Independentismoa-antikapitalismoa-autonomia-oroimena-komunismoa-kontrainfo-duintasuna-formakuntza-berdintasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida

2016/05/06

EUROPAR BATASUNAREN AURKAKO JARRERA SENTIMENTALARI BURUZ by Oxandabaratz

Euskal Herriko iritzi publiko “progresista” EBri kritika egitera mugitu izan duena ez da ez Libia, ez Donetsk, ez Lugansk, ez Kosovo, ez Belgrad, eta ezta Siria ere izan. Idomeni izan da. Hau da, errukia, konpasioa… baina ez politika. Eta hau kezkagarria da. Izan ere, pentsatzera ematen du Idomenirik ez balego ez zatekeela EBren kontrako kritikarik egongo.   

                       Azken aldi honetan askotan ari gara ikusten EBren ideia okertzen ari delakoaren zenbait zantzu; baita publikoan ere. Adibidez Nafarroako parlamentuko presidente Ainhoa Aznarezek EBko bandera kendu du erakundearen egoitzatik, Feministok Prest manifestazioan “Emakume errefuxiatuak SOS. EB hiltzaile” zekarren pankarta ikusi genuen, eta sare sozialetan geroz eta gehiago dira “EB honen parte izatea” sentitzen dutenaren lotsaz mintzatzen duten mezuak. Ez naiz ni orain EBren kontrako mezuen ugaltzeaz pozten ez dena, baina gauza batez ohartarazteko gogoa dut: protestaren muga “humanitarioetan” kokatzea,  protesta politikoa baino “morala” izatea, atzean dagoen klase-gatazka, edo hobeto esanda inperialismoaren eta herri subirano baten arteko gatazka ezkutatzea.

Errefuxiatuen krisia ez da nolanahi sortu. Beste fenomeno baten  ondorio da. Fenomeno hori Siriako guda da batez ere, zeinak milioika siriarrek euren etxeak uztera bultzatu dituen. Hemen Siriaren kontrako guda inperialista bat izan da, guda horren bultzatzaileen artean EB egon delarik. Oro har, Siriako herriaren, Siriako Estatu subirauaren (hango burgesia nazionala eta herri klaseak biltzen dituen Estatua, “sozialismo arabiarra” deitutako ideologiari jarraiki interbentzio eta babes ekonomiko handiko sistema mistoa ezarri duena) eta Mendebaldeko bloke inperialisten, bertako burgesia monopolisten menpeko potentzien arteko borroka bat da. Hau ere, nazioarteko klase borroka bat da, inperialismoa, mendebaldeko burgesia monopolistaren berezko joera baita, Leninek esan bezala. Beraz, modu batean, klase-gatazka baten aurrean gaude.

Bada garaia guk ere betaurreko gorriak jar ditzagun eta klase klabean errealitatea interpreta dezagun. Bi proiektu politiko daude elkarren kontra: alde batetik inperialismoaren proiektua, mendebaldeko burgesia monopolistarena; eta bestetik, Siriako burgesia nazionalarena eta herri klaseena. Lehenak irabaziak handitzeagatik eta beste herrialde bat bere sare ekonomikora gehitzearren borrokatzen du, merkatu hori bereganatuz. Bigarrenak bere subirautza nazionalagatik eta bere eredu ekonomikoagatik (“Estatu-kapitalismoa” Ongizate sistema gogor batekin). Hor planteatzen dira gatazka eta kontraesana, eta hortik abiatu behar dugu Siriako guda eta EBk izan duen inplikazioa ikusteko, zergatik EBko herrialdeek babesten dituzten Ekialde Hurbileko Siriaren etsaiak (Saudi Arabia, Katar, Turkia, Israel) eta hauek babestutako oposizio taldeak, Baxar al Assad lehendakaria uzkaili asmoz eta Sirian erregimen aldaketa bat ekarri asmoz. Egin beharreko beste galdera bat da zerk ekarriko zukeen Sirian egun dagoen Estatu baathista erortzea eta AEBren edota EBren aldeko Gobernu bat jartzea, eta honek zer ondorio izango zukeen Siriako klase sozial ezberdinentzat. Hori da gatazka, funtsean politikoa dena, beraz gure analisiak politikoa eta erradikalak (errokoak) izan behar dira; hots, EBren kriminaltasuna ez da Idomenin hasten, baizik eta Siriako gudarekin hasten da. Idomenikoei laguntzeko modurik onena, Siriako guda geldiaraztea da (Errusiak ISISen kontrako interbentzio militarra hasi zuenetik milioi bat errefuxiatu Siriara itzuli dira). Azkenik, kontutan izan behar dugu beste arrisku bat: errefuxiatu hauek osatzen duten herriaren “desio kolektiboa” interpretatzea, siriarrek Sirian bizi baldintza duinak izan dezaten eta siriar herria odolustea ekiditea ahaztea (emigrazio masiboa herria odolustea baita). Hala ere, Euskal Herrian Siriaren alde erakutsitako elkartasuna oso pobrea izan da, manifestu bakar bat eta Askapenaren zenbait adierazpen kenduta ez da nolako mobilizaziorik edota kanpaina handirik egin Siriaren alde. Beti egon da aitzakiaren bat: Assad “diktadorea” zela, kurduak, errefuxiatuak… kontraesan nagusia, Siria vs inperialismoa ezkutatua izan zedin. (Bestalde, esan beharra dago, “pentsaera jatorreko” ezker mota batentzat, errefuxiatuen inguruko diskurtsoa –ahularekiko konpasioa, multikulturalismoa eta abar- erakargarriagoa zaiola Siriako Estatuaren defentsak inplikatzen duena –armada, autodefentsa militarra, Estatua eta abar- baino).

EBren arazora itzuliz, gogoan izango dugu 2014ko GARA egunkariaren azala, non Eskoziako, Kataluniako eta Euskal Herriko banderekin batera, EBren bandera agertzen zen. Ezker Abertzaleak berak “Estatu bat Europan” nahi zuela (Sorturen hasierako txostenetan “EBn” ere aipatzen zen). Garai horietan, EBren kontra hitz egiten genuenok erdi-ero, utopiko, zaharkitu eta abar bezala ikusita geunden “lehenengo Estatua eta gero ikusiko dugu” pentsaera nagusi zen garaietan (orain ere hala baden, edo aldaketa ideologikorik eman den ez dugu orain eztabaidatuko). Gogoan dugu baita EBren inperialismoaren kontrako diskurtso politikoa mamitu duten euskal mugimenduek (Donetsk Elkartasun Komiteak, esaterako) zer nolako irainak edo bazterketa jaso izan dituzten sektore batzuen aldetik.

