitzuten. Gauza onik ez zioten egin, beraz. Hurrengo goizean, amak esnatu gintuen, eta aitari gosaria eramateko esan zigun. Baina, zoritxarrez, nire ahizpa Pilar eta biok udaletxera iritsi ginenerako, aita jada ez zegoen han.

Maravillasi buruz zerbait esan zizuen amak momentu hartan?

Ezertxo ere ez. Ez genuen ezer gehiago jakin haietaz. Antza denez, aita Ibirikura eraman zuten, edo hori da behintzat guri esan zigutena. Halere, gorpuzkiak ez dira agertu; aitarena orain dela gutxi bilatu zuten, ingurune guztia induskatu zuten, baina ezer ere ez. Ahizpari dagokionez, herritar batek esan zigun behin animaliak bazkatzera eraman zituela eta, gauean haien bila joan zenean, hilotz usaina sumatu zuela. Hara hurbildu, eta gorpu bat ikusi omen zuen, guztiz desitxuratua; txakurrek janda. Gainera, ordurako erabat ustelduta zegoen, eta erre egin ei zuten.

Momentu latzak izan ziren.

Latzegiak. Aita eraman zutenetik, gure bizitza errotik aldatu zen: ama kartzelara eraman zuten, lurrak kendu zizkiguten, behor bat eraman ziguten, etxeko objektuak lapurtu zizkiguten, eta abar. Ezer gabe utzi gintuzten. Gogoan dut egun batean gozoki batekin etorri zirela gure etxera, ni engainatu nahian, gure aitaren armak erakusteko eskatuz. Irudi hori ez dut erraz kenduko burutik. Gainera, ama bizpahiru egunez egon zen kartzelan, eta ahizpa eta biok bakar-bakarrik geratu ginen etxean. Bizilagunek ez ziguten ogi zati txiki bat ere eman. Behin ama espetxetik aterata, militar baten etxera joan zen lanera, eta gu beste familia batekin utzi gintuen urtebetez. Oso egoera txarrean bizi ginen, eta behin eta berriz mespretxatzen gintuzten. Ez hori bakarrik: etxe hartatik atera ondoren jakin genuen etxe hartako semeak bortxatu eta hil zuela gure ahizpa. Handik Iruñera joan ginen.

Iruñean zuen bizitza hobetzen hasi zen?

Ez pentsa. Guztia kendu ziguten falangistek, eta gure ama eskean ibili zen hasieran. Gero, lantxo bat atera zitzaion Estafeta kalean, porlanezko zakuak josten. Miseria bat ordaintzen zioten, eta maiz ez zioten ematen zor zioten guztia. Handik gutxira gaixotu egin zen, eta ezin izan zen lanera joan. Horren ondorioz, errentan hartua genuen etxetik bota gintuzten, eta eskaileretan egin behar izaten genuen lo. Oso haurtzaro tristea izan genuen.

Gero, moja sartu zinen.

Bai, baina asko damutu naiz nire bizitzako berrogeita sei urte eta nire osasuna bizimodu hari eskaini izanaz. Kriminal hutsak dira: ez dute beste izenik merezi. Komentuan sartzean ez nekien non sartzen nintzen, baina segituan erakutsi zidaten esklaboak behar zituztela, eta ez mojak. Ez naiz besterik izan, esklabo bat.

Non egin duzu lan?

Pakistanen, Iruñean eta Madrilen. Hogeita bost urterekin, Pakistanera bidali ninduten hamalau urtez. Hango klima oso gogorra da, eta malaria pasatu behar izan nuen. Egia esateko, oso gaizki tratatu ninduten; gaztea nintzenez, edozer egin ahalko nuela uste zuten, eta nahiko abandonatuta utzi ninduten. Pakistandik bueltan, Iruñera etorri nintzen, baina etxe barruan lan egitera behartzen ninduten. Esan bezala, esklabo bat nintzen. Garbitegian, sukaldean, etxea garbitzen eta halakoetan pasatzen nuen eguna.

Lanik gogorrena egitera behartzen zintuzten, beraz.

Zalantzarik gabe. Familia aberatsetakoak ez ginenak neskametzat gintuzten. Komentuan lan egitea galgarri handia izan da niretzat, pertsona gisa. Sartu nintzen momentutik gutxiesteaz gain, haientzat ez nintzen ezer. Haien nahiak betetzeko eta haiek zikindutakoa garbitzeko nengoen. Gainera, ezin nien erantzun, ia ezin nuen hitzik ere egin... Guztiari amen esan behar zitzaion; haien amen, noski. Esklabotasun osoa zen hura.

Nola lortu zenuen komentutik ateratzea?

