Independentismoa-antikapitalismoa-autogestioa-oroimena-komunismoa-herria-kontrainformazioa-duintasuna-formakuntza-parekidetasuna-borroka-elkartasuna-eztabaida-sozialismoa-lurralde batasuna-antinperialismoa-dialektika-iraultza-euskara-amnistía-nortasun nazionala-internazionalismoa-langileria-kultura-erresistentziak

2015/02/28

Alexei Markov, comandandante de la unidad comunista de la Brigada Prizrak

En las fuerzas armadas de la República Popular de Lugansk luchan muchos comunistas. Han establecido una unidad separada. ¿Cómo ocurrió esto?
 
A.M.: Habíamos esperado un tiempo que el Partido Comunista de la Federación Rusa (KPRF) el Partido Comunista de Ucrania (KPU) o cualquier otra fuerza similar creara una unidad de este tipo. Esperamos hasta octubre de 2014 y entonces nos dimos cuenta de que teníamos que actuar nosotros mismos. Otras personas estaban también interesadas en esta idea. Nuestra unidad es parte de la Brigada “Prizrak” de Alexei Mozgovoi. Nos hemos unido a ella porque representa una posición totalmente independiente. De partida, nadie nos iba a aceptar porque muchos voluntarios vienen y desaparecen muy rápidamente. Paso a paso, nuestra reputación mejoró: una unidad de combatientes formados, en la que nadie bebe y que tiene una buena disciplina – esto es algo especial. Se fue uniendo a nosotros más gente, también procedentes de otras unidades. Con el inicio de la fase activa de la guerra, el número de combatientes de nuestra unidad se duplicó a pesar de los problemas de abastecimiento. Sin esto tendríamos aún más gente. Ahora tenemos la dimensión de casi un batallón.
 
Hay algunas cosas que dejamos claro a todos los que quieran unirse a nosotros. No pagamos ningún sueldo, no hay rangos militares entre nosotros, no estamos integrados en las estructuras oficiales de la República Popular de Lugansk y no ofrecemos ninguna ayuda oficial ni seguro.
 
La fuerza de nuestra unidad es que somos comunistas no organizados en partidos. No se aplica ningún control ideológico particular en el frente a frente. Explicamos nuestra posición, por lo que luchamos – contra el fascismo, por el poder de la gente. Y cualquiera que lo acepte puede unirse a nosotros. La aceptación de la disciplina de la tropa es importante: prohibición estricta del alcohol, subordinación militar y un comportamiento adecuado. Dentro de la unidad hacemos formación ideológica. Ha ocurrido que había un público más amplio interesado en nuestra formación histórica. A partir de entonces hemos incluido también a otras unidades. Cuando trabajamos junto a otros, siempre hacemos también propaganda política. Pero no se dan disputas ideológicas.
 
¿Por qué estás luchando en esta guerra?
 
La respuesta puede ser más fácil que en cuestiones de filosofía política. No puedo aceptar el hecho de que las mujeres y los niños sean asesinados – cínicamente, por placer. No importa quién está en el otro lado – nazis, nacionalistas, imperialistas. En nuestra opinión, los fascistas han tomado el poder en Kiev. Cualquier intento de demostrar que no hay fascismo en Ucrania es una broma. El intento de presentarlo como si se tratara de una guerra entre rusos y ucranianos es absurdo. Me parece que hay más ucranianos de nuestro lado. La ideología es un punto importante aquí. En nuestro lado luchan personas con diferentes ideologías. En el lado contrario no hay más que un único componente ideológico dominado por las fuerzas armadas del fascismo. El resto son personas pobremente movilizadas.
 
¿Por qué la unidad no está integrada en las fuerzas armadas oficiales de la República Popular de Lugansk? ¿Cómo se trabaja con ellos?
 