Euskal Herriko iritzi publiko “progresista” EBri kritika egitera mugitu izan duena ez da ez Libia, ez Donetsk, ez Lugansk, ez Kosovo, ez Belgrad, eta ezta Siria ere izan. Idomeni izan da. Hau da, errukia, konpasioa… baina ez politika. Eta hau kezkagarria da. Izan ere, pentsatzera ematen du Idomenirik ez balego ez zatekeela EBren kontrako kritikarik egongo. Siriarako (zeharkako) interbentzioa “garbia” izango balitz (hots, Assad denbora laburrean uzkailiko bazuten EBren aldekoek, Maidan baten bidez edo guda labur baten bidez) inork ere ez zukeen EBren paper inperialista kuestionatuko, eta erakunde honek lehen zuen zilegitasun bera izango zukeen. Hots, hala, “ihardeste partzial” baten aurrean egon gaitezke, ideologikoki inperialismoa higatu baino indartu egin dezakeena: “Interbentzio” konkretu batzuk (porrot egin dutenak) kritikatzen dira, eta ez EBren izaera inperialista, “Interbentzio” horietara daramana; hots, “interbentzio onen” gaineko itxaropena mantendu egiten da. Adibidez, Jule Goikoetxeak BERRIAn atera zuen artikulu honetan, EBren aurkako diskurtso ideologiko antzeko bat erabiltzen badu ere, gatazkaren erroa, hots EBren inperialismoa eta honek sortutako guda aipatu ere ez du egiten; berriz ere gatazka politikoa errefuxiatu horiek Europara heltzean hasten da. Honekin, siriarrak masiboki Europara etorri beharraren arazoa (Siria odolustearen arazoa) eta guda inperialista ekuaziotik kanpo geratzen dira. Jule Goikoetxeak beharrezko ikusten duen “EB patriarkal, arrazista eta neoliberalaren aurkako ofentsiba ideologikoa” egiteko eskaintzen duen konponbidea, nik ulertu dudanez “Europako ezkerra zuria, profesionala eta gizonezkoa” izateari uztea da; baina honek arazo bat du, azkenean errefuxiatuen arazoa, arazo “intra-europar” bezala kokatzea (“Europako ezkerrak errefuxiatuekin zer egin?” galderara mugatuz, “Europak Siria suntsitzea ekiditeko zer egin?” baino); izan ere, Goikoetxearen “ofentsiba ideologikoan” agertzen ez den elementua antinperialismoa baita.

Are harrigarriagoa egin zait Miren Amuriza batek, adibidez, “Zazpika” astekarian Siriari buruz esan duena, hango herriaren kontrako inperialismoaren zurikeria erabatekoa iruditzen baitzait; izugarrizko arinkeriaz idatzitakoa. Amurizak Amina Arraf ustezko siriar blogari lesbiana baten kasua aipatzea. Arraf bera ez da existitzen, beraz estatubatuar batek (hots, NATOren parte den Estatu batetako hiritar batek), Tom McMasterrek asmatutako pertsonai bat da. McMasterrek siriar gizartean zegoen “homofobia” salatu nahi izan zuen, genero arloan siriar Gobernua inguruko aurrerakoienetakoa den arren, eta bere etsaiak atzerakoiagoak diren arren. Praktikoki, McMasterrek egin zuena, laugarren belaunaldiko gudaren teknikaz baliatuz inperialisten alde eragitea izan zen; jomugan dagoen herri bat populazio sektore potentzialki aldeko batengatik (ezkerreko sektoretik, zeina Mendebaldean oro har LGBT eskubideen aldekoa den) alienatzen saiatzea. Amurizak Arraf delakoa “gezurra den arren, Siriako lesbianen egoera bisualizatzeko eta salatzeko balio izan duela”; artikulua “Free Amina” batekin bukatzen zuelarik. Honek argi erakusten du Euskal Herriko parte batean zein seriotasun gutxirekin hartzen den Siriaren kontrako eraso inperialista, NATOren aldeko kazetari baten jolasetara zein arinkeriaz batzen diren ikusita. Ikusi beharko zatekeen zer irudituko zitzaiokeen Amurizari halako blogari faltsuak agertuko balira NATOren erasoaren biktima Siria ordez Euskal Herria zatekeen guda batean; edota 80. hamarkadan kazetariren batek, ZEN Planari jarraiki, halako pertsonaia edo istorio bat asmatu izango balu “HBn dagoen homofobia salatzeko” (egon bazegoena, beste alderdietan bezala). Amurizak “Siriaren kontrako ZEN Planeko” kazetari hau txalotzea nahiko argigarria zaigu Euskal Herrian dagoen kontzientzia politiko antiinperialistaren faltaren inguruan.

EBk Idomeni aurretik hil egiten zuen, eta Idomeni ostean ere hiltzen jarraituko du. Arnaldo Otegik Europar Parlamentuan EBri, “EB hiltzaileari”; “Euskal Herriaren eta Espainiar Estatuaren gatazkaren bitartekaritzan parte hartzea eskatu dio. Ez dirudi oso bateragarria azken asteetako anti-EB uholde horrekin… uholde hori benetan serioa, hots, politikoa balitz. Moda bat izatearen aukera badago, halere. Kasu horretan kaltegarriagoa izan daiteke baita, izan ere EBren kontrako diskurtso politikoa, indartu beharrean, modazko uholde “karitatibo” honek murgildurik eta deusezturik gerta baitaiteke.

https://antinperialistak.wordpress.com

2016/05/05

LOS COMUNISTAS Y LAS MASAS por Sugarra

“...es necesario impulsar los métodos de trabajo abiertos y democráticos, fomentando la participación de todos los compañeros y compañeras, oponiéndonos a las camarillas y a los “cenáculos” que permiten la toma de decisiones por parte de unos pocos y que favorecen el dirigismo y la burocratización.

                                                En primer lugar, queremos aclarar que cuando empleamos el término “masas”, no lo hacemos con un sentido peyorativo o despreciativo, sino en su acepción positiva, como sujeto colectivo de la acción política, oponiéndolo a los comportamientos individualistas, a las concepciones “elitistas” del poder (en el sentido de clase dominante), así como a aquellas actuaciones pseudo-izquierdistas que conducen al aislamiento de los sectores revolucionarios respecto de la gran mayoría trabajadora.

Lenin y Mao emplearon el término “masas” en numerosas ocasiones, añadiéndole algún adjetivo, como “masas trabajadoras”, “masas obreras” o “masas populares”, siendo equiparable dicho término al concepto más reciente de “pueblo trabajador”. Nosotros lo emplearemos, en ese mismo sentido, añadámosle o no el consiguiente adjetivo.

