Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentzia






2012/11/26

Kutxabank una patata muy caliente en la cocina de la Izquierda Abertzale

"...nuestro espacio sociológico de izquierdas e independentista, cada vez más necesitado de una refundación democrática de base completa y no sólo de más partidos, por muy potentes que se presuman."


Jakue Pascual   
La Haine

En Gara, Iker Casanova analiza de manera poco autocrítica el tema de la fusión de las cajas de ahorro y el papel de la izquierda soberanista durante la misma http://gara.naiz.info/paperezkoa/20121125/374428/es/Diputaciones-cajas

Pero -independientemente de que suscribamos su conclusión sobre la existencia de dos modelos contrapuestos y la necesidad acumular fuerzas y de desplegar coherencia ideológica a la hora de enfrentarlos- observamos cómo, curiosamente, acaba desdiciéndose de todo lo que afirmado por él en agosto, cuando planteaba sin ambages la necesidad de un acuerdo en clave nacional con el PNV.

Ahora dice que era predecible que los jeltzales se negaran al mismo. Una de dos, o se equivocó en agosto, planteando la necesidad de sacar adelante un acuerdo nacional, tan querido para las mentalidades PC que, formadas en otra época, dieron tanto la lata en la EH de los años 80 de la mano de HASI, cuando ya entonces quedó demostrado que la profundización en la sociedad capitalista neoliberal de la mano de los jeltzales lo hacía imposible; o nos engañaba en agosto haciéndonos creer que este acuerdo era estratégicamente necesario cuando el sabía positivamente que no era posible http://gara.naiz.info/paperezkoa/20120826/359022/es/Despues-elecciones-acuerdo-nacional

Rectificar es de sabios y también es de sabios aprender de los propios errores y no el empecinarse en perder el tiempo con gobiernos interclasistas, ya que el día que las fuerzas españolas y las autonómicas sientan que están siendo desbordadas por la izquierda abertzale e independentista, serán ellas mismas quienes acudan a proponer el pacto en al ámbito que consideren necesario.

¿Qué quiero decir con todo esto? Pues simplemente que falla la dirección estratégica, pero que nadie piense que la simple constitución de un partido fuerte va a suplir esta carencia, ya que la misma se asiente en la propia multiplicidad que conforma nuestro espacio sociológico de izquierdas e independentista, cada vez más necesitado de una refundación democrática de base completa y no sólo de más partidos, por muy potentes que se presuman.

Archivo del blog