El verano pasado, el Kremlin recomendó establecer un sistema vertical de poder para el gobierno de las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk. Es muy similar al de Rusia, pero más débil, mucho más corrupto, mucho más controlado. La influencia política depende aquí más de la cantidad de combatientes armados que tienes y de lo bueno que es el acceso a los suministros. Si no se dispone de tropas y de suministros propios, no eres nadie, aunque seas conocido y tengas una Personalidad reconocida. Los que fueron capaces de unirse a las estructuras oficiales recibieron suministros y municiones. Quienes se opusieron a ellas en cambio, de alguna manera, fueron excluidos del suministro, incluso del humanitario. Pero las estructuras sin suministro no podrían existir de manera eficaz. Es por esa razón por la que la Brigada Prizrak es la única unidad militar importante e independiente. No queremos caer bajo ninguna estructura oficial. Esto es lo que hemos ofrecido muy a menudo: tenemos una subunidad con experiencia, estamos preparados para integrarnos como un regimiento en las estructuras oficiales del ejército, para cooperar, para ejecutar órdenes. Oficialmente no hemos recibido ninguna respuesta, pero extraoficialmente nos han informado de que no pueden utilizarnos. Nuestra unidad se podría desenvolver sola en un principio y después distribuirse en varias unidades de las fuerzas armadas oficiales en pequeños grupos de diez a 20 combatientes.
 
No podemos decir, haced vuestra guerra, nosotros hacemos la nuestra. Necesitamos cooperar y seguir las instrucciones de la República Popular de Lugansk. Tratamos de actuar sabiamente. Pero todavía no recibimos armas de la República Popular de Lugansk, sólo recientemente hemos recibido un poco de munición. La ayuda humanitaria la recibimos desde el KPRF.
 
 
"Luchamos por razones ideológicas, no vamos bajo el mando de instrucciones ministeriales metidas en la mochila. Nuestro objetivo es ayudar al pueblo ucraniano a liberarse de la junta militar nazi en Kiev, que ha usurpado el poder. Y haremos lo mejor que podamos. Luego nos volveremos a casa."
 

¿No le preocupa que su unidad pueda ser eclipsada como fuerza de oposición?
 
Eso es lo que se espera… Se comenta que las autoridades de la República Popular de Lugansk quieren usar el ataque a Debaltsevo para aplastar a todas las fuerzas de la oposición de la República: los cosacos de Pavel Dremov, la brigada de Mozgovoi…
 
Yo estaba en la planificación de algunas operaciones militares en Debaltsevo, por eso creo que la estupidez y la incompetencia son una buena excusa para todos estos errores. No estoy seguro de quien es verdaderamente peligroso para nosotros – el ejército ucraniano en el lado enemigo o los comandantes de la República Popular de Lugansk a nuestras espaldas.
 
Luchamos por razones ideológicas, no vamos bajo el mando de instrucciones ministeriales metidas en la mochila. Nuestro objetivo es ayudar al pueblo ucraniano a liberarse de la junta militar nazi en Kiev, que ha usurpado el poder. Y haremos lo mejor que podamos. Luego nos volveremos a casa.
 
¿No cree que debería existir una fuerza política progresista que se oponga a la organización “Paz para el país de Lugansk” de Igor Plotnitsky, Primer Ministro de la República Popular?
 
La organización de Plotnitsky es del mismo tipo que “Rusia Unida”, sólo que más pequeña. Tenemos que darnos cuenta de que en la República Popular de Lugansk aquellos que ganaron las elecciones son los que tienen el poder en el Estado. Incluso si hubiéramos conseguido el 90 por ciento de los votos, “Paz para el país de Lugansk” habría sido primera y ganado las elecciones, como Boris Yeltsin en 1996 en Rusia, con su cinco por ciento. Además, el Partido Comunista todavía no está registrado, a pesar de todos los documentos que se han presentado. Así que no tenemos ni los recursos ni el tiempo para este tipo de luchas políticas que, en cualquier caso, no podemos ganar ahora.
 
Las ideas del poder popular y la nacionalización son muy populares en Lugansk. ¿Rusia no va a evitar todos estos intentos por el cambio socialista?
 
Creo que la idea del poder popular en Nueva Rusia es aterradora para los funcionarios rusos. Sería un muy mal ejemplo para los proletarios rusos. Estoy seguro de que todos los acercamiento a un poder popular en Nueva Rusia serán suprimidos. El poder popular también haría más difícil a Rusia controlar esta área.
 
Parece que todas las fuerzas de oposición locales pueden ser suprimidas muy rápidamente, sólo con cortar el mecanismo de reposición de suministros. Si se diera esta situación, ¿no sería determinante lo que piensan las masas?
 