Con este pequeño trabajo, desde SUGARRA, pretendemos exponeros las líneas generales de lo que denominamos línea de masas, que consiste en un conjunto de criterios con los que consideramos debiera abordarse el trabajo práctico entre los diversos sectores populares. Ello es así porque pensamos que la revolución vasca no se hará en un laboratorio y que, para organizarla, es preciso:
 

·       Ir a las masas.

Los comunistas debemos trabajar entre las masas, en todos y cada uno de los lugares en que estas ya se encuentran organizadas, bien sea en sindicatos, asambleas de parados-as, asociaciones de vecinos-as, colectivos de estudiantes, grupos ecologistas, colectivos feministas, asociaciones culturales, grupos de jóvenes, plataformas anti-represivas, etc., etc.

En todos ellos, debemos apoyarnos en los sectores más avanzados de las masas, para hacer avanzar a los intermedios y elevar el nivel político de los más atrasados, con el fin de aislar a los elementos reaccionarios y/o reformistas. Esto implica impulsar, en cada uno de estos ámbitos, corrientes de orientación revolucionaria.

2016/04/27

MAIATZAK 1. KLASE BORROKAZ KAPITALISMOA SUNTSITU Ezkerraldea Antifaxista

"Maiatzaren Bata 1890ean ospatu zen lehen aldiz Euskal Herrian, Ezkerraldea zeharkatu zuten greba eta mobilizazioak burutu zituztelarik mehategietako beharginek. Euren gainbalioa modu gupidagabean xurgatzen zuten eta euren kontura oso azkar kapital eta botere meta paregabea kontzentratu zuten oligarkek inposatutako esklabutzari amaiera jartzeko asmotan eta lan eta bizitzeko gutxieneko eskubide batzuk gure historian lehen aldiz mahaigaineratu zuten modu antolatu eta masiboan"
                                                                   Apirilaren eta maiatzaren zehar klase borroka ardatz izango duen kanpaina abiaraziko du Ezkerraldea Antifaxistak. Maiatzaren Batak duen esanahi historikoa eta gaurkotasunez beteriko edukin osoa aldarrikatzeko baliatu nahi ditugu data hauek, guretzat, eta aldarrikatzen dugun borrokarentzat ezinbestekoa den ildoa argitzen jarraitzeko, mobilizazioaren, propagandaren eta agitazioaren bidez Ezkerraldeko langileria borrokalariari gure eskeintza zabaltzeko eta formakuntzari klase borrokaren ikuskeratik eskeinitako dinamikak aurkezteko. Bere lehen pausuak ematen doan antolakunde “gaztea” izan arren, orain artean eta hemendik aurrera egin eta egingo dugun bezalaxe.
Faxismoaren agerpena, forma eta gure errealitate historikoan duen egikaritze partikularraren  inguruko hausnarketa burutu genuen gure antolakundearen aurkezpen publikoa egin aurretik. Oinarri ideologiko orokor batzuk eztabaidatu eta partekatu genituen, sortu asmo genuen etxea lurzorutik eraikitzen hasteko. Oinarri horien arteko bat, gure jarduera erabat ezaugarritu eta baldintzatu egiten duena antolakundearen izaera antikapitalistarena da. Klase sozialetan banatutako, menperatu eta menperatzaileen esistentziarekin ezaugarritzen den sistema politiko-ekonomiko eta sozial guztia da faxismoaren agerpena eta forma eragiten eta determinatzen duena. Kapitalismoaren garapenarekin eta batez ere, gaur egungo bere garai monopolista eta inperialistan burgesia menperatzaileak langileria menperatuaren esplotazioa eta zapalkuntza betikotzeko erabiltzen duen euskarrietako bat delako faxismoa. Horixe da gure erronka, faxismoaren aurkako borroka kapitalismoaren aurkakoarekin testuinguratzea, lotzea, eta beraren bidez antolatzea. Hortaz, “Klase Borrokaz Kapitalismoa Suntsitu” izango da kanpaina honetarako aukeratu dugun leloa.
Maiatzaren Bata 1890ean ospatu zen lehen aldiz Euskal Herrian, Ezkerraldea zeharkatu zuten greba eta mobilizazioak burutu zituztelarik mehategietako beharginek. Euren gainbalioa modu gupidagabean xurgatzen zuten eta euren kontura oso azkar kapital eta botere meta paregabea kontzentratu zuten oligarkek inposatutako esklabutzari amaiera jartzeko asmotan eta lan eta bizitzeko gutxieneko eskubide batzuk gure historian lehen aldiz mahaigaineratu zuten modu antolatu eta masiboan. Ordutik asko izan dira azken mende eta erdian buruturiko manifestaldiak eta klase borrokaren baitan emandako mota guztietako borroka-adierazpenak. Meatzarien izerdi gorritik Sestaoko INEMaren kontrako ekintzan duela 25 urte Rosa, Jesus eta Marisolek isuritako odol gorrira klase bera da burgesiak bere pribilegioak defendatzeko eta betikotzeko helburuarekin sortutako egitura eta aparatuak borroka antolatuaren bidez kolpatzen mantendu dena: Langileria konsziente eta borrokalaria. 

2016/04/21

LA PLANIFICACION DE UNA DEPORTACION EN MASA. CRONICA DEL "ASALVAJAMIENTO" DE LA UNION EUROPEA por Saïd Bouamamae

"...la cobertura mediática de este tema ha estado marcada por tres discursos significativos: el de la evasión, el de la infiltración terrorista y el de la violencia sexista."
20 abril 2016 En medio de un silencio mediático y político ensordecedor los primeros barcos que transportaban a varios cientos de refugiados empezaron a poner en práctica la mayor deportación en masa en Europa occidental desde la Segunda Guerra Mundial. Se trata ni más ni menos que de un nuevo crimen histórico de la Unión Europea (UE). Por supuesto, el hecho de que sea legal (en virtud del acuerdo firmado con Turquía) no cambia en absoluto su carácter violento y contrario a los derechos humanos. Estamos ante un nuevo estadio del “a salvajamiento ” de la Europa rica, por parafrasear a Aimé Césaire. A las puertas de Europa se multiplican y se multiplicarán los campos financiados por la UE y gestionados por el gran demócrata Erdogan.  