Franco hil zenean, gure aitaren bila joateko baimena eman ziguten, eta ni ere joan nintzen. Nik aita aurkitu nahi nuen, ez besterik, baina ez zidaten utzi. Mojek debekatu egin zidaten, eta, aurre egin nienez, Madrilera bidali ninduten. Hango komentuan beste hamabi urte eman ondoren, zulo hartatik ateratzea eta behingoz ni neu izatea erabaki nuen, ez inoren neskame. Geroztik, nik nahi dudana naiz. Orain dela hemezortzi urte utzi nuen komentua, baina izugarri kosta zitzaidan, handik aterata ezer eta inor gabe geratu bainintzen. Ez nuen batere dirurik, eta inor ez zegoen laguntzeko prest. Halere, ez nuen hondoa jo, eta, borrokatuz, azkenean Iruñera itzultzea lortu nuen. Mojek hondoratuta ikusi nahi ninduten, baina ez nien plazer hori eman, ezta emango ere. Asko kostatu arren, aurrera egin behar da, eta indarra ez dagoen tokitik atera behar da. Egia da izugarri sufritu dudala, baina sufrimendu horrek indartsuagoa egin nau.

Hainbeste urteren ostean, zer sentitzen duzu garai hauetan?

Guztia pizten zait ostera; berriz bizitzen dut garai hartako miseria, miseria gorria. Gainera, orain buruargi batzuk esaten hasi dira dirua kobratzeko asmoz ari garela nire aitaren bila eta beste hainbat fusilaturen bila. Jada ez dakite zer asmatu. Harrigarria da oraindik nolako mina egin dezaketen!

Noizbait alarma faltsuren bat izan duzue?

Behin, gizon bat hurbildu zitzaidan, ezagutzen ninduela esanez. Aipatu zidan bazekiela non zeuden Larragako herritarren bi gorpu. Momentu hartan barrua mugitu zitzaidan, eta ahizpari galdetu nion ea ez ote zen gure aita izango horietako bat. Hark ezetz erantzun zidan, gorpuzki horiek Añorben zeudela, eta gure aita Ibirikun zegoela, baina, halere, hara joatea erabaki genuen. Hantxe zegoen Larragako norbaiten eskeletoa; lepotik behera oso-osorik, baina burezurra falta zitzaion. Ikusgarria zen. Kontua da hara joan ginela, alde guztietara joan garela, eta aita ez dela agertzen. Itxaropena galtzen da azkena, baina jada ez dakit horrelakorik ba ote dudan.

Iazko abenduaren 5ean Nafarroako Parlamentuak Memoria Historikoaren legea onartu zuen. Zerbait egin dute geroztik?

Iseka egin digute lege horrekin. Ez digute kasurik egin, eta ez diote aurre egin beren erantzukizunari. Niri aita non dagoen esaten ez didaten bitartean, ez dut inongo legetan sinetsiko. Sartagudako parkean egin nahi dena ere ez dute ordaindu nahi. Hildakoak onartzen dituen paper batek ez du ezer moldatzen. Zer egingo dut nik paper batekin? Orain gobernuan daudenek hor jarraitzen duten bitartean, ez dute ezer egingo. Hitz asko, baina egin, ezer ez. Horrela ez goaz inora.

Urte hasieran 52 hobitan lan egiteko asmoa zenuten, 350 biktimaren arrastoak aurkitzeko xedez.

Nafarroako Fusilatuen Senideen Elkartekoak leku askotara joaten dira, zerbait aurkitu nahian, eta pixkanaka-pixkanaka ari dira arrasto zenbait aurkitzen. Dena dela, Nafarroako Gobernuak 20.000 euroko aurrekontu bat prestatu zuen gure ikerketara bideratzeko, baina diru horretako xentimorik ere ez dugu ikusi.

Horrez gain, orain Argentinan frankismoko krimenak ikertzen hasi dira. Zer iruditzen zaizu atzerrira jo beharra justiziaren bila?

Tamalgarria. Halere, zerbaitetarako balio duela ziurtatuko balidate, Argentinaraino joango nintzateke behar denari laguntzera. Baina haiek badakite oraindik bizirik nagoela, eta ez dute ezer egin. Hasteko, itzul dezatela lapurtutakoa. Dena ez bada ere, zerbait itzultzea lehenengo pausoa litzateke. Aitaren eta ahizparen bizitza ezin didate itzuli, baina ostutakoa bai. Orduan hasiko nintzateke justizian sinesten. Ez dut inolako itxaropenik ez Argentinan, ez Nafarroan eta ez inon.

Zerk dauka lehentasuna zuretzat?

Aita topatzeak, behingoagatik deskantsa dezan. Hori bai, nik ez diot inori ezer barkatuko; ez dago eskubiderik inori bizitza lapurtzeko, eta, are gutxiago, inolako arrazoirik gabe. Moja maltzur horiei ere ez diet barkatuko nire bizitza izorratzen saiatu izana.

Maiatzean, Iruñeko Ziudadelan erakusketa bat jarri zuten Espainiako armadako America 66 erregimentua omentzeko. Zer iritzi duzu erakusketa horren inguruan?