Existe el riesgo de ser arrestado por propaganda contra el Estado, si uno refleja el pensamiento de las masas. Para ser honesto, la opinión de los soldados ordinarios sobre las autoridades locales no es mucho mejor que la que tienen de las autoridades ucranianas. Sin embargo, es difícil describir el estado de ánimo entre la población civil. Muchos de ellos simplemente no entienden lo que ha ocurrido. Quieren que la guerra termine, no importa en la forma que sea. La mayoría de los civiles se comporta como siempre de forma pasiva, no podemos contar con ellos en este momento. Las personas que son socialmente activas, éstas ya están en la milicia.
 
¿No le preocupa que sólo se les vaya a utilizar? ¿Y que de nuevo se reconstruya el mismo orden con casi los mismos oligarcas cuando todo termine?     
 
Eso es posible. Se trata en realidad del escenario más probable de desarrollo futuro. Pero si el asesinato de las personas puede ser detenido, si las personas ya no pueden ser quemadas vivas como en Odessa y si la propaganda fascista puede ser detenida, veo que ésa es justamente nuestra tarea, la razón por lo que hemos implementado nuestro programa mínimo. Somos parte de un frente antifascista común. La democracia burguesa del antiguo régimen de Ucrania no fue positiva, pero al menos no hubo asesinatos en masa y bombardeos.
 
Nos damos cuenta de que la causa última del problema – el capitalismo – seguirá existiendo. Pero yo soy un humanista práctico. Sé que el mundo no se puede cambiar por completo durante nuestra vida o la de nuestros hijos. Sólo hago lo que puedo, las próximas generaciones continuarán la lucha, vamos a cambiar el mundo paso a paso. Es mi firme convicción que el único sentido de la vida humana es cambiar el mundo para mejor. Si uno muere sin haber contribuido en algo a estos cambios, su vida no habrá tenido sentido. No puedo hacer mucho, pero hago lo que puedo.
 
¿Se ha mostrado la clase obrera como una fuerza independiente? ¿Es consciente de sus intereses de clase?
 
Desgraciadamente no, porque nada ha cambiado en comparación con el período anterior a la guerra. Los comunistas también han perdido demasiado tiempo. El verano pasado, los comunistas eran aquí una fuerza importante, representaban casi la mayoría en el primer Consejo de la República Popular de Lugansk. En ese momento habría sido posible hacer algo en serio, incluso en el Congreso, los Soviets de los Representantes del Pueblo o mediante la creación de unidades militares comunistas. Los comunistas, sin embargo, se han peleado entre sí, en lugar de participar en la formación del Estado. Y así, el nuevo estado se construyó sin ellos – y Plotnitsky define la vida política.
 
¿Qué ocurre ahora con las Brigadas Internacionales en la Brigada Prizrak de Mozgovoi? Algunas personas tuvieron que marcharse porque había problemas con el suministro de …
 
No sé exactamente lo que sucedió. Cuatro combatientes españoles se unieron a nuestra unidad. Muy buena gente, se alegraron de encontrarse aquí en una unidad comunista. Desafortunadamente, entraron en conflicto con la ley española al encontrase aquí. Si no luchan aquí de manera oficial o con un contrato, entonces el Estado considera sus acciones como ilegales. Por lo tanto, tuvieron que volver de nuevo a España, pero prometieron volver. Esperamos todavía a algunas personas de España.
 
¿Necesita también expertos civiles?
 
Ciertamente, necesitamos médicos. No sólo debemos ocuparnos de los heridos de nuestra unidad, también apoyamos la evacuación de todos los heridos de la región de Debaltsevo. También necesitamos buenos trabajadores de la construcción, electricistas – carecemos de personal de apoyo.
 
La verdadera guerra es totalmente diferente de lo que se muestra en las películas y en los informes. Aquí hay suciedad, sangre, fatiga y nada que resulte interesante. Aquí se necesita menos el valor que la paciencia, la contención y la capacidad para superar las dificultades.
 
Si tuviéramos algunas armas y municiones más, un poco de comida, entonces venceríamos a cualquiera. Podríamos realmente crear. Por desgracia, por razones políticas no obtenemos armas, nos llega apenas algo de comida de nuestros camaradas rusos, obtenemos munición a cambio de alimentos y de uniformes. La realidad sobre el terreno se muestra así diferente de lo esperado. Pero todos nos quedaremos aquí hasta la victoria, no importa cómo esta se presente. Si la muerte se puede detener – entonces nuestra lucha habrá tenido sentido aquí.
 

Archivo del blog