El acuerdo con Ankara: regatear con los refugiados


El lunes 4 de abril 202 refugiados abandonan contra su voluntad las islas griegas de Lesbos y Chios y son desembarcados en el puerto turco de Dikili. La composición del grupo es un verdadero panorama de la miseria y de la actual injusticia mundial: Pakistán, Afganistán, Congo, Sri Lanka, Bangladesh, India, Iraq, Somalia, Costa de Marfil, Siria. Esta primera deportación anuncia muchas otras en virtud del acuerdo firmado entre Turquía y la UE el 18 de marzo de 2016. Pocas veces un acuerdo se ha puesto en práctica tan rápido: la frontera entre Turquía y Grecia está cerrada desde el 20 de marzo, es decir, a partir de ahora los nuevos refugiados pueden ser enviados directamente a Turquía, quince días después de que empezara la primera deportación. En cambio, es cierto que ha llevado tiempo cerrar el acuerdo debido al regateo sobre las vidas humanas que ha caracterizado las negociaciones.
 
Por parte de la UE el reto es subcontratar o externalizar la política de rechazo y de represión de las personas refugiadas. No es una práctica nueva. Es la parte principal de los acuerdos que la UE impone a los países africanos para convertirlos en gorilas fronterizos (i). Esta es la misión principal de la agencia FRONTEX, que consiste en “deslocalizar poco a poco las fronteras exteriores de la UE al sur y al este para «rechazar mejor a los emigrantes (ii)»”. Siguiendo con sus políticas de saqueo y de guerras la UE se redime así de las consecuencia de su política exterior imperialista.
 
Por parte turca el reto también es de envergadura. Las raras coberturas mediáticas del acuerdo insisten en la ayuda de 6.000 millones de euros concedidos a Turquía para que lleve a cabo este trabajo sucio. Ahora bien, esta ayuda no es sino el árbol que oculta el bosque. No es ni escandalosa ni desmesurada respecto a lo que significaría una acogida digna de esta “miseria del mundo” producida por los Estados ricos. Otras partes del acuerdo, en cambio, se han silenciado extrañamente. En primer lugar, Turquía consigue la etiqueta de “país seguro”, es decir, que responde a los criterios de protección de los refugiados vinculados al derecho al asilo. Esto es lo que opina Jean-François Dubost, un jurista de Amnistía Internacional:
 
“Este acuerdo regatea con los refugiados […] Supone que Turquía es un país seguro para los refugiados. Sin embargo, no hemos dejado de demostrar, avalados por pruebas, que Turquía expulsa a los refugiados a Afganistán y Siria de manera bastante masiva […] Probablemente estas personas no se quedarán en Turquía porque ahí no se reúnen las condiciones de protección. Por consiguiente, van a buscar nuevas rutas, más peligrosas. Quizá vuelvan a salir desde Libia (iii)”.
 
En segundo lugar se da carta blanca a Turquía para la “gestión de la cuestión kurda”. La canciller Merkel lo reveló unos días antes de la firma del acuerdo poniendo de relieve que “por descontado, debemos destacar frente a Turquía nuestras convicciones sobre la protección de la libertad de prensa o el trato a los kurdos (iv)”. Pocas veces una hipocresía ha sido tan grande cuando se sabe que la instauración de un toque de queda en varias regiones kurdas del sudeste del país ya ha causado cientos de víctimas mayoritariamente civiles. Los dos vicepresidentes del Partido Demócrata de los Pueblos (HDP) resumen de la siguiente manera el significado del acuerdo de la deportación:
 
“Se trata de un regateo a costa de los refugiados. Europa cierra voluntariamente los ojos ante la violación de los derechos humanos en Turquía (v).”
 
Varias asociaciones humanitarias se han negado a acompañar un acuerdo que consideran contradictorio con las leyes internacionales del derecho de asilo. Médicos sin Fronteras ha decidido suspender sus actividades en las islas de Lesbos y de Samos en Grecia para no ser cómplice del acuerdo. Su consejera en cuestiones humanitarias Aurélie Ponthieu explica de la siguiente manera esta decisión:
 
“Estos cálculos groseros reducen a los individuos a simples cifras, les niegan todo trato humano y el derecho de asilo. Estas personas no son cifras, son mujeres, niños, familias. Aproximadamente el 88% de las personas que emprenden este camino buscan seguridad en Europa y más de la mitad de ellas son mujeres y niños. Se les debería tratar humana y dignamente (vi).”
 
Marie Elisabeth Ingres, jefa de misión para Grecia de esta ONG es aún más explícita: “Nos negamos a participar en un sistema que pisotea las necesidades humanitarias de las personas que piden asilo” , precisa. “[…] No dejaremos que nuestra ayuda se instrumentalice en favor de la deportación en masa (vii).”
 
La misma versión mantienen International Rescue Committee y el Consejo Noruego para los Refugiados (viii). Incluso la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR) se niega a implicarse en lo que caracteriza como un “encarcelamiento de los refugiados”.
 

2016/04/20

VECTOR SOCIALISTA, DEBATE ABIAN Y ACUMULACION DE CAPITAL por Jon Ibaia

"El contexto de sobrecumulación de capital, acortará la duración de los ciclos expansivos previos a una nueva crisis, o la acumulación se realizará con bajo crecimiento o estancamiento, pero lo que es un hecho evidente, es que sin alternativa socialista, lucha de clases y dictadura del proletariado, el capitalismo sólo tiene como límite estructural de desarrollo, la propia destrucción del planeta y la extinción."

                         El “Proceso ABIAN” de plena actualidad en el campo de la Izquierda Abertzale, mantiene para los comunistas una importancia fundamental. La contradicción entre reformismo/oportunismo pequeñoburgués y posiciones socialistas revolucionarias, parece haber alcanzado un grado de antagonismo tal, que puede desarrollarse en el ámbito abertzale  un vector socialista.

La confluencia entre reformismo abertzale y no-abertzale en Euskal Herria sur, es un hecho que ha comenzado a ser visualizado y que se consolidará en el corto-medio plazo. En un contexto en el que la Independencia como sujeto ideológico, no es determinante, se diluye en un etéreo derecho a decidir que establece, las condiciones para una unidad de objetivos de “parcheo” en el contexto neoliberal existente. 

La repuesta necesaria a esta unidad socialdemócrata en Euskal Herria, es la confluencia entre sectores revolucionarios abertzales y no abertzales, en torno a la autodeterminación socialista del Pueblo Trabajador-Proletariado Vasco.

Esta unidad basada en la lucha por el socialismo, sin duda no será “pata” de ningún movimiento u organización; ni siquiera “cuarta pata” de ningún proyecto que no implique la liberación social del sujeto Pueblo Trabajador-Proletariado Vasco. La lucha de clases, la contradicción capital-trabajo, son centrales en la configuración de un vector revolucionario en Euskal Herria que tiene como enemigo principal y determinante, a la clase capitalista y su bloque en el poder, en el sentido aportado por Marx, de “ajuste de cuentas” con la clase dominante en cada marco nacional y/o estatal de lucha de clases.