Oso lotsagarria iruditzen zait. Horrekin ere iseka egin digute. Zaila da familian fusilaturen bat duen norbaitek horrelako basakeria bat onartzea eta ulertzea. Burla egiten digute behin eta berriz, eta ez dira nekatzen.

Orain, zein da zure egunerokoa? 

Goizero zazpietatik bederatzi eta erdietara, Miserikordia etxean garbitegian laguntzen dut, arropa guztiak garbitzen eta tolesten. Horren truke, 98 euro ematen dizkidate hilean. Gero, Iruñeko jantoki solidario batera joaten naiz laguntzera, eta arratsaldean elbarri dagoen gizon bat zaintzen dut, koitaduak ez baitu beste inor bizitza honetan.

Gertatu zaizun guztia eta gero, zoriontsu zara?

Komentuan baino askoz ere zoriontsuago. Lagun zoragarriak ditut, eta Gorka Moreno ere hor dago, beti laguntzeko prest. Nafarroako Fusilatuen Senideen Elkarteko kideak ere nire ondoan daude, behar dudanerako. Zer gehiago eska dezaket? Ez daukat familiakorik, baina lagun bikainak ditut. Gertatzen dena gertatzen dela, badakit ez nautela bakarrik utziko, eta, orain arte bezala, beti aurrera egingo dut.
(Berria. 2014-07-20. Maialen Belarra / Iruña)

2014/07/19

Bonn y Washington idearon con oficiales nazis un ejército secreto.

"Después de la rendición nazi, el experimentado militar Albert Schnez colaboraba estrechamente con los servicios de Inteligencia estadounidenses en Italia. Documentos lo vinculan con la creación de una estructura militar clandestina que en el caso de una invasión soviética del territorio italiano debería apoyar una guerra de guerrillas."

INGO NIEBEL COLONIA
Pintxogorria
Un Ejército clandestino, formado por las divisiones de élite de Adolf Hitler, incluidas las de las SS, debía reconquistar la Alemania Occidental en el caso de una invasión soviética. Vuelve el recuerdo de la red Gladio de la OTAN.

En caso de una invasión soviética, ¿qué hacer? Es la pregunta que no solo se planteaba el canciller demócrata cristiano Konrad Adenauer (CDU) en 1950. Un lustro después de la capitulación incondicional de la Alemania nazi, el país estaba dividido en dos estados y ocupado por las tropas victoriosas de la Segunda Guerra Mundial. Aunque en 1949 Washington, Londres y París impulsaron la creación de la República Federal de Alemania (RFA), Adenauer gozaba como mucho de una soberanía parcial y no disponía de un Ejército propio porque el Estado francés no lo quería.

Albert Schnez  a la izquierda junto a un militar de EEUU











La Guerra de Corea fue considerada por los alemanes occidentales como una muestra de que EEUU no era capaz de evitar una invasión comunista. Konrad Adenauer y su entorno, todos ellos anticomunistas ya desde antes de la dictadura nazi (1933-1945), temían que en el caso de una agresión por parte de la socialista República Democrática Alemana (RDA), respaldada por la Unión Soviética, Bonn se encontrara sola ante el peligro porque Washington, Londres y París no lucharían por una Alemania desarmada.

En este escenario, caldo de cultivo de miedos, surgió la idea de crear una estructura militar clandestina. Su objetivo era organizar a soldados de las divisiones de élite del Ejército hitleriano para poder trasladarlos, en caso de emergencia, a territorio francés para que recibieran armas y uniformes con el objetivo de emprender su «lucha de liberación» contra el invasor.

En aquel momento no estaba claro bajo qué bandera los experimentados veteranos entrarían en combate, si como alemanes o como legionarios del Ejército estadounidense. Para esa eventualidad, Washington ya había cambiado su legislación con el fin de permitir que ciudadanos de otras nacionalidades pudiesen ingresar en sus Fuerzas Armadas. Eso invita a reflexionar sobre si EEUU podría haber estado pensando también en esa posibilidad aunque faltan aún más datos que los acrediten.

Según diversos documento a los que ha tenido acceso el historiador Agilolf Kesselring, quien por encargo oficial investiga la historia del servicio secreto exterior, el BND, un papel importante a la hora de poner en práctica esta peculiar especie de milicia fue jugado por el excoronel Albert Schnez. Después de la rendición nazi, este experimentado militar colaboraba estrechamente con los servicios de Inteligencia estadounidenses en Italia. Los documentos que cita Kesselring vinculan a Schnez con la creación de una estructura militar clandestina que en el caso de una invasión soviética del territorio italiano debería apoyar una guerra de guerrillas.