No, no estamos en una coyuntura en la que el socialismo sea alternativa real a la explotación, dominación y opresión del capital. El Movimiento popular y el Movimiento obrero se encuentra, en el mejor de los casos, en el ámbito predominantemente reformista, cuando no en el puramente reaccionario. Reformismo y una cierta suerte de conciencia de necesidad de cambio, aún dentro de los márgenes del sistema, sin duda insuficiente y precaria, pero que abre líneas de intervención revolucionaria, tras lustros de hegemonía neoliberal. En este sentido, la formación de un referente comunista, resulta esencial, para acometer el necesario proceso de “hacer pie” de nuevo, en el movimiento popular y el movimiento obrero.

2016/04/17

LA MASACRE DEL POBLADO PALESTINO DE DEIR YASSIN: POR QUE EL MUNDO NUNCA DEBE OLVIDAR por Dr. Lajos Szaszdi

"La masacre de Deir Yassin llevó al éxodo masivo del pueblo palestino en 1948, que huyó de sus tierras que actualmente ocupa el estado de Israel aterrorizado por que le pasara lo mismo que lo que le pasó a los habitantes de Deir Yassin."

Haganah, la milicia paramilitar de autodefensa judía en Palestina, que proporcionó la mayor parte de los fusiles, granadas y municiones usados por los terroristas del Irgún y de la banda Stern en su ataque contra Deir Yassin. Además, pelotones del Palmach, la fuerza de ataque del Haganah, proporcionaron cobertura de fuego a los terroristas del Irgún y la banda Stern durante su ataque a Deir Yassin, además de disparar contra los civiles palestinos que huían de la matanza hacia el sur en dirección a la población de Ayn Karim. El Haganah constituiría el núcleo fundacional de las fuerzas armadas israelíes tras establecerse el estado de Israel.

                                  El drama que voy a relatar ocurrió el 9 de abril de 1948 en el poblado de Deir Yassin en Palestina. Este país se hallaba bajo ocupación británica como parte del mandato que la Sociedad de Naciones le confirió a la Gran Bretaña en 1922. En 1918 al final de la Primera Guerra Mundial el Ejército británico derrotó a los turcos conquistando a Palestina, hasta entonces bajo dominio del Imperio Otomano. Aunque el mandato británico de Palestina llegó a su fin el 14 de mayo de 1948, día en que las fuerzas de la Gran Bretaña se retiraron, ya meses antes, las fuerzas sionistas judías en territorio palestino se preparaban para tomar por la fuerza el control de Tierra Santa. La intención de los militantes armados sionistas era impedir que los árabes palestinos declarasen a Palestina un Estado independiente propio, para así crear por la fuerza su deseado Estado de Israel como patria para los millones de judíos de la Diáspora el momento que se retirasen los británicos el 14 de mayo de 1948. El sionismo, el movimiento político internacional que perseguía la creación de un Estado de Israel en Palestina como patria y refugio para los judíos de todo el mundo, incrementó sus esfuerzos para lograr su objetivo tras el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945, impulsado por el genocidio de 6 millones de judíos europeos a manos del régimen Nacional Socialista de la Alemania de Adolf Hitler.

Los protagonistas en los sucesos de Deir Yassin fueron por un lado los habitantes palestinos del poblado atacado, civiles inocentes que incluían hombres y mujeres, niños y ancianos. Por el otro estaban tres grupos de atacantes, todos pertenecientes a grupos armados judíos, de los cuales los más protagónicos en el ataque a Deir Yassin fueron: la banda terrorista sionista Irgún, que se caracterizó por sus atentados terroristas con bomba contra autobuses, contra civiles congregados en paradas de autobús y contra áreas de mercado llenas de vendedores y compradores; y la banda terrorista sionista Stern, autodenominada Lehi (siglas que en hebreo significaban Combatientes por la Libertad de Israel) y especializada en cometer asesinatos con la intención, a base de dichos actos terroristas, de forzar la salida de los británicos de Palestina. Cabe recordar que Menachem Begin, futuro primer ministro israelí, Premio Nobel de la Paz y fundador del Partido Likud fue uno de los principales líderes de la banda terrorista Irgún, mientras que Yitzhak Shamir, otro futuro primer ministro israelí, fue uno de los líderes principales de la banda terrorista Stern.

El tercer grupo atacante involucrado en los sucesos de Deir Yassin fue el Según se ha relatado, antes de atacar a Deir Yassin, comandantes del Irgún y la banda Stern fueron a ver al comandante del Haganah en Jerusalén, David Shaltiel, en busca de su aprobación del ataque. Shaltiel se opuso inicialmente –se ha dicho– al ataque contra Deir Yassin porque la población palestina había firmado un acuerdo de no agresión con los judíos, pero ante la insistencia de los jefes terroristas, aprobó la operación. Al planearse ésta, se ha escrito que los comandantes terroristas del Irgún y la banda Stern habían acordado expulsar (cometiendo limpieza étnica) a la población palestina de Deir Yassin, localizada al oeste de Jerusalén y que contaba con unos 600 habitantes. Los miembros de la banda Stern habían inclusive sugerido que aquellos civiles palestinos que no huyesen de sus casas fuesen asesinados para aterrorizar a la restante población árabe de Palestina, con la probable intención de provocar una huida masiva de los palestinos de sus territorios, como llegó a ocurrir. 

La mayoría de los terroristas del Irgún y la banda Stern presentes en la planificación del ataque estaban a favor de que se asesinase a todos los habitantes varones de Deir Yassin.

Según un libro relatando los sucesos, el ataque contra Deir Yassin empezó a las 4:30 AM el 9 de abril de 1948, encabezado por unos 132 miembros de las bandas terroristas sionistas Irgún y Stern. Los terroristas atacaron desde tres direcciones, con los miembros del Irgún viniendo por el sur desde el pueblo de Beit Hakenem. Los terroristas de la banda Stern se aproximaron desde el norte mientras que un carro blindado con altoparlantes de los terroristas se acercaba desde el este por la única carretera que iba a Deir Yassin. El plan había sido que al acercase el vehículo blindado a Deir Yassin, se le ordenase a la población a través de los altavoces a que abandonasen su poblado, pero el vehículo cayó en una zanja desde cuya localización por su gran distancia los habitantes palestinos no podían escuchar lo que los terroristas les demandaban. Sin más paciencia, los terroristas dispararon una ráfaga de ametralladora hacia las casas, siendo ésta la señal para tomar por asalto a la población. El grito de alarma “¡Yahud!” (“¡judíos!” en árabe) se propagó por todas las casas de Deir Yassin, pudiendo muchos de los pobladores escapar hacia el oeste, salidos apresuradamente de la cama, corriendo descalzos y envueltos en mantas. Por ejemplo, toda la familia de Mohamed Zeidan logró escapar, siendo éste un rico comerciante que le alquilaba numerosas casas a la población judía de Jerusalén.

Una de las primeras víctimas mortales fue Hayat Halabes, joven maestra palestina de una escuela de niñas en Deir Yassin que residía en Jerusalén pero que se quedó la tarde anterior en el poblado porque el autobús –el número 38- que debió llevarla de vuelta a Jerusalén había sido emboscado por terroristas sionistas. Cuando empezaron a sonar los tiros de los atacantes, la joven Hayat Halabes se vistió apresuradamente, corriendo hacia su escuela de niñas en busca de un botiquín de primeros cuidados médicos y tras tomarlo, se puso una banda en el brazo con la cruz roja y salió corriendo hacia el lugar de donde venían los disparos, pero cayó muerta de bala de manera inmediata a tan solo unos metros de su escuela.

La resistencia de los hombres palestinos de la población fue tenaz, defendiendo sus hogares de manera enconada con las armas que normalmente tenían para la protección de sus familias y propiedad. Tras casi dos horas de tiroteo, los terroristas lograron pasar la primera línea de casas de Deir Yassin, encontrándose los distintos grupos de atacantes en el centro del poblado, donde se abrazaron efusivamente. Hasta el momento los terroristas habían tenido cuatro muertos en el ataque con dos de sus jefes de mayor rango heridos. Tras reunirse en el centro de Deir Yassin el comandante del grupo terrorista Irgún, llamado Giora, dio la orden a los miembros de su grupo que prosiguieran su avance pero en eso cayó herido, lo que enloqueció colectivamente a los terroristas, quienes se lanzaron a atacar con una saña y crueldad que iba en aumento a los habitantes palestinos, cuya resistencia ya iba en cambio decreciendo.

Los terroristas de las bandas Irgún y Stern sacaron a la calle a 35 personas, dos de las cuales eran una pareja de recién casados, llamándose la joven esposa Alia Darwish. Los 35 fueron puestos contra una pared y ametrallados con disparos a quemarropa. Los jóvenes esposos murieron asesinados cogidos de la mano en un último adiós. Fahimi Zeidan, un niño de 12 años que sobrevivió a esta matanza relató lo sucedido: “Los judíos ordenaron a toda mi familia situarse frente al muro, y comenzaron a disparar sobre nosotros. Yo fui herido en el costado; pero casi todos nosotros, los niños, nos salvamos porque pudimos refugiarnos detrás de nuestros padres. Las balas arañaron la cabeza de mi hermana Kadri, de cuatro años, la mejilla de mi hermana Sameh, de ocho, y el pecho de mi hermano Mohamed, de siete años. Todos los demás que estaban con nosotros contra el muro resultaron muertos: mi padre y mi madre, mi abuelo y mi abuela, mis tíos, mis tías y varios de sus hijos”. Los nombres de los miembros asesinados de esta familia fueron los siguientes: “Mahmud Zeidan, Abdi Hassan, Mustafá Zeidan, Hudeh Mustafá, Jadra Zeidan, Tamman Alí, Musleh Alí Musleh, Yusreh Mussa, Mustafá Alí, Shafiq Alí, Miyasseh Muslé, Mohamed Musleh y Azizi Musleh”.

La joven mujer de treinta años Haleem Eid, miembro de una de las familias de renombre de Deir Yassin, fue testigo de otro acto de barbarie y salvajismo por parte de los terroristas al presenciar “a un hombre disparar en el cuello de mi cuñada Salhiyed, que estaba a punto de dar a luz, y abrirle el vientre con un cuchillo de carnicero”. Otra mujer también testigo del crimen, Aiesch Radwaer, trató de sacar al bebé del vientre abierto de la madre, que ya estaba muerta, para salvarlo pero también a ella la mataron.

La adolescente Naaneh Jalil, de dieciséis años y residente de otra casa fue testigo de los crímenes de otro terrorista cuando presenció “a un hombre coger una especie de cuchilla y abrir, de la cabeza a los pies, a nuestro vecino Jamili Hish, y luego dar muerte de la misma forma, en las escaleras de nuestra casa, a mi primo Fathi”. Estos actos de salvajismo sanguinario se cometían casa tras casa, y de acuerdo a los testimonios de los sobrevivientes de la masacre, los actos criminales llevados a cabo por las mujeres terroristas de las bandas Irgún y Stern que participaron en el ataque a Deir Yassin estaban a la par de los crímenes cometidos por los hombres. Casa tras casa los terroristas de las bandas Irgún y Stern cometían asesinatos, violaciones de mujeres y saqueos de la propiedad privada, mezclándose los gritos de las víctimas con los disparos de ametralladora y las explosiones de granadas de mano de los terroristas.

Era la mañana del 9 de abril de 1948. El poblado árabe palestino de Deir Yassin, de unas 600 almas, civiles todos, localizado al oeste de Jerusalén, estaba bajo ataque, invadido por una fuerza inicialmente compuesta por 132 miembros de las bandas terroristas sionistas Irgún y Stern, esta última autodenominada Lehi. Los terroristas sometieron a los habitantes de la población que no habían huido a crímenes horrendos y a todo tipo de vejaciones en una orgía de sangre, saqueos, violaciones y explosiones que destruían las casas de lo que unas horas antes en la madrugada había sido hasta entonces un pueblo tranquilo.

Una superviviente de la masacre de Deir Yassin, Safiyeh Attiyeh de cuarenta años de edad, fue violada por uno de los terroristas, que abrió su pantalón y se lanzó sobre la mujer palestina. La víctima describió lo que pasó: "Yo grité . . ., pero a mi alrededor otras mujeres eran también violadas. Luego nos arrancaron las vestiduras y se divirtieron con nuestros pechos haciendo gestos obscenos. Algunos estaban tan obsesionados por apoderarse de nuestros pendientes, que arrancaban las orejas para ir más rápidos".
Otra mujer testigo, Nazra Assad de 36 años, presenció "a un hombre arrebatarle su pequeñín a su vecina, Salhyed Eissa, arrojarlo al suelo y pisotearlo". La testigo vio al terrorista lanzarse sobre la madre palestina y violarla, sucediendo todo a la vez que los otros terroristas presentes miraban sin intervenir. Cuando terminó de violar a su víctima tras quedar satisfecho, el terrorista la asesinó. Tras esto el asesino echó un colchón encima de los cuerpos sin vida de la madre y su hijo.