Por el contrario, en Alemania, Schnez contactó con altos mandos militares del disuelto Ejército nazi que habían comandado divisiones de élite. Con cierta naturalidad incluyó en sus planes también a los altos mandos de las Waffen-SS (brazo armado de las SS). Era una época en la que, por un lado, la Alemania de Adenauer hizo la vista gorda ante los crímenes nazis y, por otro, hubo cierta dinámica de parte de los actores del régimen hitleriano de «rehabilitarse», buscando su lugar en el nuevo sistema político haciendo gala de su anticomunismo. De esa forma se explica el masivo resurgimiento de las asociaciones de veteranos, encuadrados en sus antiguas divisiones. Poco después, la Organización Gehlen (por Reinhard Gehlen), el embrión del BND, que operaba bajo la tutela de la CIA, se hizo cargo de ese Ejército clandestino que nunca entró en acción.

Finalmente, la idea de Albert Schnez quedó obsoleta cuando tanto Bonn como las potencias occidentales decidieron el rearme de Alemania. Así, en 1955, la RFA se integró en la OTAN y un año más tarde presentó las primeras unidades militares de la nueva Bundeswehr (actuales Fuerzas Armadas), dirigidas por oficiales de la Wehrmacht (Ejército nazi).

Operación Gladio
En su investigación, Kesselring evita relacionar la estructura de Schnez con el Ejército secreto clandestino de la OTAN que se llegó a conocer hace veinte años con el nombre de Operación Gladio, una red clandestina secreta anticomunista que operó en Italia bajo la dirección de la Alianza y de la CIA. Esta red tenía como misión llevar a cabo acciones de espionaje y sabotaje contra hipotéticos invasores soviéticos de países occidentales. Su denominador común fue que la OTAN reclutó ante todo elementos fascistas para tal tarea. En Alemania, el BND se encargó de la organización de esta red, pero ya en 1984 la RDA había identificado a cada uno de los «gladiadores» de la RFA, que servían de enlace con este servicio secreto.

Sin embargo, sigue siendo un enigma quién y hasta qué punto organizó al neonazismo dentro de la red alemana de Gladio. Ya en la época de Schnez se descubrieron algunas organizaciones nazis que se preparaban para atentar contra políticos socialdemócratas y comunistas en Alemania.

Por un lado, se desmanteló una red de exjerarcas nazis de tercera y cuarta categoría que se preparaba para dar algún tipo de golpe de Estado con el objetivo de hacer nacer el IV Reich. Por otro, se trataba de jóvenes y no tan jóvenes que al estilo de la guerrilla hitleriana, conocida como «Werwolf» (hombre lobo), se dotaron con armas y «zulos» para actuar en el caso de una invasión soviético o de un auge de las fuerzas de izquierdas en la Alemania occidental.

Con ocasión del atentado contra la Fiesta de Cerveza en Munich (1980), en el que murieron trece personas, surgieron los primeros indicios sobre una vinculación con grupos neonazis y las estructuras ocultas del Estado de la RFA. Pero pronto el Gobierno del socialdemócrata Helmut Schmidt construyó la versión de que la masacre había sido obra de un solo hombre frustrado.

Y la historia no terminó ahí sino que continúa hasta hoy en día. En 2011, se descubrió la existencia del grupo violento neonazi NSU que a lo largo de trece años acabó con la vida de diez personas, incluida una agente de policía, robó a bancos y puso bombas a pesar de que el servicio secreto interior tenía infiltrado su entorno. Han surgido otros indicios que hablan de al menos otro grupo violento más. Pero los documentos que podría acreditar o descartar este extremo fueron destruidos en el momento en que sendas comisiones parlamentarias empezaban a investigar el tema.

2014/07/17

Memoria antifascista

"...si las agresiones hitlerianas a los pueblos europeos de la década de los 40 del siglo pasado era fascismo, también los ataques y agresiones imperialistas a Irak, Libia, Siria o Ucrania son ataques fascistas y quien justifica y aplaude esas agresiones es cómplice del fascismo por mucho que se diga de izquierda o milite en este o aquel colectivo social."

Andoni Baserrigorri
La Haine
 
Han pasado más de 70 años y visitar el campo de refugiados de Gurs, sigue estremeciendo. Conocer los lugares donde tantos comunistas, abertzales, anarquistas…antifascistas malvivieron tras la victoria del fascismo español y muchos de ellos y ellas murieron en condiciones infrahumanas hace hervir la sangre de ira. La historia es implacable y duele saber que las personas bien nacidas, las que lucharon por un mundo mejor, sin explotación, de igualdad y libertad acabaron de aquella manera sus días mientras que los mal nacidos, los que negaban la libertad a las personas y los pueblos y los que apostaban por continuar con la era de la explotación vivian a cuerpo de rey y dominaban y gobernaban Euskal Herria y gran parte de Europa y del mundo.

Las personas que reposan en los campos de Gurs jamás vacilaron un momento en su determinación de combate contra el fascismo. Lucharon contra el golpe franquista y después contra el nazismo alemán. En ningún momento se les escuchó lamentarse por la terrible suerte que corrían en los infames barracones de Gurs y asumían eso como el precio elevadísimo que pagaban por la libertad y la dignidad.