La gran mayoría de los testimonios de testigos presenciales de los crímenes cometidos por los terroristas de las bandas Irgún y Stern fueron obtenidos tras interrogatorios llevados a cabo por la Policía británica tras la masacre del 9 de abril de 1948. El director adjunto del Departamento de Investigación Criminal (Criminal Investigation Department) de la Policía británica, Sir R.C. Catling, envió el 15 de abril de 1948 al general Sir Alan Gordon Cunningham, el Alto Comisario de Gran Bretaña en Palestina, un "informe ’secreto y urgente’, con el número 179/110/17/65". En este se hallaban los testimonios oficiales obtenidos tras los interrogatorios de los testigos y el informe de uno de los oficiales de policía ingleses que condujo los interrogatorios de los residentes de Deir Yassin que habían sobrevivido a la masacre.

Este último informe del oficial de policía británico decía: "La mayoría de las numerosas mujeres que he interrogado en vista de reunir informaciones sobre las atrocidades cometidas en Deir Yassin, se han mostrado muy reticentes a relatar su experiencia, en especial en lo que se refiere a la violencia sexual. Sin embargo, no hay duda alguna de que se han cometido numerosas atrocidades sexuales por los atacantes. Varias jóvenes escolares fueron violadas y luego asesinadas, así como ancianas. Todos hablan de una niña que fue, literalmente, partida en dos. Numerosos recién nacidos fueron descuartizados con cuchillos de carnicero… La mayoría de estas personas se halla en tal estado de ’shock’, que son incapaces de comprender qué es lo que realmente sucedió".

A media mañana llegó al poblado palestino el líder de la banda terrorista Irgún en Jerusalén, de nombre Mordechai Raanan, que ordenó a sus hombres destruir las casas donde todavía los habitantes de Deir Yassin ofrecían resistencia. La banda terrorista Irgún se caracterizaba por atacar puestos de control de la Policía británica con explosivos, y de la misma forma los terroristas del Irgún procedieron a ejecutar las órdenes de Raanan dinamitando las casas de Deir Yassin que todavía quedaban en pie y desde donde los habitantes palestinos que se defendían aún les disparaban. El punto desde donde procedía la mayor resistencia contra los terroristas al parecer era la casa del mujtar de Deir Yassin (en árabe el mujtar era la cabeza del poblado, el anciano de mayor autoridad de la población). El jefe terrorista Raanan del Irgún relató lo que pasó después de que sus hombres hicieran volar con explosivos la casa del mujtar de Deir Yassin: "Al cabo de algunos minutos, la casa no era más que un montón de escombros sobre cuerpos destrozados".

La única estructura en el complejo de la casa del mujtar que no pudo ser demolida con explosivos por los terroristas fue el horno de cocer, construido con paredes gruesas y dotado de una puerta de hierro. Dentro del horno se habían refugiado durante el ataque la esposa del albañil Ahmed Eid y varias mujeres que eran sus vecinas. Llenas de terror las mujeres oyeron una voz que les decía que salieran de su refugio –"No hay riesgo", escucharon ellas– pero rehusaron a salir. La hija del mujtar, Shafikah Sammur, se dio cuenta por el acento de que les hablaba alguien que no era árabe.

Los terroristas de la banda Irgún volaron con explosivos más de 15 casas de Deir Yassin. Aterrorizados, los habitantes que no habían huido de su poblado se refugiaban en aquellas casas que no habían sido todavía demolidas con explosivos por los terroristas. Los terroristas sistemáticamente atacaban dichas casas lanzando dentro granadas de mano y rociando sus interiores con tiros de ametralladora, cometiendo atrocidades como habían hecho en casas anteriores. El joven de 18 años Mohamed Jaber relató cómo, estando escondido debajo de una cama, presenció alrededor del mediodía "a los judíos irrumpir en la casa, expulsar a todo el mundo y disparar a continuación sobre el grupo".

En otra casa donde se habían refugiado cerca de una docena de mujeres palestinas, uno de los terroristas judíos que formaba parte de un grupo que entró a la vivienda les gritó en árabe: "¿Cómo desean ustedes morir?". Una mujer de 25 años le imploró que tuviese misericordia y que no las matara tras tirarse al suelo y besarle los pies al terrorista.

Ya había pasado el mediodía y las mujeres refugiadas dentro del horno de la casa del mujtar se resistían a salir. Cuando los terroristas amenazaron con hacer volar con explosivos el horno, las mujeres decidieron abandonar su refugio, siendo la hija del mujtar la primera en hacerlo. Cuando salió y vio las ruinas de su casa, la casa del mujtar, encontró los cuerpos sin vida tanto de su madre como de sus dos hermanos. El ataque de las bandas terroristas Irgún y Stern contra el poblado palestino había terminado. Deir Yassin había dejado de existir.

El jefe de la misión del Comité Internacional de la Cruz Roja en Palestina, que visitó las ruinas de Deir Yassin dos días después de la masacre, estimó que unos 350 hombres, mujeres y niños fueron asesinados en el poblado palestino, según el libro de David Hirst ’The Gun and the Olive Branch’ (’El arma y la rama de olivo’). Hirst da la cifra de 254 habitantes de Deir Yassin "despachados" por los terroristas, similar a la de 240 asesinados en la población que el cuartel general de las fuerzas árabes en la ciudad de Ramala dio por radio tras la masacre. Según uno de los terroristas de la banda Irgún, tanto su grupo como los de la banda terrorista Stern asesinaron a 80 habitantes del poblado después de que el ataque y la resistencia palestina habían acabado. Se ha escrito que los cuerpos de 25 habitantes de Deir Yassin asesinados por los terroristas sionistas fueron tirados en la cantera del pueblo.

Un miembro de la inteligencia del Palmach, la fuerza de ataque de la Haganá (la milicia paramilitar de autodefensa judía en Palestina y futuro núcleo de las fuerzas armadas israelíes), de nombre Meir Pa’il relató la masacre de Deir Yassin de la manera siguiente en un informe reproducido en el libro de Benny Morris ’The Birth of the Palestinian Refugee Problem Revisited’ (’El nacimiento del problema de los refugiados palestinos revisado’):

"Los disidentes [Nota: así eran llamados los miembros de las bandas terroristas del Irgún y Stern por el miembro de la Haganá, debido a que el Irgún se creó como un grupo escindido de la Haganá mientras que la banda Stern fue a su vez un grupo escindido del Irgún] iban por el poblado robando y hurtando todo: Pollos, equipos de radio, azúcar, dinero, oro y más… Cada disidente caminaba por el poblado ensuciado de sangre y orgulloso del número de personas que había matado. Su falta de educación e inteligencia al compararse con nuestros soldados [los milicianos de la Haganá] era aparente… En una de las casas en el centro del poblado fueron congregados unas 200 mujeres y niños pequeños. Las mujeres estaban sentadas en silencio y no dijeron una palabra. Cuando yo llegué, el ’comandante’ [de los terroristas] explicó que ellos tenían la intención de matarlas a todas ellas. . . En la tarde escuché que las mujeres y niños habían sido transportados y liberados en Musrara".

Pero el paradero de los civiles palestinos hechos prisioneros por los terroristas del Irgún y la banda Stern fue incierto. Los terroristas montaron en camiones a los sobrevivientes de la masacre de Deir Yassin que incluían a mujeres y niños y los pasearon triunfales por las calles de Jerusalén Occidental, donde los residentes judíos les insultaron, escupieron y lanzaron piedras. Un miembro de la Haganá observó "tres camiones conducidos lentamente de arriba abajo de la Avenida Rey Jorge V llevando hombres, mujeres y niños con las manos encima de sus cabezas, vigilados por judíos armados con metralletas Sten y rifles". Al parecer estos prisioneros fueron masacrados después de ser paseados en parada. Por ejemplo, Meir Pa’il de la inteligencia de la Haganá informó el día después de la masacre de haber visto a cinco hombres palestinos que habían desfilado por las calles de Jerusalén Occidental y ver después sus cuerpos sin vida tirados en una cantera de un vecindario de la ciudad.

La masacre de Deir Yassin llevó al éxodo masivo del pueblo palestino en 1948, que huyó de sus tierras que actualmente ocupa el estado de Israel aterrorizado por que le pasara lo mismo que lo que le pasó a los habitantes de Deir Yassin. El estado de Israel nació de la tierra ensangrentada de Deir Yassin y del terror que su matanza y destrucción causó, y una paz justa entre los estados de Israel y Palestina tiene que enmendar la limpieza étnica que ocurrió tras la masacre. Una paz sólida entre israelíes y palestinos y una solución política que podría ser de dos estados distintos pero unidos, quizás siguiendo el modelo de Austria-Hungría, solo serán duraderas si se permite el derecho de retorno de los palestinos expulsados en 1948. Que los Hijos de Abraham, judíos y palestinos, hermanados de sangre por la genética moderna, vivan un día en paz y armonía en la Tierra Santa como Dios manda.

 

2016/04/16

LA LENGUA VASCA por Zabier Zabaltza Perez-Nievas

"El euskara, como el gallego, ha sido hasta época reciente, un idioma más bien rural. Hoy ya no lo es, pues la mayor parte de los vascófonos viven en municipios de más de 5.000 habitantes, pero la caracterización de lo euskaldun (vascófono) como baserritarra (casero o aldeano) es un estereotipo literario ¿y no sólo literario? que sigue vigente. Además, sólo tres de las diez ciudades más pobladas del país se encuentran en la zona actual de lengua vasca."                
                       Mi intención es dar unas pinceladas sobre la historia social de la lengua vasca y, de paso, realizar una breve comparación entre las historias literarias del euskara, del catalán y del gallego, que difieren entre sí bastante más de lo que una mirada superficial permitiría pensar. Dicho lo cual, añadiré que voy a entender por "literatura" únicamente "literatura escrita" (voy a dejar de lado, por tanto, el interesante fenómeno del versolarismo) y por "vasca", la expresada en esa lengua, obviando la fundamental aportación de los vascos a la literatura castellana y, en mucho menor medida, también a la francesa.

La primera diferencia obvia entre el catalán y el gallego por una parte y el vascuence por otra es que aquéllas son lenguas románicas, derivadas del latín, y ésta es una lengua preindoeuropea, sin relación con ninguna lengua conocida. El euskara en la actualidad es hablado en España en la Comunidad Autónoma del País Vasco (constituida por las provincias de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya) y en la Comunidad Foral de Navarra, y en Francia en las antiguas provincias de Labort, Baja Navarra y Sola, incluidas en el moderno departamento de los Pirineos Atlánticos. Las siete provincias que he mencionado son normalmente denominadas Euskal Herria en vascuence y es el territorio al que me referiré cuando aquí hable de Vasconia. Y ya tengo que mencionar otra diferencia entre Vasconia por una parte y Cataluña y Galicia por otra. Y es que mientras estas dos ultimas comunidades quedan en su totalidad dentro de sus dominios lingüísticos respectivos (de hecho ambos dominios abarcan territorios bastante más amplios), no existe prueba de que el euskara haya sido hablado en la totalidad de la Vasconia actual, por ejemplo en el sur de Navarra y la zona más occidental de Álava y Vizcaya. Paradójicamente, sí que fue hablado hasta la Edad Media en territorios que hoy nadie considera vascos, como la Bureba y la Rioja en Castilla, el Alto Aragón, los valles pirenaicos catalanes más occidentales, Bearne y parte de Gascuña. Repito: en toda Galicia se habla gallego y en toda Cataluña se habla catalán (salvo el Valle de Aran), pero no en toda Vasconia se habla vasco.

No sólo eso. El gallego y el catalán son hablados por la mayoría de la población de sus comunidades respectivas. El euskara está, en cambio, en minoría en su propio territorio, pues sólo una cuarta parta de los habitantes del territorio que hemos denominado Vasconia son vascófonos. Y las diferencias, sobre todo con Cataluña, se agudizan al comprobar que el catalán, al menos en la comunidad autónoma, es la lengua de todos los estratos sociales. En Vasconia, en cambio, se observa un desapego con respecto al idioma privativo por una parte muy significativa de las elites y no sólo las de origen foráneo. Durante generaciones, los que aspiraban a formar parte de esas elites o, simplemente, los que querían ascender socialmente, tendieron a olvidarse del euskara. El catalán ha sido durante siglos un idioma tanto rural como urbano. El euskara, como el gallego, ha sido hasta época reciente, un idioma más bien rural. Hoy ya no lo es, pues la mayor parte de los vascófonos viven en municipios de más de 5.000 habitantes, pero la caracterización de lo euskaldun (vascófono) como baserritarra (casero o aldeano) es un estereotipo literario ?y no sólo literario? que sigue vigente. Además, sólo tres de las diez ciudades más pobladas del país se encuentran en la zona actual de lengua vasca.

Archivo del blog