De la misma manera el Che Guevara y su guerrillerada luchó hasta el último momento en las sierras de Bolivia, heridas, hambrientas pero con la idea de la revolución en la mente. Entendían la lucha, no como la pertenencia a un modismo de batucada sino como la entrega al trabajo, el estudio y el fusil, como bien indica el escudo de las Juventudes Comunistas Cubanas.

Y tantos ejemplos más…el ardor de los sandinistas y los salvadoreños, la indomable determinación de tantas guerrillas a lo largo y ancho del planeta, el espíritu de lucha de la Colombia insurgente…tantos y tantos antifascistas asesinados como Carlos Palomino y otros casos similares en el estado francés e Italia.

El antifascismo nunca puede ni debe ser una estética ni una manera de vestir o una determinada música. El antifascismo es ante todo compromiso y lucha, determinación para hacer frente a quienes llevan siglos amargándonos la vida, a quienes nos niegan todos los derechos que como clase, personas y nación nos corresponden. El antifascismo es internacionalismo y amor hacia otros pueblos que luchan en lejanas o cercanas tierras pero por los valores antes citados. El antifascismo no es una forma de vida, es ante todo consagrar tu vida de la manera que creas conveniente o puedas a la lucha que lleva adelante la humanidad consciente por un mundo sencillamente mejor, sin oprimidos ni opresores, de hombres, mujeres y pueblos libres.

Todo esto que decíamos viene a colación porque en pleno siglo XXI, en el año 2014 es terrible poder comprobar que el fascismo no sólo se ha repuesto de su derrota histórica tras la II guerra mundial sino que sigue muy vivo y en ofensiva. Y frente a este hecho incuestionable, las fuerzas que le hacían frente hace 70 años no son las mismas tanto en lo cualitativo como en lo cuantitativo. La conciencia antifascista no esta en sus mejores momentos precisamente.

Y es que tras las terribles imágenes que nos llegan, vía redes sociales en su mayoría del este de Ucrania la reacción de los partidos y colectivos de izquierda siguen siendo mínimos. Y en el caso ucraniano caben pocos debates acerca del carácter nazi del gobierno de Kiev.

Bombardean población civil, niegan la autodeterminación al pueblo de Novoros, asesinan civiles con armas prohibidas ¿Qué más datos necesitamos para denunciar estos hechos y salir a la calle?

Que la izquierda otanica de Santiago Alba Rico y sus mariachis y seguidores hayan asegurado, una vez más, que se trataba de un levantamiento popular no era de extrañar, que hayan aplaudido con las orejas el ascenso al poder de una junta de gobierno neonazi, tampoco es novedoso, pero que el resto de la izquierda padezca esta pasividad si que es del todo desesperante.

¿Necesitaremos fotos de campos de concentración para los civiles de Novoros para concienciarnos? .Con un bagaje de solidaridad minimo hacia Libia o Siria la izquierda revolucionaria no está en disposicion de sacar pecho en cuanto a antifascismo se refire. Y quede claro que si las agresiones hitlerianas a los pueblos europeos de la década de los 40 del siglo pasado era fascismo, también los ataques y agresiones imperialistas a Irak, Libia, Siria o Ucrania son ataques fascistas y quien justifica y aplaude esas agresiones es cómplice del fascismo por mucho que se diga de izquierda o milite en este o aquel colectivo social.

Las condiciones de vida de las gentes de Libia hoy día son un misterio porque ninguna información facilitan los grandes medios de comunicación del poder burgués. Sean medios de comunicación abiertamente fascistas, de derechas o de seudo izquierda. Pero mucho nos tememos que se asemejan a las penalidades por las que tuvieron que pasar los luchadores y luchadoras antifascistas de la época del nazismo. En aquellos años había conciencia y lucha… ¿Qué hay hoy día? ¿Qué va quedando de aquel espíritu antifascista?

De la misma manera que los nazis asesinaban población civil allí donde iban, lo hace el gobierno fascista ucraniano. Si Lidice (1) fue arrasada por el ejército hitleriano y pasados por las armas sus moradores, algo parecido hace el sionismo en Palestina. El fascismo es siempre el mismo y sus formas idénticas. Lo que ha cambiado es el antifascismo.

O cambiamos y “nos ponemos las pilas” y empezamos por hacer a un lado a esa izquierda otanica y guay de batucada y recuperamos los valores y actitudes de las gentes de aquellos años, muchos de los cuales reposan en los campos de Gurs, o dentro de poco volveremos a ver campos de refugiados, poblaciones civiles exterminadas y el fascismo triunfante en la burguesa y acomodada Europa. Y será con la complacencia de la Unión Europea cada vez mas a la derecha y usando sin disimulos tanto a nazis como fanáticos religiosas islamistas.

Ese día tendremos que espabilar sí o sí y no inventaremos nada nuevo. Nos tocará actuar y luchar como lucharon esas mujeres y hombres cuyo mejor homenaje no es una placa sino recuperar sus valores

(1) – Lídice era un pueblo de Checoslovaquia, recordado por haber sido completamente destruido y sus habitantes asesinados, a instancias de Adolf Hitler , por el ejército nazi de ocupación durante la guerra en represalia por la ejecución por la resistencia del jerarca nazi Heydrich.

2014/07/16

Aitor Aspururi elkarrizketa, kazetaria eta Gatazka kolektiboko kidea

"...gurean dagoen drogen erabilera ez da batere alternatiboa, ez ditu beste esparru batzuetan sustatzen ditugun balioak sustatzen. Baina, gainera, horren inguruko eztabaida proposatzen denean, ekidin egiten da."


Gotzon Hermosilla
BERRIA

Gatazka kolektiboak Drogas, capitalismo y movimientos radicales (Drogak, kapitalismoa eta mugimendu erradikalak) izeneko liburua kaleratu du oraindik orain, DDT argitaletxearen eskutik, xede argi batekin: eztabaida piztea. Izan ere, proposamen itxiak baino gehiago, kritikak, zalantzak, eztabaidarako ideiak agertzen dira lan horretan, ikuspegi kritiko batetik betiere, «ezker erradikalaren barruan eztabaida bideratu eta horrek drogekin duen harremana ispiluaren aurrean jartzeko». Aitor Aspuru (Laudio, Araba, 1981) Gatazka kolektiboko kidea da, eta liburuaren egileetako bat.

Drogen gaia deserosoa al da mugimendu erradikaletan?

Bai, oso deserosoa. Normalean beti izaten da deserosoa, baina mugimendu antikapitalistetan suposatzen da ideia batzuk baditugula eta horren araberako jokabideak dauzkagula, eta, hala ere, hesi moduko bat dago, ganorazko eztabaida bat egitea galarazten duena.

Zein da drogen eta kapitalismoaren arteko harremana?

Droga negoziorik indartsuenetako bat da, diru asko mugitzen du. Nik ez dut konspirazioetan sinesten, ez dut uste estatuek ezkutuko hitzarmena dutenik drogak saltzeko, baina argi dago diru hori guztia nonbait dagoela. Erantzuna, seguru asko, bankuek eta enpresa handiek izango dute. Baina zaila da pentsatzea botereak, edo boterean parte hartzen duten batzuek, ez daukatela zerikusirik kapitalismoaren motorretako bat den negozio batean.

Baina harremana ez da horretara mugatzen, liburuan azaltzen duzuenez.

Drogak bat datoz kapitalismoaren ideologiarekin, eta sistema horren zenbait joera indartzen dituzte. Bestalde, kapitalismoak gure bizitzetan sartzeko duen gaitasuna adierazten dute. Kapitalismoaren zenbait balio (bat-batekotasuna, hedonismoa, emaitza azkarrak lortzea eta abar) oso bat datoz drogek ezartzen duten dinamikarekin. Nik uste dut drogak kapitalismoaren Troiako zaldia direla, autoak edo kontsumismoa diren moduan, desberdintasun batekin: horiek guztiak kritikatzen ditugu, eta drogak, aldiz, ez.

Historikoki, nola egin diote aurre drogen auziari Euskal Herrian kapitalismoaren kontra azaltzen diren mugimenduek?

Mende hasieran, anarkistak oso kritiko agertzen ziren alkoholaren eta drogen aurrean, baina gaur egungo kontsumo gizarteak ez du zerikusi handirik orduko gizartearekin. 1970eko hamarkadan, drogen kontsumoaren eztanda gertatu zenean, heroinak indar handia hartu zuen eta oso ondorio latzak izan zituen. Mugimendu erradikaleko talde politiko guztiak heroinaren kontra lerrokatu ziren eta arazoa kokatu zuten estatuaren kontrako gatazkaren barruan. ETAren ekintzak izan ziren beharbada horren adierazpide muturrekoena, baina herri mugimendu osoak sekulako ahalegina egin zuen horren kontra borrokatzeko. Hala ere, ez zen sakondu gainerako drogen inguruko kritikan. Horrek ekarri digu gaur egun denok argi edukitzea drogek zenbait ondorio negatibo dituztela, baina inori ez bururatzea beharbada horri aurre egin beharko geniokeela.

Zer gertatu zen 1980ko hamarkadan drogen auziaren inguruan sorturiko herri mugimenduarekin?

Nik uste dut mugimendu horri gertatu zaiola intsumisioaren aldeko edo zentral nuklearren aurkako mugimenduei gertatutako gauza bera: epe historiko bat bete zuten, eta gero horren inguruko grina galdu zen. Lemoizen inguruan sekulako borroka antolatu zen; gaur Garoña dugu ondo-ondoan, baina horren kontrako mugimendua ez da inoiz hain indartsua izan. Intsumisioak garaipena lortu zuen, baina gero ez zuen jarraipenik izan militarismoaren kontrako borroka sendo batean. 80etako mugimendu hura heroinaren agertzeak sorrarazi zuen batez ere; heroinaren eragina apaldu zenean, mugimendua ere gainbeheran sartu zen.

Jai eredua ere aipatzen duzue liburuan.

Drogek zerikusi handia dute jai giroarekin. Herri mugimenduak esan ohi du jaietarako eta aisialdirako bestelako eredu bat duela, eta neurri batean hala da. Baina beste gauza batzuetan jai eredu kapitalista eta herri eredua ez dira hain desberdinak. Gaueko ordu txikietan txosna gune batean edo dantzaleku batean aurkitzen ditugunak ez dira hain desberdinak. Bestalde, horrek ordu kopuru eta ahalegin izugarria eskatzen digu, eta ondorioa da herri mugimenduetako militanteok adituak garela barra baten atzean lan egiten, kontzertuak antolatzen eta abar, baina beste zenbait kontutan, atxiloketa baten aurrean nola erreakzionatu, adibidez, oinarrizko prestakuntzarik ere ez dugu.

Beraz, zuen ustez, hor arazo bat dago.

Begien bistakoa da, eta horren frogarik argiena da zenbait mugimendutan ezinezkoa dela horretaz eztabaidatzea. Nire ustez, gurean dagoen drogen erabilera ez da batere alternatiboa, ez ditu beste esparru batzuetan sustatzen ditugun balioak sustatzen. Baina, gainera, horren inguruko eztabaida proposatzen denean, ekidin egiten da.

Zuen asmoa «eztabaida piztea» dela esan duzue behin eta berriro. Baina, horretaz aparte, proposamen zehatzik egiten duzue gaiaren inguruan?

Asmo bakarra da eztabaida piztea eta, ahal dela, eztabaida jatorra izatea, betiko topikoetatik aldenduta. Gero, kolektibo eta mugimendu bakoitzak erabakiko du drogen erabilerak arazorik ekartzen ote dion eta horren aurrean zer egin nahi duen. Nik ez daukat erantzunik. Baina arazoa ez da «drogak bai ala ez», drogak beti egongo direlako hor, baizik eta zergatik erabiltzen ditugun eta ea horretaz kontziente ote garen.

2014/07/15

Francisco, más de lo mismo

"En abril 2014, el Papa recibió al flamante primer ministro de Ucrania, el banquero Arseniy Yatsenyuk (Yat, para sus amigos gringos) Yat es fruto de un golpe de Estado abiertamente nazi –su ídolo es Stepan Bandera, el títere que Hitler puso al frente de Ucrania- y, hoy por hoy, cabeza del expansionismo bélico nazi."

Antonio Pérez 
Periódico CNT

El Vaticano lleva más de un año capitaneado por un nuevo Papa al que, por increíble que parezca, todavía no le habíamos hecho un chaleco a su medida. Hora es de remediarlo y de pedir perdón por nuestro descuido.

Vaya por delante que Papa es Papa se llame como se llame. Ningún funcionario de ningún Estado, por muy alto que haya llegado –para nosotros, “bajo que haya caído”-, cambia nunca la política de su institución. El altísimo funcionario que atiende por Honorable Gran Paco (HGP) es, simplemente, el más moderno –es decir, el último en llegar-. ¿En qué ha cambiado HGP la política del Estado Vaticano? Veámoslo en tres ejemplos:


1) Pederastia. En enero 2014, HGP impidió que la ONU tomara cartas en este asunto. Desde entonces, ¿a cuántos curas pederastas se ha encarcelado? ¿Acaso ha disuelto a los Legionarios de Cristo, congregación especializada en el delito sexual? Pero la podredumbre comienza en la propia Casa de HGP: en 2010, la iglesia alemana reconoció 205 agresiones sexuales, una cuarta parte (46) de ellas perpetradas por jesuitas.

¿Por qué HGP no empieza purgando su propia Orden de esos sus colegas delincuentes que él sigue llamando ‘pecadores’?

2) Banco Vaticano. En abril 2014, HGP no sólo no eliminó el Instituto para las Obras de Religión (IOR) sino que tampoco lo hizo más transparente. Se limitó a sustituir a los antiguos jefes por jefes de su pandilla. Semejante cambio rutinario no puede llamarse ni siquiera renovación.

3) Política internacional. En abril 2014, GP recibió al flamante primer ministro de Ucrania, el banquero Arseniy Yatsenyuk (Yat, para sus amigos gringos) Yat es fruto de un golpe de Estado abiertamente nazi –su ídolo es Stepan Bandera, el títere que Hitler puso al frente de Ucrania- y, hoy por hoy, cabeza del expansionismo bélico nazi. Recibiéndole, HGP imitó y regurgitó la psicopatía ya manifestada por el Vaticano cuando, entre 1994 y 1995, el Gran Arajai Juan Pablo II reconoció las independencias de Croacia y de Eslovenia desencadenando así aquella destrucción de Yugoslavia que culminó con el bombardeo de Serbia ordenado por el entonces secretario de la OTAN, el sociolisto Javier Solana –desde la II Guerra Mundial, el primer genocida que se atrevió a bombardear un país europeo-.

2014/07/14

Abajo la comunidad internacional del capital

"La comunidad internacional pide paciencia a Palestina, retomar negociaciones, pero Palestina ya ha visto a donde le han llevado. Una paz sin justicia y sin libertad nacional apuntala la opresión."

Borroka Garaia da

La última vez que lo consulté, Euskal Herria estaba bajo dominio del estado español y francés, no de Rusia, y obligada por tanto a ser parte de la OTAN y la UE. Y es bajo la supervisión y empuje de esa fuerza tractora por la que ahora mismo se está masacrando al pueblo del este de Ucrania, bombardeando población civil y causando miles y miles de desplazados. Si fuera la primera vez que ocurre algo así podrían ser entendibles las dudas pero siendo parte de una estrategia político-militar directa o asimétrica global y sostenida en el tiempo, solo cabe entender que el distanciamiento existente es por la misma razón que en un estado que oprime a pueblos, como por ejemplo el español, parte de su clase trabajadora se siente apéndice de su burguesía estatal y mira para otro lado ante la conculcación de derechos nacionales. Algo así como echarse las manos a la cabeza porque al coletas universitario le intentan relacionar con Herrira. Sin importar que lo básico es la criminalización de Herrira. Será que, en el otro caso también, demasiados se sienten apéndices del euroimperialismo. ¿Acaso no debe ser nuestra prioridad denunciar a la UE y la OTAN, y salirse de ellas aunque Putín haga el pino tocándose la nariz?

El este de Ucrania no es el único lugar donde están cayendo chuzos de punta. Palestina vive una nueva ofensiva militar. Si es que se puede llamar nueva a la eterna dominación sionista. El discurso justificante de la supuesta “represalia” a acciones de la resistencia palestina esgrimido por Israel está tan fuera de la realidad como afirmar que el estado español en política penitenciaria o en la represión cotidiana actúa por venganza. 

Lo hace porque al igual que en Palestina se violan todos los días los derechos del pueblo y el derecho a la existencia nacional.

Hace dos décadas dio inicio el proceso de paz entre Palestina e Israel. La industria de la paz, la comunidad internacional, y el mismo pueblo palestino miraron con optimismo una etapa nueva que se abría y las posibilidades de que los derechos conculcados por Israel fueran restituidos y los refugiados pudieran volver a una Palestina libre. Las promesas de Israel y la comunidad internacional no se hicieron esperar; en cinco años se pondría fin a la ocupación militar, evacuación de las colonias ilegales, liberación de presos…

Lo cierto es que el proceso de paz ha sido un gran chollo para Israel. A partir de su inicio retomaron relaciones diplomáticas con numerosos países que las tenían paradas, la economía floreció, recibió apoyo financiero internacional, desactivó a la mayor parte de la resistencia palestina, que ahora entre ella se tendría que vigilar, ya que los palestinos serían los encargados de ofrecer seguridad a su opresor y ocupante. Desde Palestina se hizo un reconocimiento de Israel etc…

Sin embargo para los palestinos no fue tan bueno. Las colonias lejos de evacuarse se expandieron, los presos políticos siguen en el mismo sitio, y la ocupación militar se mantiene. Económicamente la situación es cada vez más insostenible.

Han pasado más de 20 años y Palestina está peor que entonces. Israel quería la paz, por supuesto que sí. Pero una paz para seguir manteniendo la opresión sobre tierras palestinas.

La comunidad internacional pide paciencia a Palestina, retomar negociaciones, pero Palestina ya ha visto a donde le han llevado. Una paz sin justicia y sin libertad nacional apuntala la opresión.

Cuando bombardearon Gernika y otras poblaciones vascas no apareció la ONU, ni la comunidad internacional. Y si hubiera aparecido, hubiera sido para pedirnos la misma paciencia que a los palestinos.

Ya va siendo hora de empezar a construir una verdadera comunidad internacional-ista de pueblos y clase, que acompañe y sea poder fáctico en las luchas de liberación, dejando atrás el ensimismamiento con la comunidad internacional del capital, pues en ella no hay solución. Ni para Palestina ni para Euskal Herria. Ya que en un caso como en otro, lo único que puede lograr un cambio son medidas de presion internacionalistas, desinversiones o boicot hasta junto a la lucha de los pueblos hacer imposible la opresión.

Contador gratis

Archivo del blog